¡Final, te elijo a ti!

Un juego de rol nunca viene mal y si es un juego en cuyo nombre aparece “Final Fantasy” debe ser tenido en cuenta. Tras el fantástico Final Fantasy XV, que si bien no era un Final clásico (que nunca volverá) cumplía con gran calidad, comentamos ahora este Word of Final Fantasy. Un homenaje de Square-Enix a sí misma.

Sí, se aprecia el intento de crear, por así decirlo, su propio Kingdom Hearts, esto es, su mundo particular, donde todos estén mezclados con todos, etc. Desde el primer momento, donde los distintos protagonistas están pululando por este mundo propio, así se percibe. Incluso el diseño de Tetsuya Nomura también contribuye a ello, claro. El juego, además, da la posibilidad de escoger mientras nos desplazamos por este mundo entre pequeño (tipo chibi) o grande. Ahora lo explicamos, pues no sólo es estético sino también jugable.

La historia gira en torno a Lynn y Reynn, dos hermanos que tienen que recuperar su memoria recorriendo un mundo mágico y a través de ir recolectando mirages. No os vamos a decir mucho más, porque la historia es una mera excusa para ir avanzando, pero que irá avanzando, como siempre en este tipo de juegos, a algo épico y apocalíptico.

Jugablemente es como Pokemon: tenemos cristales para ir recolectando los mirages, que son esos seres que van pululando por ahí. Muchos son los clásicos de la saga, con otros nuevos (la simpar o el simpar Tama). Además, podemos ir dándoles puntos para ir evolucionándolos a otras versiones mejores (Piro, Defensa…) y se transforman en otros  con nuevas habilidades. Para cogerlos hay que hacer distintas acciones, no vale sólo con cansarlos.

Y es que serán importantes para las torres y ahí es donde entra el tamaño: cuando estamos cabezones L es la base, nosotros encima como M y S sobre nuestras cabezas. Si estamos como gigantes, nosotros somos la L, y podemos ponernos una M y una S. Si se evolucionan pueden transformarse y cambiar. Esto es importante. Si tenemos un M con Piro y un S con Piro se forma Piro +, si son con + ambos pues Piro ++, u otras magias, etc. Esto en realidad no se explota al máximo, y la sensación un tanto azarosa de que da (casi) igual con lo que se ataque no se puede quitar de encima. Las torres, sufriendo golpes, pueden caer, porque no es obligatorio jugar acoplados y se pueden desacoplar al gusto.

Para ampliar nuestras torres, etc., hay que cazar mirages. Los hay ocultos, algunos XL que hacen que desaparezca el resto, otros en zonas peligrosas fuera de fase… También vuelven las invocaciones, pero con peculiaridades: los XL son en cierto modo, como ya hemos dicho (pero por ejemplo, un Ifrit no hace que desaparezca nadie de la pantalla), pero sí las peticiones de ayuda de personajes clásicos (modo empatía). Efectivamente, podemos ir desbloqueando a Squall, Tidus y todos los personajes de muchos Final y llamarlos, cada uno con sus peculiaridades y video presentación a ayudarnos en batalla. Unos son físicos, otros nos recuperan, etc.

¿Y cómo se consiguen? Pues con las “otras misiones”. Es decir: habitación del tiempo, donde jugamos las misiones secundarias. Son cortas, requieren el pago de medallas, pero son variadas y descubrimos más cosas de los personajes del mundo, algo que amplía y da vida al juego.

Todo esto está enlazado en la Plaza de Nanorboleda, una especie de Nexo al estilo saga Souls, pues incluso el tiempo está aquí presente (al morir se regresa excepto con determinados jefes). Desde aquí podemos comprar objetos, visitar los mundos, hacer las secundarias, consultar la enciclopedia del juego e, incluso, jugar a la arena, combates más difíciles de lo usual donde conseguir mirages, evoluciones, objetos y mirages XL como Ifrit o Shiva.

Hay, no obstante, otras secundarias, que son flojas, apenas encargos del tipo “necesito tantos enemigos derrotados o tal objeto”, pero al menos animan para dar vueltas o investigar. El que no haya tiendas ni armas ni nada de eso hace que el dinero sea un mero adorno casi y pocas ganas de explorar, como no sean mirages secretos, que está muy bien pero no es lo mismo.

En general, el juego no es muy difícil, esto es cierto, muy guiado, y las famosas rupturas de pantalla de las batallas dan el coñazo muy de seguido (cada 7-8 segundos, como un reloj). Pero he aquí un gran invento: el botón rebobinado, que nos permite avanzar rápidamente mientras esperamos nuestro turno. Estas batallas clásicas tienen todo el sabor de la saga, así como se puede, por aquello de la nostalgia, jugar con el menú clásico con el dedo (el menú moderno tiene incluso atajos para atacar más rápidamente).

Gráficamente es resultón. Porque es colorista, tiene muchas localizaciones, está bien acabado, muy “redondeado” (tiene un aire a Blue Dragon), y los diseños cabezones son muy graciosos y divertidos. No esperéis supra texturas ni cosas raras (hay una versión Vita) pero ya os decimos que es resultón, y cuando se juega cabezón por entre los pueblos, también tiene aire a Super Nintendo o algo más clásico. En fin, está muy bien dentro de su diseño artístico y lo que se buscaba. Por si fuera poco de vez en cuando podremos disfrutar de videos anime, algo único en la saga y algo más propio de Tales of. Muy buenos, por cierto, y se esperan como algo especial, como antaño los famosos videos de la saga, que eran un espectáculo.

Sobre el sonido hay algo que decir. Posee sus típicos efectos de la saga, incluyendo una música aceptable aunque no muy inolvidable y, en fin, lo típico y lo tópico (su compositor es un clásico de Square, Masashi Amauzu, que cuando dejó la compañía, por cierto, se puso a componer para la saga, en concreto todos los juegos XIII). Pero las voces… aquí hay un poco de tela que cortar. No porque el doblaje inglés no sea excelente (aunque el prota es un poco pesadito) o no dé el nivel, que como decimos sí lo da. Es el doblaje japonés: no está, hay que comprarlo (aunque creemos que ya no se puede, que venía con la versión especial o de lanzamiento o algo sí), solo podemos jugar “gratis” al inglés. Si escogemos japonés solo oiremos voces y música. Un despropósito.

Y nada más ni nada menos.

Muy buen juego de rol, preciosista, que abre a muy buenos recuerdos, y que es agradable de jugar, aunque sea para recordar el sistema de antaño (con todo lo bueno y lo malo en balanza, sale ganando lo bueno del sistema antiguo). Os lo recomendamos si queréis pasar un buen y desenfadado rato, que ya está bien desde el FFX de dramatismo en diseños y todo, ¿no?

WORLD OF FINAL FANTASY_20180312100352

WORLD OF FINAL FANTASY_20180313094841

WORLD OF FINAL FANTASY_20180314095427

WORLD OF FINAL FANTASY_20180317165553

WORLD OF FINAL FANTASY_20180318100506

WORLD OF FINAL FANTASY_20180319094849

WORLD OF FINAL FANTASY_20180326095245

WORLD OF FINAL FANTASY_20180326095406

EJEMPLO DE GAMEPLAY

Anuncios

0 Responses to “¡Final, te elijo a ti!”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.





A %d blogueros les gusta esto: