Rambo Saga Parte I

No hace tanto tiempo os hablamos de una saga mítica de Sylvester Stallone, que era nada más y nada menos que la saga Rocky. Pues bien, ahora, y con la excusa del lanzamiento de la quinta entrega, os vamos a hablar de la saga Rambo, la “otra” mítica saga de Sylvester Stallone que, a diferencia de Rocky y la subsaga Creed, no tiene más protagonista que el gran actor de Hell´s Kitchen.

Vamos a dividir la entrada en 2 partes: las 3 primeras películas y después la cuarta y quinta parte, las, digamos, con “apellidos” en su título y que más distancia temporal tienen con las clásicas (3 en 6 años). Y además añadiremos un Extra especial, como solemos hacer de vez en cuando.

Ahora ya sí, empezamos; recordad, como siempre decimos, que en este blog vemos las películas en versión original subtitulada y en la mejor calidad posible, en este caso Blu-ray, así que si hay alguna palabra o término diferente al que recordáis puede ser debido a esto.

Acorralado (Ted Kotcheff, 1982)

Y aquí llega la primera entrega, le película que creo sensación en 1982, con un Stallone ya estrella gracias a su papel de Rocky y que supo construir otro personaje, este duro, expeditivo, pero también quebradizo. Un héroe de acción, ese tipo rodeado de enemigos, “acorralado”, como el propio nombre dice y que abre una nueva puerta al cine de acción (La jungla de cristal).

La historia, basada en una novela de David Morrell, nos presenta a John J. Rambo, un veterano de la guerra de Vietnam que está buscando a un antiguo camarada. Tras enterarse de que ha muerto, sigue su camino, llegando al pueblo de Hope. Pero el sheriff, Will Teasle, lo va a presionar por considerarlo un elemento sospechoso y peligroso, deteniéndolo, humillándolo y maltratándolo en la comisaría local, lo que activará en el veterano los recuerdos de su paso por Vietnam, desatándose la violencia por su parte.

El protagonista, ya dicho, es Sylvester Stallone, que ya había protagonizado Rocky, Rocky II, Los halcones de la noche o Evasión o victoria, y que acababa de estrenar Rocky III (en EEUU hubo meses de diferencia en el estreno, en España apenas un mes entre una y otra, pues aquí se estrenó en diciembre, justo la temporada navideña, época donde por cierto se desarrolla el film). Por tanto, era de sobras conocido para que a pesar del presupuesto ajustado de unos 15 millones de dólares aproximadamente arrasara con más de 120 rápidamente en todo el mundo. También la historia, y el boca a boca, por supuesto, hicieron el resto. Es un papel parecido al de Terminator de su amigo Arnold, es decir, poco diálogo por su parte y mucha acción, pero la parte final, donde se abre al coronel demuestran una vez más la superioridad actoral de Stallone con respecto a otros.

Su alter ego, el sheriff Teasle, lo protagoniza Brian Dennehy (10, la mujer perfecta, Cocoon, Silverado, Presunto inocente), con esa cara de mamonazo que siempre ha tenido perfecta para hacer de malo y sus impresionantes 190 centímetros de altura. Un papel muy bueno, donde muestra esa ambivalencia tópica, pero a veces cierta, del sheriff de pueblo estadounidense. El otro papel inolvidable, cómo no, es por parte de Richard Crenna (El Yang-Tsé en llamas, Sabrina de Pollack) como el coronel Trautman. Su papel es tan característico, tan inesperado pero tan personal, lo hace tan suyo, con esas frases altisonantes, que su aparición llega a eclipsar por momentos a otros personajes, siendo luego un referente de la saga.

La dirige el canadiense (también como el escritor) Ted Kotcheff, con screenplay del propio Stallone, entre otros, que ya era reconocido por Despertar en el infierno (un hombre que tiene tendencias autodestructivas y que queda abandonado en un peligroso pueblo australiano, ¿os suena?), conocida como una de las mejores películas australianas de la historia rodada en 1971. Luego, con El aprendizaje de Duddy Kravitz, protagonizada por Richard Dreyfuss, se hace con el Oso de Oro de la Berlinale, primer film de Canadá de la historia que lo hizo. Por tanto, era “normal” que con alguien como él a los mandos esta película funcionara como un reloj, director además acostumbrado a hacer mucho con poco (curiosamente, ese mismo año lanzaría casi por esas fechas Capturado, una interesante película dramática con Michael O´Keefe, Karen Allen, Peter Fonda, James Woods… y Brian Dennehy, entre otros). Luego lo recordaríamos por películas del Cine de palomitas más frikada, como Este muerto está muy vivo, Desafío final o Cómo sobrevivir a la familia.

Pero aunque le hemos hecho flores, merecidas, a su director, hombre mezcla entre cine de calidad y Cine de palomitas, esencia misma del cine de ochentero, no podemos olvidar a los hombres tras el dólar: los productores. Y es que estos son ni más ni menos que Kassar y Vajna, el libanés y el húngaro que revolucionaron Hollywood produciendo, casi siempre en la misma línea, con presupuestos ajustados, grandes éxitos y pelotazos en taquilla, rodeados de estrellas, películas tales como Máximo riesgo, Desafío Total, Stargate, Instinto básico, algunas de la saga Terminator, Danko: Calor rojo, Evasión o victoria, La jungla de cristal 3: la venganza y, sobre todo, y por supuesto, esta saga de Rambo.

La música corre a cargo de Jerry Goldsmith, una Leyenda (así, escrito en mayúsculas), que lo mismo te compone la banda sonora de Star Trek que la película de animación Mulan que la fantasía de Legend que el cine negro de Chinatown que El planeta de los simios que… infinito, vamos. Aquí el tema principal es 100% reconocible, con algunos temas de acción muy lucidos y que, sospechosamente, se parecen mucho en algunos tonos al que, 5 años después, va a componer Alan Silvestri para Depredador.

En cuanto al Blu-Ray, se presenta en 2.35: 1 y 1080p. El color, por la propia historia que cuenta (y además en ese paraje nuboso y en un bosque y de noche), no destaca, pero los negros, sin ser intensos, y la calidad, teniendo como tiene unos cuantos añitos a sus espaldas, es más que digna. No tiene esa suavidad que a veces se usa para aumentar la calidad, sino que hay grano, textura, aunque no extraordinaria. El sonido, igual: DTS 5.1 y DTS 5.1 Dolby Digital EX. La música, casi siempre omnipresente, tiene buenos bajos, suena alta, y los diálogos no son susurros. Los expertos, además, destacan que el surround está presente, que lo “envolvente” no es un mero adorno. Otro apartado, para el tiempo que tiene, notable.

Que en un año, 1982, con lanzamientos como Rocky III, Blade Runner, Tootsie, Oficial y caballero, Porky´s, La ira de Khan, Poltergeist, 48 horas, ET, el extraterrestre, Victor o Victoria o Conan, el bárbaro, todo el mundo acabara recordando a ese tipo musculoso con una venda en la frente que se acaba cargando un regimiento entero de policías él solo en un bosque, tiene mucho, mucho mérito. Stallone lo volvía a hacer, con un personaje lleno de matices y una interpretación recordada. Un equilibrio violencia-drama. Un clásico genial de la acción.

Rambo. Acorralado, parte II (George P. Cosmatos, 1985)

Ya hemos dicho en este blog que Hollywood no se corta un pelo, y cuando algo funciona realiza una segunda parte y aquí paz y después gloria. Pues bien, tras el éxito comercial y de crítica, debía llegar otra entrega. El Cine de Palomitas estaba a tope y Stallone es una de sus estrellas, sin duda alguna. Así pues no es de extrañar que llegara esta nueva entrega.

En esta ocasión el coronel Trautman saca a su pupilo de la cárcel, en donde está por lo anteriormente visto en la entrega anterior. Su misión: sacar a soldados que, como él, están en Vietnam detenidos. Sí, todavía quedan, pues el gobierno dictatorial vietnamita pretende sacar réditos económicos de dicha situación. Pero no es oro todo lo que reluce…

Esta excusa para tiros y explosiones hace girar la saga hacia la acción más pura y dura (ya lo estaba, pero queremos decir aún más). Si con Rocky IV el simpar Semental italiano se convierte en una especie de superhéroe (que hace que en la quinta entrega se rebaje el tono), aquí ocurre lo mismo con John J. Rambo. Un Stallone musculoso e indestructible contra hordas de charlies. En esta entrega recoge todos los rasgos ya de su personaje (venda roja, collar, sin camiseta…). Fue criticada porque lo psicológico, lo dramático, brilla por su ausencia, pero hoy se recuerda como una de las mejores entregas por ser un título de acción explosivo, nunca mejor dicho (de poco más de 25 millones de dólares recaudó más de 300), un claro ejemplo de la mejor acción que hoy no se hace ni, posiblemente, se haga ya. Comienza el cine de acción expeditivo, que ya venía de atrás, en la Era Reagan. La película sigue la estela de otras de la época como Comando del amigo Arnold o Desaparecido en combate del sin par Chuck Norris.

El principal artífice es el trinomio director-guionistas que ahora vamos a ver. La dirige George P. Cosmatos, director italiano de origen griego, asistente de dirección de grandes clásicos, y él mismo lo es pero de otro estilo, la acción, con títulos como Evasión en Atenea, El puente de Casandra, Tombstone: la leyenda de Wyatt Earp o, al año siguiente, una película que nosotros en este blog reivindicamos: Cobra, también con Stallone.

Pero sin duda, de lo más interesante, son los guionistas o screenplayers, Sylvester Stallone (algo que no extraña, dada su trayectoria anterior y posterior en estos campos) y… James Cameron. Sí, un año antes de Aliens: el regreso (1986), y un año después del pelotazo Terminator (1984), el canadiense colaboraba en este título repleto de acción y, quién sabe, quizá aprendió algo para llevar al desenfreno de acción la saga Alien.

Repiten como Rambo Sylvester Stallone, que vuelve a dejar una reflexión final digna de mención con respecto al patriotismo y la demagogia también en torno a Vietnam (principalmente por los de siempre) y como Trautman Richard Crenna (que si de frases se trata, vuelve a realizar unas cuantas buenísimas en el film para definir a Rambo). Nuevos personajes son Co Bao o, mejor dicho, la actriz Julia Nickson, actriz de frikadas como Juntos para vencer, interpretada junto a Chuck Norris o Double Dragon junto con Mark Dacascos. Le gusta estar al lado de grandes de la acción, sin duda.

Pero aparte de un pequeño papel para Martin Kove (¿cómo que quién es? ¡Kreese, el maestro rival de Pat Morita, entrenador de Johnny, del Cobra Kai en la saga Karate Kid!), destacan Chales Napier y Steven Berkoff, dos típicos de “cara malo”. El primero, en papeles en filmes como El silencio de los corderos o Filadelfia; el segundo, el británico Steven Berkoff, típico “cara malo” y “cara ruso”. Sí, no solo es el “malo” (para el protagonista) detective de La naranja mecánica, o papeles en la saga James Bond, sino que es el malo de Superdetective en Hollywood o de otros largos (de nazi, de fraile Savanorola en Los Borgias, como abogado un tanto malévolo en Los hombres que no amaban a las mujeres, de no sé qué…).

En cuanto al Blu-Ray es 2.35:1 a 1080p con una calidad, una vez más, buena, sólida. No tiene desperfectos y posee, también, buena definición y textura. Para ser una película muy oscura y con mucha selva, aguanta bien, aunque hay escenas, por culpa de la fotografía, llena de “luz”, de “niebla”. No obstante, quizá la primera parte sea superior o, al menos, igual, y teniendo en cuenta que esta tiene más presupuesto y años… El sonido por su parte es DTS-HD MA 5.1. No tenemos Cine en casa pero para los expertos deja algo que desear, con unos bajos y unos volúmenes, para ser una película de explosiones y metralletas, no demasiados destacados. Y, por supuesto, con una BSO menos omnipresente que en su primera parte.

¿Y qué opinamos nosotros de esta película? Que como continuación de la anterior es inferior, pero no porque sea mala (como película de acción del género de macho rescatador de rehenes o que se enfrenta a hordas de enemigos sin despeinarse es buena), sino porque no tiene sentido. De todas formas tiene la importancia de ser la pauta a seguir para el resto de películas de la saga y es la que contribuyó al éxito del personaje y a ser el icono del imaginario popular que todavía hoy es.

Rambo III (Peter MacDonald, 1988)

Y tres años después, la tres. Si en la segunda entrega hay cierta unión con la primera (Vietnam, etc.), aquí ya se desmarca en cierto modo, aunque todavía sigue la estela de Rambo ayudando al desamparado. Es la de acción más pura, sin duda, pero funciona: es un peliculón de acción.

La historia en esta ocasión nos sitúa en la Guerra de Afganistán entre una decrépita URSS no solo ya en lo ideológico (de eso hacía décadas) sino ahora en lo militar. Es el particular Vietnam de la URSS y una de las posibles causas de su hundimiento, entre otras muchas cosas. Así que allí va el coronel Trautman, lo secuestran y… Ya os lo podéis imaginar. Resulta curioso, cuanto menos, el trato amable de EEUU a favor de los afganos y luego cómo cambiará la cosa (no es una antítesis, desde luego, aunque fanáticos eran entonces y después; eso sí, al menos los muyahidínes).

Esta vez la dirige Peter MacDonald. El británico ya había trabajado (y trabaja) como operador de cámara, segundo director y como fotógrafo cinematográfico en films como las dos primeras entregas de Superman, Legend, El imperio contraataca, El dragón del lago de fuego, Zardoz, Batman, algunas de Harry Potter, Tango y Cash… ¡Madre mía, la frikada hecho hombre! Suponía su debut como director, y eso que había sido el encargado en algunas escenas de acción aéreas de Rambo. Acorralado Parte II. Tras este film no es que dirigiera muchas, aunque destaquemos La historia interminable 3 o Soldado de fortuna, con Van Damme. En todas estas, la fotografía, así es, destaca, así como en sus otros trabajos, y sin duda es de lo más destacado del film, aunque sea obra de John Stanier (El justiciero de la noche).

Repite al guión Sylvester Stallone junto con Sheldon Lettich (de clásicos de los palos como Contacto sangriento, Double Impact o Soldado de fortuna, ya dichas, de Van Damme, donde repite con MacDonald, o Sólo el más fuerte, con Mark Dacascos), al igual que en la partitura Jerry Goldsmith (mejor que la anterior). También repiten Stallone como Rambo y Crenna como Trautman. Destaquemos, entre los ilustres desconocidos, un pequeñísimo papel para Kurtwood Smith (Robocop, El club de los poetas muertos). Como anécdota decir que David Morrell, el creador de Rambo, fue el encargado de novelizar la película, ¿qué os parece?

La película recaudó mucho, cómo no, pero costó mucho más, superando los 60 millones de dólares de presupuesto, una barbaridad. Pero recordemos que venía con videojuegos (mítica portada), publicidad… Ya estamos rozando los 90s, y en la época de Bad, de Michael Jackson, ya costaban las cosas cada vez más. Eso se nota en una cuidadísima producción, posiblemente la mejor de las tres.

En cuanto al Blu-Ray se presenta en 2.35: 1 a 1080p con una gran nitidez, brillantez y detalle. Son visibles los poros de la piel, la sangre y las venas de Rambo, así como la arena o el polvo. Los planos del desierto y las escenas oscuras (o en la cueva), se mantienen a gran nivel. ¿La mejor por ahora? Sí, sin duda. El sonido a su vez es un DTS-HD MA 5.1 mucho mejor que en su segunda parte, con una música más presente y envolvente. Los que tienen Cine en casa podrán escuchar ecos, reverberaciones y explosiones que no tapan los diálogos. Hoy se ve como una película de esa que se echan a las tantas en la TV (si es que la echan), pero que no os engañe eso: fue una gran superproducción y un producto que hoy, por sus ventas, está muy cuidado. Y se nota en su apartado audiovisual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: