El mafioso de los sesenta

mafia3Hacía seis años ni más ni menos, por parecidas fechas, que os hablamos en este blog de Mafia II. Es más, la primera entrega tiene catorce años y entre unas y otras partes hay, redondeando, cinco años de diferencia. Y es que esta saga no se predica mucho, puesto que cada una está cuidada, no sólo gráficamente, sino ante todo y sobre todo, en su guión. Es, pues, una superproducción: ¿ha cumplido?

Rockstar no sólo posee GTA como gran saga de “mundo abierto” o sandbox famoso. Posee como destacadas la saga Red Dead, Mafia y Max Payne (esta no abierta, pero es otra saga de disparos, acción y mundo adulto en su catálogo). Si tenemos en cuenta L. A. Noire, que también es suya aunque no saga todavía, es entendible que estos juegos no puedan salir todos los años, por su alto precio, por posición estratégica comercial…  Pero todos son superventas.

Mafia III cambia radicalmente con respecto a sus dos anteriores partes, aunque no del todo. Es decir: la acción transcurre ahora en una versión alternativa de Nueva Orleans en época más reciente, 1968, con un protagonista, Lincoln Clay, perteneciente a una banda de negros del sur (no sólo americanos sino también con relaciones con latinos o haitianos). Sin embargo, tampoco es tan distinto a los anteriores juegos, puesto que la ambientación y el guión sobre el submundo mafioso sigue presente y, cómo no, con los italianos como eje de la venganza y/o caída de su protagonista.

Y es que es esto, su ambientación y narrativa, lo que hace al juego sobresaliente. La dirección artística, genial, nos llevará a conducir coches de época por calles llenas de carteles y publicidad perfectamente ambientadas, bajo la lluvia o un sol de justicia, todo mientras oímos por la radio los problemas sociales derivados de la invasión de Vietnam, el racismo o canciones de Elvis Presley o los Rolling Stones tales como Paint It Black y A Little Less Conversation. La narrativa, tres cuartos de lo mismo: a modo de documental retrospectivo, dando saltos por el tiempo y los acontecimientos, iremos descubriendo la venganza del protagonista, todo a la vez que lo que vemos nos interesa, queremos saber más y descubrir qué será de todos los implicados (a lo largo de, con secundarias, unas 30 horas de “gameplay”).

Jugablemente no tiene ningún misterio, dividiéndose el juego en historias principales y secundarias. Ambas, llenas de posibilidades en un primer momento (boicotear negocios, hacer salir a los capos de zona, hacernos con el control de una zona, etcétera), llegan a hacerse repetitivas porque siempre es hacer lo mismo, es decir, ir a un sitio, infiltrarnos y robar o matar a alguien. Sin más. Le falta ese punto de locura, surrealismo y frenesí que tienen las misiones del gran referente de esta clase de juegos, Grand Theft Auto. El sistema de juego, además, para todo aquel que haya jugado a algún videojuego de acción en tercera persona en la última década, no tiene secretos: disparar, cambiar de arma, conducir vehículos, esquivar policías, cubrirse con una tecla, escudos que se regeneran…  Sí que queremos destacar como negativo lo chetado que está Clay, el protagonista, capaz de, sólo con un cuchillo, dejar limpio el escenario en una orgía de sangre que ríete de los apocalipsis zombis (ayudado, por qué no decirlo, por una IA muy mejorable). Por lo demás, en la ciudad poco podemos hacer, como no sea poner escuchas o recolectar los típicos de la saga pósters de la revista Playboy. Y es que, esto hay que aclararlo, todos los que jugamos a la saga Mafia sabemos que la ciudad es una mera excusa para desplazarnos, no para jugar al billar o comprarnos ropita. De hecho, no podemos llevar las armas a la vista, robar coches sin ton ni son o comenzar a saltarnos las señales de tráfico a tontas y locas, pues llamamos la atención de policías y viandantes. Cuidado con esto para los que busquen locuras para grabarlas y subirlas a Youtube.

Gráficamente hay algo que comentar. Luce moderno, con un juego de luces muy bueno, sin tirones, amplio y convincente. Algunos momentos, de hecho, buenísimos, difícilmente superables, con una ambientación de “barrio” desde Dying Light. Sin embargo, tiene una carga extraña de texturas, con algún que otro temblor, reflejos del cielo que enloquecen, popping por un tubo y una línea de horizonte no muy buena. Todo esto estropea un poco la experiencia, sobre todo en momentos de mucha oscuridad, y le da el aspecto de descuidado. No le viene bien. ¿Es top? Sí, incluyendo capturas faciales, pero es cierto que el juego se ha centrado mucho en su magnífica historia, puesta en escena y en los personajes, pero no es menos cierto que una superproducción que está utilizando además un gameplay no novedoso ni especialmente retorcido en jugabilidad, no tiene excusas.

El sonido es comida aparte: no sólo tenemos unas grandes interpretaciones en su versión original, convincentes, llenas de líneas de diálogo, acentos y matices, sino también está doblado más que correctamente al español. Además, incluye este apartado el ruido de los coches, los disparos, el ambiente y, sobre todo, una de las mejores y más destacables bandas sonoras no originales de los últimos tiempos. Un apartado que raya a un nivel muy, muy alto.

Es decir, y para concluir, la sensación es que cada entrega de Mafia es peor que la anterior, algo que es muy malo para una saga (decimos la sensación, no porque sea necesariamente verdad, al menos a nosotros su segunda entrega nos parece de lo mejor de la anterior generación). No vayáis a confundirse: en nuestra opinión estamos ante una de las mejores y más convincentes sagas de los videojuegos, adulta, seria y con una ambientación y guión de película pero… sí, aquí viene el pero: si se cambia la ambientación italiana y el decorado de los años clásicos de la mafia italoamericana por algo más cercano en el tiempo (y, por ende, que nos recuerda ya a otras sagas), las posibilidades de deslizarse hacia el error aumentan en todos los aspectos. Si a eso le sumamos la sensación de descuidado en ciertos aspectos, algo que nunca se le ha podido achacar a Rockstar a diferencia de otras marcas, la cosa empeora. Si lo compráis ya, no os arrepentiréis; si lo compráis dentro de un par de meses que por tanto estará más barato y con parches, mejor.

Mafia III_20161008163150

Mafia III_20161008163150

Mafia III_20161009181756

Mafia III_20161009181756

Mafia III_20161010155126

Mafia III_20161010155126

Mafia III_20161010155340

Mafia III_20161010155340

Mafia III_20161010155541

Mafia III_20161010155541

Mafia III_20161012103022

Mafia III_20161012103022

Mafia III_20161012103459

Mafia III_20161012103459

Mafia III_20161012160851

Mafia III_20161012160851

Mafia III_20161014190803

Mafia III_20161014190803

Mafia III_20161015162222

Mafia III_20161015162222

Mafia III_20161015185240

Mafia III_20161015185240

Mafia III_20161016122432

Mafia III_20161016122432

Mafia III_20161016122507

Mafia III_20161016122507

Mafia III_20161016162040

Mafia III_20161016162040

Mafia III_20161016183021

Mafia III_20161016183021

Mafia III_20161016183142

Mafia III_20161016183142

Mafia III_20161019182627

Mafia III_20161019182627

Mafia III_20161019183129

Mafia III_20161019183129

Mafia III_20161019184145

Mafia III_20161019184145

Mafia III_20161020183417

Mafia III_20161020183417

 

Mafia III_20161020185545

Mafia III_20161020185545

EJEMPLO DE GAMEPLAY

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: