Sekiro paso a paso (VI): seguimos haciendo el mono

Una nueva entrada y una nueva parte de la guía que estamos haciendo sobre Sekiro: Shadows Die Twice. En esta parte seguiremos bajando y bajando hasta tocar fondo (esperemos que metafórica y no literalmente). Si creíste que ya habías visto todos los monos del juego, estás muy equivocado. Te damos la bienvenida a Sekiro: Monkey Bussines.

Descendiendo hacia Monkey City

Saltamos enfrente, cruzando el abismo con el arpón. Seguimos y seguimos por las ramas hasta que encontremos un ídolo de escultor. Ahora, giras y te lanzas hacia el fondo, donde están un par de enemigos, das un salto y te agarras al bordillo, vuelves a subir por otro bordillo y cruzas un saliente de los que hay que ir pegado a la pared, para así llegar a una zona donde, tras cargarte a otro enemigo, encuentras una cuenta de oración. No solemos desviarnos pero esto nos pareció importante decírtelo.

Bueno, de regreso al ídolo nos lanzamos ahí abajo y ya estamos en el Valle sumergido. Ahora, utilizando ramas y dejándote caer, deberás llegar a tocar suelo, y sabes que vas bien porque los putos traen rifles y cañones. Debes llegar a un ídolo que se llama del Valle sumergido que está frente a un precipicio desde donde se aprecia una cabeza de Buda gigantesca y espectacular entre la nieve. Sí, lo que estás pensando: hay que ir allí.

Hay tiradores por los alrededores y en esa fogata hay un mini jefe, un Ojos de la serpiente. No sabemos si es obligatorio o no, pero nosotros nos lo cargamos con la siguiente estrategia: lánzate con el arpón, rápidamente, pasando de los tiradores, y llegas a la plataforma donde está el mini jefe. Ahora, la clave es ser muy violento, con especial atención a sus kanji (ante la duda, salto con doble X). No deberían de molestarte mucho los tiradores. Luego, tras la primera barra, petardos + R1, así todo el rato, hasta que le cargues la postura y te cargues a Ojos de la serpiente. Puedes probar también, en la primera barra, con cenizas, pero este material nos será valioso más adelante en el juego, por lo que te recomendamos probar “normal” y así ganar verdadera experiencia de batalla: la de que te hagas cada vez más con los controles.

Seguimos por esta helada fase

Lánzate a la izquierda y, tras un pasillito estrecho, llegamos tras esquivar disparos mil, y cruzamos el puente. Engánchate a la rama y sigue ascendiendo mientras diferentes tiradores te complican la escalada. Cuando llegues a “tierra” firme, ve al fondo, ligeramente a la izquierda, donde se ven unas tablas y métete en la cueva. Cuidado con los que están dando por culo por ahí y cuando encuentres el ídolo del escultor, justo antes de un puente de tablones de madera, descansa (ídolo Fuerte del cañón). Y ahora, un mini jefe: un híbrido hombre ciempiés.

No le vamos a hacer una sección, simplemente con R1 sin dejarle respirar y, cuando le toque a él, L1 todo el rato, por lo que su barra de postura se cargará muy rápido y caerá a la primera o, acaso, a la segunda. Créenos. Abre la puerta con la llave para ir al siguiente tramo.

La serpiente… ¡qué “zusto”!

Nada más te atrevas a cruzar el puente… ¡susto! Otra vez la puñetera serpiente gigante que parece la de Conan, el bárbaro, la peli de 1982. Caerás al agua, así que nada todo lo rápido que puedas para entrar en la cueva y descansar en el ídolo del escultor. ¡Uf!

Sal de la cueva al exterior, enganchándote a las ramas. Verás unas magníficas, otra vez más, esculturas de Buda. Debes descender usando el arpón. Cuidado porque ahora, como si hubieran salido de El planeta de los simios, los jodidos monos llevan armas de fuego (WTF?). Avanza por este lado y sabrás que vas bien cuando veas a un grupo de monos que, sencillamente, pueden ser catalogados de manifestantes o trabajadores en huelga. Nosotros nos liamos a palos con ellos, entre caídas de fps por un tubo, y los vencimos fácilmente (no van ni armados).

Desde aquí ve por las manos de los Budas hasta llegar a un lugar del que tendrás que escalar y ya estarás frente a un ídolo del escultor, el del Valle Bodhisattva. Pues bien, aquí hay dos opciones: o al espacio amplio ese donde una especie de Yeti o Copito de nieve está haciendo algo raro o sigues para adelante, tirándote hacia abajo para llegar al fondo, donde las aguas estancadas verdosas. El camino “obligado”, supuestamente es este último. Sin embargo, nosotros nos fuimos para el Yeti, que resultó ser… un jefe.

¿King Kong contra Godzilla? No, King Kong y Godzilla todo en uno

Este jefe tiene un amplio escenario, ¿verdad? Pues te va a faltar espacio.

Nada más bajar ve rápidamente para él y tírale petardos, ataca (gira para que no te aplaste), petardos otra vez, ataca (gira para que no te aplaste), etc. Ya ha muerto. Muy bien. Ahora date media vuelta y… ¡un momento! ¿Qué cojones pasa aquí? ¡Que se levanta el zombi mono!

Pues sí: segunda fase del combate con un mono sin cabeza y espada y mucha mala leche. Hay muchas formas de vencerlo (faltaría más), pero la forma más efectiva, y cobarde, es una forma lenta: atacar cuando se lance, cual serpiente, por el suelo. Solo tienes que tener cuidado con su grito que te produce terror. Fíjate bien en el kanji y te alejas corriendo. Mira el video que vale más que mil palabras:

Guarda en ese ídolo. Si te metes en la cueva encontrarás una florecilla, que es lo que guardaba, amoroso, para su novia. Qué tierno, ¿verdad? Ya hablaremos más delante en la guía de esta… “ternura”.

Venenos + serpientes

Desde el ídolo de antes de este jefe, baja ahora por los bordillos y ramas hasta el fondo verdoso. Al lado de unas lucecitas y cuervos volando hay un oferente. El camino que debes seguir es por su derecha (hay una cueva). Ese camino es para conseguir un objeto de uno de los finales del juego y para después poder matar a la puta serpiente definitivamente. Si quieres saber cómo, mira este video:

Como ves en el video esta zona se trata de esquivar los espíritus y a la serpiente para, al final, distraerla con el mono al que debes controlar con el ninjutsu del titiritero. No tiene pérdida: sigue los humos y después izquierda todo el rato. El video es bastante claro (el segundo paso, a partir del minuto 03:50 aproximadamente).

Al final, tras coger las vísceras secas del altar, sube por el bordillo de la izquierda mirando hacia la puerta bloqueada por el cuerpo de la serpiente (por el techo) y no pares hasta salir al exterior, a un ídolo.

¿Hasta los huevos de ver monos? Tranquilo, que no has terminado…

Nada más levantarte del ídolo Charco de veneno, si es que has descansado, escala por la derecha del Buda (tramo espectacular este, lleno de estatuas gigantes, ¿verdad?), cárgate al del cañón, y baja de nuevo al ídolo sin descansar. Ahora, ve por la izquierda, todo pegado por la pared y agachado. En un momento dado, verás a un mini jefe Ojos de la serpiente de perfil que te espera, otro como el que nos cargamos en su momento, mirando a tu derecha. Pero no te ve y no es obligatorio. Ahora tienes dos opciones: te tomas un caramelo Gachiin que te vuelve invisible, sigues adelante agachado, te metes por la cueva de la izquierda a su espalda y ya está, se acabó este tramo o decides acercarte por la espalda y quitarle la primera barra. Entonces, hecho esto, el tipo ya se ha percatado de tu presencia e irá a por ti, retrásate para que el fusilero que está en el islote no te vea, y ahora petardos + R1, así todo el rato, hasta que le cargues la postura y te cargues a Ojos de la serpiente. Tú eliges.

Como sea, no tardarás en encontrar a un moribundo en esa cueva que te cuenta cosas raras e inquietantes, por lo que sería ahora buena idea hacer una copia del savegame en un USB. Sigue para adelante que ya verás qué risas, ya…

Mi mono Amelio y yo: rey Kong te saluda… otra vez

El mono sin cabeza sigue ahí, el hijoputa. Ahora tendrás que enfrentarte a él en su versión sin cabeza y por fuerza: a diferencia de la primera vez, es obligatorio. ¿Por qué en el video ves que, a diferencia de la táctica que usamos de mantener la distancia, ahora somos más agresivos? Porque cuando le quites la primera barra, llamará… a su novia. Por eso te habíamos dicho lo de la ternura. ¿A qué ya no te parece tan tierno? Es una historia de amor made in From Software.

No te vamos a describir cómo vencerlos porque son patrones ya vistos en el anterior combate. Lo único es que fíjate en el video cómo en las dos primeras fases estamos atacando como posesos y después ya, en la tercera, somos conservadores. Pero si no eres violento, sobre todo cuando aparezca la mona, a la cual se le carga la postura muy rápido, estás muerto. Dos cosas a tener en cuenta: cuidado con el terror de nuevo y usa petardos con la mona, si es posible, alejándola del novio.

Una vez vencido, ya puedes usar el ídolo de ahí mismo. Sigue por el único camino posible utilizando el arpón. Aquí todavía hay fiesta: ninjas espirituales. Pero un poco más avanzando y ya hay otro ídolo del escultor. Graba ahí.

Caminito lioso si no sabes lo que haces

Aquí, con toda esa bruma que recuerda a una fase de Dark Souls II, que parece un vagón de fumadores de un tren, podemos llegar a despistarnos. Hay además enemigos y perros e incluso unos tiradores, etc. Pero no hay pérdida si tenemos claro dónde seguir.

Avanza y verás en un momento dado una casa a tu derecha con unos cuantos tipos espíritus (¿jugando al parchís?). Sigue recto y sube una cuestecita (cuidado con los perros) y llegará un momento en que no puedes avanzar. Ahora escala y, cuando veas la pared azul y blanca que te mostramos en la foto, no vayas por la izquierda sino por la derecha, en donde te encontrarás un mini jefe rodeado de monos (otro borracho).

Si no quieres líos, salta abajo y pasa de él, saltando al tejado del edificio que verás enfrente de ti (es el mismo edificio donde estaban los espíritus jugando al parchís pero por arriba).

Allí arriba busca un agujero.

Molinete segunda parte

Cuando creíamos que el mítico y legendario Molinete del Dark Souls original no tenía parangón, Miyazaki nos regala su segunda parte: Noble de la niebla. Eso no significa que su diseño y situación (tocando la flauta, el misterio de por qué está haciendo eso, etc., no sea genial).

Tan sencillo como lanzarte desde al agujero del techo y eliminarlo en una ejecución o dale de hostias, si es gilipollas, qué más da. Sí, como lo oyes. La niebla se disipará, así como el resto de personajes y ya podemos continuar.

Ya solo tenemos que avanzar y llegaremos a la aldea de catetos Mibu.

Próximamente, el resto del recorrido. Por cierto, cualquiera es libre de copiar esta guía, pero por favor, di de dónde la has sacado si lo haces. Solo eso pedimos. Nos vemos.

1 Response to “Sekiro paso a paso (VI): seguimos haciendo el mono”



  1. 1 Sekiro paso a paso (IX): fin + recapitulando | Frikadasmil Blog Trackback en julio 10, 2019 a las 9:25 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: