Mi vecino Dororo

dororo-paniniEs el cuarto diciembre consecutivo que os hablamos de un manga para leer en estas fechas del genio japonés Osamu Tezuka. Os hablamos de El libro de los insectos humanos, Alabaster y Devorar la tierra y, ahora, le toca el turno a Dororo, una joya de la acción y la aventura de más de 800 páginas. Pero en realidad daría igual, desde estos que os hemos hablado hasta los que no porque, como ya hemos dicho más de una vez con Taniguchi: si es de Tezuka, es bueno. Punto.

Podríamos hablaros de MW, El árbol que da sombra, Adolf, Oda a Kirihito, Ayako, Black Jack, Fénix o cualquiera de sus obras cortas. Porque aunque nosotros los leímos hace muchos años, todavía los bajamos de nuestra estantería y los releemos, porque los clásicos nunca mueren. Y si hablamos de clásicos, hemos de congratularnos de que en nuestro país se publique este clásico inédito, en un grandísimo año, 2016, desde el punto de vista “tezukiano”.

Dororo trata sobre un avaricioso samurái que decide vender el cuerpo de su hijo que va a nacer a 48 demonios. Cuando el niño nace, pues, los 48 demonios se reparten su cuerpo dejándole ciego, sordo, mudo, sin piernas, brazos, etcétera. El niño, abandonado, logra no obstante sobrevivir y es ahora perseguido por los demonios, que reclaman el resto de lo que le queda de cuerpo. El protagonista, en un momento dado, se encontrará con un pequeño ladrón, llamado Dororo, y juntos iniciarán el intento de recuperar su cuerpo.

Tezuka, inventor de muchos géneros y de pulir otros (el manga para chicas, el de aventuras, el thriller), inaugura aquí el manga de acción al estilo de los muchos que vendrían después (este Dororo es de finales de los 60 principio de los 70), siendo que se parece mucho en esta concepción de héroe maldito perseguido por demonios en un ambiente sanguinario y de terror a Berserk o, de alguna manera, a Inuyasha.

No es esa etapa que, aunque con golpes de humor y el genial tono caricaturesco de Tezuka (y que recuerda, por qué no, a la idea que los de la línea clara tenían del cómic) todo el tomo era serio, como por ejemplo la ya nombrada El libro de los insectos humanos. Aquí tenemos ese punto de los primeros tonos de Fénix o de Black Jack. Pero eso no le quita importancia, ni mucho menos, sino que gana en un cierto tono entrañable que a los amantes de ese manga menos estándar y más manual, que no quiere decir con cierto tono de unión, les encantará (recordad nuestra entrada de un manga sobre los inicios del manga). El manejo de las viñetas y del ritmos compositivo de las mismas, así como de la narración, es, como siempre en Tezuka, brutal.

La editorial que lo publica es Debolsillo, que últimamente se prodiga bastante en cómics, y que presenta una edición integral en un único tomo más tocho que un ladrillo (recuerda al mítico ladrillo de MW). No obstante la traducción, la calidad del papel, ligeramente fino, y de la encuadernación blanda son más que dignas (el tamaño tampoco es enano sino de tamaño normal), lo que da lugar a un increíble y contenido precio de sólo 24,95€, lo mismo que valían los tomos de ECC o Astiberri pero aquellos con la mitad de páginas. Como veis, nada que objetar, y tendremos muchos días de fantástica lectura.

Dororo es un manga de más de 800 páginas en B/N con dibujo y guión de Osamu Tezuka (Japón, 1928-1989) y publicado en España por Debolsillo.

dororo-1602054

Anuncios

0 Responses to “Mi vecino Dororo”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: