¡Mira mamá, un zorro volando!

Si hay una saga con solera, esa es la de Star Fox (para los que peinamos canas Star Wing). Y es que aquella maravillosa portada de Hobby Consolas en 1993 que presentaba un nuevo, y extraño, juego de Super Nintendo sobre un zorro volador del espacio, nos marcó a los videojugadores de la época, cuyo chip de la SNES comenzaba a juguetear impresionantemente con el 3D. ¿Y a qué viene todo esto? Pues porque vamos a hablaros ahora de un juego para WiiU, obra de Nintendo con Platinum Games: Star Fox Zero.

Sí, de lo que llama más la atención, sin duda, es que esta vez Platinum Games se hace con una franquicia patrimonio de Nintendo, la saga Star Fox. Tan satisfechos debieron quedar con Bayonetta 2 (y sin duda, es para estarlo), que Platinum Games tenía ante sí un buen reto: una nueva entrega de la saga para WiiU.

Lo primero, el argumento: volvemos a ponernos a los mandos de los Airwings de los míticos personajes Fox, Peppy, Slippy y Falco, pero no para jugar una precuela o secuela sino… lo mismo otra vez. ¿Cómo? Pues sí: es la famosa guerra contra Andross, las guerras de Lylat, incluyendo enfrentarse al científico loco que hacía de malo, pero es como una especie de visión alternativa. Un reinicio-remade-más de lo mismo.

Y ahora, el gameplay, la jugabilidad. Que la Wii fue una tomadura de pelo, es casi vox populi. Pero lo de la WiiU se lleva la palma. Ni siquiera Nintendo, en sus propias sagas, ha usado el mando en la mayoría de ellas como un mero adorno y, a veces, ni eso. Y que tenga que venir una empresa “extranjera” a intentar remediarlo, tiene tela. Pero eso no significa que puedan hacer mucho más. Como sucede con tantos juegos de Wii o WiiU (y no siempre por la torpeza de los programadores, sino porque el invento no hay donde cogerlo), la compañía hace lo que puede, pero cuando la jugabilidad mejoraría sin el dichoso cacharro en vez de con él… Pues eso.

En fin, que el confuso control de este juego, que como decimos, eso sí es verdad, extrae el jugo al periférico/mando, consiste en lo siguiente: lo que sucede en pantalla es la nave en tercera persona mientras que lo que ocurre en el gamepad es la cabina de la nave en primera persona. ¿Y cómo disparamos? Pues gracias al uso del giroscopio del mando: nosotros nos movemos y él se mueve. Podemos, si queremos que sea más útil, que solo funcione la detección de movimientos si pulsamos el gatillo derecho (es decir, mientras disparamos). El resultado es confuso, difícil de dominar hasta que, prácticamente, acaba el juego. Hay un botón para centrar la mirilla, cosa que haremos casi continuamente. El manejo de la nave, mientras miramos por los dos lados, es imposible, por lo que terminaremos jugando con el Gamepad y solo viendo la tele para las cinemáticas.

Otras novedades son los vehículos transformables: el Walker, el Landmaster y el Gyrowing. O lo que es lo mismo: vehículo de tierra, vehículo transformable y vehículo de infiltración (con robot incluido para piratear terminales). Con esto os dais cuenta de la locura y el frenetismo de las fases… y de lo loco que nos podemos volver con el giroscopio. Y, por supuesto, existen los jefes, así como secundarios, personajes tan surrealistas casi como los mismos protagonistas.

A lo largo del juego, no obstante, podemos hacer uso de, digamos, “ayudas”. Por un lado, anillos por el espacio al más puro estilo Sonic que sirven para darnos barra de vida, así como anillos dorados que son continuaciones. Pero sobre todo, y en nuestra opinión es una gran ayuda, es la posibilidad de cooperativo. Pero ojo, no cualquier cooperativo, sino cooperativo en el más amplio sentido de la palabra: cooperar. Nos explicamos: uno de los dos jugadores debe manejar la nave mirando al televisor. Maneja así los giros, las transformaciones, la dirección, etc. Y el otro jugador, mirando a la pantalla del Gamepad, controla la cabina de disparo. Así, no solo la dificultad de manejo es más justa, sino que es más divertido luchar contra los enemigos sincronizándote con otro. Eso sí: solo cooperativo offline.

Los gráficos son bastante destacables, sobre todo por ese airecillo espacial, con esa naves dando vueltas para arriba y para abajo que recuerda a otros juegos del espacio e incluso alejados en lo jugable (el no menos mítico Descent). Los personajes, al hablar en pantalla, se mueven un poco como muñecos, pues se buscaba ese estilo un tanto marioneta que tuvieron los clásicos en los no menos famosos posters promocionales de la época del cerebro de la bestia. Aun así, no esperéis grandes efectos de luz o texturas, pero gracias a un buen trabajo general, el juego es estable y su colorido y personalidad hacen el resto, más allá de la sensación de fases estrechas o cortas (algo parecido le pasaba a Star Wars: Battlefront, pero no podemos comparar el aspecto técnico). El sonido, con melodías que nosotros no conocemos (pero que los que son fan de la saga desde el principio dice que tiene algunas clásicas), acompañan, y destaca también un doblaje al español que, si bien tiene sus altibajos, no es normal que las compañías lo hagan (cada vez menos). Son las mismas voces que se pudieron escuchar en Star Fox 64 3D de la Nintendo 3DS.

En fin, un juego corto, pero intenso y rejugable, equilibrado en su dificultad (no es un paseo ni un imposible), con un original cooperativo y un control que, cuando se controla, permite hacer virguerías pero que se tarda en dominarse (y eso si se consigue dominar). Una saga clásica que sigue viva. Hay que reconocérselo a Nintendo: siempre confían en lo suyo y en los suyos. Y eso siempre es digno de respeto.

 

 

0 Responses to “¡Mira mamá, un zorro volando!”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: