Sekiro paso a paso (V): monjes y monos

Siguiente entrada del paso a paso. Te crees fuerte porque has hecho hincar la rodilla a Genichiro. No te faltan los motivos de orgullo, pero no te confíes, que seguimos en este juego con, una vez más, fases llenas de tipos con mala leche, mini jefes y jefazos. Venga, vamos allá.

Cositas (obligadas) antes de continuar

Saluda a Emma al lado de la puerta y desciende. Allí te espera Kuro, el niñato al que servimos. Descansa ahí si quieres, en el ídolo del escultor. Por donde se ve la silueta de un tipo como si fuera el cadáver de una peli de Hollywood, en la pared, podremos hacer un enlace al Templo desolado (cómo mola esto, ¿no?). Bueno, hablamos con Kuro y decidimos obedecer el código de hierro (da igual lo que se escoja, que conste). Ahora lo suyo es ir a hablar con Isshin Ashina, que es un tipo muy sospechoso, el señor de todo el castillo, familiar del puto Genichiro, y que al parecer fue el que tuvo la ocurrencia de la sangre del Dragón, etc.

Pero bueno, a lo que vamos: ¿y cómo vamos hasta Isshin Ashina? Pues subes las escaleras de por ahí y sal por la ventana. El objetivo es, una vez más, seguir los humos rosados. Es fácil, es un tramito pequeño. Entra por la habitación y habla con él. Luego regresa (por las ventanas), y resulta que hay una carta para finalmente hablar con Emma: el capullo de Kuro está en la biblioteca (vete a tomar por culo, Kuro). Si en este momento venciste a Dama Mariposa, dale la gota de cerezo que te subirá las resurrecciones. Hay que preguntarle por flores, piedra, etc., lo que sea hasta que tengamos que viajar.

Hacia el Templo de los monetes            

¿Te acuerdas de la vieja asomada en el puente al lado del ídolo Castillo Ashina? Engánchate como Spiderman y te vas al puente que está frente a ti. Allí mata a los que te encuentres y encarámate en lo alto de ese edificio con las puertas cerradas. Sabrás que vas bien porque allí verás a un gordo campanero con perros. Tú mismo, pero mejor tírate al fondo, esquívalos y ve por el único camino a salvar al lado de unos oferentes en el ídolo Entrada a Mazmorra abandonada. Mira bien qué vende que a veces son cosas buenas, como calabazas especiales o semillas.

Aquí tira recto por el único camino que hay. Puedes coger objetos o hacer lo que tú quieras, pero la zona no es muy peligrosa a excepción de que los enemigos que mates se volverán a levantar en plan zombis. El punto clave está tras descender unas rampitas en las que llegarás al ídolo Canal subterráneo.

Tírate al agua, con cuidado de los putos peces, y sal a tierra donde hay un gilipollas vigilando desde lo alto. Sigue avanzando y llama al ascensor.

El país de los monjes locos

Nada más llegar escucharás una voz que te habla: Genichiro. Es broma.

Luego de la conversación, salva en el ídolo del Templo. A la derecha, tírate y, después de hablar (o no), con un Npc que hay por allí, vete a la izquierda. Te recomendamos que te escondas en la hierba de la derecha para esquivar a esos monjes locos.

Tirando por la derecha y oculto en la hierba esquiva al que vigila y verás ahora unas largas escaleras con una procesión semanasantera enorme de monjes. Quedas advertido: son fuertes y todos juntos te pueden dejar el culo como un bebedero de patos. ¿Qué hicimos nosotros? Nos liamos a hostias y, ya al fin, rodeados, corrimos hacia la puerta y cuando llegues allí, a la izquierda, te enganchas en un agujero y te cuelas dentro. Allí dentro mata a las putas cucarachas asquerosas, baja por las escaleras y corre todo lo que puedas hacia la ventana del fondo, en donde te encontrarás un enorme árbol. NOTA: si quieres echarle huevos, detrás del tipo sentado que parece dirigir la oración, y que es un invoca bichos, hay una semilla de calabaza.

Allí afuera ve enganchándote en las ramas hasta llegar a una zona con una casita, hierba para esconderte y, aparte de monjes, unos tipos con lanzas dobles que te revientan. Hazlo como quieras, pero tu objetivo es ir al puente roto y saltar de frente para meterte en esa cuevecilla y… ¡salvar en un ídolo! ¡yeah!

Seguimos con peligros mil

En esta nueva zona nos vamos a dedicar a la escalada. Desde el ídolo, ve por la derecha, despacito y subiendo poco a poco matando a cabezones con sombrero que pueden darte bastante por culo, pero que no son muy difíciles (aunque uno de estos mamones envenena…). Una vez arriba, engánchate a la rama y luego a tierra firme. Allí verás un puente cubierto sospechoso… ¿no? Pues sí.

Los puentes de Madison versión From Software

En la afamada película Los puentes de Madison de Clint Eastwood, la protagonista quiere irse de Madison y aquí también hay que hacer que ese pedazo de guerrero que te impide el paso se vaya… pero al abismo. El nombre del mini jefe es una oda a la imaginación literaria: Guerrero con armadura.

Este combate tiene truco, porque no vale con matar a este mini jefe, sino tirarlo por el puente. Mira el video porque es lo mejor para conocer la estrategia (ya sabéis que de los mini jefes no solemos grabar videos excepto que tenga algo especial que merezca la pena ver). A diferencia de otros jefes, mejor guarda espacio (es un combate que puede hacerse estilo Souls, lo malo es el rango de su arma gigantesca) y cuando tengas hueco usa el hacha, que parece que le carga bastante la postura. Sé listo y dale el golpe final cerca del borde del puente.

Salva en el ídolo y ahora, una vez más, eres libre de explorar, pero nosotros te vamos a decir el camino para llegar a tu objetivo sin líos. No bajes las escaleras sino que tírate al tejado que tienes abajo. Desde allí ve de tejado en tejado hasta que llegues al edificio ese que ves a lo lejos tras unas escalerillas y desde cuya altura hay un patio. Pues bien, busca por ahí unos salientes/ramas por los que ir escalando hasta arriba. Una vez que estés arriba, sigue subiendo las escalerillas hasta que llegues a una gran mansión y entra por la puerta que te encontrarás cerrada a la derecha y que custodia un tipo con cuernos. NOTA: ni qué decir tiene que esto está lleno de enemigos que no te van a dejar en paz… También podrías hacerlo tirándote al patio y saliendo por la puerta lateral abierta, subiendo al lado de esa hoguera y esquivando, una vez más, a ciento y la madre.

Salva dentro. Ahora vete al altar y toca la campanita (si no vences a Genichiro, aquí es lo máximo que puedes hacer, no podrás tocar la campana). La campana, por cierto, te lleva a un jefe particular.

Haciendo el mono

Este jefe es de una gran originalidad, puesto que es más un puzle que otra cosa. De hecho, nada más empezar, te darán una campana en la que puedes reiniciar las posiciones originales de los tres monos que tendrás que matar. Porque tienes que matar a tres monos… del biombo.

Nada más empezar, vuélvete invisible y date la vuelta y mata al mono invisible que por allí anda. Ahora toca la campana porque el mono del tejado te ha visto.

Ahora cuélgate del tejado de la derecha y empala por detrás al mono de fuego. Ahora cuélgate rápido a las ramas y mata al mono de verde. Para ello lánzale petardos para aturdirlo (en el video a nosotros se nos escapó y lo cogimos después reiniciando con la campana las posturas).

Como sea, cuélgate enfrente y gira a la izquierda a toda velocidad. Abre la puerta y apaga las velas. Ahora sal fuera, cuélgate de las ramas de enfrente y al techo. Ve a la izquierda y tírate por el agujero del techo. Mata al puto mono. Y fin.

Después del combate aparecerás en una zona especial. Allí tendrás que hablar con la niña para que te de la espada inmortal.

Vuelve con Kuro y dale la espada inmortal. Vámonos ahora hacia las profundidades del juego, nunca mejor dicho.

Continuando: hacia lo hondo

Vuélvete al ídolo Torre Superior- antesala en el que estaba el samurái ese dando vueltas, mátalo una vez más y donde está el otro samurái con la vieja de la campana, lánzate por el agujero y engánchate antes de darte la gran hostia. Aquí verás a mucha peña. Tienes que meterte por la habitación que está custodiando el samurái. Allí, aparte de un cofre con otra prótesis, tendrás que abrir un portón y, acto seguido, tirarte al agua. Nada hacia el puente y te enganchas en una rama a mano izquierda y después otra vez a la izquierda, a salvar a un ídolo.

Desde ahí date media vuelta y ahora sí cruza el puente, el portón y ve por el bosquecillo, matando a unos simpáticos monetes que son el preludio de los putos monos que te encontrarás más adelante. Como sea, salva en el ídolo de nombre inquietante titulado… Santuario de la serpiente gigante.

Próximamente, el resto del recorrido. Por cierto, cualquiera es libre de copiar esta guía, pero por favor, di de dónde la has sacado si lo haces. Solo eso pedimos. Nos vemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.





A %d blogueros les gusta esto: