Camarero, ¡otra ronda!

Hace tiempo que, ante el éxito, Dolmen Editorial se ha ido centrando cada vez más y más en cómics y menos en novelas. Y, concretamente, en cómics que no todos están dispuestos a publicar. Pues bien, uno de estos cómics, publicado en dos integrales, es la historia de Los maestros cerveceros, la historia de una saga familiar, los Steenfort, que, desde mediados del siglo XIX hasta nuestros días, está marcada por la producción de cerveza.

Como decimos, el argumento de este cómic es muy localista, pues se centra en la ciudad belga de Dorp y, en mayor o menor medida, en toda Bélgica. No obstante, el hecho de que empiece a mediados del siglo XIX y termine en nuestros días (este cómic fue escrito entre 1992-99), con lo que ello significa de guerras, revoluciones y crisis, la convierte en una historia fácilmente digerible. Y es que no puede ser más convencional en ese sentido: la historia de la familia Steenfort que, desde que fundara una pequeña fábrica a mediados del tumultuoso siglo XIX, llegará al poderío y a terminar siendo una de las marcas productoras más importantes de cerveza del planeta. Y ello a través de diferentes generaciones: fundador, hijos, hijas, nietos… Es una epopeya familiar que, como mejor se entiende, creemos, es así: con los dos tomos y leyéndolo junto.

Su guionista es Van Hamme quien, como decimos, desarrolla la típica historia de sagas familiares. Y aunque hay algunas cosillas en plan “inesperado”, suele ser bastante clásico, cosa que algunos han criticado pero que a nosotros nos parece era lo que pegaba y lo que se debía hacer. Es, en pocas palabras, un culebrón, en el cual se destacan las glorias y las miserias de sus protagonistas, así como se muestran las glorias y las miserias de Bélgica o del funcionamiento de una empresa en cada época. Su autor es el autor aquí ya comentado por nosotros en el blog de El gran poder del Chninkel, XIII, Largo Winch o Thorgal. Casi nada.

El dibujo y el color, obra de Francis Vallès y Marie-Paule Alluard respectivamente, es el típico dibujo de línea clara, menos sobrecargado y espectacular que el del aquí recientemente comentado Jonas Fink, pero cuya finalidad es la misma que hemos comentado para la historia: ser conciso, nada farragoso, clásico. Colores blancos y claros, tonos pasteles, poca variación cromática y conjunto maestro como solo la línea clara puede dar. Pero, repetimos, sin grandes ni complicadas composiciones o posturas extrañas.

La edición de Dolmen no es ni buena ni mala sino simplemente la mejor jamás publicada en español. Fuera de ediciones pasadas, pequeñas o por tomitos, aquí son dos integrales bien gordos, de más de 200 páginas cada uno, a todo color y, esto es importante, no son como otras obras que son más visuales y que se leen en una tarde, no: aquí se nota que Van Hamme también es novelista y todo está trufado de texto, por lo cual vale cada céntimo. Es un precio elevado, a 34,90€ el tomo, pero está muy ajustado (hay por ahí ciertos tomos de otras editoriales que valen lo mismo por apenas 150 páginas).

Los maestros cerveceros es un cómic BD a Color con guión de Jean Van Hamme (1939, Bruselas, Bélgica) y dibujo de Francis Vallès (Saint-Chély-d’Apcher, Francia, 1959) y publicado en España por Dolmen Editorial.

0 Responses to “Camarero, ¡otra ronda!”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: