Dark Souls III paso a paso (VII): cosas antes de terminar parte I

guía7Antes de afrontar el final vamos a poneros, en esta séptima entrega (y seguramente en la siguiente de esta guía que estamos haciendo de nuestro recorrido), todo aquello que merece la pena conocer o, al menos, lo que nosotros hemos conocido, tal como anillos, lugares y jefes secretos, curiosidades… Vamos que ya queda menos.

Pues eso, vamos a empezar por lugares secretos que, aunque parezca mentira, existen, y son grandes por cierto, con sus propios jefes y objetos. Por tanto, no es sólo para ver más cosas del juego, sino que conseguimos cosas buenas, objetos, armas, experiencia… Empezamos por el Lago ardiente, por ser el más fácil a estas alturas del juego.

–LAGO ARDIENTE

Llegando al lago

Para saber cómo llegar mira el siguiente video que te hemos preparado. En él verás que, desde donde venciste a Wolnir, hay un camino secreto si destruimos el puente ese que tuviste que recorrer para venir aquí:

El lago en sí

El lago en sí no es demasiado grande, pero debes tener en cuenta que hay dos problemas: flechas que te van a ir lanzando no sabemos muy bien qué aunque seguramente será un gigante o algo (sentimos no ser más específicos, pero tampoco nos pusimos a buscarlo) y un gusano gigante que te atacará cuando te acerques a la entrada del jefe de zona. Aquí lo importante es que te pongas a dar vueltas por el escenario esquivando las flechas y el gusano y te cojas la gran cantidad de buenos objetos que hay, sobre todo el escudo que, además de bueno, te dará más almas.

Y poco más que decir: si desde que entras al lago vas recto, pegado a la izquierda para esquivar al gusano, llegas al jefe, no hay más.

El demonio del lago de fuego

La estrategia, como siempre en este tipo de jefes, es la misma (de hecho, el demonio que te encuentras de camino al lago es parecido): pegarte a él y darle hostias por debajo. Lo malo es que cuando entra en fuera empieza a lanzar llamas a su alrededor, pero si has llegado a esta zona secreta a estas alturas, con tu nivel, no debe tardar mucho en caer.

–JARDÍN DEL REY CONSUMIDO

Camino al jardín

Como ves en el siguiente video, desde la hoguera de la bailarina del valle boreal, llegamos sin problemas:

El jardín de las no delicias

Antes de llegar a esta zona por el ascensor, si te tiras a mitad del camino, podrás conseguir un fragmento de estus, que nunca viene mal.

Bueno, ya estás aquí. Esta es una zona que, la verdad, no la hemos explorado a fondo, pero que es imprescindible para conseguir el acceso a las otras dos zonas secretas del juego. Eres, faltaría más, libre de explorar, pero ten en cuenta que esta zona está plagada de algunas zonas que producen congelación.

Si quieres un atajo, puedes meterte en el edificio de la derecha. Allí, tras subir por un ascensor y unas escaleras posteriores (matando por el camino enanos encapuchados, claro), tendrás un atajo.

Si quieres ir al boss de zona, no hay problema, puesto que, como el lago ardiente, es todo recto. Sabrás que vas bien porque verás varios caballeros custodiando la entrada, así que ten cuidado a más no poder.

Oceiros, el rey consumidiño (leer con acento gallego)

Este tal Oceiros, muy importante para conocer lo que los modernos llaman lore (el trasfondo de toda la vida o, lo que en cine se llama historia, la cual complementa el argumento), tiene, una vez más, las tácticas de este tipo de enemigos: ponerse debajo al lado de sus piernas. En la primera parte del combate está relativamente tranquilo, si acaso invoca hielo a su alrededor, pero en la segunda se vuelve más violento, aunque si recibe lo suficiente, queda grogui. Cuando veas que va a por ti, protégete o rueda. Es un jefe que, una vez más, a estas alturas, suponemos no muy difícil. NOTA: no hace falta decirlo, es débil al fuego.

–TUMBAS OLVIDADAS

Cómo llegar

Desde donde te enfrentaste al jefe Oceiros, sigue por el único camino posible. Luego, al norte de esa especie de fuente que encontrarás, golpea la pared falsa:

La misma zona del principio… pero sin luz

Si en el jardín pegaba eso de “en el jardín del Edén ninonino…”, aquí continuamos con “la oscuridad se cierne sobre mí ninonino…”. Pero fuera de coñas, esta zona, inquietante hasta más no poder, totalmente vinculada a la historia genial que subyace en este mundo, es igual y no debes tener pérdida. Dos cosas importantes: enemigos más difíciles y una oscuridad a media distancia que puede posibilitar que te desvíes un poco del camino. Sabrás que vas bien porque nuestro objetivo es donde luchamos con Iudex Gundyr, ¿recuerdas? Se perciben como pequeñas hachas de luz por ahí, puntitos luminosos que nos sitúa en un campo abierto de enemigos. Corre o lucha, pero ve hacia la niebla donde estaba el jefe… para volver a enfrentarnos a él.

Hombre, qué pasa, campeón (leer con voz de Javier Arenas):

Después de la lucha contra los príncipes gemelos no debes tener dificultad para distinguir el patrón de lucha de este capullo de ojos encendidos como ascuas. Eso sí, es un poco fullero al luchar, y puede soltar una coz de vez en cuando, un giro inesperado, etc., que no hacía el príncipe en la majestuosidad de su cargo, pero lo bueno es que no se transformará como en tu primer encuentro con él. Mira el video, no debe costarte más de un par de intentos a estas alturas (y si no puedes, que te sirva de referencia de en qué nivel estás a estas alturas para prepararte para la lucha final. En general todas estas secundarias es para que subas y te calibres):

Después de la batalla, seguimos por el camino. Allí a lo lejos está la versión B del santuario del fuego, pero ten cuidado porque habrá desperdigados mientras llegas caballeros de los fuertes.

Y llegamos al santuario apagado y oscuro. ¿Hemos dicho que está cojonuda esta fase? Pues sí, ese aspecto de abandono y de inquietante soledad, sólo rota por la sospechosa vieja de la mecedora (¿son las equivalentes a las serpientes de la primera entrega?), es muy de terror. Investiga bien porque hay almas y objetos soltados por donde deberían estar los secundarios rescatados. Importante es que vayas donde el herrero y tires al lado derecho. En la pared del fondo, golpéala, y aparecerá un objeto clave para uno de los posibles finales del juego: los ojos de la guardiana (dáselo a ella).

Y nada más, ya te puedes ir al santuario original o donde quieras.

NOTA: Antes de despedirnos, un extra: la historia de Parches, el cual es ya como un viejo amigo porque siempre sale (aunque hemos de decir que su mejor aparición es la primera y la de Bloodborne).

Y en la siguiente entrega, otra buena ronda de secretos y cosillas que hacer antes de encarar el final (que conste que mucho de esto se puede hacer al terminar, continuando, pero es preferible ahora para subir de nivel, conseguir armas, etc.).

Próximamente, el resto del recorrido. Por cierto, cualquiera es libre de copiar esta guía, pero por favor, di de dónde la has sacado si lo haces. Sólo eso pedimos. Nos vemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: