Otro héroe, pero del norte

Ya ha llovido desde la última vez que os comentamos algo relacionado con David Rubín. En aquella ocasión se trataba de un héroe, Hércules, héroe por antonomasia del mundo grecolatino. Pues bien, ahora pasamos a otro registro diferente: Beowulf, héroe en esta ocasión del mundo nórdico (en realidad, del mundo anglosajón, o así lo es en cierto modo).

Aunque si decimos Beowulf (en español de toda la vida es Beovulfo) posiblemente muchos por estas lides no sepan a quién nos referimos. A diferencia de Hércules, que es más conocido su nombre, es posible que haya más personas que conozcan la historia de este héroe nórdico que del propio héroe griego. Sí, ese es un posible un hándicap del cómic, puesto que se ha llevado al cine más o menos de diferentes formas, pero con un rigor apreciable si se compara con las historias de Hércules. Es por ello que Rubín presenta al personaje y le da un tratamiento gráfico, tan suyo, que aporta originalidad al menos desde su paleta y visión artísticas.

La historia, por tanto, de este poema épico anglosajón, es de sobras conocida: una extraña criatura, Grendel, aterroriza un poblado danés, y el héroe de los gauta, Beowulf o Beovulfo, acude en su ayuda. El cómic también se estructura de una forma parecida al famoso poema épico, que no vamos a deciros para no destriparos nada. Os podéis imaginar, por tanto, que se trata de un cómic centrado en la acción, la épica y la batalla.

Gráficamente es de lo más destacado. No solo porque utiliza las viñetas con gran osadía, sobre todo para narrar la acción o el suspense, incluyendo grandes panorámicas, sino también algún que otro encuadre osado o fijo. El color y el dibujo llaman mucho la atención, como ya viéramos en El héroe. Lo más destacado, por encima de una historia tópica, obra de Santiago García (Las Meninas o El vecino). Es sorprendente ver varios hechos simultáneos o deslizando la mirada desde la esquina superior izquierda a la esquina superior derecha, para después moverte en zig-zag, todo de forma natural y sin necesidad de perdernos por el camino. Además, muchas escenas están salpicadas de detalles: puedes ver al héroe sobre su caballo entrando en el pueblo mientras que, si quieres, puedes fijarse en multitud de mini viñetas que muestras los ojos de los protagonistas, una rata, las ramas moviéndose… Iba a ser dibujado originalmente por Javier Olivares, pero creemos que Rubín era el indicado.

No obstante lo dicho, no os confundáis: la historia es tópica por conocida, pero el guion, que incluye la dicha puesta en escena, complementa perfectamente con el dibujo. Todo está, como hemos dicho, milimétricamente pensado. Fruto de esto fue la nominación de ambos en los premios Eisner de 2018 por esta obra. El único problema, y esto ya es algo personal, es que de conocida la historia, no despierta el mismo interés que la magistral El héroe.

La edición de Astiberri, que tiene al autor casi en exclusiva, acompaña, con formato grande, tapa dura y una impresión fuera de dudas. Aunque de 2013, no es raro poder conseguirlo, puesto que ha sido y es un éxito (2 ediciones). Unos 25€ en físico y unos magníficos 6€ en digital para, repetimos, una gran edición.

Beowulf es un cómic a Color con guion de Santiago García (Madrid, España, 1968) y dibujo de David Rubín (Orense, Galicia, España, 1977). En España ha sido publicado por Astiberri.

0 Responses to “Otro héroe, pero del norte”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: