Shhhhh… Silencio

¿Os acordáis de esa grandísima aventura gráfica titulada The moment of Silence? Pues no, este juego no tiene nada que ver con él aunque se llama Silence (perdonadnos la gracieta, era para poder nombraros a ese juego). Pero en algo no hemos mentido del todo: el recordar una gran aventura gráfica. Sí, porque este juego es la segunda parte de una obra maestra de las aventuras gráficas: The Whispered World.

Sí, como oís: la segunda entrega de The Whispered World. Y lo hacen de nuevo los chicos de Daedalic, que tantos y tan buenos momentos nos han dado a nosotros y a este blog con sus grandes juegos. Como siempre grandes gráficos, historias y niveles de producción.

Ahora os vamos a hablar de la historia de este juego. Si no habéis jugado a la primera parte, parad de leer aquí porque hay spoilers (por cierto, ¿qué puñetas hacéis que no habéis jugado ya a su primera entrega?). Si lo habéis jugado, seguid leyendo: al final del juego anterior, Segdwick el payaso miraba a través del espejo y encontraba a un niño que despertaba de un coma y que era él. Pues bien, esta es la historia de ese niño ya más crecido, cuyo país está en guerra. Protegido en un búnker con su hermana, descubrirán un portal hacia Silencio, el mundo mágico que ya había visitado en el pasado, el cual también está en guerra. Fin, hasta aquí podemos contar.

Jugablemente presenta cambios más profundos con su anterior parte, puesto que gráfica y audiovisualmente (ahora os hablaremos de estos apartados) se sigue manteniendo el tono (esto es, calidad). Al estilo de las aventuras gráficas o, mejor dicho, videoaventuras a lo David Cage, como la aquí nombrada recientemente Detroit: Become Human, usa variantes de QTEs (aunque con ratón), nada de puzles a la vieja usanza o inventario, amén de decisiones conversacionales. Sin embargo, creemos, sale mejor parado porque, a diferencia de los citados, aquí sí “jugamos” y no solo contemplamos una película interactiva. Y además, qué demonios, esos juegos no tienen a Spot. ¿Qué quién es es Spot? Se nota que no has jugado a la anterior parte. Spot es una oruga que va siempre a nuestro lado y con la que podemos interactuar (en el comentario de la anterior parte dijimos que era como el conejo de la saga Sam & Max). Así, podemos hacer que se infle, que se llene de aire, de agua, etc., y solucionar algunas situaciones del juego. Una monada. Puede no convencer ni a los puristas de unas ni de las otras clases de aventuras gráficas, pero es un juego, de puzles más que conversacional por así decirlo, pero explorando, avanzando y, en definitiva, asentado sobre las bases de las aventuras gráficas tradicionales. Nadie podrá decir que aquí no ha jugado a un juego, válganosla redundancia.

Audiovisualmente es impresionante: limpio, brillante, colorido, precioso. Eso ya lo tenía, pero ahora se ha potenciado con una gran definición y, ante todo, con sus personajes. No es que el estilo dibujo no fuera bueno, pero aquí son modelados en 3D muy robustos, muy bien incorporados al escenario. No “cantan”, como se dice popularmente. Eso sí, hay cargas a veces un poco pesaditas, independientemente de tu equipo (aquí lo jugamos en PC, como está mandado). En cuanto al audio, más de lo mismo, es decir, más calidad: doblaje magnífico, con interés de los intérpretes, y una banda sonora exquisita, como ocurrió con la otra entrega. Es aún más de ese ambiente de cuento, cuasi navideño (permitidnos la cuña de esta época), mágico de la, también grande, The Night of the Rabbit. No abundan ahora las aventuras gráficas de fantasía… ni en PC ni en PlayStation 4, donde existe versión física de la misma. Ojo, que desde los tiempos de ese Broken Sword en PlayStation con ese ratón raro no hemos vivido un boom de aventuras gráficas en consolas como ahora (la veda la reabrió la Xbox 360).

Volviendo al juego que nos ocupa, decir que su “beneficio”, que es estar basado en un franquicia valorada, es también su “pérdida”, en el aspecto que, al no ser un juego independiente, te obliga a comparar y te das cuenta que parece menos completo… porque no es el mismo juego (y lo decimos en el aspecto literal y jugable). Parece una tontería, pero seguro nos habéis comprendido.

Como puntos negativos quizá su sistema de grabación, que no nos permite guardar cuando queramos y que a veces nos obliga a empezar una zona de nuevo (porque creíamos que se había grabado y no lo había hecho), las citadas cargas, la poca dificultad y su escasa duración (si bien es cierto que los Logros puedes animar a rejugarlo). Nada grave porque en Steam, o en webs como Instant-gaming, en distintas ofertas, se puede conseguir, como en nuestro caso, por… 1,24€. Si eres pirata es porque quieres en este caso.

En fin: si os gustan las buenas historias, contemplar gráficos de buenas estampas e ilustraciones como de cuento, experimentar una jugabilidad para estos nuevos tiempos pero que no consiste en apretar un botón sino en jugar de verdad (podríamos catalogarlo de aventura gráfica simplificada), dadle una oportunidad. Merece la pena porque es un gran juego muy satisfactorio del, hoy por hoy, mejor estudio de aventuras gráficas actual (y uno de los mejores de siempre, ojo).

EJEMPLO DE GAMEPLAY

Anuncios

0 Responses to “Shhhhh… Silencio”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.





A %d blogueros les gusta esto: