Películas basadas en videojuegos (I)

Como sabéis que somos cinéfilos, y además, obvia decirlo, nos encantan los videojuegos y, para más inri, de vez en cuando hacemos entradas, digamos, “especiales”, ¿qué mejor que unirlo todo en una serie de entradas que mezclen ambas cosas? Desde casi el principio de los tiempos, ahí tenemos esa mezcla de cine y videojuegos con  resultados dispares, pero siempre polémicos, pues no hay nada que genere más discusión que estas adaptaciones (bueno, vale: los frikis de los cómics xD).

Hacemos esta entrada valorando muchas cosas de las películas, entre ellas, qué duda cabe, si se parecen o no al videojuego en el que se inspiran. Pero queremos dejar claro que, principalmente, valoramos la película principalmente desde el punto de vista cinematográfico. ¿Y por qué esta entrada, a todo esto? Pues porque vimos hace un par de semanas la película basada en Assassin´s Creed, el videojuego de Ubisoft, mientras coincidía con la puesta a  la venta de la última de las películas de Resident Evil protagonizadas por Milla Jovovich. Así que nos dijimos, ¿por qué no?

NOTA: Las películas se ven en Bluray y en su versión original subtitulada, para garantizar máxima calidad y fidelidad. Si algo no coincide con lo que tú has visto, puede ser debido a esto.

Assassin´s Creed (Justin Kurzel, 2016)

A priori, Justin Kurzel, que había convencido con Macbeth, con un reparto encabezado por Michael Fassbender, Marion Cotillard, Jeremy Irons, Brendan Gleeson, Charlotte Rampling o el gran Michael Kenneth Williams (el legendario Omar de The Wire), prometía. El grupo de guionistas era más dudoso, de películas un tanto frías, pero la supervisión de Ubisoft (grabando en España, con colaboraciones como las de Javier Gutiérrez o Carlos Bardem) disipaba dudas, con un argumento que nos trasladaba nada más y nada menos que a la caída del reino nazarí de Granada, hecho trascendental en la historia de España y de Europa, final de la Reconquista e inicio del Imperio español. Sí, podía haberse basado como ya dijimos en el descubrimiento de América, pero qué le íbamos a hacer. Otra vez Granada, como en la expansión de Assassin´s Creed II. Alemanes, franceses, estadounidenses, españoles, todos “remezclaos”. ¿El resultado? Una película anodina, soporífera, monótona y decepcionante, sobre todo porque se nota que está estirada para ser saga. Tiene virtudes, desde su fidelidad respetuosa, reinvención del Ánimus incluida, al intento de sus protagonistas por creerse sus papeles, su cuidada producción… Pero su fracaso en la taquilla americana y su escasa aportación a la saga (con cero referencias al futuro-pasado de la humanidad) hacen difícil su continuación. Aunque quién sabe. Parecía que estábamos ya ante el largo definitivo basado en un videojuego, pero resultó que no.

Warcraft: El origen (Warcraft, Duncan Jones, 2016)

Esta película causó gran expectación, luego bajaron las expectativas, volvieron a subir y se dividieron en dos: los que se quedaron en lo alto y lo que se quedaron en lo bajo. Bueno, ni una cosa ni la contraria: estamos ante una excelente adaptación de un videojuego pero, también, ante una más que apreciable películas de fantasía heroica. A pesar de sus errores, la podríamos catalogar de más que apreciable en ciertos aspectos visto lo visto últimamente en este género (la decepcionante segunda entrega de Blancanieves y la leyenda del cazador o El séptimo hijo, por ejemplo). No os confundáis, carece del “sense of wonder” y de mayor personalidad en algunos personajes (no hay estrellas rutilantes, punto tanto a favor como en contra), pero tiene grandes efectos, trama sin complejos y un punto de decir “hartaros de Warcraft” que le viene bien.

El director es Duncan Jones, famoso por ser hijo de David Bowie, pero que ha demostrado su oficio en las únicas películas que ha dirigido (Moon, Código fuente y Warcraft: El origen), como veis especialista en el género (está rodando otra). En los papeles principales tenemos, como hemos dicho, a ilustres desconocidos tales como Travis Fimmel (Vikingos), Paula Petton (vaya orca menos orca, por cierto, conocida por su papel de Jane en Misión Imposible: Protocolo fantasma), Ben Foster (con su inconfundible voz, pero aspecto distinto al que le vimos en Dos metros bajo tierra pero con cierto éxito últimamente, citamos sin ir más lejos la reciente Comanchería) y Dominic Cooper (el más famoso por sus papeles de Howard Stark en la serie Agente Carter y sagas Marvel en general y Predicador).

Street Fighter II: The Animated Movie (Street Fighter II Movie, Gisaburo Sugii, 1994)

Todos estábamos emocionados cuando descubrimos que existía un largo sobre Street Fighter II, basado en el juego que lo estaba petando en recreativos y en Super Nintendo por esas fechas. Nosotros no la vimos inmediatamente. La descubrimos, creemos recordar, en 1995, en un Canadian Center, entre dados de rol, guías de Dragon Ball, cartas Magic y cartuchos de la SEGA Master System II. De hecho, estábamos allí porque nos estábamos comprando La comunidad del anillo, el libro, tras haber leído con gran placer la trilogía original de la Dragonlance. Sí, amigos: frikadas no empezó ayer, sino mucho tiempo atrás…

La película fue comentada en todas las revistas que se publicaban entonces en España sobre estas cosas, desde fanzines a revistas de cine pasando por revistas de videojuegos como HobbyConsolas. Las anécdotas que recogían las revistas y comentábamos entre amigos eran infinitas: que si se votaron los protagonistas por orden de importancia entre los fans japoneses (ya existía, recordad, el Super Street Fighter II, donde aparecieron nuevos personajes que salen en la película), que si los más votados fueron Honda, Chun-Li y Ken pero que Ryu lo petó… y un largo etcétera de curiosidades. Sus escenas de lucha, su acabado técnico que todavía hoy aguanta, Chun-Li medio en pelotas, la ilustración de portada increíble, las imágenes de la India, Mr. Bison más malo que nunca, ese Ryu serio y concentrado (“Ruy, ¿qué ves delante de tu puño?”) y mil escenas más se nos quedaron grabadas en la retina. La versión que se puede conseguir hoy trae la versión original en japonés y la versión occidental (en esta época eso ocurría, como en Ghost in the Shell o Dragon Ball bajo el filtro francés o Nausicaa, del valle del viento), pero en VHS sólo se podía ver la occidental. Esta versión, sin duda, es la mejor, con música cañera que le va como anillo al dedo.

Un auténtico clásico, una de las mejores adaptaciones (sino la mejor) sobre un videojuego llevado al cine dirigido por un cercano amigo de Tezuka, el veterano Gisaburo Usii, conocido por series como Bateadores. Cien minutos de pura acción de los 90´s donde se condensa perfectamente el juego, sin necesidad de mierdas como ahora vemos. Imperdible.

En fin, esto es todo por ahora. Más adelante hablaremos de más adaptaciones.

Anuncios

0 Responses to “Películas basadas en videojuegos (I)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: