De los mejores de siempre

Otro post sobre videojuegos. Y otro post sobre un juego de la para nosotros recién comprada WiiU. Y otro juego pendiente. Pero esta vez el pendiente es ni más ni menos que The Legend of Zelda: Breath of the Wild, un juego que también ha salido para la Nintendo Switch, que tiene continuación anunciada y que, por sí solo, como en nuestro caso, justifica la compra de una consola. Una auténtica bomba que no puede hacer olvidar a The Legend of Zelda: Ocarina of Time, sería imposible, pero que, desde luego, es el más firme candidato para quitarle el trono. Un juego cuyo soplo (chistaco), ha vuelto a poner a Nintendo en lo más alto… y a SONY temblando.

Una de las cosas que podemos decir, y os recomendamos que leáis el libro del que hablamos en otro post sobre la historia del Nintendo para saber más de esto, es que Nintendo siempre busca la innovación y el relevo generacional para no perder comba. Si el iniciador de la saga fue el propio Shigeru Miyamoto (decían que el juego que estaba desarrollando para NES, en donde había que pensar y leer mucho, no triunfaría), su sucesor (primero su ayudante) fue Eiji Aonuma, capaz de llevar la saga a cotas nunca vistas (director de The Legend of Zelda: Ocarina of Time, The Legend of Zelda: Majora´s Mask, The Legend of Zelda: Wind Waker y The Legend of Zelda: Twilight Princess), ahora, tras haber ensayado a dirigir algunos juegos de la saga para Game Boy Color, Hidemaro Fujibayashi, que tenía claro que la saga debía volver a tener esencia NES, se ha hecho cargo de la dirección. En sobremesa The Legend of Zelda: Skyword Sword y este The Legend of Zelda: Breath of the Wild son su carta de presentación. Como veis, ya tenemos el futuro de la saga asegurada. Nintendo, como siempre, se adelanta al futuro.

Pero ojo, que viene con polémica, no todo son parabienes. Los fans de la saga lo tienen claro: si no es el mejor juego de la historia o uno de los mejores, ahí andará. Y tal afirmar eso, continúan: pero es el peor juego quizá de The Legend of Zelda de siempre. ¿Por qué? Os lo explicaremos más adelante, en el apartado de jugabilidad. Sin embargo, para nosotros, el que es el primer juego de la saga pensando expresamente para la Alta Definición (sí, como lo oís), es toda una declaración de intenciones que el resto de la saga copiará en el futuro como fue en su momento The Legend of Zelda: Ocarina of Time.

Argumento

Link despierta, como en otros tantos juegos de la saga, en una especie de templo extraño bajo tierra. Una voz le pide que salga y que le ayude. Al salir, Link, que no recuerda nada, se encuentra en un extraño páramo con un anciano que va a procurar que recuerde la memoria y saber quién es, alguien muy importante…

Jugabilidad

Abrir cofres, personajes que no hablan, los goblin, los artilugios, las mazmorras, los secretos… Todo eso está presente, y como marca de la saga, Nintendo no lo ha obviado. Ahora bien, entran aquí en juego, nunca mejor dicho, otra serie de características que, o no estaban en la saga o, al menos, no tan desarrollado.

Para empezar, es un juego de mundo abierto. A muchos, entre ellos nosotros, nos entra muchas veces pereza este tipo de juegos. Pero es que los juegos de rol, como el primer Zelda, como un Baldur´s Gate, etc., han sido siempre así, o en gran parte así. Por tanto, esto de un mundo abierto y donde empezamos casi tirados ahí, sin saber qué hacer, es algo típico, Pero hemos de reconocer que este estilo es más de la saga Souls que de otros, y eso lo hemos notado.

No solo usa las hogueras como punto de “unión” con las cargas (aunque podemos guardar en cualquier momento, las hogueras nos resucitan en ese punto si caemos), sino que todo esto de ir descubriendo el lore por el camino, las armas y escudos que se rompen (sí, has oído bien: debes usar la cabeza), la posibilidad de meterte donde no te llaman y que te venzan de un golpe (incluido el escenario final, que está abierto casi desde el principio) y otros detalles, retrotraen a la saga de Miyazaki. Que sí, que como hemos dicho, esto no es algo solo de la saga Souls, pero a nosotros nos lo ha recordado.

Pero no es la única referencia de otros juegos. Aunque eran los Zelda los que creaban referencias, no hay problema en lo contrario, siempre que la dicha sea buena. En este caso, juegos aparentemente dispares como Assassin´s Creed o The Witcher. Del primero toma las torres. Es decir, la posibilidad de subir a ciertas torres dispersas por el escenario que, una vez activadas, nos permiten ver los secretos (o al menos los sitios de interés más evidentes) del escenario. Por muchas críticas que hubo y hay, la saga de Ubisoft es referencia en muchas cosas. Y, por otro lado, el nombrado The Witcher. A ver, que lo de cazar y realizar objetos no es exclusivamente de la gran saga de CD Projekt Red, y ni siquiera lo de usar condimentos para mejorarnos, pero de nuevo nos ha recordado esta saga. ¿Por qué esta y no otra? Pues porque para nosotros el juego por ahora de la generación (con permiso de juegos como este, los Bloodborne, Sekiro, etc., obviamente), nos parece que fue The Witcher III: Wild Hunt y, por tanto, nadie puede obviar su poder de “embrujo” (otro chiste, estamos que lo tiramos).

Es más, si nos ponemos exquisitos, aún hay más referencias. Sí, ya sabemos (y perdonadnos por repetirnos) que todos los juegos tienen influencias entre sí, etc., pero queremos comentaros nuestras impresiones, pues para eso esto es un blog y no una revista. Fuera los elementos propios de la saga, obviamente (escudo en alto, esquive, etc.), y lo ya dicho, podemos meter cosas de Minecraft (sobrevivir, recolectar, coleccionar, etc.) e, incluso, no sabemos muy bien por qué, insistimos, es una impresión, de The Elder Scrolls V: Skyrim, por aquello de encontrarnos gente paseando, enemigos que nos atacan, cosas imposibles por descubrir, sorpresas, paisajes, errores de la física y comportamientos de la IA que provocan cosas inesperadas… infinito.

El uso del mando de WiiU… pues una broma pesada, la verdad. Apenas la posibilidad de o bien mirar la tv o bien mirar al mando (pero no ambos a la vez, como en otros juegos) y chorraditas tipo mover el mando para la detección de movimientos en algún mini juego concreto y poco más. El mando de la WiiU, en cuanto a uso, es incomprendido (o quizá porque es incomprensible, válganos el juego de palabras), siendo otro de los fracasos de esta consola, sin duda.

Para terminar este apartado, ¿os acordáis que dijimos lo de la polémica porque no es un juego típico Zelda? Pues es precisamente por todo eso que os acabamos de contar: ¿dónde está Link con su traje verde? ¿Y los templos que eran las verdaderas fases del juego, complicados hasta decir basta y que para superar había que ir usando los objetos que, con cuenta gotas, conseguíamos? ¿Y la música? ¿Y los jefes-puzle siempre molestos? ¿Objetos que se rompen? ¿Link con stamina? ¿Cocina? Etc., etc. Sin embargo, creemos, lo que han hecho es crear el mayor templo de la historia de la saga: el propio mundo donde se desarrolla el juego, y por ahí nos han soltado y tenemos que ir probando, muriendo, descubriendo, equipándonos con cosas, etc., etc. El resultado es lo mismo pero distinto, nuevo pero “esto me suena”, suficiente para que los que tienen ahora edad para no haber vivido nunca un juego de la saga se sientan a gusto y suficiente para los que habían abandonado los juegos de Nintendo lo retomen (este juego, con creación de pociones, dragones, dropeo, misiones secundarias integradas y diseño de fantasía heroica, está más cerca de lo que hoy está de moda).

Apartado audiovisual

La WiiU, posiblemente el mayor fracaso consolero en forma de ventas de Nintendo desde la Virtual Boy, no solo guardaba esta joya (retrasada hasta el infinito y que al final fue transgeneracional), sino que se guardaba una potencia gráfica que nunca pudo desarrollar enteramente. Y es que, efectivamente, este The Legend of Zelda: Breath of the Wild entra por la vista.

Así, podremos ver magníficas puestas y salidas de sol, con juegos de luces muy buenos y efectos lumínicos en general buenos, un mundo abierto que responde bien (más allá de algún pequeño tirón), muy buena interacción con todo, efectos (el viento meciendo los campos, el fuego…), etc., etc. Es cierto que la línea de visión, en ocasiones, no texturiza del todo o, como ya hemos dicho, existe algún que otro tironcito o diente de sierra (algo mínimo), pero en general luce espectacular. A ver, que no es God of War de Plyastation 4, pero no lo necesita, pues es un mundo abierto. El nivel es, creednos, muy alto.

Pero algo mejor que sus gráficos es su diseño artístico. Esto contribuye a este mundo especial, a su ambientación genial (lo mejor, sin duda, su ambientación, su sensación misteriosa y “viva”), a esa sensación que nada más comenzar nos dice que estamos ante un incipiente mundo raro. Ni que decir tiene que cada personaje es muy carismático, alejados eso sí del cierto tono “duro”, un tanto caricaturesco y casi estrambótico de los que aparecen en The Legend of Zelda: Twilight Princess. Sin duda, lo que más llama la atención de este apartado artístico es haber escogido la técnica del cell shadding como estilo. Posiblemente la falta de potencia de WiiU con respecto a One o Ps4 hizo esta estratagema, que oculta cierto nivel de texturas o complicación, pero para nada es solo eso: digamos que la propuesta es una mezcla entre lo colorido y lo desenfadado de The Legend of Zelda: Wind Waker pero con el rigor serio de un The Legend of Zelda: Ocarina of Time o el ya nombrado The Legend of Zelda: Twilight Princess. ¿Y sabéis qué? Funciona perfectamente. La cantidad de explicaciones, diseños de mil y un alimentos, los coloridos ambientes, los poblados, la multitud de objetos, los detalles de un pájaro cantando, una planta extraña, una montaña al fondo… Y todo es visitable, nada está al azar.

La música, por su parte, es menos omnipresente que en otros juegos de la saga. El protagonista es el viento soplando, el ruido de tormenta, los riachuelos, el crepitar del fuego, el piar de los pájaros… Interesante por ser único es la inclusión de videos de transición que llevan voces por primera vez, no solo en inglés o japonés, sino también en español. No obstante, los ruiditos, sonidos y melodías de la saga siguen presentes, no os confundáis. El compositor es, como su director, un relevo, en este caso un relevo de Koji Kondo, cuya música suena, sí, pero menos que otras veces. El encargado es Hajime Wakai, que le ha dado al juego el tono mistérico y de ruidos que le pegan muy bien. Ha sido compositor de otros juegos de la saga o del clásico Star Fox 64 pero, sobre todo, va junto al director Hidemaro Fujibayashi, ya que puso la música en The Legend of Zelda: Skyword Sword. Como veis, nada es casual en Nintendo.

En cuanto a versiones, porque sabéis que también ha salido en la Nintendo Switch, las diferencias son… nulas. No nulas de inapreciables sino… nulas. La Nintendo Switch puede ser portátil, llegar a 900px30fps frente a 720px30fps y, se supone, tiene más estabilidad y mejor sonido. Pero nada más. Y es que es obvio: este juego no fue pensado para la nueva consola y lo sacaron para la WiiU, a esa altura más muerta que un zombi, sino que era para WiiU y, ante el fracaso, lo sacaron en su hermana mayor con bombo y platillo y más ediciones especiales y todo el rollo. Pero, como decimos, no hay diferencia: comparten incluso contenido extra y DLC y toda la parafernalia (principalmente objetos, retos y La balada de los elegidos, este sí una verdadera expansión, aunque humilde. Lógicamente nada se puede igualar, sería imposible, a las expansiones de la saga GTA o de The Witcher III).

Conclusión

Un juego magnífico, sobresaliente, otra obra maestra más de la saga. Es difícil estar tanto tiempo al pie del cañón y haber dado tanto a la historia de los videojuegos, tantos momentos y recuerdos imborrables. Pero es que es así. Un éxito de crítica y de público (1,67 millones en WiiU y más de 16 millones en Switch, con medias de sobresaliente, cuando no directamente un 10).

Si queréis que os salga barato, compraos una WiiU. Si queréis disfrutar de su continuación, y tenéis dinero, compraos la Nintendo Switch. Pero jugadlo. Como videojugadores hay juegos que hay que jugar y este es uno de ellos. Una obra maestra.

1 Response to “De los mejores de siempre”



  1. 1 Eres el mejor (I) | Frikadasmil Blog Trackback en febrero 3, 2020 de 5:58 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: