Otro más de la saga Souls… ¡y que no pare!

DARK SOULS™ III_20160614124707En agosto del año pasado os hablábamos de uno de los mejores juegos de lo que llevamos de generación, nada más y nada menos que Bloodborne, uno de los vende consolas exclusivos de SONY sin duda alguna. Pues bien, cercanos de nuevo al inicio del verano, volvemos a repartir a diestro y siniestro con otro juego de From Software: el supuesto final de la saga y la trilogía Dark Souls, el esperadísimo Dark Souls III. El genio creador de la saga vuelve y… ¿tú qué crees? Pues juegazo… y putada al canto.

Efectivamente, la saga Souls lleva presente en este blog desde siempre: Dark Souls, Dark Souls II, Dark Souls III e incluso como componentes de la misma (o de su espíritu, por eso de las almas), Demon´s Souls, el clásico original, y Bloodborne. Cinco juegos no, cinco juegazos de Rol, además del género de terror, japoneses (por eso de que la buena fama había pasado a Occidente en la pasada generación), que aúnan dificultad pero no imposibilidad, con una jugabilidad que es una delicia. Misteriosos, buena música, un diseño espectacular… Por si fuera poco, y por si no se nota nuestra predilección por esta saga, hemos hecho todas las guías posibles y por haber: la de Dark Souls, la de Dark Souls II, la de Demon´s Souls y la de Bloodborne (y si podemos, haremos la de Dark Souls III). No todas las expansiones/ediciones las hemos podido hacer (o no hemos podido o no teníamos tiempo o nos la teníamos), pero esto os hace una idea de que apostamos por este juego. El número de visitas y los comentarios demuestran también, querido visitante de Frikadasmil, que a ti también te gustan.

Y es que este Dark Souls III no es normal. Primero, porque ahora sí, el juego tiene la calidad gráfica que parecía iba a tener su segunda entrega y que quedó en casi nada. Por otro lado, es un Dark Souls de nueva generación, con todo lo que ello conlleva. Tercero, porque es el fin (supuestamente) de la trilogía. Y, lo último pero no menos importante, Miyazaki vuelve a tomar las riendas del proyecto. Efectivamente, The Boss, el jefe de verdad de DS, es este hombre que sabe darle un punto más allá de calidad a sus juegos inigualable. Se ha convertido en uno de los gurús actuales de las consolas, una referencia absoluta. Como Kojima, sus juegos son siempre sus juegos, llevan su sello, y es capaz de mutar sin perder la esencia, respetar a los fans de una saga pero avanzar a la par. No son FIFA, por así decirlo, son Final Fantasy de los de antaño, no sé si nos explicamos bien. Siete años han pasado desde el misterioso Demon´s Souls, juego hecho a base del antiguo y nunca suficientemente tenido en cuenta boca a boca (con desprecio inicial de SONY incluido), así como la cumbre de la saga en muchísimas cosas que fue el viciante Dark Souls.

Argumento

La verdad es que se había dicho que era una precuela de Dark Souls, otros que si era una continuación, que si patatín que si patatán. La realidad es que el argumento en los Dark Souls parece siempre una excusa para dar palos, pero después, cuando rascas, todos sabemos que es un galimatías del calibre mil. Lo único es que somos, como siempre, un no muerto (bueno, nos llaman un Latente), un ser que debe vencer a los Señores de la Ceniza, pues el mundo está perdiendo las llamas, base del poder y de la vida, como quien dice, de este mundo “darksoulniano”. Y poco más pues, como siempre, descubrir más dependerá de ti, de hablar con los personajes secundarios, leer las descripciones de los objetos y montarte una teoría sobre qué pasó aquí y qué está pasando. Los argumentos misteriosos causan siempre polémica, pues es como si el que los desarrolla no tuviera ganas de “calentarse la cabeza”, pero por otro lado, como nos ha enseñado el cine (la gran 2001: una odisea del espacio), no todo tienen que dárnoslo mascado, pues así nos implicamos más e interactuamos y jugamos con los guionistas. Por tanto, como también ocurre en muchas películas de cine o en obras literarias, el argumento de este juego es bueno a secas, pero la historia es una obra maestra.

Jugabilidad

Hablar de este apartado es hablar de algo ya conocido, o que debiera ser conocido, por todo aquel que se precie como videojugador (del juego online, un juego en sí mismo, tampoco hace falta ampliarse. Lo único es que se dice que si invocas ayuda para los jefes, estos aumentan de vitalidad, pero no lo hemos comprobado). Así que si queréis más detalles, leed nuestras anteriores crónicas sobre los juegos de la saga Souls. No obstante, deciros que seguiremos muriendo y muriendo, con multitud de escenarios/jefes/lugares ocultos y secundarios y disposición laberíntica, más que nunca de hecho. Es una gozada, y una jodienda, ir andando, no saber por dónde tirar, seguir andando, vencer a monstruos mil, terminar corriendo porque te están reventando o ya no tienes objetos de recuperación, y terminar en una hoguera, recuperándote, pero en mitad de ningún sitio, preguntándote: «¿dónde coño estoy?» La sensación de que queda más por descubrir de lo que has visto, que no lo vas a ver todo de hecho en la primera vuelta, de que tiene que haber algo más o algo secreto o retorcido, es una sensación constante que te va a acompañar durante todo el viaje. Si Dark Souls potenciaba Demon´s Souls, en un mundo que parecía inconexo y resultaba que todo se acababa “enganchando”, con puertas, recovecos, escaleras, atajos, etc., que acababan enlazando las fases, los mundos, los jefes, y que te decías “qué puta genialidad”, aquí no hay tantos de esos enlaces (que los hay), sino que simple y llanamente… estás correlacionados. No vamos a decir que es un GTA porque eso sería mentir, pero todo está conectado de manera natural, sencilla, sin aspavientos, y que hace que cuando te pongas a ir “pa´lante”, acabes llegando al quinto pino y te veas inmerso en medio de ningún lado.

Se recupera también (de hecho sólo Dark Souls no tenía uno al uso) el nexo, único lugar en donde podremos hablar con los NPC´s que rescatemos o ayudemos, en donde están los vendedores, herreros, etcétera. Y, por supuesto, el único lugar en donde podremos subir de niveles.

Se ha dicho también que es una mezcla entre Dark Souls y Demon´s Souls con la velocidad de Bloodborne como principales ingredientes. Y es cierto en parte. Por un lado, hay aumento de daño acumulado y la ropa no puede ser subida de nivel, como en Bloodborne, pero la velocidad no es tan frenética como en dicho juego por mucho que digan y , aunque se ha recuperado la barra de magia como en Demon´s Souls, no hay hierbas que la recuperan sino una nueva novedad: el balance de estus. ¿Qué es esto? Pues el herrero, disponible desde el primer momento, nos da la posibilidad de reajustar los estus. Resulta que en este Dark Souls la magia se rellena a través de un estus especial azulado. Por tanto, esta novedad o, mejor dicho, su regreso, nos hace tener que estar atento también a su relleno. Al herrero, si tenemos 5 estus, por decir un ejemplo, podemos decirle que nos ponga 3 de vitalidad y uno de magia o uno de magia y cuatro de vitalidad, etc., todas las veces que queramos y en función de nuestro personaje, sus características o la estrategia concreta que queramos. El coñazo es tener que ir hasta el herrero y no hacerlo desde la hoguera (por lo menos, que sepamos).

A priori puede parecer un paso atrás el control de este Dark Souls III comparado con Bloodborne, pero también en su momento hay quien dijo que quería el sistema de escudos, puesto que el que no quisiera jugar con escudos que no jugase y el que sí que lo hiciera. No les faltaba razón. Pero eso da igual, porque aquí hablamos de una saga consolidada y por tanto con su propio toque, características y jugabilidad.

Por tanto, y aunque algunas veces pueda parecer cerrado (es más, a veces un camino está cerrado, lo que te hace dar la vuelta. Lógico. Una cosa es poder llegar a un sitio de dos maneras y otra es de todas o que no haya una narración). Eso sí, en las famosas notas del suelo, si juegas desconectado, se aprecia unas que te dan ciertas “pistillas” en determinados momentos. No, no es una rebaja de la dificultad, pero no tiene sentido que te digan “enciende tal cosa” un juego cuya esencia es el silencio absoluto. No sé si nos explicamos. Pero esto es en determinados momentos, un intento por hacerse pasar por un usuario online y darle vidilla y usar algo que, si no tienes conexión, se pierde.

Otro hecho más o menos nuevo son “las segundas partes en las batallas”. Efectivamente, no sólo en determinados y concretos personajes secundarios que pululan por ahí ocurre, sino en los jefes. Cuando se le ha quitado determinado número a sus barras, se produce un cambio, no sólo en los aspectos sino en las estrategias, para que no te duermas en los laureles, que le aportan un ligero cambio y, por qué no decirlo, cierta injusticia, puesto que también hay que decir que muchos jefes ahora no vienen solos sino también acompañados, sea de secundarios o parejas, y se produce una turbamulta que, como ya hemos dicho, podemos calificarla de “cierta injusticia”.

Gráficos

Ahora por fin tenemos un gran apartado. Que no decimos que antes no lo tuviera. El Dark Souls era, pese a todo (bajada de frames concretas), muy visual y espectacular. Recordemos, a modo de ejemplo, el Dragón boquiabierto. La segunda entrega también lucía muy bien, aunque venía rodeado de la famosa polémica sobre los gráficos rebajados con respecto a la demo mostrada en el E3 donde se presentó. Pese a todo no estaba mal, recordemos la fase de los dragones: todos volando, una iluminación preciosa taciturna… Pero si de iluminación preciosa estamos hablando, hablemos de esta en Dark Souls III. Desde el primer instante se aprecia que sigue el patrón/ecuación Bloodborne: nuevo motor + nueva generación= espectacular. Que sí, que no es The Witcher 3 en este apartado (¿quién lo es?), pero es, junto con el trabajo artístico, algo exquisito. Porque si por algo destaca la saga es por su diseño artístico, y aquí vuelve a hacer gala de ello: desde pequeñas plazoletas íntimas y destrozadas bajo pálidos rayos de sol hasta jefes de diseño imposible y monstruosas proporciones. En ese aspecto, el inicio genial pone de manifiesto todo este clima y ambientación. Podemos encontrar asfixiantes espacios o plácidos lugares abiertos que no lo son en realidad, y en donde recibiremos más de una hostia o dos. O ver la casi infinita retahíla de cascos, armas, escudos, grebas, pantalones, guantes, anillos, objetos de ayuda, de ataque, capas, etcétera. Todo lo que llevan los personajes puesto encima lo puedes conseguir. Todo lo que veas (una torre lejana, un bosque al fondo del escenario), puede ser visitado. De 10.

Pero hay varios “peros”, no todo es perfecto: las animaciones, que se repiten desde los tiempos de Maricastaña, incluyendo las del herrero e incluso la postura de las manos de la Guardiana del fuego. O la tardanza (un segundo o dos) al cargar de una hoguera las texturas y una leve, de nuevo, caída de frames en puntos determinados. Muy poco, casi inexistente, pero haberlas “haylas”. Por otro lado, nuestra arma choca en los espacios cerrados y sin embargo la de los enemigos, en muchas ocasiones, hacen clipping. Pero todo dentro de una gran calidad, y fallos perdonables.

Música y Sonido

El gran compositor Motoi Sakuraba, del que ya os hablamos en el genial Tales of Zestiria, vuelve a montar una excelente banda sonora. Su tonos tenebrosos acojonan, sobre todo en los jefes, y sus partituras son parte esencial del ambiente del juego. Como en los juegos de Rol de antaño (y cosa que saben hoy en día gentes como las de Bethesda), este es un apartado esencial que aquí se cuida hasta el paroxismo. Una vez más, que aprendan otros.

Los efectos de sonido por su parte son los tópicos (¡ay, faltan las katiuskas de Dark Souls! xD), y que se repiten. Pero es lógico, pues si un sonido se ha escogido bien, ¿para qué cambiar? Pero que conste que son casi, casi los mismos. Con respecto a las voces son pocas pero muy bien dobladas, incluyendo las risotadas finales de casi todos los secundarios. Pero fuera de bromas, cumplen todos con su cometido.

Ediciones y conclusiones

En fin, qué queréis que os digamos más a estas alturas de saga. Estos juegos, como antaño las Final Fantasy, son de compra obligada sí o sí, de día de fiesta cuando su lanzamiento. Ediciones físicas y digitales, con figuras y sin ellas, metálicas y limitadas, con “season pass” y sin él, seguramente con edición juego del año después, etcétera, demuestran que es por derecho propio uno de los grandes. Y como amantes del Rol y de los juegos con esencia “antigua”, es un, como se dice ahora, “must have”. Offline, online y explorándolo todo es un juego que roza el infinito. Nunca vuestro dinero estará mejor gastado. Obra maestra.

DARK SOULS™ III_20160611190452

DARK SOULS™ III_20160611190452

DARK SOULS™ III_20160611191428

DARK SOULS™ III_20160611191428

DARK SOULS™ III_20160611193052

DARK SOULS™ III_20160611193052

DARK SOULS™ III_20160612184808

DARK SOULS™ III_20160612184808

DARK SOULS™ III_20160613103934

DARK SOULS™ III_20160613103934

DARK SOULS™ III_20160614125502

DARK SOULS™ III_20160614125502

EJEMPLO DE GAMEPLAY:

Anuncios

3 Responses to “Otro más de la saga Souls… ¡y que no pare!”


  1. 1 idrhathewolf junio 18, 2016 en 8:39 am

    Bajo mi punto de vista Dark Souls 3 es una fusión de todo los Dark souls anteriores mas Demon souls, lo digo porque se ha recuperado la barra de magia.


  1. 1 Dark Souls III paso a paso (IX): final + recapitulando | Frikadasmil Blog Trackback en julio 10, 2016 en 10:00 am
  2. 2 Una reflexión a raíz de Souls Saga | Frikadasmil Blog Trackback en agosto 9, 2016 en 11:01 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: