Combates entre mitos

Ya dijimos en su momento que tener una consola de Nintendo y no jugar al juego de plataformas de la saga Super Mario de rigor o al Mario Kart o al The Legend of Zelda también que le corresponden, es como un jardín sin flores. Pues bien, también podemos incluir en esa lista el Super Smash Bros. Por tanto, después de haber jugado, como ya sabéis los que entráis en este blog, al Super Mario 3D World, Mario Kart 8 y The Legend of Zelda: Breath of the Wild, ahora le toca el turno a Super Smash Bros. for WiiU. Qué más se puede pedir, ¿verdad?

Los juegos de lucha crossover, palabro que indica mezclar personajes de toda saga y condición, no son nuevos. De hecho, en nuestra opinión, el mejor crossover jamás hecho mezcla sagas diversas para parir una puñetera joya atemporal: la saga The King of the Fighters. Pero que el segundo mejor crossover de lucha sea quizá esta saga que estamos comentando (y eso que está protagonizada por personajes bizarros o infantiles a más no poder), ya es indicativo del largo recorrido y calidad que atesora. Y del poderío de Nintendo y sus juegos (y licencias).

Antes de hablar de la jugabilidad y tal y cual hay que dejar clara una cosa: este es un juego con una amplia base de fans, juego que siempre hemos visto cuando hemos ido a salones de cómics y manga que se jugaba (con todas las consolas de Nintendo que en su momento existieran). Es un juego orientado pues a la competición, al combate, a lo online y al circuito profesional. Es por tanto cierto, más que nunca, esa máxima de Nintendo de “fácil de usar y difícil de dominar”. Hay aquí auténticos cracks jugando a esto y te pueden dar una golpiza que lo flipas. Avisados quedáis.

Dicho esto, el juego admite niveles de dificultad, los clásicos Fácil, Normal y Difícil, por lo que, al menos contra la máquina, y como entretenimiento, podrás hacerte con él. La jugabilidad, como ya hemos indicado, es sencilla: saltar, golpear según las direcciones (golpe smash), enganchar… No esperes ningún movimiento o combinación extraña. Sin embargo, la verdadera clave para dominarlo es el escenario, donde existen no solo variaciones (se destruyen, se mueven, te puedes caer), sino que aparecen objetos, podemos crecer de tamaño, hay trampas… Esta es la clave, sin duda, por lo que podríamos decir que, como los juegos de antaño, los de la Edad de Oro, una jugabilidad aparentemente sencilla esconde complicaciones y altos niveles de trabajarlo para dominarlo, de verdad, bien dominado. Nuestro objetivo no es vencer a los rivales disminuyéndoles la barra sino golpear a nuestros enemigos hasta que su barra alcance unos % altos y, al golpearlos, vuelen fuera del escenario, pues ese es el objetivo final: sacar a los rivales del escenario.

Pero sin duda, por otros hechos y virtudes en los que destaca, es por su variedad de Modos de juego. Para empezar, y quedando por tanto claro que hay algo más de lo que puede parecer a primera vista, se ofrece el Modo Entrenamiento. Y es que claro, como ya hemos dicho, hay que comprender bien el juego, sobre todo cuando nos vemos rodeados por muchos jugadores, pues la clave de este juego es ese: no solo 1versus1, sino que se dan siempre combates múltiples. Y es que el plantel es majestuoso, con más de 50 personajes que escoger y más de 40 escenarios. Impresionante. Así que sí, hay que entrenar.

Otros modos, y teniendo en cuenta un hecho negativo, que es que no tiene modo historia como tal, serían los modos Smash, Smash 8 y Smash Especial. Son los modos clásicos, esto es, los combates de todos contra todos, solo o cooperativo, contra la máquina o contra amigos, con combates de 8 jugadores a la vez, escenarios enormes donde se monta un cacao de aúpa.

Otro modo que destaca especialmente es el modo Mundo Smash, sin duda, donde al igual que en Mario Party se dan la mano los videojuegos y los juegos de mesa. Así es: un tablero, donde podemos jugar contra amigos o contra la CPU, nos va haciendo movernos por casillas tras tirada de dados, y vamos recogiendo poderes, podemos poner trampas, etc., mientras nos vamos enfrentando mutuamente hasta la macrobatalla final, donde todos nuestros poderes, etc., se ponen de manifiesto. Un modo muy divertido para esas tardes con la familia o amigos, reuniones sociales y demás. Un acierto.

Otros modos individuales (o cooperativos, que es lo que tiene este juego, que todo se puede hacer en grupito), es La senda del guerrero y Leyendas de la lucha. El primero, podemos decirlo así, es lo más parecido a un modo historia, enfrentándonos a diferentes enemigos hasta que, al final, nos enfrentamos al típico malo (una mano gigante básicamente). El segundo modo es ir enfrentándonos, siempre con el mismo personaje (que va acumulando % de daño en cada combate y, por ende, cada vez se va volviendo más difícil) a grupos de personajes por años: los personajes de los 80, de los 90, de los primeros Smahs, etc.

Por último, tenemos el típico multijugador online, obvio, y aquellos modos más de “bulto”: Modo Estadio (golpear un saco, bombas…), Eventos y Retos a la carta (sus propios nombres lo dicen todo: hacer cosas, limitaciones, retocar la vida de los personajes, los poderes…) y el Editor, para modificar/crear lo que nos dé la real gana y transformar un juego largo en algo ya infinito e inabarcable. Como sorpresa, se incluye la posibilidad (en modo demo y con cuenta atrás), de jugar a los juegos clásicos de Nintendo (Super Mario, el primer Zelda…), para conocer el origen del elenco, de los mitos, por así decirlo.

Audiovisualmente es típico de la WiiU. O, mejor dicho, típico de los grandes juegos gráficos de la WiiU. Por un lado, la sensación siempre, aunque sea magnífica, de estar ante algo técnicamente inferior a las consolas de la competencia. Pero, por otro lado, el excelente trabajo hace que eso se olvide llegando al nivel visual de las anteriores, al menos en apariencia, y siempre gracias a un apartado artístico muy cuidado. Pensad en el hace poco por nosotros comentado The Legend of Zelda: Breath of the Wild, aunque lógicamente este último es muy, muy superior, no solo a este juego sino a otros de la propia competencia. Así que nada que objetar aquí, que cumple su función, sin alardes ni de iluminación o carga gráfica (sí de excelentes modelados), si bien a veces da la sensación de un poco conformismo técnico (pero es de una robustez que asusta).

El sonido es otro cantar. Y no nos referimos al chiste con el cante (ja), ni tampoco a los efectos sonoros, que son los esperados (espadazo, golpe) sino lo cuidado que está. Por un lado los personajes reproducen sus típicos sonidos (Sonic y sus anillos, Mario y su salto, etc.) y, por otro lado, el juego, que aunque de lucha, está totalmente doblado al español. Esto es innecesario, pero aporta la sensación de que estamos ante un producto cuidado, una superproducción. Magnifica es también la música y el plantel musical que dispone, tanto como el plantel de luchadores, con, literalmente, centenares de canciones. Brutal.

Y con esto ya hemos terminado. Un momento… ¿hemos dicho que hemos terminado? ¡No! Todavía nos quedaba por nombrar los Amiibos, esas figuras que se sacó del sobaco Nintendo, figuras coleccionables magníficamente acabadas y que todavía hoy se venden aunque estaban pensadas principalmente para la 3DS y la WiiU. Solo hay que ponerla en la consola y ese personaje desarrolla habilidades especiales o lo añades al plantel. Como veis, no era broma que este juego no acaba nunca.

En fin, otro juego que demuestra que la WiiU fue una consola que tenía margen de mejora de sobra, desaprovechada por sus propios errores. Sin embargo, igual que pasó con Mario 3D World, este Super Smash Bros. for WiiU ya existía para 3DS. Por tanto, más allá de ser de sobremesa, con lo que ello significa de posibilidades y acabado, es poco original.

 

 

 

 

0 Responses to “Combates entre mitos”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: