Sekiro paso a paso (II): metiéndonos en harina

Continuamos con la guía de Sekiro: Shadows Die Twice, esta vez con nuestros primeros mini-jefes y nuestras primeras decisiones (¿tiramos por aquí o por allí?). Un juego satisfactorio fácil de jugar y de entender pero difícil de manejar y de superar. El señor Lobo, al igual que el señor Lobo de Pulp Fiction, continúa “desfaciendo” entuertos y asistiendo a “menesterosos”.

Empieza lo bueno (y lo malo, claro, que a este juego hemos venido a sufrir)

Avanza y vence a los primeros enemigos aprendiendo del tutorial lo de la postura y después vence a los siguientes aprendiendo del tutorial a desviar. Importante: a diferencia del “parry” de Dark Souls o Bloodborne, no hace falta un “timing” perfecto, esto es, justo cuando vaya a tocarte el golpe darle a L1. No. Muchas veces un enemigo va dando 3-4 hostias sin parar y tú puedes estar dándole sin parar a L1. NOTA: esto es un tutorial, cuidadito que los enemigos irán haciéndote más adelante del juego amagos, golpes fuertes, etc.

¿Has aprendido cómo se hace? ¿Sí? ¿Seguro? Pues ahora te va a recibir el primer mini-jefe: un tal Yamaguchi. Ahí tendrás que aprender a contragolpear. No te queda otra. Sentimos no ser de más ayuda pero no es muy difícil (aunque seguramente te mate), pero es que si no dominas esto… En esta guía, por cierto, no vamos a poner todos los mini jefes, sería absurdo. Los jefes con Trofeo y video, sí, pero no estos. La única excepción es que haya alguno obligatorio que tenga, digamos, “truco”, o que sea especialmente complejo (que lo son la mayoría, pero nos referimos a que sean ya de otro nivel de dificultad).

Seguimos.

Una vez vencido no puedes entrar por la puerta. Sigue por el techo y o bien te cuelgas por el puente por abajo o sigues por el puente por arriba, a tu elección.

Como sea, avanza por la izquierda del puente bajando y llega a esa puerta y usa el silbato. Vendrá Kuro… y un colega al que odiarás en el juego: Genichiro. Este será tu primer combate con él pero no pierdas el tiempo: es el típico combate de From Software en el que pierdes sí o sí, solo que esta vez no solo perderás la honra sino el brazo. Esta es la forma tan graciosa que tienen los de From Software de decirte: “ya ha acabado el tutorial. Bienvenido, gilipollas” (risa malévola).

Templo desolado o el Nexo de Demon´s Souls, el santuario del fuego de Dark Souls o el sueño del cazador de Bloodborne

Este lugar es un lugar central, un lugar en el que vas a pasar mucho tiempo yendo y viniendo para subir de nivel, hablar con NPCs, etc.

Tras recibir el brazo vete fuera y ahí está el primer ídolo (la hoguera de los Souls). Si subes la cuestecita verás a Hanbei el inmortal. Este tipo es muy, muy útil. Te recomendamos que, ya que no puede morir (ya veremos que esto es mentira conforme avancemos en el juego), practiques con él las técnicas, sobre todo cuando avances más y desbloquees los contraataques y los giros. Es imprescindible el practicar con él, no está ahí de adorno. De hecho, en muchos jefes que no podíamos pasar, veníamos aquí, practicábamos con él tanto alguna lección concreta como lucha libre, y al ir caliente de nuevo al jefe lo pasábamos. Conforme ganas nuevas técnicas él también las desbloquea y te puede enseñar. Ese templete se supone se llena de regalos divinos, pero a nosotros nos ha regalado menos que el Ministerio de Hacienda. NOTA: Cuando vuelvas otra vez aquí estará Emma, la que te sube la calabaza de nivel para beber más o recuperar más. Además, es un personaje importante de la trama. NOTA 2: En cuanto puedas, aprende la habilidad Contraataque Mikiri sí o sí, así poder llevar más emblemas. Avisado quedas.

Alrededores de Ashina: tu primer reto de verdad

Sal por la puerta principal desde el Templo y con el arpeo del brazo practica la escalada. NOTA: nosotros vamos al grano, pero, obviamente, eres libre de explorar y buscar objetos.

Activa el ídolo que te encuentras y baja. Ahí habrá un enemigo de espaladas. Efectivamente, te está pidiendo que lo mates sigilosamente. Más te vale quedarte con esto de matar sigilosamente porque si no vas a pasarlo mal en el juego, ojo… Aprende también cómo coger objetos en el juego (sí, nosotros también pensamos lo mismo: somos una puta aspiradora ninja… ¿lo hacemos con nuestro ano-ninja?).

Avanza matando peña hasta que te puedas subir en un tejado y veas una puerta abierta y vigilada y llena de más peña. ¿Puedes atacar a lo loco? Puedes. Pero el juego, una vez más, te está diciendo sin decir lo siguiente: “practica el sigilo, practica el colgarte de las ramas en plan Batman, practica lo novedoso”.

Como sea al cruzar la puerta y matar a un par de perros, tedrás ahí otro ídolo (Muro exterior). Bendito Sekiro que te marca dónde grabar… ¿Ves esa casa-puente que tiene un agujero en el centro? Ahí dentro hay una herramienta, la cual se convierte en el shuriken si se la llevas al escultor. Ahora puedes ya comprar emblemas, el “combustible” que necesita para funcionar.

Ahora vuelve al ídolo del Muro exterior y tendrás que tomar una decisión: ¿me enfrento al mini jefazo que hay en la zona o paso de él? El jefe está pasado los perros y el portón. Como eres nuevo en Sekiro estás pensando qué para qué te vas a meter en ese follón. Pues Sekiro es así: el jefe este opcional te da una semilla de calabaza para subir de nivel la recuperación de vida y una cuenta de oración (recuerda: son necesarias 4 de estas cuentas para subir vitalidad y postura. NO PUEDES SUBIR FARMEANDO, SOLO ASÍ). ¿Qué harás? Es tú decisión, pero te aconsejamos lo siguiente: siempre que haya un mini jefe o jefe y tengas que pasar por una zona llena de gente o, como en el caso de los mini jefes, está rodeando de gente, dedícate a limpiar el camino o a limpiar la zona de gente y, antes de enfrentare al jefe, salte del juego para que se grabe. Y ahora haz una copia de la partida guardada en un USB. Así podrás siempre cargar el combate y no tendrás que limpiar la zona una y otra vez. Sí, de acuerdo, estás pensando que es una cobardía, que eres un shinobi con honor y tal, pero anda que no es útil esto, ¿verdad?

Seguimos para bingo

Decidas lo que decidas, sigue por donde conseguiste tu primera arma para prótesis. Súbete al techo, mejor que mejor, y echa un vistazo. Hay una torre y una gran extensión de terreno, con unas patrullas que, valga la redundancia, patrullan la zona. A la izquierda hay un tipo con un rifle, el más peligroso. A partir de que te quites ese de en medio… tú mismo. Lo suyo es con sigilo o, en plan Batman, matas y te escondes, matas y te escondes. Tu objetivo sería irte al fondo a la izquierda de esa casa en ruinas que ves frente a ti. Sabrás que vas por buen camino porque te encontrarás con un moribundo. Habla con él y después con su madre que está en la casa que te decimos, la cual te dará una campanita que desbloquea una zona secreta y que ahora te diremos para qué es. NOTA: en el piso de abajo, junto con objetos al romper las cajas, hay dos… ¿gallos? “Como el gallo de Morón, como el gallo de Morón, sin plumas y cacareando por eso canto esta canción”. OLÉ.

No sigas por el camino, ya que un tipo con un cañón desde lo alto de ese gran edificio al que tienes que llegar en plan fortaleza te revienta. Lo suyo es que vuelvas por el caminito hacia arriba y gires a la derecha en cuanto puedas. Desde el bordillo te tiras abajo, te subes a la rama y desde allí sigues avanzando. En un momento dado te podrás enganchar al tejado del edificio. Subes y coges por la espalda al del cañón y listo, a tomar por culo. Te soltará pólvora negra para mejorar la prótesis. NOTA: Antes de irte a por el del cañón, por ese camino por el que vas para esquivar al del cañón, si subes la montaña encontrarás tu primer Oferente, unos vendedores que venden cosas muy buenas. Si no sabes dónde, mata al del cañón y mira de frente por donde apuntaba y allí en lo alto de esa montaña está. Es imprescindible porque vende los barrenos para tu prótesis, que te facilitarán mucho la vida. Mira el video por si no te aclaras.

Desde las alturas donde mataste al del cañón, cárgate al del rifle y cuidado con el otro. Sigue subiendo hasta que te tengas que colgar de un techo. Desde aquí vete recto al ídolo Muro exterior escaleras, eso sí, con cuidado del gallo del camino.

Que viene el coco, perdón, el ogro

Bien. Ahora desde esta estatua vamos a asistir a la aparición de otro mini jefe: ogro de ojos rojos. Es débil al fuego, por lo que si le pegas fuego con tu prótesis de fuego en caso de tenerla, podrás marearlo de vez en cuando. Sin embargo, te cuento lo que nosotros hicimos: lo primero, y tras levantarnos de la estatua, colgarnos en la rama y escuchar la conversación (si ya la has escuchado, cárgate al más duro desde arriba y al otro de manera normal).

Bien, ahora sube las escaleras y verás el ogro atado. Comienza a golpearle y se soltará (si no le golpeas, también se libra, pero así ya le hemos dado un par de palos por adelantado). Desciende las escaleras para que te siga separándote bastante los escalones (ya que si te quedas arriba hay uno más arriba con lanza que te perseguirá). Y ahora, nuestro consejo: círculo, círculo, círculo, círculo una y otra vez mientras giras a su alrededor y golpeas con R1. A nosotros, así, ni nos cogía, ni nos golpeaba, ni nos daba una patada, ni nada de nada. No nos dio casi ni un toque, de verdad. Eso sí: procura tener al menos un resucitador porque el brazo se cansa (no es coña), y ahí es cuando te puede soltar un sopapo y arrancarte la vida entera. Así nos lo pasamos, te lo prometemos. NOTA: Antes de nada, perdón por no poner el video porque merecía la pena pero la Play no lo grabó (sus muertos); te prometemos que es verdad y que lo que hemos escrito fue como lo pasamos. Somos muy pesados pero ya sabéis que en nuestras guías nos da igual explicar las cosas aunque sean con tácticas más valientes o más cobardes, que no tenemos nada que ocultar, pero no hemos podido mostraros el video. Y segundo, sería buena idea, antes de luchar con el ogro, ir al Templo Desolado y practicar con Hanbei, el inmortal, lo que es el esquive de agarre y el paso lateral. De verdad, practícalo con él e irás “caliente” a la pelea.

Una vez vencido sube por el agujero y métete ahí. Encontrarás una semilla de calabaza, por lo que es buena idea regresar con Emma.

Próximamente, el resto del recorrido. Por cierto, cualquiera es libre de copiar esta guía, pero por favor, di de dónde la has sacado si lo haces. Solo eso pedimos. Nos vemos.

1 Response to “Sekiro paso a paso (II): metiéndonos en harina”



  1. 1 Sekiro paso a paso (IX): fin + recapitulando | Frikadasmil Blog Trackback en julio 10, 2019 a las 9:25 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .




Categorías


A %d blogueros les gusta esto: