Desde el barrio contra el barrio (III)

Tercera entrega de esta serie de entradas que hemos decidido titular “Desde el barrio contra el barrio” porque son videojuegos clásicos arcade de esas máquinas de bares de barrio en las que había que echar 25 pesetas para jugar solo o 50 pesetas para jugar junto a tus amigos o hermanos. Tiramos de nuevo al arcade de los salones recreativos y del cartucho. Nos centramos en esta ocasión en la gran SEGA, con tres juegos producidos por la famosa compañía nipona y, en concreto, liderados por el Team Shinobi y el mítico Makoto Uchida.

7. Golden Axe para Arcade, Master System, Mega Drive, PC y compatibles (SEGA, 1989)

Un juego lanzado en salones en junio, con toda la intención, ahora aquí en este blog en julio. Un juego clásico, clásico, un símbolo del gran patrimonio de SEGA. Nosotros siempre fuimos de su versión recreativa por lo que, era normal, nos hicimos con el cartucho para nuestra querida Master System II. Nos llevamos un chasco grande porque, a diferencia de Strider, esta versión 8 bits tenía buenos gráficos, fases, etc., que, junto con el exclusivo Golden Axe Warrior, lo hacía muy atractivo. Pero esta versión 8 bits… no era a dobles. Es decir, no es como el no menos grande Double Dragon también de la Master, un ejemplo maestro del catálogo, sino que se alternaban las fases del bárbaro con el enano, sin posibilidad de dos a la vez. Por suerte, a los pocos años jugamos a la versión PC y nos resarcimos de la decepción, del mazazo juvenil-videojueguil.

Este juego fue todo un pelotazo, aquellos juegos que SEGA dominaba como nadie, un juego de lucha original, basado en un mundo fantástico-medieval, el segundo de los juegos de este tipo para SEGA creado por el genial Makoto Uchida. La fase inicial, las magias, los enanos que sueltan botellas, el descanso en la hoguera con su musiquilla, el tema principal, ese final… legendario es poco. ¿Y qué nos decís de las extraordinarias ilustraciones? Como otros juegos de la época, la versión doméstica hizo que se convirtiera en un juego fácil y corto, pero si quieres saber por qué esta afición actual a los videojuegos debes jugarlo.

Gráficamente y jugablemente, a pesar de que ha transcurrido un tiempo, sigue estando muy bien. Las animaciones son sorprendentes y su sencillez jugable anima a repetir y repetir. Un ejemplo de recreativa para todos.

8. Altered Beast para Arcade, Master System, Megadrive, NES, PC y compatibles (SEGA, 1988)

La principal anécdota, antes de decir nada de él, es que es la primera obra de Makoto Uchida (los juegos están comentados por nosotros en el orden en el que los hemos rejugado, no en el orden de lanzamiento). Dicho esto, destacar que el juego fue un buque insignia de SEGA, un pelotazo arcade que contó con versiones para todas las consolas SEGA habidas y por haber (y con una conversión para la NES de Nintendo, ahí es nada). Y, como el anterior, sacado en mayo, rozando las vacaciones veraniegas y, con ellas, el gasto de los jóvenes. Fue la obra escogida para el lanzamiento de Mega Drive en el mundo.

Es una recreativa mítica, con ese protagonista que resucita por orden de Zeus para rescatar a Atenea de su secuestro y matar a turbamultas de demonios, cabras, forzudos, muertos vivientes y, sobre todo, lobos. Y es que matando a uno de esos lobos que salen de vez en cuando, de color blanco, conseguiremos unas esferas que nos harán más fuerte, con cuerpo de culturista. Coger más esferas hará transformarnos en bestias: lobo, oso, dragón y tigre. Y es que es precisamente eso, las transformaciones, así como ese ambiente de terror, lo que más nos llamaba la atención a los que tuvimos ocasión de disfrutarlo casi en su salida, allá por los tiempos de 1991-1992. Recordamos lo que esto escribimos echar 25 pesetas en la recreativa, en aquellas post largas cenas de verano con los padres, y ser apaleados sin remisión, principalmente cuando llegabas al jefe final de la primera fase y el calvo te reventaba.

Las transformaciones y sus súper poderes bajaban varios grados de dificultad el juego y, unido a que era corto, llevó a crítica cuando salió en sistemas domésticos. Sin embargo, conseguir transformarte no era fácil y la fase final, por ejemplo, es un no parar de morir. Sin embargo, lo compensa con la ayuda de un colega, puesto que el juego, aunque la historia no está pensada para ser de dos jugadores, sí que se puede jugar a dobles hasta el final. Sorprende que hayamos escogido este juego, pero sin ser un beat´m up al uso, tampoco es un plataformas.

Mítico, legendario, pieza recordada de la edad de oro de los salones y de los videojuegos, otro miembro más del gran patrimonio de SEGA, recordado en el boca a boca y con esa portada ilustrada que solo en aquella época se podían hacer en videojuegos y cine (fuck you, montaje fotográfico). Infancia feliz recordada.

9. Alien Storm para Arcade, Master System, Megadrive y compatibles (SEGA, 1990)

El tercero tras Altered Beast y Golden Axe del genial Makoto Uchida. Tres juegos, tres clásicos, y este, otra vez, salido en verano, concretamente en junio. Este juego siempre nos gustó, por eso de ser a dobles, y nunca lo pudimos disfrutar bien hasta que un amigo nuestro que tenía la Megadrive nos invitó a jugarlo (antes, apenas unas pinceladas arcade). Lo que no sabíamos, claro está, es que existía una versión Master System. En aquellos tiempos era muy difícil saber los catálogos de una consola y, además, no venían todos los juegos. Snif, snif. En fin…

Jugablemente sigue el esquema Golden Axe, esto es, mujer, hombre y “excéntrico”, tres personajes con sus respectivas magias y movimientos de esquive. En este caso incluso parecen compartir algunas animaciones al andar, correr (incluso hay personajillos que sueltan recargas de poderes tipo los enanos de Golden Axe). Y de Altered Beast, los monstruos horripilantes y orgánicos. Divertida es la aportación de disparo en carrera y, ante todo y sobre todo, las flipantes fases de disparos en plan shooter. La versión arcade, claro, muy superior, no tanto en jugabilidad sino en colorido, zoom, etc. Y con la posibilidad en ciertas revisiones de la máquina, el poder jugar a tres a la vez. Como siempre en los juegos de Makoto Uchida no eran muy largos ni muy difíciles.

Y permitidnos un inciso del final de este juego que enlaza con los otros tres. Era típico de su creador hacer unos finales, digamos, raros, cosa que este juego comparte, con cameos de personajes de otras sagas de la compañía, etc. De verdad, los tres finales son para enmarcar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.





A %d blogueros les gusta esto: