Predator Saga Parte I

Últimamente estamos que lo tiramos con entradas relacionadas con el cine y, en concreto, con las sagas, nuestras entradas favoritas sobre el tema. Así que, teniendo como tenemos ya entradas clásicas de películas de ciencia ficción, nos hemos dicho… ¿y por qué no unas entradas, aprovechando la reciente puesta a la venta de su última parte, de toda la saga del cazador más rarito de la historia del cine? Descubrid con nosotros las costumbres del marciano jamaicano.

Predator, o Depredador en España, según el traductor quiera o no traducirlo al español (antes era La guerra de las galaxias y ahora Star Wars), son una serie de películas en las que el protagonista es una especie de cazador futurista, miembro de una especie de sociedad tribal extraterrestre que envía a sus mejores jóvenes a luchar para hacerse con un puesto en dicha sociedad. O, al menos, eso se sustrae de los diferentes largometrajes. En la moda de los monstruos, que ya inauguró Alien, Fox se sacó del sobaco a otro monstruo destacado que, al poco, y sobre todo gracias a su primera entrega, hizo fortuna y recorrido, aunque siempre con más irregularidad tanto artística como recaudatoria que su alter ego Alien.

Vamos a dividir la saga en dos partes: las tres más “antiguas” (Depredador, Depredador 2, Predators) y la más actual (Predator), más un extra, como siempre solemos hacer, aunque más bien esta vez podemos hablar de dos. Ya lo veréis.

Una vez más, y antes de empezar, recordaros que en este blog siempre vemos las películas en versión original subtitulada y en la mejor calidad posible, en este caso Blu-ray, así que si hay alguna palabra o término diferente al que recordáis puede ser debido a esto.

Depredador (John McTiernan, 1987)

Formando parte de la extraordinaria trilogía inicial de McTiernan (La caza del Octubre Rojo, Depredador y La jungla de cristal), esta película fue un pelotazo. Buena culpa lo tienen tres elementos: elenco actoral, el técnico y el diseñador de la criatura. Bueno, y esa época magnífica de los 80s, donde el Cine de palomitas arrasó siempre, y bien, en taquilla. De hecho, esa música de Silvestri con ese inicio y los créditos abajo es ya una declaración de intenciones de lo que vamos a ver: acción y diversión y no coñazos sesudos tipo Nolan. Recordamos cuando niños, en el colegio, cuando la televisión iba a emitir un pase y todo el colegio estaba revolucionado porque esa noche “echan Depredador”.

La película trata sobre un grupo de mercenarios que, supuestamente, tienen que rescatar en una selva de América Latina a unos rehenes. Sin embargo, cuando están allí, son atacados por un cazador implacable e invisible que amenaza con acabar con todos y que más bien parece una criatura fantástica que una persona concreta.

Arnold Schwarzenegger es la cabeza visible del reparto. El gran Arnold, asociado siempre al Cine de palomitas del bueno (Terminator, Conan el bárbaro, Desafío Total, El último gran héroe, Los gemelos golpean dos veces, Danko: calor rojo…), tiene aquí una de sus mejores y más afortunadas películas de acción. Si bien es cierto que el monstruo se impone, no es menos que tiene el extraterrestre su buen contrapunto en la figura del austríaco. Pletórico de músculos, joven, en su mejor época, pero no exento de oficio como conocedor del género, su liderazgo del grupo está fuera de todas dudas. ¿Y de qué grupo hablamos? Pues del grupo, lo primero es destacar, cómo no, a otro grande: Carl Weathers o, si lo preferís, el gran Apollo Creed, el enemigo de Rocky y luego personaje recurrente de la misma saga, conocido también en papales como Caza salvaje, entre otros muchos personajes populares como Acción Jackson (vale, y como poli de reparto en Encuentros en la tercera fase). Para no nombrar a todos, destacar también a Jesse Ventura, de imposible barbilla, que ya había participado con Swarzenegger en Perseguido, de ese mismo año 1987, aunque este es su primer papel después de dejar la WWF, más allá de videos. Pero también sale en frikadas múltiples como Demolition Man o Tres granujas en la liga, o en otras en mini papeles casi sin acreditación, como Agárralo como puedas o Batman y Robin.

Pero actor más completo, y no solo de acción, es Bill Duke, que realiza un papel extraño (como su propio físico), pero convincente. En realidad, todo el grupo está muy bien definido. Duke también fue un “hombre Arnold”, al salir en Commando en el 85. Pero es un actor conocido por sus películas, pero como director, bien valorado en general por la crítica, como Separados por accidente, Hampones, Redada en Harlem, etc. Sonny Landham, otro hombre de acción, de papeles pequeños pero de gran calado en al aficionado, algunos de ellos como en The Warriors, Límite: 48 horas, Encerrado, Doce del patíbulo: la siguiente misión, etc. (y sí, también un papel en Acción Jackson, con Weathers), pone un contrapunto cuasi extraño, de origen nativo americano. Por último, Elpidia Carrillo, la muchacha secuestrada y luego obligada a seguirles, actriz mexicana destacada en papeles como Salvador o Nueve vidas. Bueno, hemos dicho “por último”, pero queremos nombrar a otro actor del elenco, Shane Black. Sus papeles en divertimentos como Depredador, Estamos muertos… ¿o qué?, Robocop 3 e incluso en mini papeles como el que le facilita McTiernan en La caza del Octubre Rojo, pasan desapercibidos. Por lo que es conocido y reconocido es como guionista. Efectivamente, seguro que has visto sus películas, pues desde este 1987 comienza: la tetralogía Arma letal, Una pandilla alucinante, El último Boy Scout, El último gran héroe, Kiss Kiss, Bang Ban, Iron Man 3, Dos buenos tipos y la última de Predator. Muchas de ellas, incluso dirigidas por él. Como veis, mucho de los mejores momentos de la acción y la diversión a partes iguales nos la ha dado este actor nacido en Pensilvania.

Pero si algo llama la atención es el verdadero protagonista, mucho más que el gran Arnold que hemos ya comentado: el propio Predator. Diseñado por 4 grandes especialistas de la historia (la compañía de Greenberg, entre otros), es obra sobre todo de Stanley Winston, especialista ganador de 4 Oscar por Terminator, Eduardo Manostijeras, Parque Jurásico y Alien y nominado por docenas (esta Predator, Batman: Returns), autor de otras famosas como La Cosa o fundador, junto a James Cameron, de Digital Domain (otro Oscar para la saca por Titanic. Este hombre no para). Y aunque él y Cameron terminaron mal, cuenta la leyenda, se rumorea, que en un viaje a Japón James Cameron le dijo a su diseñador que siempre hubiese querido esta clase de bichos con mandíbula… y así lo hizo. Nominada al Oscar a Mejores Efectos Especiales, se lo llevó El chip prodigioso en una gala, la de 1988, dominada por El  último Emperador.

En cuanto a la dirección, no os vamos a decir demasiado excepto que su director, John McTiernan, es un auténtico especialista. Si queréis saber más, leed nuestra entrada sobre la Saga de Jack Ryan.

El guión está firmado por los hermanos Thomas, Jim y John, en cuya carrera podemos encontrar guiones de ciencia ficción o terror en series (A la Tierra o Historias de la cripta, que tan buenos momentos ha dado), y películas como esta, la segunda entrega, u otras divertidas como Evasión al norte, Misión a Marte, Tras la línea enemiga o Decisión crítica (vale, y esa cosa llamada Wild Wild West). Se comenta que en 1983 su hermano Jim tuvo la idea de Depredador y pidió ayuda a su hermano, ambos también productores… y el resto es historia. Es el guión donde comienza uno de los grandes personajes de la ciencia ficción de terror, cuyos personajes del grupo y a pesar de la velocidad están bien perfilados y, en definitiva, otro gran ejemplo del cine ochentero.

Nos gustaría destacar también a Alan Silvestri, el creador de la BSO y del tema principal de la película, otro viejo conocido lleno de oficio (si es que con expertos la cosa no puede fallar y es más fácil, ¿verdad? Es lo que tiene que los productores sean unos veteranos). Conocido hoy en día por los más “muyayos” del lugar por las películas Marvel, ha compuesto también clásicas como Forrest Gump o nominadas como Polar Express o frikadas del calibre de Rápida y mortal o… ¡la película de Super Mario Bros.! Como sea, es un tema conocido y con “toque” de cajas al estilo tribal y fanfarria que le van como anillo al dedo. Desgraciadamente, e inexplicablemente, el tema se dispersa en las siguientes entregas, como algo que le pasó también a Terminator. A nosotros, que no lo expliquen.

El Blu-Ray analizado es la versión Hunter, la cual arregla ese Blu-Ray que salió hace unos años y que fue un horror porque le habían borrado todo el puñetero grano. Está presentado en 1080p y 1.85: 1. La película tiene sus años, pero esta versión sí hace honor a un Blu-Ray, con ese aspecto sucio y los verdes brillantes de la selva y definición más que decente para una peli de más de 30 años. Aunque esto hace que algunos efectos especiales puedan verse algo limpios, no ocurre aquí, que se mantiene, gracias a la gran labor de sus creadores, estable y creíble. El sonido, igual, gran labor: DTS-HD MA 5.1 con la música a todo tren (incluida la de los helicópteros al estilo Francis Ford Coppola en The Apocalipse: Now). Dicen los entendidos (no tenemos 5.1) que retumban perfectos en los subwoofer, contundentes, con los ruiditos del Predator tanto de voz como los que hace su visión térmica sonando como nunca. Fantástico apartado este del sonido.

Y poco más. Un gran éxito de crítica y público (costó 15 millones de dólares y solo en Estados Unidos recaudó casi 60 millones), inaugura una larguísima producción de cómics, videojuegos, figuras y… obviamente películas, que continúan su éxito. Un clásico instantáneo del género de la acción y de la ciencia ficción desinhibida.

Depredador 2 (Stephen Hopkins, 1990)

Hollywood no engaña nadie, y como ya hemos comentado en otras ocasiones, cada cinematografía nacional tiene sus características. EEUU, por tanto, lo tiene claro: si algo funciona, se hace una segunda parte. Y punto. Otra cosa es si a algunos eso puede gustar o no, o si siempre funciona, etc. Pero que iba a hacerse otra segunda entrega lo sabía hasta el que asó la manteca. Y así ocurrió tres años después, en el inicio del calor, tanto como calor pasan los protagonistas en el film, un 4 de junio en España.

La cabeza del reparto es en esta ocasión Danny Glover, en lo máximo de su fama tras demostrar sus dotes actorales en El color púrpura y otros largos, pero sobre todo por su protagonismo en la gran saga Arma letal junto al simpar Mel Gibson (de nuevo Shane Black  revoloteando en esta saga de una manera u otra). Con él, ilustres desconocidos (con los típicos rostros de “me suena”) tales como el panameño Rubén Blades, la cubana María Conchita Alonso (quien fuera esposa de Arnold Schwarzenegger) o Adam Baldwin pero, sobre todo, Garey Busey, de extraño rostro, Robert Davi, otro de cara rara, y Bill Paxton (actor con papales muy interesantes), al que pudimos ver en otra saga de solera de la Fox, dándose la curiosa “paranoia temporal” en Aliens, el regreso.

Técnicamente destacaremos al director, puesto que la BSO la sigue haciendo Silvestri. Se cambia de director, y aunque en ningún momento el buen pulso decae, es evidente que Hopkins no es McTiernan en lo que acción se refiere. Pero eso no quiere decir, y se nota, que el director sepa su oficio y que no sea un destacable director del entretenimiento: director de filmes de terror como Juego peligroso, Pesadilla en Elm Street 5: el niño de los sueños, La cosecha o capítulo de los 90 de Historias de la cripta (otra vez), de filmes policíacos/thriller como Los jueces de la noche, Los demonios de la noche, Blown Away (Volar por los aires) o la serie 24, más la ciencia ficción como Perdidos en el espacio, sin olvidar la emoción o los premios, en series como Californication, House of Lies o sus largos valorados como El héroe de Berlín o Llámame Peter, entre otras muchas series famosísimas, demuestran que todos los palos (la ciencia ficción, el terror, lo policíaco, el ritmo con toques de humor), lo tiene, y eso en miniatura se ve en todo Depredador 2. Especialmente los momentos policíacos y ese terror extraño, no humorístico pero un poco chocante, que se aprecia en todo el metraje. Es una película ejemplo casi de su filmografía, para bien y para mal.

El guión vuelve a estar firmado por los hermanos Thomas. De nuevo, un grupo liderado por una estrella de acción, en este caso Danny Glover y, de nuevo, a pesar de la velocidad con la que transcurre todo (en esta época se puso de moda que cuanto menos durara mejor porque, entre otras cosas, el cine era muy barato, al contrario que ahora, caro y, por lo tanto, cuanto más dura, mejor), no deja de estar bien perfilado el grupo y la personalidad de cada uno, si bien más tópicamente que en la primera entrega. Lo interesante de este guión es que, por un lado, resulta extraño, pues está basado en el futuro, y como que no acaba de encajar pero, por otro lado, resulta que sí parece que encaja con la parafernalia de este monstruo, al ser muy colorido, al cambiar la jungla por la jungla de cristal y que hace que, extrañamente, su halo raro acaba gustando hasta cierto punto. Pero sobre todo el guión es importante porque desarrolla y pone las bases (o los cimientos, pues la base es la anterior) de la historia Predator e incluso añade “iconografía”: la cabeza con columna sanguinolenta a la espalda del monstruo, su uso y abuso de gagdets como la lanza, los cruces con la saga Alien, la intuición del mundo tribal/piramidal que subyace detrás, variedad de razas, etc.

Los efectos, una vez más, fueron bien recibidos (nominados en los Saturn Award junto con su maquillaje). El encargado de ponerse el traje, una vez más, fue Kevin Peter Hall, que ya no repetiría porque, entre otras cosas (protagonista del pelotazo Harry y los Henderson, el famoso Bigfoot televisivo), murió insultantemente joven (a la edad de 35 años).

La película también fue, en general, bien recibida (nominada a Mejor Película en los ya dichos Saturn Award, que no olvidemos son unos premios especializados en la ciencia ficción), pero que quedó en taquilla, en Estados Unidos, por debajo en recaudación de su antecesor (la mitad) y por debajo, y esto es lo grave, de su presupuesto (costó 35 millones de dólares, el doble que su anterior parte). Por tanto, lo tenía muy mal, porque esto es algo que no se perdona en Hollywood, incluso por encima de costar el doble que su primera parte y sin embargo recaudar un 50% menos: el no triunfar en la taquilla americana. Esto condenó a la saga a no sacar más películas del personaje en solitario a nada más y nada menos que 20 años.

El cuanto al Blu-Ray sigue a 1080p y 1.85: 1. La imagen es buena, sin demasiado grano, con negros puros. Lo malo es que esa potencia no se ve bien del todo o se desaprovecha en parte (todas las escenas son nocturnas excepto el principio de la película, y encima son nocturnos sin luces brillantes, lo que hace que nunca veamos bien al Predator). Sin embargo, la calidad es notable teniendo en cuenta que la primera parte siempre fue muy mimada y restaurada y esta continuación siempre estuvo medio abandonada (el DVD “canta” si lo comparamos con este Blu-Ray). El sonido vuelve otra vez a ser DTS-HD MA 5.1, con una buena gama y variedad. Como siempre os decimos no tenemos sistema de sonido Cine en casa, pero los expertos resaltan la atmósfera realista, con los disparos que rebotan en los canales de sonido traseros. Sin embargo hemos notado, y parece que por mucho 5.1 que tenga es un defecto, es que los diálogos, por lo general limpios, a veces se pierden con el ruido o bajan demasiado de volumen.

Por tanto más floja, pero más difícil de hacer aun repitiendo la típica fórmula grupo/caza, y sobre todo para los que somos fans de la saga es muy importante.

Predators (Nimród Antal, 2010)

Hubo que esperar 20 años, que se dice pronto, para que volviera a salir una película protagonizada en solitario por el cazador más famoso de la ciencia ficción. Y lo hizo usando el plural (Predators) al estilo de la saga Alien (Aliens), ya que es la primera vez que los protagonistas se enfrentan a varios cazadores y no solo a uno. Sin embargo, aunque no fue acogida mal por crítica y público (hizo buena taquilla), dejó, nos dejó, a todos fríos.

Para empezar, la película la dirige un director húngaro que antes de esta película (y después) tiene poco recorrido. Si a eso le unimos que la produce el director Robert Rodríguez, está claro quién es en verdad el responsable, para bien o para mal, del resultado final.

Para empezar, que Robert Rodríguez esté metido garantiza un buen montón de caras conocidas, aunque sin llegar a ese desfile de amigotes que se habían convertido sus últimas películas. El protagonista, bien musculado para la ocasión, con cara de mala leche y voz profunda y rasgada (y rostro raro, para qué nos vamos a engañar) es Adrien Brody, que saltó a la fama y se llevó el Oscar por El pianista. Actor de irregular filmografía pero siempre interesante, aquí haciendo de Arnold como en la primera parte, ahora os diremos por qué cuando os digamos el argumento, y que siempre está conectado con España (ha hecho de Manolete, de Dalí y ahora va a hacer de Carlos V en una película financiada por los Países Bajos. Mucho nos tememos un montón de mierda antiespañola, pero bueno, cerramos paréntesis).

Le acompañan en el reparto del grupo: Topher Grace, que hizo de Venom en la polémica Spiderman 3 y cuya filmografía tanto en cine como en televisión puede ser tachada de interesante; la brasileña Alice Braga, que parece “condenada” a lo fantástico y la ciencia ficción como Los nuevos mutantes, de próximo estreno, La cabaña, Repo Man, Elysium, Soy leyenda y cuyo salto le supuso la valorada Ciudad de Dios; luego le sigue Walton Goggins, en donde su extraño rostro, su estilo de mala leche, le hacen perfecto para estos papeles (un asesino) y así es el malo en Tomb Raider, Los odiosos ocho, Hijos de la anarquía, Django desencadenado, Ant-Man y la Avispa o Lincoln, siempre en pequeños papeles; Oleg Taktarov hace el papel de brutote ruso, y siempre se le llama para repartir estopa, o para papeles muy escuetos, como su aparición en Asesinato justo; el otro miembro del grupo, y llamado para hacer el estereotipado papel, una vez más, de mexicano miembro del cártel, el angelino Danny Trejo, famoso por participar en frikadas como Abierto hasta el amanecer, la innombrable saga Machete o Desperado (es un hombre Robert Rodríguez), pero nosotros nos quedamos con su papel de Trejo en Heat. Es nuestro Fernando Sancho del cine actual; el siguiente en liza del grupo es el neoyorkino que aquí hace de japonés, un yakuza, Louis Ozawa Changchien, sus papeles en El legado de Bourne, y en también frikadas como Agentes de SHIELD o El hombre en el castillo, le hace ganar nuestro respeto, aunque aquí habla menos que Arnold en Terminator; Mahershala Ali, otro ganador del Oscar en este film y que apenas dura unos minutos en el mismo (hoy sería otro cantar), próximo protagonista de la esperada tercera temporada de True Detective y cuyos papeles en Luke Cage, House of Cards, Alita: Ángel de combate, Moonlight, etc., demuestran que alterna diferentes temas pero siempre con eficiencia. Y, finalmente, Laurence Fishburne, la otra estrella del film y nominado al Oscar, cuya trayectoria ya os nombramos en la entrada Matrix Saga.

A todo esto, esta tercera parte trata sobre unos soldados humanos (un americano, un ruso, un mexicano de cartel, un yakuza japonés, etc.) que se ven transportados a un lugar que no saben qué es, pero que descubrirán es un coto de caza de tres criaturas extraterrestres (o sea, nuestros amigos los Predators).

Pero como siempre, en esta película son los cazadores los protagonistas, por lo que debemos hablar de ellos. Lo que más llama la atención es el diseño de los tres Predator que han hecho preso al Predator de diseño “normal”, por así decirlo. Estos llevan cascos más raros y unos colmillos enormemente más grandes de lo que es típico en esta raza. Aunque en ningún momento se dice, los “expertos” frikis del mundillo Predator apuestan, por el hecho de hacer algo prohibido (matar a uno de los propios), de que son un grupo de los llamado Mala Sangre (asesinos y criminales proscritos). Curioso.

En cuanto a la música, muy omnipresente (cosa que se ha ido perdiendo con el paso del tiempo en este nuevo tipo de cine que nos ha tocado vivir), es bastante reconocible, tanto en el uso de los temas clásicos de la saga como los nuevos, de bastante fanfarria, y que son obra de John Debney, un auténtico currante de esto de las BSO, sobre todo de animación, y que ya mezcló temas clásicos con los suyos propios en perfecto maridaje en la versión “carne y hueso” de El libro de la selva. Es cierto, eso sí, que la BSO de esta película que va de más a menos.

Hablando del Blu-Ray en sí ya para rematar esta crónica, se presenta en unos 1080p/AVC excelentes, como no podía ser menos en una película tan reciente. A pesar de tanta vegetación no hay bajada de calidad, así como los colores no son chillones, pero tampoco oscuros. Está muy definida y clara, con niveles de negro profundos. Un gran nivel que también se corrobora en el sonido, envolvente DTS-HD Master Audio 5.1. Insistimos: no tenemos sistema Cine en Casa, pero los entendidos hablan de una pista de audio magnífica, con el ruido del viento, los insectos, el agua, el tableteo de ametralladora, el sonido… Un Blu-Ray de gran nivel.

Una película entretenida, que iniciaba un planteamiento original basada en la premisa jungla/grupo, una pequeña vuelta de tuerca pero cuyas referencias al primer film acaban por enturbiar el resultado hasta convertirlo simplemente en un superficial remozado. Ella misma acaba fallando siendo como era relativamente entretenida en los dos primeros tercios del film.

 

Y hemos acabado así con la revisión de las tres películas más “antiguas”, entretenidas, clásica absoluta la primera, dignas las siguientes, icónicas todas por el Predator, personaje reconocible de serie B que, no obstante, protagoniza normalmente películas, contradictoriamente, caras y de gran presupuesto/reparto. En el próximo post hablaremos de la última, así como el extra, más bien extras, que os hemos prometido.

BLU-RAY COMENTADO:

Predator Colección 4 Películas (Blu-Ray)

(haz click en el enlace para saber más o comprarlo si te interesa por AMAZON)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.




Categorías

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: