Otro día de furia

Hace la tira de tiempo os hablamos de un juego con la firma de John Carmack llamado Rage que prometía lo que trajo: violencia, acción, mundo abierto tipo rolero a lo Mad Max y, sobre todo y ante todo, un apartado técnico de aúpa. Pues bien, Rage 2, su continuación, es el juego que os vamos a comentar ahora, para PC, y puede ser titulado sin miedo a equivocarnos como, una vez más, violencia, acción, mundo a lo Mad Max y un apartado técnico no de aúpa, sino apabullante.

Sí, porque para qué vamos a engañarnos: lo primero que llama la atención en Rage 2 es su grandísimo apartado técnico. Lo hemos podido jugar en un PC, pero también puede decirse lo mismo en consolas, pues el trabajo de Bethesda es genial en ese aspecto. Efecto de luces, modelados brutales, partículas, efectos, explosiones, diseño artístico… Todo luce genial, top actual gráficamente hablando. Es cierto que en la conducción hay a veces ciertas “rarezas”, pero en general todo está tratado de manera exquisita. Hay momentos “Blade Runner”, en cuanto a luces, humo y ambientación de ciencia ficción, que quita el sentido. Un PC potente tirando al máximo de él y con todo el rollo activado como ha sido en nuestro caso (resolución alta, oclusión, humo, etc.), impresiona. Si el motor del último Doom, que queremos catarlo próximamente, es así, tiene que ser la bomba. Si a eso le unimos su gran apartado sonoro, con múltiples doblajes, efectos, etc., pues todo es más redondo.

La historia, empero, ha girado a algo más, digamos, Fallout, con distintas facciones y peleas y pueblos perdidos y tal que tiene, junto con los mutantes, el rol y cierto toque informal, una inspiración clara en el famoso juego de Bethesda. Para que nos entendáis: hay juegos como Fallout, Wasteland, Outer Worlds o Borderlands que comparten tono. Rage no creíamos que había que meterlo aquí pero, después de jugarlo, pues como que también está en ese grupo. Es difícil de explicar, pero si habéis jugado a esos juegos creemos que estaréis de acuerdo (o no, que nunca se sabe).

Esta vez seremos un hombre o una mujer, como queramos, un ranger, que debe ir a buscar a tres líderes repartidos por el yermo para luchar contra el malo de turno. Tras un tutorial pasillero, pasamos de golpe y porrazo a un inmenso mundo abierto en el que podemos hacer las misiones en cualquier orden, siempre desplazándonos en nuestro coche (que más adelante es incluso avión o robot) para ir a distintos lugares o pueblos y, aparte de comprar cosas, realizar las mazmorras, las verdaderas fases del juego. Esta libertad tiene cierta trampa, claro, porque habrá zonas a las que no se puede acceder si no hacemos de chico de los recados de los citados tres líderes a los que debemos reclutar. Aun así, el juego no es muy largo, pero se alarga por lo citado y porque, como una de las mayores novedades del juego desde el punto de vista jugable, está el buscar mejoras para nuestros “súper poderes”. Pulsando LB y RB (lo hemos jugado en PC pero con mando, por lo que se utilizan esos gatillos. En teclado no sabemos cuál es el atajo) se activa un modo (sobrecarga) en el que podemos disparar más fuerte, recuperar vida, recarga automática, súper hostias, etc.

Aunque puede convertirse en un momento dado en chico de los recados, nunca llega a hacerse pesado (como por ejemplo Far Cry 4, un dolor de cabeza), y como las mazmorras propiamente dichas no andan muy lejos, a pesar de lo amplio del mapeado, el juego no se “atasca” ni llega a hacerse aburrido (al menos que no te gusten los juegos de disparos, claro). Si en algún momento pudiera haber monotonía, el juego lo soluciona con grandes gráficos que nos hacen querer ver más, con la inclusión de modos de carreras o de asalto o el típico Mutan Smash TV.

Y ya está, sin más, porque no tiene online de ningún tipo. No obstante, como amantes de los shooters, lo recomendamos, pues tiene una duración corta y correcta, que no marea para estos días de terral criminal veraniego, así como un apartado técnico de aúpa que anima a seguir jugando más y más para deleitarse, al más puro estilo aventuras gráficas, para que nos entendáis (donde el descubrir nuevos escenarios y situaciones es un placer en sí mismo). Y encima se puede conseguir, como ha sido nuestro caso, gratis al estar suscritos a Xbox Game Pass. ¿Quién da más?

EJEMPLO DE GAMEPLAY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: