Oscars 2016 (2ª parte)

the-revenant-bannerDespués de haber hablado de la primera tanda de películas nominadas a Mejor Película en los Oscar 2016, continuamos con la parte que faltaba. Recordad que son ocho películas de todos los géneros que hemos decidido dividir en dos partes, cuatro y cuatro, para no hacer el post demasiado largo o sobrecargado. Veamos pues ya, sin más preámbulos, nuestra opinión sobre la segunda parte de las películas nominadas de la 88ª edición de los Oscar.

Mad Max: Furia en la carretera (George Miller, 2015, Australia-EEUU, Color)

¿Mad Max de nuevo? ¿En serio? Teniendo en cuenta que todo lo antiguo que toca Hollywood para mover a la nostalgia suele devenir en mierdas, con notables excepciones, la cosa pintaba mal. Tras estos primeros momentos de confusión cuando nos enteramos de este reinicio de saga, nos dijeron que George Miller, el director de las antiguas, era el encargado. Sí, era una buena noticia, pero teniendo en cuenta que en el tráiler salía un tipo en lo alto de un camión tocando una guitarra y un personaje soso a más no poder como protagonista para sustituir nada más y nada menos a Mel Gibson (además de que George Miller es un artesano creador de esa saga mítica que son las películas antiguas de Mad Max, vale, pero tampoco es la trilogía de El padrino), seguíamos sin tenerlas todas con nosotros. Pero he aquí que un director con oficio, criado en los pechos de la acción de antaño (que incluía sexo, malas palabras, tomate por un tubo y nada de rollos místicos), nos ha brindado una de las mejores películas del año, aceptada por la siempre difícil conjunción de crítica y público, y que ha demostrado que más vale un director mediocre, pero director al fin y al cabo, que mil creadores de videoclips de los de ahora que se autodenominan directores de cine (já). José Luis Garci, director español académico de Hollywood (ganador del Oscar a Mejor película de habla no inglesa y nominado en otras tres ocasiones) dijo en un programa radiofónico hace poco que él había votado a Mad Max como Mejor Película, lo que nos indica cómo gustan los viejos rockeros.

La película ha sido tachada de renovadora del género, de acción a raudales e incluso de feminista. Sí, de feminista, porque en ese mundo post apocalíptico de machos alfas y de motoristas del infierno, resulta que una de las mujeres se rebela y se escapa con las vírgenes del jefazo (aunque entre las actrices están algunas modelos de Victoria´s Secret o la hija de Lenny Krevitz, que no son precisamente el paradigma de la mujer que escapa de determinados aspectos. En todo su derecho, pero que conste). Y hete aquí que un tonto a las tres (en una vuelta de tuerca del argumento original) que estaba capturado para que se usara su sangre para mantener al clan, se escapa con ellas. El reparto está encabezado por el británico Tom Hardy, el hombre de mirada adusta, quien comenzó con un par de papeles interesantes en Black Hawk Derribado (Ridley Scott, 2001) o Star Trek: Némesis (Stuart Baird, 2002), donde hacía de un joven clon de Pickard. Después de un período largo de más o menos intrascendencia a nivel mundial (pero en donde trabaja lo mismo con Guy Richie que con Sofia Coppola y donde gana premios, así como en series de TV, donde siempre actuó), resurge con Origen (Christopher Nolan, 2010) y de ahí una retahíla de títulos como el Bane de Batman: La caída del caballero oscuro (ídem, 2012), The drop (Michäel R. Roskam, 2014), Child 44 (Daniel Espinosa, 2015), Legend (Brian Helgeland, 2015) e incluso El renacido (Alejandro González Iñárritu, 2015). También aparece, cómo no, Charlize Theron, ganadora del Oscar por Monster y que en este blog hemos ya nombrado en el especial Saga Alien, actriz que escoge muy bien sus papeles y que nunca desentona, sea esta una película de ilimitado presupuesto o algo más alternativo.

En fin, una gran película de acción que recupera lo mejor de una época, nominada a Mejor película para seguir la tradición sin sentido de los últimos años (estamos pensando en Origen o Avatar, bromas de mal gusto), pero que ha dado una lección a los supuestos gurús actuales de las películas de acción, películas soporíferas (¿Habéis visto el dramón oscuro y siniestro que se entrevé y medio intuye en Batman vs Superman? ¿Aventuras? ¿Qué es eso?) en comparación con este despelote de sangre y palos y velocidad llena de adrenalina (pero no de testosterona). Muy recomendable, desde luego.

Brooklyn (John Crowley, 2015, EEUU, Color)

En plena fiebre por parte de algunos países, entre ellos y para sorpresa de muchos, EEUU, por haber quién da el rebuzno más alto en contra de todos los inmigrantes, metidos todos en el mismo saco por tipejos a los que nos gustaría ver si están al día de sus impuestos, por cierto, es bueno ver esta película. Porque esta película ni toma ni deja de tomar partido; simplemente, se desarrolla. La candidez con lo que lo hace encaja perfectamente con su protagonista, Saoirse Ronan (conocida por El huésped, Hanna o Byzantium), perfecta en su papel de inocente muchacha irlandesa que ha de cruzar el charco para trabajar en Nueva York y absoluta y total protagonista del relato. Este paso, el de salir de un país a otro, no está retratado como el típico “paleto ve mundo”, más próximo a lo cómico que lo sentimental (Cocodrile Dundee en general, por ejemplo), sino que el retrato es íntimo, personal, humano. Es la idea, también idílica, hay que decir, pero verdadera en la mayoría de los casos, del inmigrante que, sin olvidar sus raíces, vive una nueva vida plena en el país de acogida. Aunque rodeada de ilustres secundarios, muchos de ellos omnipresentes últimamente en películas, es ella, insistimos, el leit motiv de todo el film, apareciendo casi en todos los planos.

Agradable sorpresa que, sin buscar ningún tipo de trascendencia metafísica, nos muestra una interesante historia que, se nota, está basada en una novela.

El renacido (Alejandro González Iñárritu, 2015, EEUU, Color)

Leonardo Di Caprio, tachado siempre de ídolo de niñatas, escoge, casi desde el principio de su carrera, al más puro estilo Tom Cruise, Brad Pitt o George Clooney, buenos papeles, con criterio, siendo este por fin de El renacido el que le ha llevado a ganar un Oscar. Ha trabajado el hombre con Cameron, Spielberg, Tarantino, Scorsese… y, por fin, entre esos nombres, ha surgido el suyo para llevarse el Oscar. Un Oscar, hay que decir, más próximo al de The Artist (Michael Hazanavicius, 2011),  que a los que nos tiene acostumbrados.

La película es una película de época, de época del oeste se entiende, que trata sobre unos cazadores recolectores de pieles que son atacados por los indios de la zona. Cuando tienen que huir, todo se complica. El explorador de la expedición, Di Caprio, cuyo hijo es un indio mestizo, sufre un “accidente” y… Bueno, mejor que lo veáis por vuestra cuenta.

La película es una auténtica batalla entre Di Caprio y su alter ego, un inmejorable Tom Hardy, y la naturaleza, por qué no, en la que también encontramos otros nombres conocidos en el reparto como al irlandés Domhnall Gleeson (conocido para el gran público por ser el mayor de los Wesley en la saga Harry Potter o el prota de la comedia romántica de fantasía Una cuestión de tiempo), actor que está ahora mismo en la cresta de la ola y que sólo en este año ya ha salido, aparte de esta, en Brooklyn, Star Wars Episodio VII: El despertar de la fuerza o Ex Machina,  y Will Poulter, con su cara rara, conocido por haber salido en multitud de películas pese a su juventud (Somos los Miller, Las crónicas de Narnia: la travesía del viajero del alba).

Junto con la de Miller, una de las películas más difíciles de dirigir, con un Iñárritu en estado de gracia tras Birdman, con su visión tridimensional de la acción y del espacio cinematográfico. Eso no quiere decir que no recurra al montaje en plano, pero sus planos secuencias son sencillamente magistrales en cuanto a su dificultad técnica. Destaca su fotografía, obra del también mexicano Emmanuel Lubezki, quien lleva muchos años en el mundillo, con directores excéntricos con esto de la iluminación como los Coen, Cuarón, y, sobre todo, Michael Mann (Ali, 2001) y Terence Malick (El árbol de la vida, 2011), entrenamientos sin duda para las tres últimas suyas, Gravity de Cuarón, y las ya nombradas Birdman y El renacido. Tres Oscar consecutivos para él tras un gran número de nominaciones que lo encumbran como un número uno.

En fin, una gran película recomendable de ver que tiene el interés del Oscar a su director y a su actor principal, el mediático Di Caprio, cuyo Oscar hubiera sido mucho más merecido por su papel en Django desencadenado o El lobo de Wall Street, pero cuya película, qué duda cabe, recae sobre sus hombros.

La habitación (Lenny Abrahamson, 2015, EEUU, Color)

Esta película es (por cierto, que en inglés se llama “Habitación” y aquí, no nos preguntéis por qué, le han puesto el artículo “La” delante), junto con Brooklyn, es una de las ilustres desconocidas que se han colado este año en los Oscar. Ambas películas, por cierto, basadas en dos novelas. Y ambas, irlandesas (¿Es esto cine europeo o no? Ahí queda la pregunta, a lo Sócrates, en el aire y sin respuesta). Y, ciertamente, con un guión bien curioso: Jack es un niño que vive en una habitación con su madre desde que nació hace 5 años. De esta habitación, que es todo su mundo, un mundo minúsculo (pero que posee zona de juegos, de cocina, de dormitorio, de baño) , no puede salir. Ni él ni su madre. Y ya no te vamos a contar más.

El “jodío” niño, Jacob Tremblay, es un descubrimiento. Es como ese niño de Solo en casa, El sexto sentido, El milagro de Anna Sullivan, Matar a un ruiseñor, El chico y un largo etcétera de películas en donde los chavales destacan extraordinariamente (vaaale, también el chavea de Speed Racer, de las Wachowski). Sólo había salido en un pequeño papel en la saga de Los Pitufos, pero ahora, y con merecimiento, se va a hinchar a papeles. Es un niño de 10 años que cuando la película tenía 9 y simulaba 5, y es cierto que no deja de ser un papel de niño, pero lo borda de tal manera que nos extraña, y muy mucho, que no haya sido nominado. Ella, Brie Larson, es la ganadora del Oscar a Mejor Actriz por su gran papel como la madre de Jack. Aunque desconocida, tiene un bagaje amplísimo en multitud de pequeños papeles en películas y series, y eso que es muy joven, pero es otra de esas mujeres que ahora se van a hartar de hacer películas y que, como el citado Jacob Tremblay, tiene no menos de 4-5 películas en los próximos dos años. En cuanto a su director es el irlandés Lenny Abrahamson, de pocas películas pero bien valoradas (la más conocida quizá sea la reciente Frank), que la dirige de forma sobria. Destaquemos, aunque sea en un mini papel (un mini papel un tanto desaprovechado, hay que decir al guionista), la aparición en el film de William H. Macey, actor de reparto de tablas conocidas (sólo te decimos una cosa: Fargo).

Por tanto, interesante película que cuenta un argumento cuanto menos poco dado, que quizá podría haberse estirado más en una segunda parte muy marcada, pero que aún así cumple con su cometido, escapa desde el principio de ser un “telefilm” para convertirse en un film a secas con todo merecimiento.

Como en la primera parte de estas entradas sobres los Oscar 2016, si sólo hubiera estas ocho películas de los dos post y sólo se pudiera nominar a los responsables de estas películas (no vale de otras que no estén aquí. Además, no distinguimos entre actores principales o de reparto y, por supuesto, no vale dejar la categoría desierta) nuestros premios serían:

MEJOR PELÍCULA: El renacido

MEJOR DIRECCIÓN: Alejandro González Iñárritu

MEJOR ACTOR: Jacob Tremblay

MEJOR ACTRIZ: Saoirse Ronan

MEJOR GUIÓN: La gran apuesta

En fin, todo listo. Lo único es que en próximos post a lo mejor os explicamos nuestra opinión sobre las ausencias en las nominaciones a Mejor Película y nuestra opinión sobre estos Oscar 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: