Nuestros mundos raros (IV)

Prácticamente un año después de la última entrada de esta sección (y 6 años desde que la empezamos), volvemos a las andadas con esta sección mitad recuerdos mitad retro. Y volvemos a ponernos nostálgicos y a compartir nuestros gustos videojueguiles. Acompañadnos una vez más.

Como ya pasara las otras veces lo primero antes de empezar es dejar claro qué es para nosotros eso de mundos raros con el que se titulan estos post: juegos que se nos han quedado clavados en la memoria por su mundo único, su idiosincrasia o porque así nosotros lo recordamos con el paso del tiempo (hay juegos que jugamos con 11 o 13 años, por lo que la percepción de qué es raro y qué no cambia con el tiempo y la experiencia). Así que puede haber juegos con personajes que no hablen o que son extraños, o mundos especialitos, o juegos también personales en su mecánica, arte, etc. La lista está montada con nuestro criterio, que nadie se lleve a engaño. Habrá juegos en los que todo el mundo estará de acuerdo en que su mundo es particular y otros en los que no habrá consenso porque fue nuestra percepción en su época, insistimos, lo que nos lleva a incluirlos.

Ya sí, por fin, la lista:

Baldur´s Gate (PC)

Era verano avanzado, creemos recordar que un agosto, y allá que fuimos al Centro Mail de rigor a comprar este súper lanzamiento. Una pedazo de caja de cartón grueso, con su grandísimo manual de unas 80 páginas repleto de ilustraciones, instrucciones, datos, más un estuche para sus 5 CDs. Y, encima, no era solo estética, sino que estábamos ante uno de los mejores juegos de todos los tiempos, una obra maestra del rol, un estándar de cómo pasar un tablero y dados a la pantalla. Ese inicio, esas voces dobladas (“tu voz es ambrosía”), la posibilidad de que algunos personajes te abandonaran o murieran para siempre, las pistas, los escenarios, la dificultad, la ambientación con esos gráficos minuciosos y coloristas… Pensamos en nuestra llegada a la posada de noche, por ejemplo, y se nos ponen los pelos como escarpias. Era 1998. Un mundo raro en toda regla, un recuerdo de nuestra juventud que siempre recordaremos. La segunda entrega fue otra obra maestra, pero el iniciador, el pionero, fue este juego de Black Isle.

Bubble Bobble (Master System II)

Por distintas circunstancias, las tardes de Semana Santa en aquella época (sobre 1994) las teníamos ocupadas. Llegábamos a casa de madrugada y después nos levantábamos a las 10:30-11:00 para después, prácticamente a las 13 horas, volver a irnos. Pues bien, mientras nuestros padres hacían la compra nosotros, sentados en nuestro sillón, nos dio por probar un juego que nos prestó un conocido… y nos enviciamos cosa mala. Dos personajes, dos mandos de nuestra querida Master System II, puzles y nada más. Y nada menos. Con una especie de truco que nos hacía movernos por las diferentes y múltiples fases, incrementándose la sorpresa y lo fantástico. Un mundo raro para nosotros, con esas ilustraciones que, al estilo Bomberman (otro juego que se las trae), nos hacía soñar y querer dibujar a los dos simpáticos protagonistas (teníamos unos 12 años a lo sumo). Grandes recuerdos.

Tomb Raider 2 (PC)

Este juego ya os lo comentamos también en nuestra no tan lejana entrada recordando la saga Tomb Raider al completo. Lo jugamos una Semana Santa del 98 (salió en octubre, recordad), y nos impactó la cantidad de armas de las que ahora hacía gala y sobre todo la genial fase de Venecia. ¿Quién no la recuerda? Ya no solo en PC, sino también en Playstation, pues SEGA Saturn comenzaba a hacer aguas por todas partes en su enfrentamiento con la blanca de Sony. De hecho, se veía tan bien en PC que tuvimos que ampliar nuestra memoria gráfica… de 1 mega a 2 megas (los más jóvenes estarán alucinando. No, nos hemos equivocado: 2 megas de video). Ya su primera entrega podría estar aquí, en esta sección de Nuestros mundos raros, y posiblemente lo hagamos, pero hemos querido ser originales y empezar por la segunda entrega. No sabemos por qué, pero nos engatusa su ambientación, tiene ese toque raro y atrayente, mezclado con gratos recuerdos que tan bien casan con estas entradas en, donde como ya os dijimos, se mezclan recuerdos con realidad, sensaciones con hechos objetivos.

Grim Fandango (PC)

Cuando alguien dice que esta es la mejor aventura gráfica de todos los tiempos puede haber otros que digan Monkey Island, Monkey Island 2, Loom, Blade Runner o Gabriel Knight III. Vale, sobre gustos no hay nada escrito y a nosotros también nos parecen que podrían serlo, pero si decimos Grim Fandango no estamos mintiendo, tal es la calidad de este juego. Y eso es lo grandioso. Y es que Lucas Arts se coronó con las peripecias de Manny Calavera. Lo jugamos, casi entero, en un puente de la Constitución, tras haber probado su demo en una Micromanía, y nos absorbió. Sus diálogos, trama adulta a pesar de todo no exenta de humor, sus videos, localizaciones, doblaje, personajes y situaciones, fueron majestuosos. Fue durante mucho tiempo para nosotros un estándar de cómo debía ser una aventura gráfica (otra muy buena, pero alejada, Monkey Island 4), un recuerdo imborrable, avanzadilla de otros grandes juegos pre regalos navideños.

The Legend of Zelda: Ocarina of Time (N64)

Este juego no solamente puede ser catalogado como uno de los mejores juegos de todos los tiempos sino que, quizá, pueda ser el mejor juego de todos los tiempos. Tamaña osadía solo es posible pensarlo al que jugó este juego en su momento. La Nintendo 64 es una de las consolas más entrañables de la historia, una consola que mereció mejor destino, un verdadero juguete tecnológico que, no obstante, no pudo arrancar a esos segueros que se pasaron a Psx o a todos esos jóvenes que crecieron en las 16 bits y esperaban otras cosas (así como errores propios cometidos por la gran N). Nosotros jugamos a este juego con cierto retraso, pero no os creáis que mucho más. Sus gráficos, música, ambientación, mundo abierto o casi abierto, su traslado excepcional del mundo Zelda al 3D, sus mazmorras, su colorido… Cualquier valoración es quedarse corto. Los de después (The Legend of Zelda: Majora´s Mask, The Legend of Zelda: Wind Waker, The Legend of Zelda: Twilight Princess o The Legend of Zelda: Breath of the Wild) son buenos, buenísimos, pero no son nada sin este juego. El impacto de ver esos puzles, escuchar la ocarina o sobre todo las melodías (que sonaban como nunca y que desde entonces suenan en todos los juegos de la saga), son un recuerdo imprescindible para nosotros.

Final Fantasy VIII (PC)

Recordamos con envidia las Navidades de 1999. Estábamos en el instituto y un compañero de clase, antes de las vacaciones, estaba dibujando las ilustraciones de este juego porque cuando empezaran las vacaciones, se lo iba a comprar y a enviciar (el juego llegó a España entre dimes y diretes más o menos en noviembre y entonces los jóvenes no conseguíamos los juegos en su lanzamiento ni en broma). Pues bien, pocos meses después, en febrero del 2000, salía en PC y pudimos jugarlo (no teníamos la Playstation). Salió con ciertos arreglos, caja gorda típica del PC de aquella época y a precio reducido. Y aunque la versión tenía ciertos problemas técnicos (absurdas mini paradas cuando había escenas en tiempo real mezcladas con los videos), problemas técnicos que ya tuvo el FFVII para PC, el juego nos enganchó de mala manera. Recuerdo dejar a mi hermano en casa y yo lanzarme como un loco a conseguir el juego el día de lanzamiento en la tienda Centro Mail de nuestra ciudad. Esa música, esos videos, esa duración, ese pequeño puerto pesquero, el baile en el salón, la larga batalla final, los secretos y las invocaciones… Absolutamente mágico, 100% mundo raro.

Altered Beast (Recreativa)

Ya os hablamos de él no hace tanto, en nuestras entregas de Desde el barrio contra el barrio, pero no por eso no debemos de comentarlo. Buque insignia de SEGA durante mucho tiempo, fue el primero juego de terror del afamado creador japonés Uchida. Y es que es precisamente eso, las transformaciones, así como ese ambiente de terror, lo que más nos llamaba la atención a los que tuvimos ocasión de disfrutarlo casi en su salida, allá por los tiempos de 1991-1992. Recordamos los que esto escribimos echar 25 pesetas en la recreativa, en aquellas post largas cenas de verano con los padres, y ser apaleados sin remisión, principalmente cuando llegabas al jefe final de la primera fase y el calvo te reventaba. Era un juego que, podríamos decir, nos “asustaba” lo mismo que nos atraía.

Mítico, legendario, pieza recordada de la edad de oro de los salones y de los videojuegos, otro miembro más del gran patrimonio de SEGA, recordado en el boca a boca y con esa portada ilustrada que solo en aquella época se podían hacer en videojuegos y cine (fuck you, montaje fotográfico). Infancia feliz.

Dark Souls (XBOX 360)

Ya os nombramos en estas listas de “mundos raros” la primera entrega, al menos oficiosa, de la saga: Demon´s Souls. Y si bien es cierto que Demon´s Souls es el juego de los juegos en cuanto a inicios misteriosos, construir tu propio lore, ambientación, sorpresas y un largo etcétera de impresionantes detalles, Miyazaki supo continuar en este juego todo aquello, multiplicándolo, como os dijimos en nuestras impresiones. Esos escenarios increíblemente conectados tanto en horizontal como en vertical, ese inicio, esos jefazos (¡el dragón boquiabierto!), esos personajes secundarios, la sensación de que había (y de hecho lo había), secretos por descubrir, esa fase a oscuras… Fue un mes de juego inolvidable, donde cada día, cada tarde, había espacio para disfrutar de este auténtico GOTY de su año y, por qué no, quizá GOTY de su generación. Una gran portada para la edición limitada que conseguimos. Cuando escribimos estas líneas Sekiro: Shadows Dies Twice se ha hecho con el Game Awards a Mejor juego del año. Miyazaki, un nombre propio ya de esta industria que, como tantas otras, también es arte.

Black and White (PC)

Que Peter Molyneux es uno de los grandes (creador de Dungeon Keeper, saga Fable, Populous), es indiscutible, y no es el primero que os comentamos de él, pues ya nombramos en la entrega tres como mundo raro a Fable: The Lost Chapters. Lleva un tiempo dedicándose a hacer el gurú y parece que esto de los videojuegos es secundario ahora en su vida. Como sea, este juego era uno de los grandes lanzamientos de PC del año 2001 y nos lo compramos sin dudar. La mítica fase de introducción, su interfaz (solo una mano) y eso de las criaturas (tenían una IA sorprendente para la época), causó sensación. Era un juego de estrategia en tiempo real en el que nosotros éramos un Dios y una extraña criatura gigante (una vaca, un león, etc.), era nuestro avatar sobre la faz de la Tierra que los campesinos adoraban como símbolo de su Dios (es decir, nosotros). Si no lo jugasteis en su momento, no lo podéis saber, pero el juego era cogerlo y no poder soltarlo. Si a eso le sumamos su ambiente extraño, gráficos punteros, los finales de fase (en los que el cielo se rompía), la posibilidad de volverse bueno o malo (un Dios horrible que provocaba que los campos se secaran y la muerte campara a sus anchas), ya lo tenemos todo. Esa portada magnífica reversible (negra o blanca, nosotros pusimos la blanca) es mítica en la historia del PC. Luego el juego tuvo una segunda parte, aunque no llegó al nivel de fama de esta primera entrega. Este Black and White es uno de los grandes exponentes del género que, como dijo la revista Micromanía (que le cascó un 10 de nota): “no es el juego perfecto, pero es un juego perfecto”.

Vandal Hearts (Playstation)

Aunque salió una versión PC en 1998, nosotros jugamos la versión Playstation de 1997. Estaba en inglés y nos lo prestó un amigo, pero el hecho de que fuera japonés y estilo fantasía, nos hizo jugarlo. Si no fue el primero sería de los primeros que jugamos de rol por turnos, al menos en serio, género que desde entonces nos encanta. Es lo más parecido a un juego de mesa, con los personajes moviéndose por las casillas y siendo eliminados en plan ajedrez fuera del tablero cada vez que mueren (y cuyo máximo exponente es la saga Fire Emblem, Wasteland o X-COM). Eso de jugar fases cortas sin historia hilvanada, directas, el hecho de que fuera japonés, de que tradujéramos como sabíamos o podíamos del inglés, los turnos, etc., contribuyó sin duda a que conservemos de él un gran recuerdo. Luego han salido continuaciones e incluso versiones creemos recordar para XBOX Live!, pero no ha sido lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: