El regreso de un clásico (que nunca se ha ido)

Y como de vez en cuando, al menos en este blog, toca hablar de una serie anime, os proponemos una divertida continuación de un clásico imprescindible: Lupin III, en este caso Lupin III Part IV: The Italian Adventure. Lupin y amigos en Italia, en una continuación directa del clásico televisivo. ¿Te apuntas? Nosotros, como fans del personaje creado por Monkey Punch, por supuesto.

Así es, desde que de pequeños veíamos a Lupin cuando lo echaba la pionera Telecinco (antes de convertirse en esa basura que es ahora), nos encanta este personaje. Y eso que no conocimos, hasta años después, la extraordinaria adaptación del personaje en la película debut de Hayao Miyazaki (y casi de Ghibli) El castillo de Cagliostro (como el debut de Mamoru Oshii fue también con un personaje no tan de su cuerda, en este caso Lamu: Beatiful Dreamer). Y eso que no sabíamos nada de sus numerosos OVAS, spin-off, continuaciones (Lupin VIII), crossovers (interesante particularmente el que hizo hace pocos años con Detective Conan) e incluso un Live action (la también interesante película de hace pocos años, en esa hornada magnífica de Live action de los Kenshin, The Crow, etc. Ya os haremos unos especiales sobre los mejores Live action del anime, que superan a muchas de las adaptaciones americanas de cómics, no digamos de las europeas).

Por tanto, si las dos primeras temporadas fueron las clásicas -la de los años 1971 la primera (23 capítulos) y 1977 la segunda (155 capítulos en total hasta 1980)-, la tercera sería la del año 1984-85 (otros 50 episodios). Por eso esta es titulada la cuarta (24 episodios) y, ya os adelantamos, hay por ahí una quinta. Como veis, es curioso, y solo en los últimos años Expediente X se ha atrevido a tanto, a continuar después de tanto tiempo.

Y es que eso destaca, el aspecto que no desentona con el estilo gráfico e incluso técnico (entended esto como un buscado diseño artístico retro) de las anteriores partes de los 70 y, sobre todo, de los 80, amén del estilo ese raro, expresionista y macarra de Monkey Punch, el creador del manga (hoy todavía vivo con más de 80 años, un autor que creó el manga en los 60 y que estaba influenciado por revistas americanas como MAD).

El anime trata de lo de siempre: Lupin dando robos a diestro y siniestro acompañado de su inseparable banda (y que incluye a un pistolero, Jigen, un samurái, Goemon, y, por qué no, a Fujiko) mientras es perseguido por el implacable inspector de la INTERPOL Zenigata. Sin embargo, lo original es que lo hace en Italia y tras haberse casado para hacer una estafa en el primer capítulo, y que muchos de los capítulos tratan “aventuras” individuales de los miembros del grupo. La línea argumental no es continua, excepto al final de temporada, donde hay varios capítulos que continúan unos con otros.

La música acompaña, cómo no, pues la batuta y la composición corren a cargo del gran Yuji Ono (u Ohno), quien hiciera la banda sonora de El castillo de Cagliostro y, desde entonces, es el hombre-Lupin, con sus tonos jazzísticos, glamurosos y ritmo ágil característico que tan bien le viene a esta serie.

Y poco más. Como siempre, esta serie es recomendada, pues Lupin es un personaje clásico del anime tal como un Goku o un Seiya, siendo además divertida y agradable de visionar. Diversión y acción a raudales.

Anuncios

0 Responses to “El regreso de un clásico (que nunca se ha ido)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.





A %d blogueros les gusta esto: