Películas para estas fiestas (VII)

Como siempre por estas fechas (este año hacemos siete desde esta tradición cinéfila), os queremos recomendar películas para estas fechas con espíritu navideño pero no exentas de mala leche e interés cinéfilo, ya sean porque son rarezas excéntricas ya sea porque son buenas películas.

Bueno, pues aquí vamos con la lista, una mezcla de animación, comedia y clasicismo. Y recordad: en este blog las vemos en versión original subtitulada y en Alta Definición, por lo que es posible que algunos detalles no coincidan exactamente con otro tipo de versiones.

Klaus (Sergio Pablos, 2019, EEUU/España, color)

Dirigida y escrita por el reconocido animador español Sergio Pablos, creador de Gru: mi villano favorito, pero con muchas más películas en las que crea personajes como Rio, este film supone su debut en la dirección, tanto de él como de su estudio Sergio Pablos Animation Studios, co producida con Netflix y con la participación de Atresmedia o Aniventure, la primera de este tipo de la plataforma americana. Entre las voces, destacar el trabajo de Jason Schwartzman, J. K. Simmons, Rashida Jones, Norm MacDonadl o Joan Cusak.

Jesper es un cartero al que su padre envía a un pueblo del quinto pino para ver si espabila y levanta el culo del asiento, pues está acostumbrado a no hacer nada, pues es millonario. Allí, para cumplir su misión, se dedicará arreglar la enemistad legendaria del pueblo, y para ello convencerá a un viejo ermitaño que hace muy buenos juguetes para que los reparta entre los niños que escriban una carta y se porten bien… Como vemos, se realiza una ilusión de cómo empezaría la leyenda de Santa Claus o Papá Noel donde la realidad y la ficción de mezclan.

Un gran trabajo técnico a pesar de un presupuesto muy inferior a otras producciones, con un gran resultado animado fruto de la experiencia a mansalva de su equipo. Aunque adolece de ciertos tópicos, no por esperado están muy bien encajados, y el desarrollo va haciendo aumentar el interés, con un final que busca conmover pero sin aspavientos, para terminar satisfactoriamente un film efectista, familiar y exitoso. Una cierto de debut esperanzador para el estudio.

Una curiosidad (1): Al parecer, el idioma que hablan los habitantes que después construirán juguetes (supuestos inspiradores de los elfos de Santa), existe: el sámi, idioma del noreste europeo.

Un padre en apuros (Brian Levant, 1996, EEUU, color)

El director es el mismo de Este chico es un demonio 2, Beethoven: uno más en la familia, Los Picapiedra y su segunda entrega, Aventuras en Alaska… Por lo tanto, es cuestión de odiarlo o no, pero la comedia familiar es lo suyo, aun cuando pueda tener ese punto odioso para algunos. La historia es sencilla: un padre acostumbrado a no cumplir nunca las promesas a su hijo, decide que estas Navidades no va a decepcionarle y le traerá el juguete Turbo Man. El problema es que se la olvidado reservarlo y no queda ninguno. Y no es el único al que se le ha ocurrido conseguir uno…

El reparto lo encabeza el gran Arnold Schwarzenegger, conocido por papeles como Terminator, Desafío total, Conan, el bárbaro, Depredador, Plan de escape, y tantas y tantas películas palomiteras y de diversión. Su mujer en el film es Rita Wilson, que la podemos ver en otras películas de corte parecido como Algo para recordar, No es tan fácil, Novia a la fuga, Mi gran boda griega 2… El descubrimiento, sin duda, la aparición del pequeño Jake Lloyd, conocido por su papel en Star Wars Episodio I: La amenaza fantasma como el joven Vader, aunque ya tenía pequeños papeles como este en cine y televisión. Divertida es la aportación de Phil Hartman, otro del Saturday Night (Pequeños guerreros, la voz de Troy McClure y otros en Los Simpsons), y sobre todo y ante todo el surrealista papel de  Jim Belushi, también del Saturday, con papeles grandes y pequeños como Danko: Calor rojo, La tienda de los horrores,  Jumpin´Jack Flash, o papeles que le catapultaron a la fama como El rector y Superagente K-9. Sinbad es otro nombre del film, y cuyas películas (Los caraconos, su programa The Sinbad Show), ya nos indica cuál es su carácter y sus papeles.

Puteada por algunos críticos, el interés radica en ver a Arnold Schwarzenegger de nuevo en una comedia después de su nominación al Globo de oro por su papel en Junior, aunque ya os hemos dicho muchas veces que Arnold no es Stallone en cuanto a nivel actoral. Solo Sinbad, el excéntrico cartero, se libró de una quema generalizada (en nuestra opinión, también el pequeño Lloyd). Pero su éxito comercial, el cariño conseguido con el tiempo, que incluye el recordar 1996 con nostalgia, y la producción cuidada, hicieron que apareciera en 2014 la segunda parte Otro padre en apuros, con el mismo guionista, pero que esta sí fue despedazada.

Una curiosidad (2): Por un lado, decir que Belushi y Schwarzenegger ya habían trabajado juntos en Danko: Calor rojo, película que en su momento os comentamos, que el director dirigiría una película para video/televisión basada en la Navidad posteriormente y que cuando el protagonista pasa por delante de un cine se aprecia que están emitiendo el film De ilusión también se vive, que también nombraremos aquí a continuación.

De ilusión también se vive (George Saton, 1947, EEUU, Blanco y Negro)

La historia de este clásico título (con una absurda traducción del título en español), es la que sigue: durante un desfile navideño, uno de los que hace de Santa Claus se emborracha y debe ser sustituido por un simpático anciano que lo hace tan bien de Papá Noel que es contratado por unos grandes almacenes. Lo que no saben los que lo contratan es que él dice ser Papá Noel de verdad. ¿Es un loco o va a tener razón? Divertida, familiar y clásica comedia estadounidense de la época, con ese punto de ingenuidad buscada, pero también con el nivel de calidad técnico de un cine, el clásico de EEUU, que no tenía parangón en el mundo: los mejores, en todos los elementos cinematográficos y de cualquier país, simplemente, estaban allí.

El reparto lo encabeza Maureen O´Hara. Conocida por ser la “pelirroja de las pelis del Oeste”, es mucho más, con títulos en su haber como El hombre tranquilo, ¡Qué verde era mi valle!, Río Grande o Nuestro hombre en la Habana. Este tipo de películas, como la famosa que protagonizó Tú a Boston y yo a California, también se le daba bien, como corresponde a una actriz de su talla. Y si ella fue siempre la eterna pareja de John Wayne, aquí lo es de John… Payne. John Payne es también un hombre del Oeste, con títulos como Aves de rapiña o la serie The Restless Gun. Más conocidos que él para el público actual es la otra pareja protagonista: la niña y el supuesto Papá Noel. La primera es nada más y nada menos que Natalie Wood, una de las grandes estrellas incipientes o, mejor dicho, una realidad que podía haber llegado a más si no hubiera fallecido tan joven. Títulos en su haber que le valieron muchos premios como Rebelde sin causa, Esplendor en la hierba, Amores con un extraño, Gypsy, West Side Stoy, Centauros del desierto… Una niña prodigio. En este blog ya comentamos su participación en Meteoro, la segunda de la Guerra Fría que comentamos en esta lista. Y es que hizo algunos títulos interesantes de ciencia ficción, como la valorada Proyecto Braistorm.

Pero sin duda el mejor en el film es Edmund Gwenn, un clásico de esto del cine. Con muchos títulos a sus espaldas, en España lo conocemos por participar en Calabuch, del gran Berlanga, pero también en Pero… ¿quién mató a Harry?, El caso 880… Un actor que lo clava y que además lo hace como hay que hacerlo: con buen gusto, con actuación, con dicción. Que aprendan los de ahora.

En definitiva, un clásico es un clásico, como siempre decimos, y este título del director y guionista George Seaton (Aeropuerto, La angustia de vivir, y alguna de Los Hermanos Marx), así lo demuestra: buen gusto, demostración de estilo y una historia bien llevada. Diferencia de tipo de comedia entre esta y la anterior de esta lista; tenéis donde elegir, desde luego o coger ambas, como nosotros.

Una curiosidad (3): Por este papel Gwenn ganó un más que merecido Oscar y Globo de oro. Sin embargo, lo “injusto” es que fue como actor de reparto. No, amigos, aquí es el protagonista. Repitió con Seaton en Apartamento para Peggy.

Entre pillos anda el juego (John Landis, 1983, EEUU, Color)

John Landis, actor, guionista y director de genialidades como Desmadre a la americana, Un hombre lobo americano en Londres (y su otra entrega), The Blues Brothers (y su otra entrega), El príncipe de Zamunda, Superdetective en Hollywood III o Espía como nosotros, no puede decepcionar. Cine y comedia palomitera con un reparto de los grandes “payasos” del momento.

El argumento nos narra cómo dos súper millonarios deciden hacer una apuesta: uno de ellos cree que el rico nace y el otro que se hace y que, cambiando las condiciones, se puede transformar a cualquier hombre o en un sinvergüenza o en un triunfador. Y aprovechan en plena época navideña para joder la vida del simpar Louis Winthorpe III, su subordinado estrella.

Lideran Dan Akroyd (Los cazafantasmas, The Blues Brothers) y Eddie Murphy (Superdetective en Hollywood, Límite 48 horas, El príncipe de Zamunda). Ambos, surgidos al calor del programa de comedia americano Saturday Night, cumplen y convencen. Un Dan Akroyd más lacónico, que irradia comedia con poco, contrasta con el lenguaraz Eddie Murphy, que estas fechas cosechó grandes críticas (sin ir más lejos, nominado al Globo de oro por este film), ya que el humor también se interpreta. Pero el reparto continua, con apariciones como las de Jamie Lee Curtis (que alternó el “grito” de la saga Halloween lo mismo que la “carcajada”, con títulos imprescindibles como Un pez llamado Wanda, sin obviar la acción con Mentiras arriesgadas), Denholm Elliot, el solícito mayordomo (el inefable Dr. Marcus de Indiana Jones en busca del arca perdida) y otros papeles de cómicos del momento.

Una película ochentera (incluyendo tacos y tetitas, cómo no) que se disfruta, técnicamente impecable (hasta la música es obra de Bernstein, nominado al Oscar por ella), bien interpretada, bien pensada (el argumento tiene su mala leche) y, en definitiva, para ver en estas fiestas sin complejos.

Una curiosidad (4): Jim Belushi vuelve, como en la segunda película aquí comentada, a tener un papel corto pero surrealista. Si en la otra era el Papá Noel navideño, aquí es un animador de una fiesta de Navidad vestido de gorila. También decir que, al estar basada en Filadelfia, aparece de refilón la imprescindible estatua de Rocky, demostrando lo que dijimos en los post sobre esa saga: que es un icono.

0 Responses to “Películas para estas fiestas (VII)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: