Calidad consolidada

Aunque la WiiU puede ser considerada una de las peores consolas de la historia (no lo es por ella misma per se, sino por otras razones ajenas a sus juegos, en un caso parecido a lo que ocurrió, salvando las distancias, con SEGA Saturn), su catálogo, sin duda corto y escaso, posee joyas que, con el tiempo, se han convertido en juegos para disfrutar a buen precio. Entre ellos, este juego que os pasamos a comentar, una monumental obra de Monolith Software en su entrega más ambiciosa: Xenoblade Chronicles X.

Esta franquicia, sacada del sobaco por Nintendo, quien compró el estudio Monolith Software, le está dando más de una buena noticia a la compañía de Mario, con docenas de millones de juegos vendidos para todas las plataformas Nintendo y un prestigio que ha hecho legiones de fans de la saga, ya de culto (de hecho, una intensa campaña de ING y Gamespot junto con webs de frikis hicieron que la primera parte saliera en Occidente). Y no era la primera vez que esta compañía trabajaba para la gran N, ya que ya trabajaron para Nintendo en Gamecube creando la saga Baten Kaitos, ahí es nada.

Su creador es Tetsuya Takahashi, líder de Monolith Software, creador de la saga Xenosaga (de ahí que en una especie de, digamos, “homenaje” a su creador, se rebautizara el juego del original nombre Monado a este). El primer juego de la saga fue Xenoblade Chronicles para Wii, historia que se adaptó en exclusiva a New 3DS por su potencia (llamado con el originalísimo título de… Xenoblade Chronicles 3D. Aunque eso sí, tenía extras). La historia que nos contaba era sobre el típico héroe que nace en un mundo de fantasía y que poco a poco es un elegido que deberá salvar al mundo. Y este mundo, especial, con estilo anime un poquito más desenfadado y menos serio que el de este Xenoblade Chronicles X, continúa en el exclusivo de Nintendo Switch Xenoblade Chronicles 2 y en el juego independiente, por ser una enorme expansión, titulado Xenoblade Chronicles 2: Torna – The Golden Country. Si tenéis la Nintendo Switch habéis podido jugar sin problemas a este juego, puesto que la historia es independiente, pero… ¿ya no se puede jugar a la primera parte originaria de Wii? Pues sí: el inminente Xenoblade Chronicles: Definitive Edition, una especie de “remake” de su primera parte (aunque con la polémica de salir sin el contenido extra de 3DS). Como sea, ¿dónde se engloba entonces este Xenoblade Chronicles X? Pues entre el 1 y el 2, es decir, entre el juego de Wii y Nintendo Switch y, además, para la WiiU. Y todos, al estilo Final Fantasy, compartiendo más o menos modo de juego pero sin compartir historia.

Es por tanto un juego independiente, mucho menos tópico y lineal que los otros (en ellos la historia tiene más peso, es más narrativo, más rol… nipón. Incluso no se puede crear personaje como en este). Este juego, además, tiene un diseño más adulto, cositas MMO y cuenta una cosa completamente distinta, una especie de Space Opera: todo transcurre en el planeta Mira, cuando la nava Ballena Blanca, que huía de la destrucción de la Tierra por parte de una raza alienígena, se estrella aquí. Y nosotros, un despertado de la crio estasis, debemos recuperar nuestra memoria y luchar por la supervivencia.

Jugabilidad

En lo jugable, es un juego de rol en tiempo real pero estratégico, nada de aporrear botones. Lo primero que haremos, y lo haremos mucho, será explorar. Consiste en ir andando por los escenarios colocando sondas para desbloquear viajes rápidos, obtener ventajas y recopilar recursos. Mientras lo hacemos vemos enemigos por el escenario, algunos violentos, otros no, cada uno con su nivel marcado, todos mezclados (algunos de nivel estratosférico y tamaño colosal. Otros de poco nivel y pequeñitos). Cuando entramos en contacto con un enemigo violento o nosotros los atacamos, entramos en el modo de combate (R y A, principalmente).

El combate se desarrolla en tiempo real pero el personaje principal actúa según nuestras órdenes, mientras también podamos dar apoyo a las acciones automáticas de los compañeros. Eso no quiere decir que no podamos mandarles antes y durante el combate, aunque suelen escoger buenas acciones por sí mismos, es la verdad. Subimos nivel automáticamente e iremos consiguiendo puntos de combate que, como en cualquier otro juego de rol, podremos dividir en nuestras habilidades, también conocidas como Artes, que son diferentes tipos de ataque, defensa, ayuda, etc. (ganar fuerza, apoyar al compañero, ataques especiales, ser mayor especialista en otras armas, etc.), que podemos colocar e iremos moviendo a lo largo del combate con la cruceta, moviéndonos por una u otra esperando a que recarguen. Si caemos, no pasa nada, aunque hay una cuenta atrás como en los juegos online. Si nuestros compañeros vencen, resucitamos. Si es al revés, lo mismo: si vencemos, ellos resucitan. Además, nuestros puntos se rellenan automáticamente. No te confundas: el juego es difícil y complejo, pero si caemos antes los jefes finales de capítulo varias veces podemos bajar la dificultad solo a ese combate, no al juego, y, además, si, por ejemplo, debemos matar a unos enemigos y, seguidamente, vencer al jefe, cuando muramos continuamos contra el jefe (pero desde el principio, claro). Por tanto, al estilo Souls, o MMO, nunca existe el Game Over y reintentar las cosas suma experiencia.

Y es en este apartado, en del armas, partes de equipo, habilidades, posibilidad de conseguir objetos en el terreno o contra enemigos para mejorar armas/armaduras/habilidades en tiendas o conseguir investigaciones, etc., etc., que llega a apabullar. Es imposible que os pongamos por aquí todas las habilidades, armas y demás que se pueden personalizar, conseguir o preparar en este juego. De lo que sí podemos hablar es sobre los Skells, BLADE y facciones.

Los Skells son los enormes robots que aparecen en la portada, robots que solo conseguiremos haciendo ciertas misiones ya a mitad del juego, puesto que son poderosísimos y nos permiten tunearlos, volar con ellos y hacer devastadores ataques (se estropean y pierden energía rápidamente, por lo que no se puede abusar de ellos). Los BLADE somos nosotros, guerreros que hacen misiones y cuya ventaja es que podemos reclutar por dinero y por un tiempo limitado los soldados de otros jugadores o los que nos ofrecen la máquina, como mercenarios. Y las facciones es algo que solo sirve para el online, pero son como los gremios: los especialistas en sondas, en combate, en investigación… En realidad no tiene más importancia como decimos que para excepto el online, pero sí que se gana experiencia haciendo aquello que pertenece a nuestra facción (si somos exploradores, poner sondas nos da mucha experiencia, por ejemplo). Y muchas cosas más que nos falta de un juego inabarcable (cientos de misiones, “trabajar” para compañías de armas y conseguir mejoras, farmear y lootear, etcétera).

Por tanto, es como Dragon Age en lo rápido, en la elección de magias, ataques y, por desarrollo y exploración, tiene también toques de Mass Effect, por eso de razas espaciales y el uso de armadura y ciencia ficción. También posee los susodichos toques a lo Monster Hunter y saga Souls, en cuanto monstruos que cazar en el primero y a que debemos muchas veces de rejugar el mismo tramo si caemos (cada vez más fácil pues subimos de nivel) o en el aspecto de que te dejan “tirado” y que está evidentemente planteado como un juego de ambientación online en cuanto al segundo (aunque tiene mayor narrativa que el de From Software). Otros detalles como la diferencia noche/día/clima o la posibilidad de mercenarios para contratar que pueden morir, también nos retrotraen no solo al último Final Fantasy (que, al fin y al cabo, no era algo único de él), sino sobre todo al gran Dragon´s Dogma. Con esto no queremos decir que sea el juego un pastiche, no. Os decimos esto para que os sea más fácil, en caso de que hayáis jugado a esos juegos, ubicaros en este.

Apartado audiovisual

Gráficamente el juego tiene cinco años, es un mundo abierto (con lo que eso conlleva) y además la WiiU, sin ser poca cosa, no fue técnicamente como sus rivales. Hay algún que otro dientecillo de sierra, algún popping o cosas así. Dicho lo cual, no te dejes engañar por estas afirmaciones: es un juego magnífico en este apartado. Su planicie, su yermo por así decirlo, luce genial, sobre todo durante el día, y no se corta a la hora de reproducir efectos climáticos y demás. Puede parecer un tanto reiterativo, pero no monótono, pues es tan grande el mundo que reproduce y tan diferente según noche/día, así como la ciudad central, que no se nota. Pasarás horas y descubrirás una raza, un paraje, una bella estampa, etc., en la que no te habías fijado. A diferencia de otros juegos de la saga, este tiene un diseño y un toque más occidental, menos anime, sobre todo en los personajes, y además permite crearlos desde cero y personalizarlos.

El sonido es también muy bueno, y está a la altura. No tanto los efectos especiales, tópicos (el andar, los disparos, etc.), sino sobre todo el doblaje y la música. El primero, solo en inglés, es de la gran calidad que nos tienen acostumbrados los anglosajones (el mercado para los que hablan o entienden en inglés es tan grande que es normal). Un pero, acaso, a los subtítulos, no por nada, sino porque muchas veces no reflejan bien al cien por cien lo que se dice en pantalla o se manipulan expresiones. El segundo, la música, es también buenísimo, con melodías que acompañan nuestro deambular por el planeta y menús, aunque algunas melodías son un tanto rockeras, no solo melódicas, a veces molestas como sonido ambiente o por reiterativas.

Online y Ediciones

El multijugador es un multijugador original, como últimamente por cierto nos viene de tierras niponas. Conectados, podremos ver a otros jugadores, reclutar BLADE y colaborar en misiones (en un período de tiempo todo lo que hagan otros jugadores de nuestra facción nos coloca, digamos, en un ranking, lo cual nos da mejoras. Son misiones de patrulla pero no tenemos que estar, como en un shooter, los 32 jugadores máximos a la vez, sino solos) y un largo etcétera de cosas que nosotros no hemos profundizado pero se acerca bastante a un MMO o, como dijo su creador, un online “solidario” más que al uso.

En cuanto a las ediciones, están a la altura de lo que Nintendo esperaba con este juego: que vendiera consolas. Así, existía una versión WiiU Premium con el juego (Xenoblade Chroniclex X Wii U Premium Pack), que incluía todos los extras de la versión Xenoblade Chronicles X Limited Edition Pack (cubierta steelbook, libro de ilustraciones, mapamundi…). Y, por supuesto, la versión normal y digital de la eshop.

Conclusión

Un grandísimo juego, un enorme (en todo el sentido de la palabra) juego de rol que, sin temor alguno, puede ser catalogado de sobresaliente, de obra maestra. Es un juego que, por culpa da la WiiU, no ha llegado a más, pero que merece la pena. Recomendado totalmente, sin duda alguna, eso sí: si buscas algo corto, centrado en la historia y asequible, aléjate de él.

0 Responses to “Calidad consolidada”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: