Saga Broken Sword

Aventuras gráficas habremos jugado, literalmente, a cientos: desde clásicas del SCUMM a pseudo aventuras paranoicas del polémico John Cage, pasando por las 2D de siempre, las de cuando la moda de las 3D… Pero si hay una que, sin ser la mejor (pero de enorme calidad), nos ha llamado siempre la atención, ha sido y es la saga Broken Sword. Aprovechando que estamos jugando el relativamente reciente Broken Sword 5: La maldición de la serpiente, os vamos a repasar esta maravillosa saga.

Steam es una plataforma extraordinaria. En estas fechas veraniegas podéis conseguir juegos a precio de ganga. Así que ese Broken Sword 5 a apenas 5€…  ha sido una llamada de la naturaleza muy fuerte e inevitable y se ha venido con nosotros. Si estáis interesados, incluso se podía conseguir toda la saga por 7,5€. La caña.

Broken Sword: La leyenda de los templarios (1996). PC, Playstation, GBA, iOS, Android

En 1996 conseguíamos nuestro primer ordenador. Nuestro primer juego para él fue un juego basado en la Eurocopa 96 (PC Fútbol Selección Eurocopa´96 de Dinamic Multimedia) y, a los pocos meses y varios juegos de ese tipo después, comprábamos este Broken Sword, que habían hablado muy bien de él en las revistas. Era la época de los juegos en caja gorda de cartón, con su voluminoso manual (en esta caso una caja doble de CDs serigrafiados muy coloristas). También de las ediciones, digamos, de bolsillo, con una caja más humilde, pero no es este el caso. Quien haya tenido este juego en su lanzamiento sabrá de lo cañero que era su envoltorio… y su interior, porque el juego era (y es, qué cojones), una virguería gráfica con todo el sabor de las aventuras, aventuras. Con mayúsculas. Ese inicio con la voz de George Sttobart, el protagonista del juego, doblado en España por Tomás Rubio, mientras suena el fantástico tema principal del juego a toda orquesta diciendo: “París en otoño. Los últimos días del año y el fin del milenio” todavía hoy nos pone los pelos como escarpias. En inglés, ojo, tampoco se queda corto, con una voz muy particular de Rolf Saxon, actor secundario y de doblaje, pero que en España no escucharíamos hasta mucho después.

El argumento es de sobras conocido: George Sttobart es un americano de vacaciones en París que sufre un atentado en un café (hoy sería políticamente incorrecto, por cierto). A partir de ahí, unido a la periodista Nicole Collard, deben descubrir qué hay tras el ataque y que incluye la orden de los caballeros templarios y viajar tras su pista por todo el mundo. Estaba de moda lo de los templarios, con algún que otro libro cagarro sobre su supuesto misterio (y que este juego, como el posterior Gabriel Knight III haría lo propio con otras leyendas, las pondría de moda, entre otras cosas). Por cierto, que también un escenario está dedicado a España, Valencia, como después también ocurre en otros de la saga. España es importante por su condición histórica de porculera con la religión, pero en fin…

Ya hemos nombrado el buen trabajo de doblaje, pero además destacaba la música del renombrado compositor australiano de teatro, ballet, danza y series Barrington Pheloung, que en esa época era ya toda una machada. Porque no eran sonidos de bits, sino una orquestación. Su banda sonara fue muy aplaudida y uno de los primeros compositores en empezar a conocerse en el mundillo a pesar de su poca aparición posterior (hizo la BSO de su continuación). El inicio, las melodías que aparecían y acompañaban las reflexiones de George, la fase de Irlanda y el violinista de la taberna… Maravilloso.

El creador de esta saga, que saltó a la fama, fue Charles Cecil, que la hizo después de haber conseguido gran reputación en el mundillo con las geniales aventuras gráficas Lure of the Temptress y Beneath a Steel Sky y cuyas creaciones, más allá de la saga de la que os hablamos, fueron la aventura gráfica de la película de animación La ruta hacia El Dorado y el juego mezcla de géneros A sangre fría. El diseñador de fondos y mecánicas fue Steve Ince, que participó en todas excepto en el primer juego de la compañía, y cuyo control creativo total le llevó a realizar Broken Sword 3: La maldición de la serpiente a su particular y en cierto modo polémica manera. Después realizaría las notables So Blonde y Captain Morgane and The Golden Turtle, su continuación.

En 2009 salió una versión llamada “Director´s Cut” que se pudo conseguir en toda plataforma existente: PC, DS, Wii, Android, iOS… Es una versión igual a la aventura primigenia pero con ciertos cambios, como más protagonismo para Nico (más extensión por tanto), nuevos puzles, así como escenas de transición tipo cómic. No está mal como excusa para revisitarlo. Una obra maestra del género y de una época videojueguil que posiblemente no volverá. Uno de nuestras aventuras gráficas preferidas de siempre.

Broken Sword 2: Las fuerzas del mal (1997). PC, Playstation, GBA, iOS, Wii

No lo tenía fácil ni muchísimo menos. El enorme éxito de la primera entrega, cuyos ecos harían salir para la famosa PSX una entrega (con ese gadget que era el ratón… sí, habéis oído bien, ratón para PSX) era una losa importante. La realidad es que es más olvidada que su primera entrega. De nuevo con todo lo que lo hizo grande: gráficos, música, localizaciones…El argumento tira ahora de América y aztecas en general, pero no funciona igual. No porque no pueda ser igual de interesante que los templarios, sino que suena más forzado. Aun así, el volver a controlar al gran George Stobbart y Nico era el no va más. Las aventuras gráficas con continuación, aunque más normal de lo que pueda parecer en un primer momento (no es exclusivo de juegos de rol o sagas de campanillas consoleras), es algo sólo para escogidas. A la altura de su leyenda.

Nosotros también la tuvimos, esta vez en versión rebajada, pero aun así en su caja gorda típica del mundo del PC, como ya os hemos dicho de la anterior entrega. La sombra de la primera entrega era alargada, pero el juego lo tenía todo: gráficos, localización, doblaje… todos los elementos que hicieron grande a la primera. Solíamos jugar a tanto a su primera entrega como esta en proximidades a Navidad, incluyendo las mismas Navidades. Esta unión de vacaciones, ser jóvenes y contar con una joya videojueguil lo hace todo más atractivo, unido a los recuerdos. Aun así, lo tenemos que repetir: el peso de su primera entrega era alargado.

Broken Sword 3: El sueño del dragón (2003). PC, Playstation 2, XBOX

Y llega la polémica: un Broken Sword en 3D. ¿Y qué problema hay? ¿Acaso Gabriel Knight III, realizado completamente en 3D o Grim Fandango (2D-3D) no son dos de las mejores aventuras gráficas de todos los tiempos? Ya, pero que hubiera elementos cuasi plataformeros, cosas parecidas a QTEs y momentos de infiltración (morir sí que se podía morir en otros juegos de la saga, esto no era nuevo), ya no es tan normal, ¿no? Las bocas hicieron muecas de menosprecio y un hálito de sospecha sobrepasó las mentes: ¿se estaba aprovechando el nombre y la numeración de una saga con solera para algún cambio de estilo? Recordemos lo que fue The Longest Journey 2, que del anterior sólo guardaba referencias y el nombre.

El juego continúa la segunda parte, con un George Stobbart haciendo de abogado que viaja al Congo contratado por un científico que dice haber descubierto una nueva fuente de energía. Sin desvelaros tampoco más de la historia, decir que implica a Nicole y a Salomón.

Nosotros la jugamos en Playstation 2, la única aventura de George que nunca hemos jugado en ordenador, y aunque nos entretuvo y gustó (amén de la excentricidad de jugar una aventura gráfica en consolas, que no sería la primera ni la última de aquí en adelante), nos dejó, como a todos, un poco fríos.

Broken Sword 4: El ángel de la muerte (2006). PC

Broken Sword malo no hay ninguno, y técnicamente suelen lucir bastante bien. De hecho, esta cuarta entrega luce bien. El problema es su motor, que va más allá del tres y lo llena todo de una lentitud a veces exasperante. Incluso con un PC más o menos cañero el juego no iba del todo lo fluido que se puede esperar. Estuvimos bastante tiempo sin poder jugarlo, esperando parches y demás, aunque al final no va mal del todo (si se tiene un ordenador un poquito mejor de lo que lo suelen –solemos- tener los seguidores de las aventuras gráficas, eso sí).

Por lo demás todo estaba muy bien, no está exento de localizaciones, algunas de muy grato recuerdo, como Roma y el apartamento, pero carecía, eso sí, de una visión, digamos, paisajística o panorámica, pues eran una calle, una fábrica… No muy épico en comparación con ver la Torre Eiffel, no sé si nos entendéis. Si hay que nombrar algún problema del juego, con algunos puzles perros y la introducción original del uso del móvil, son las malditas fases de infiltración y “escalada”, subiendo y bajando objetos. Fuera de eso el juego estaba muy bien, y el argumento, otra vez con George y Nicole, era interesante: triángulo amoroso con la aparición de Anna María y un arma poderosa que implica (por el título tenía que ser así) a Moisés. Críticas encontradas entre los fans pero muy recomendable pese a  todo.

Broken Sword 5: La maldición de la serpiente (2016). PC, Playstation 4, XBOX One, PSP Vita

Dos juegos 2D clásicos y dos juegos 3D con toques plataformeros. Pues bien, aquí llega la solución salomónica: esta quinta entrega con fondos en 2D… y personajes en 3D muy bien realizados (al estilo de la trilogía Runaway). ¿Funciona el resultado? Pues qué queréis que os digamos, lo preferimos. No porque en 3D no se pueda hacer nada bien, pero en este blog que siempre hemos sido defensores de los clásicos Final Fantasy de PSX (2D y gráficos renderizados 3D), pues como que nos pone más. Que no estamos en contra de lo otro, que conste, pero a veces en las aventuras gráficas somos como ese que escoge un esmoquin para un cóctel, en vez de arriesgar y quedar hortera. Técnicamente, por tanto, luce muy bien, muy colorido, bien animado en regla general, con bastantes localizaciones y buen sentido estético.

En la Guerra Civil española roban un cuadro, “La maledicció”, a un potentado catalán. Por arte de birlibirloque llega a París, a una galería asegurada por la compañía de George. Un robo después y un misterio más tarde… Bueno, hasta aquí podemos contar. Decir que vuelven París y los misterios de maldiciones y leyendas, lo que no quiere decir viajar a otros lugares y contar con Nico que, desde la segunda entrega, es un personaje jugable más. No sabemos si catalogarla como la Max de Sam&Max, porque son dos conceptos diferentes, pero sí que ella es esencial para determinados puzles, así como para manejarla a ella misma sin nadie. Pero el prota sigue siendo el amigo Jorgito.

Su peculiaridad reside en que se financió por Kickstarter, saliendo después por episodios (3 que se han recopilado ahora en un solo juego). Por todo lo demás, es igual que siempre, con la destacada banda sonora de Miles Gilderdale, músico de jazz que ya colaboró en la saga en la “Director´s Cut”, y canciones de Jasmine y Stranger Girl.

 

En fin, una saga maravillosa, que os recomendamos jugar, algunas de sus entregas inolvidables y otras menos legendarias, pero siempre cumpliendo, en gran nivel, siempre divertidas, interesantes e incluso instructivas a su modo. Siempre George Stobbart; siempre Broken Sword.

 

 

 

Anuncios

0 Responses to “Saga Broken Sword”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: