Veladas de boxeo en una tarde de verano Parte I

best bou boxingPues sí, queremos abrir una serie de reportajes que podíamos catalogar de crónicas videojueguiles prehistóricas, o crónicas personales del videojuego, recorridos más o menos íntimos de juegos, géneros o franquicias concretas que por un motivo u otro nos marcaron. Crónicas bien individuales bien colectivas de una industria y de un ocio, de un arte, por qué no, que como cualquier inicio de un nuevo género de entretenimiento y cultura va dejando por el camino (conforme hay camino que recorrer, claro) una vista atrás, un recuerdo. Y hoy os hablamos del boxeo en los videojuegos.

Antes que nada decir que no vamos a poner la interminable lista que existe, pues seguramente seremos injustos en esta lista, nos dejaremos a alguno que otro importante, y no habrá crónica del pasado de los videojuegos, lo que algunos llaman ahora retro y que nosotros llamamos simplemente clásicos, que guste a todo el mundo. Pero invocamos el famoso dicho español: “no están todos lo que son, pero son todos los que están”. Nos hemos centrado mucho en consolas, y sólo nos hemos desviado en algún compatible o arcade por alguna razón concreta. Permitidnos además ese título del post, pues tenemos asociado estos juegos a tardes de verano, de salir a echar cinco duros en las recreativas bajo una tarde que caía, de querer jugar a todo y a todo ser sorprendido.

Particularmente no nos gusta el boxeo. Sí, apreciamos sus cualidades, digamos, de espectáculo, y en televisión hemos visto algún que otro combate cuando teníamos menos edad, en esos programas de televisión que emitían grandes clásicos del boxeo, pero lo que siempre nos ha gustado son sus leyendas, su mundo de alrededor. Pero no ese mundo de apuestas, bajezas, etc., sino el de las crónicas, merchandising, leyendas… No te gusta el boxeo pero puedes disfrutar de las crónicas de Manuel Alcántara y leer en sus entrevistas eso de “El boxeo es el arte de quitarse a golpes el hambre”. O esas palabras retadoras del clásico boxeador Larry Holmes cuando dice “Es duro ser negro. ¿Has sido negro alguna vez? Yo fui negro una vez… ¡cuando era pobre!”. Esa épica del boxeo, esa mezcla de lo mejor del periodismo literario, esas crónicas que te hacen ver cada movimiento, cada golpe, es impresionante. Ni siquiera el toreo, que tampoco nos gusta pero que también atesora alguna que otra épica periodística o tradicional, posee tal cantidad de joyas literarias, fotográficas, cinematográficas, videojueguiles… Pues mientras el toreo pretende camuflar con jerga una falta de fondo y un “chabaqueo” evidente, el boxeo es, simple y llanamente, tal como es. Así de burro y así de esplendoroso, sin más. No necesita excusarse ni quiere aparentar más. Es algo popular que llama la atención de los sublimes, no algo sublime que llama la atención de lo popular.

Hemos hablado de la fotografía, que lógicamente va unida al relato periodístico, con ejemplos absolutamente magistrales como las de John Rooney o filmes como Rocky de Advilsen, Toro Salvaje de Scorsese, Más grande será la caída, Million Dollar Baby, El beso del asesino… Pero aquí hablamos de videojuegos, y en este blog hablamos como ya hemos dicho de boxeo. ¿Por qué?

De los primeros géneros de la historia

Lo primero, lo menos sabido, es que este género fue de los pioneros. Y en concreto una saga mítica tuvo su lanzamiento en 1976: Heavyweight Champ. Sí, como lo oyes. En los tiempos de Gun Fight o Galaga, ambos un año antes, en esa época en la que dos palotes simulaban ser un juego de tenis, SEGA, ya en los salones, presentaba este juego con una perspectiva nunca vista en gráficos monocromos (en blanco y negro, vamos). Algunos divulgadores del videojuego, como Loguidice y Barton en su libro Vintage Game Consoles, an inside look at Apple, Atari, Commodore, Nintendo, and the greatest gaming platforms of all time (Focal Press, Nueva York-Londres, 2014), dicen que fue el introductor del género de lucha/beat´m up y su control consistía en un inusual mando como forma de guante de boxeo. Eran más bien dos palotes tiesos con forma para agarrarlo simulando golpear, como se aprecia en las fotografías de este tipo de juegos, pues este sistema fue típico de los salones. Este tipo de mando sería muy típico de los juegos de lucha de SEGA, incluyendo las ganas de llamar la atención siendo original (moto para juegos de motos, pistola para juegos de pistola, etc.). Este género inauguraba, como ya hemos dicho, el concepto que se conoce como un hand to hand (sin armas), origen del género de lucha y del género del “yo contra el barrio”.

rockyLos 80 y principios de los 90: la Era dorada de los videojuegos… y del género de boxeo

 En 1983, en plena fiebre Rocky, junto con la tercera entrega de la saga, nos llegaba un videojuego titulado Rocky Super Action Boxing, para la Colecovision. La portada era alucinante, por lo de cinéfila que tiene, y se podía jugar como Rocky o como Clubber Lang (el personaje interpretado por Mr. T). ¿Qué es Colecovision, por cierto? Por si algunos no lo sabéis fue una de las primeras consolas americanas de la historia, sucesora de la Coleco Telstar del 78, y que se lanzó al mercado en el 82. Vendió seis millones de unidades entre el 82 y el 84, y aunque tenía juegos llamativos como este (competía con Atari con grandes ports, incluyendo el Donkey Kong de Nintendo y sacó más de 100 juegos), su historia es corta y casi desconocida. Se supone que quería sacar este año una nueva versión, por Kickstarter, en modo retro, pero parece ser una estafa. ¿Qué os creéis, que la guerra de consolas empezó hace tres días?

En el 84, conviene destacar Champion Boxing, creado por el genio Yu Suzuki para SEGA, el que después haría sagas tan imprescindibles como After Burner, Virtua Figher o Shenmue, por poner sólo tres ejemplos de la ristra de obras maestras del genio japonés, hombre SEGA por antonomasia. Contaba con jockstick y no era gráficamente muy potente, pero por primera vez (que tengamos constancia), se incluía el cansancio como elemento a tener en cuenta a la hora de los combates.

 En el 87 SEGA volvía con la gran franquicia Heavyweight Champ, adoptando la perspectiva del boxeador. Una primera persona en toda regla. Ahora, como en el cine, nos introducíamos en el ring. Algunos dicen que era un remake del original monocromo. Hombre, aquí no decimos tanto, teniendo en cuenta que era dos sprites gigantescos el original del 76. Si acaso definirlo como un relanzamiento de un nombre que ya era conocido. ¡Cuánto habían cambiado los videojuegos en apenas una década! Y más cambiarían sólo una década después. Esta industria es, simple y llanamente, sorprendente. Y si SEGA volvía con su saga estrella, Rocky hacía lo propio, también por parte de SEGA para la Master System, en un nuevo juego no excelentemente valorado, pero que contribuía a introducir franquicias de éxito en la joven guerra por las 8 bits (NES siempre dio la sensación de peor calidad visual con respecto a la de SEGA por su escasa paleta de colores y de hecho se aprovechaban).

Posiblemente SEGA adoptó esta perspectiva por el éxito del Punch Out!!, de Nintendo, que con su juego, sobre finalblowtodo con la exclusiva de poder utilizar el nombre de Mike Tyson, estaba arrasando. De hecho, en el 88 Taito creó para SEGA Final Blow, espectacular juego desde el punto de vista gráfico y jugable, era un juego de lucha casi puro, con un cartel ilustrado a mano no menos espectacular. En el 91, James “Buster” Douglas, quien venció a Mike Tyson por KO  cuando las apuestas le daban por 42 a 1, se convirtió en el mayor reclamo y el juego cambió de nombre por el de James “Buster” Douglas Knockout Boxing. Al menos así se titulaba fuera de Japón, que aunque seguía siendo el mercado nuclear no podía ignorar al mercado estadounidense y el incipiente europeo. La adaptación para Mega Drive fue bastante buena en todos los sentidos, incluyendo extras que no tenía la versión recreativa. En su versión para las 8 bits, para Master System/Master System II, también en el 91, no se utilizó el nombre de James Douglas, y se tituló de nuevo  Heavyweight Champ. No estaba basado directamente por tanto en ese Final Blow, pero su curiosidad es que era una utilización mejorada de los gráficos del anteriormente nombrado Rocky. Las crónicas de la época, como las de HobbyConsolas o Raze o cualquiera que lo viera, hablaban de unos gráficos buenísimos y la posibilidad de escoger luchador. En la Raze número 9 se puede ver la mítica captura del famoso Intermissión, donde los jugadores respiraban recuperándose y creemos recordar que se podían repartir puntos de experiencia, algo que no hemos leído en las crónicas antiguas que recordemos ahora mismo. Quizá en HobbyConsolas. Posiblemente esto del reparto de puntos venía del estupendo arcade The Final Round, de 1988, relanzando en el 2001, pero aunque tenía este modo, digamos, de entrenador, carecía de la elección de jugadores más amplía que planteaba este juego de la Master. Lo de recuperarse puede ser extraído de juegos anteriores como el ya nombrado Champion Boxing.

Pero en ese mismo 1987 que os hemos dicho se estrenaba de nuevo Heavyweight Champ se publicaba una frikada como Ring King (no confundir con otro de lucha libre posterior llamado King of the Ring). ¿Por qué frikada? Pues no es porque este juego para la NES desarrollado por Namco se haya convertido en blanco de las burlas de los aficionados a lo retro. No porque el juego no cumpliera con su apartado jugable e incluso gráfico, que no cumplía, sino porque en las pausas, los de Namco tuvieron la feliz idea de retratar el momento en el que los luchadores recibían un masaje por parte de sus masajistas y… Bueno, la palabra mamada aparece en todas las mentes al ver las imágenes fruto de las bromas.

superpunchoutPero hemos hablado de Punch Out!!, y antes de continuar con otros grandes títulos que nos trajeron los 90, habría que destacar esta saga para congratularnos con Nintendo y el Ring King. Nintendo no era precisamente la alegría de la huerta en Arcade. Pero con este juego y los siguientes en formato doméstico partió la pana. Eso sí, con ese cierto estilo de Nintendo que puede o no gustar. Pero ese aspecto anime o un tanto caricaturesco supone viento fresco en la industria (creemos recordarlo de haberlo jugado en una máquina recreativa en un bar cercano a nuestra casa cuando niños). No vamos a repasar toda la saga, sería imposible, pero casi todo el mundo coincide en la versión del 84 y la del 85. La primera más sencilla y la segunda más compleja, sobre todo cuando sus versiones a NES en el 87 (que usaba la coletilla Mike Tyson´s Punch Out!!) )o Super Nintendo, esta última con una versión en el 98 del segundo título de la saga (versión Super Punch Out!!). Super Mario, de hecho, solía ser el árbitro en un surrealismo típico de Nintendo que tanto contribuye en estas cosas a crear su mundo particular que tanto gusta. Las animaciones no eran buenas, no, eran lo siguiente: obras maestras. En junio del 92, otra vez veladas veraniegas, se lanzaba Power Punch II, que iba a ser una continuación del Mike Tyson´s Punch Out!! (es que vendió 3 millones de la época, cuidado), por parte de Beam Software, encargados de la trilogía de Regreso al futuro para NES, titulado Mike Tyson’s Intergalactic Power Punch. Sin embargo, los problemas legales del boxeador Mike Tyson hicieron que Nintendo le cambiara el título. Es por ello que lleva el número 2 en el título… siendo segunda parte de nada.

Os hemos relatado muchas veces que la Master System II de SEGA fue nuestra primera consola, allá por el año de 1992. Fue nuestra primera consola y el juego Heavyweight Champ, que os acabamos de nombrar, la adaptación paraheavywight la Master del Final Blow, posiblemente fue nuestro tercero o cuarto juego para la consola. En la memoria de la consola venía la joya de Alex Kidd in Miracle World y en cartucho Sonic The Hedgeogh. El segundo-tercer juego que nos compramos fue Double Dragon mientras que el tercero-cuarto fue este Heavyweight Champ. El juego salió como hemos dicho en 1991, de ahí que, cuando lo compramos en el 93, era todavía una total novedad. Hoy, donde a los tres meses ya se cataloga a una película de antigua o a un juego de “no novedad”, entonces el recorrido de un juego era más amplio,  sobre todo por la dificultad de salto de un continente a otro. Es por ello que nos pegaron un sablazo de 6095 pesetas en su momento, unos 36€ al cambio actual. Antiguamente la Master tenía dos precios: 5995 pesetas y 6095 para los más recientes (aunque hubo picos más altos u ofertas imperdibles de 2×1 en muchas ocasiones). ¿Por qué nos dio por ahí? Supongo que la gran experiencia de Double Dragon nos inspiró a comprar ese septiembre este juego doble o, quizá, el haber echado unas partidas a eso juegos de westrling de recreativa de la Neo Geo. La cuestión es que por Europa también nos clavaban entonces. Según la revista angloamericana Raze, en su número de julio del 91 (por cierto, dedicada al Shinobi Shadow Dancer en una maravillosa portada ilustrada a mano como sólo se sabía hacer entonces), en UK costaba 25 puñeteras libras. Pero en fin, era otra época… ¿o no? Era un juego duro, que conste, lejos de las pamplinitas de hoy en día que falta que te digan cuándo ir a mear. Sufrimos decepción por este hecho y después siempre tuvo en nosotros un extraño halo de atracción, como de reto especial, no sabemos cómo definirlo. Queríamos haceros este inciso personal, pues de hecho, de toda la lista que leáis aquí, para nosotros este el JUEGO en mayúsculas por este sentido. Cada cual tiene sus preferencias, aunque no sea el mejor de esta lista.

FIN PARTE I

Anuncios

1 Response to “Veladas de boxeo en una tarde de verano Parte I”



  1. 1 Veladas de boxeo en una tarde de verano Parte II | Frikadasmil Blog Trackback en julio 31, 2016 en 9:41 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: