Mario nunca defrauda

¿Recordáis que os dijimos que nos hemos comprado la Nintendo WiiU aprovechando que la nueva consola de Nintendo, la Nintendo Switch, ha hecho que su anterior consola baje de precio? ¿Os acordáis además que os dijimos que estuvimos jugando al juego que teníamos pendiente de años, el The Legend of Zelda: Twilight Princess HD? Pues tras haberlo terminado, porque duraba lo que no estaba en los escritos, nos hemos puesto con otra joyita, una más, de esta gran consola: Super Mario 3D World. Plataformas clásico más cooperativo. ¿Para qué pedir más?

Todas las consolas Nintendo tienen un juego de Mario en su lanzamiento. No solo es una tradición que, como tal, pueda ser respetable, sin más, sino que así, de esta forma, Nintendo siempre nos regala un juegazo que explota su hardware. Así salió Super Mario World para Super Nintendo, Super Mario 64 para explotar la Nintendo 64, Super Mario Sunshine para hacer lo propio con Gamecube, Super Mario Galaxy para Wii y su mando y… aquí falló la cosa. Un refrito de New Super Mario Bros llamado New Super Mario Bros U fue todo lo que ofrecieron para WiiU. El juego que tenía que salir era este Super Mario 3D World, pero no estaba a punto (recordad que la WiiU, una especie de Dreamcast, esto es, una consola que quería pescar en un momento intergeneracional, tenía prisa por salir). Pero cuando se anunció en el E3… dejó a todo el mundo frío: ¿no era esto otro refrito, a su vez, del juego portátil de la Nintendo 3DS Super Mario 3D Land? Sí y no. Es decir: son fases cortas, cooperativo, con vestiditos que nos dan poderes, pero logra llevar el concepto más allá. Como veis: es un sí pero no. Pero, ante todo, y que es lo que interesa, un juegazo.

La historia no es precisamente ideada por Shakespeare: en el mundo típico de Mario, unas extrañas hadas han sido secuestradas (por Bowser, cómo no, que irrumpe a lo bruto en las celebraciones), y debemos liberarlas. Así, sin más, se inicia un recorrido videojueguil clásico de los plataformas, y que hemos visto lo mismo en Alex Kidd in Miracle World (aunque sin poder movernos) que en el reciente Cuphead, que es un mapeado donde nos vamos a poder movernos para introducirnos a su vez en las fases propiamente dichas, incluyendo fases especiales y/o de bonus.

El juego, por tanto, por muy bueno que sea, no aporta nada nuevo en el apartado de saltar, golpear o juntar estrellas. Lo que sí aporta es el modo cooperativo hasta a 4 offline y los cambios de siempre de la saga de Mario pero mucho más dinámico. Los diferentes cambios de trajes, los personajes, lo desenfadado, las fases cortas y en dificultad creciente, así como los susodichos multijugador sin pantalla partida (la cámara se vuelve fija, pero sus encuadres son perfectos y se ve casi todo el escenario), etc., lo hacen muy adictivo. De las transformaciones, sin duda, la del tanuki se lleva la palma, por su poder.

Con respecto a novedades jugables, estas giran en torno al famoso mando de WiiU. Por ejemplo, hay algunas fases de Capitán Todd (que luego, siguiendo el mismo principio, será lanzado como juego independiente) donde podemos mover el mando que detecta los movimiento, o en esas o en otras fases también podemos soplar sobre el mando para activar hélices, o tocar la pantalla táctil del mando para mover bloques… En realidad es una “obligación” impuesta pero que no saca todo el jugo, cosa que posiblemente sí hubiera ocurrido de haber sido cien por cien pensado para su lanzamiento.

Audiovisualmente el juego luce impecable, sentándole a Mario la alta definición como anillo al dedo. Ese mundo colorido, unido a que las fases son pequeñas, hace que aparente genial (atención a las luces, el humo, los enormes jefes, el modelado redondeado, la cantidad de cosas en pantalla o los brillos sobre el agua y su movimiento). Otro apartado perfecto que demuestra que la WiiU apuntaba muy alto antes de truncarse. El sonido, pues bueno… los sonidos y grititos de Mario y una banda sonora omnipresente que suena por el mando y por la tele muy simpática y que acompaña perfectamente.

Y poco más. Es un juego agradable, divertido, con mucha vida (por hacer puntos, jugar con amigos, recopilar estrellas), que no supone un paseo pero que tampoco es ya esos juegos de dificultad endiablada de los clásicos Mario (¿qué juego hoy en día lo es?) y cuyo online (cosas extrañas relacionadas con los Mii), eso sí, supone una chorrada.

Un auténtico juegazo, un auténtico vicio, una demostración, una vez más, de que Nintendo y Mario es un matrimonio perfecto, una unión indisoluble. Recomendadísimo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: