Lo que se cuece en Japón

mondai-2Como sabéis que en este blog nos gustan las series y que no le hacemos asco a series venidas del País del Sol naciente, queremos hablaros en esta entrada de una serie corta que hemos visto sobre un tema que en Japón siempre gusta, el de la comida, con otro menos conocido: el de la situación de la mujer y las minorías sexuales en Japón. Entremos al restaurante más particular de la televisión nipona en una serie reciente, de 2015: Mondai No Aru Restaurant.

Como hemos dicho, nos gustan las series. Es verdad que podríamos hablaros en este blog de la cantidad casi infinita de series americanas que nos tragamos cada semana, pero como son de sobras conocidas por todos, nos lo ahorramos. En cambio, preferimos hablar de series más desconocidas de países “seriéfilos” diferentes, y más si es de un género como este el de la comida que gusta mucho por allá.

Y es que, efectivamente, pues sí, en Japón el género del “gourment manga” o “ryori manga” es un género muy querido, un género en el que la cocina, los cocineros, los platos y la comida tienen un gran protagonismo (recordemos aquí la clásica serie Oishinbo o los mangas de Jiro Taniguchi de El gourmet solitario, que os comentamos en este blog), aunque no hace falta ser un experto conocedor del tema para saber que en Japón lo del comer gusta mucho y siempre es protagonista en sus creaciones y día a día (son muy parecidos a nosotros en ese aspecto, la verdad). Sin embargo, siendo muy importante el tema de la comida, la serie, una tragicomedia (en Japón siempre mezclan la comedia con todo), trata otro tema: la posibilidad de que haya mujeres trabajando y compitiendo contra hombres.

¿Y de qué va este Mondai No Aru Restaurant que podría traducirse como algo parecido a “Restaurante con muchos problemas”? Pues eso, de muchos problemas: sexismo, machismo, homofobia, acoso (las tasas de acoso en Japón en las empresas son de las más altas del mundo), conservadurismo a tutiplén… Una alta encargada de una corporación dedicada al negocio de restaurantes, harta del ninguneo a la que ella y su amiga fueron sometidas (con desnudo incluido de su amiga para pedir perdón por un error), decide montar su pequeño negocio de comida en lo alto de una azotea, con parte al aire libre, y con otra como un invernadero. Le acompañan una graduada en una universidad de prestigio también ignorada, la hija otaku-gamer de su ex jefe, un transexual, una ama en proceso de divorcio y sin la custodia de su hijo, la ex camarera frívola del restaurante rival, y la ayuda esporádica de una antigua abogada que quiere que se haga justicia con el caso de acoso que antes hemos dicho. Frente a ellas, el restaurante rival, en donde cocina un chef de enorme talento por el que la protagonista está colada y viceversa. Este planteamiento de lucha da lugar a encontronazos y grandes momentos tanto cómicos como dramáticos. Pero siempre con un tono desenfadado sin caer en la excentricidad de otras series japonesas.

No vamos a contaros quiénes son todas, pero sí destacar la protagonista, Yoko Maki, conocida por otras series del mismo guionista o Ken Yasuda, el transexual, conocido actor de doblaje y cine, entre otros. No son muy conocidos por aquí, pero muchos son reconocidos por allá.

En definitiva, una serie corta de muy pocos capítulos (unos 9), reciente, amena y que se ve sin problemas. Divertida y desenfadada, interesante por conocer otras culturas, y, sobre todo, sin las excesivas excentricidades de otras series que puede espantar a los menos acostumbrados. No es sólo una recomendación friki: es una gran serie.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: