Matrix Saga Parte I

matrTras la buena acogida que han tenido nuestras entradas sobre sagas que estén disponibles en Blu-ray, nos animamos ahora a analizar el pack en Blu-ray The Matrix Trilogía + Animatrix, que incluye no solo la trilogía sino también The Animatrix, película de animación basada en el mundo de la película. Ciencia ficción de la buena y con mayúsculas, una de los grandes éxitos de los últimos veinte años y un pelotazo que perdura todavía hoy en el imaginario colectivo. Venga, vamos a luchar contra las máquinas.

Como siempre decimos, nosotros vemos las películas en versión original subtitulada, por lo que si algo no coincide con la versión doblada, que sepáis que es por ello. Normalmente, analizamos sagas de mayores entregas, así que vamos a dividir en dos también esta saga aunque sean menos partes para hacerlo de manera más desahogada, ya que The Animatrix son muchos cortos.

The Matrix (Hermanos Wachowski, 1999, EEUU, Color)

The-Matrix-Movie-PosterEsta película, que ya dijimos en este blog era una de nuestras películas favoritas de ciencia ficción de todos los tiempos, se convirtió en un clásico instantáneo y un éxito pleno. No solo el boca a boca, que tan bien suele funcionar en el cine (y que no se suele tener en cuenta), o las buenísimas críticas de aficionados y expertos contribuyeron a su éxito, sino que también fue gracias a una extraordinaria campaña de marketing. Efectivamente, ¿quién no recuerda esos anuncios en prensa y televisión preguntándonos “qué es Matrix”? Pero una buena publicidad puede funcionar en un primer momento, pero fracasará si no está vendiendo un buen producto que cumpla con las expectativas. Efectivamente, la película está llena de escenas míticas, como los grandes clásicos: las gafas de sol, el señor Smith, el salto o la patada voladora de Trinity, la elección de pastillas, Neo con la boca borrada, la “cosecha” de humanos… Y qué decir de la batalla en el hall donde tienen secuestrado a Morfeo o la escena en la que Neo esquiva la bala, tantas veces imitada, un icono en sí mismo, un acierto fuera de toda duda que, de verdad, y aunando lo mejor del cine de artes marciales de Hong Kong, usó el tiempo bala congelando el tiempo.

Pero la película, ya decimos que todo un acierto cinematográfico, de guión, concepción, etc., no estuvo exenta de polémica por parte de su diseño artístico y por parte de su guión. Su diseño artístico puede dividirse en dos: el del pasado, homenaje evidente a las películas ochenteras, y el del futuro, donde a los trajes elegantes y sofisticados de los protagonistas y enemigos se unen lo kitsch de los teléfonos fijos, de la lluvia que atiza a la ciudad, el aire “cine negro”, los azulejos del suelo o el edificio al completo donde se reúnen dentro de Matrix (la escena donde contemplamos una panorámica en la que Morfeo está sentado entre la oscuridad y la lluvia frente a Neo es simple y llanamente de un gran valor estético y compositivo). Y esto fue criticado porque muchos vieron a Ghost in the Shell (Mamoru Oshii, 1995) en cuanto a las gafas de sol, la sofisticación, la intro con letras verdes cayendo en cascada o las conexiones por el cuello; y en el diseño artístico que acabamos de nombrar, en la noche o la concepción, vieron a Dark City (Alex Proyas, 1998). La primera influencia no supone ningún problema. Los hermanos Wachovski se consideran fans del anime japonés y en particular de esa película y de Mamoru Oshii (¡y quién no!), de ahí que, siendo dos películas que no tienen nada que ver (robótica vs informática), la homenajearan en cierto modo. Pero la segunda influencia no está reconocida. Ya sabéis, amigos, que no hay que confundir historia con argumento, la historia de Dark City no tiene nada que ver con The Matrix, pero el argumento es otro cantar.

Bueno, ¿y de qué va The Matrix? Anderson, Neo su apodo en internet, un tipo que trabaja en una empresa de software, suele tener sueños extraños y suele seguir por el submundo de internet y de los hackers a Trinity y Morfeo, dos reputados y buscados hackers. Un día, por ponerse en contacto con ellos, es perseguido por lo que parecen agentes de los servicios secretos. Pero una serie de hechos extraños le van a mostrar la verdad: el mundo no el mundo verdadero, sino un programa informático creado por las máquinas que en el futuro tienen dominada a la humanidad. Él, por tanto, es el elegido, el profeta que será capaz de sacar al mundo de su atolladero. Y el resto es de sobras conocido.

El reparto está encabezado por una serie de actores que, a priori, no estaban acostumbrados a todo este follón de palos y tiros. Si acaso Keanu Reeves, que había hecho fortuna con algunos títulos noventeros tan míticos como Le llaman Bodhi (Kathryn Bigelow, 1991), Drácula de Bram Stoker (Francis Ford Coppola, 1992), Speed (Jan de Bont, 1994) o Johnny Mnemonic (Robert Longo, 1995) pero no el resto o los propios directores, más propios de otro tipo de títulos (Lazos ardientes, 1996) que de este. Hay que decir que todos los actores están fantásticos, y el que se crean lo que están haciendo hace mucho por elevar el nivel de la película en el plano interpretativo, sin obviar, claro está, el legendario hieratismo de Keanu Reeves. El casting es, hay que decirlo, un acierto total. Así, encontramos a Carrie Anne-Moss (Memento) en el papel de Trinity, con su particular y extraño físico, con cierto hieratismo en su rostro que casa con el de Keanu Reeves, que no es tampoco la alegría de la huerta, en el papel de Neo. Destaca también Laurence Fishburne (Apocalypse Now!, Mystic River) en el papel del enigmático Morfeo, papel que desgraciadamente pierde algo de fuerza en las siguientes entregas. O, cómo no, Hugo Weaving (Las aventuras de Priscilla, reina del desierto, película de culto y, sobre todo, El Señor de los Anillos, puesto que del cine independiente pasa a los mega blockbusters en un suspiro tras este papel), que clava el papel del agente Smith, un auténtico malo construido con su dicción impecable y sus interpretaciones inolvidables de “malos”, es el actor que sobresale del resto con una claridad evidente, dejando claro como ya hemos hecho que todos están muy bien, especialmente su alter ego Morfeo. Pero incluso entre la tripulación encontramos rostros conocidos, como Joe Pantoliano, actor que ya había trabajado con los Wachowski y que todos recordamos por su papel en la mítica serie de televisión Los Soprano.

En los Oscars de 1999 arrasó en los premios técnicos, como era de prever. Y aunque los Oscars sirven para lo que sirven (para poco), es evidente que había unanimidad: los mejores efectos visuales, de sonido, edición de sonido y montaje fueron los de esta película. Lógico. Y eso que, atención señoras y señores, el rival fue Star Wars episodio I: La amenaza fantasma (George Lucas). Pero a diferencia de aquella, estos efectos fueron coherentes, sensatos e integrados. Un apoyo y no un fin en sí mismo. Que no estamos en contra de otra concepción, pero queda claro, ¿no? El magnífico efecto bala actualizado de Muybridge, etc., ideado por Manex Visual Effects y John Gaeta, admirador de Katsuhiro Otomo y de Michael Gondry, es sin duda lo más recordado. Gaeta fue supervisor de Más allá de los sueños, película que ganó el Oscar a efectos visuales por sus efectos de pintura en la película que causaron gran sensación, y responsable de los efectos de toda la saga. La calidad, pues, está libre de toda duda. Si sois aficionados a los making off os lo recomendamos, es increíble cómo se rodó, Keanu Reeves en un círculo de cámaras, el croma al fondo, etc.

Otro punto a destacar es que las escenas de lucha son creíbles porque los actores lucharon de verdad. En la película se contó con Yuen Wo Ping, encargado de toda esta trilogía, especialista de Hong Kong en los efectos especiales con cable, quien con su equipo, liderado por Dion Lam, entrenaron a la plantilla de actores al completo durante jornadas leoninas de varias horas al día y varios meses de duración. Encargados como son de películas de acción de Jackie Chan o Jet Li (y en Estados Unidos de Spiderman, Kill Bill, Looper y un largo e infinito etcétera), todo tenía que salir, como salió, redondo.

¿Y qué decir de la música? Excelente y recordada selección al servicio de la película, mezcla de temas originales de Don Davis (compositor de películas mediocres, aunque fue el encargado de la música de Parque Jurásico III y de Lazos ardientes, donde los Wachowski lo conocieron) y de conocidos cantantes como Marilyn Manson, Prodigy o Rob Zombi. Como las grandes películas, recordada tanto por ella en sí como por su música. Encaja a la perfección.

En fin, magnífica película de ciencia ficción, todo un clásico, con una estética y unas escenas inolvidables, y una recaudación que demostró que el público le dio su apoyo. Recordemos que su presupuesto, unos 60-65 millones de dólares, bastante ajustado, aunque es cierto que estamos en 1999, solo en EEUU se hizo con 450 millones de dólares. Sumadle la recaudación mundial, los DVD/VHS, pases de TV, etc., y podréis haceros una idea del pelotazo. Y eso que no hemos contado con sus versiones Blu-Ray, ediciones coleccionistas, muñecos, pósters, juegos…

El Blu-Ray, que es aquí del que hablamos, está fuera de toda duda: definición, color, las escenas nocturnas aguantan con una superioridad aplastante al DVD y un arreglo para la ocasión con la calidad exigida.

Matrix: Reloaded (Hermanos Wachowski, 2003, EEUU, Color)

The-Matrix-Reloaded-movie-posterTras el brutal éxito de su primera parte, era cuestión de tiempo que Joel Silver, el mítico productor de, entre otras, La jungla de cristal, Depredador, Arma Letal, 48 horas, Demolition Man, El último Boy Scout, y un largo etcétera de entretenimiento del bueno, se pusiera manos a la obra y entrara a producir la saga por primera vez, y de qué manera: una película de animación y dos películas más para hacer una trilogía (de moda tras La guerra de las galaxias nuevas o El Señor de los Anillos) y con un presupuestazo que hoy puede sonar a lógico (más de 130 millones de dólares), acostumbrados como estamos a que películas como El Renacido (González-Iñárritu, 2016) cuesten 135 millones, ¡135!, pero que entonces era un pasote. Y se nota. Al igual que ver hoy en día las nuevas de las citadas La guerra de las galaxias sigue siendo un espectáculo pese a que en esta era de los efectos estos quedan desfasados rápidamente, este película ha envejecido también bien en este sentido… y en otros.

Pero antes de hablar de esto, el argumento: continuamos donde nos quedamos, con Neo en plan Superman y con los agentes cayendo ante las hostias como panes que da El elegido. Pero hete aquí que reaparece el aparentemente vencido agente Smith. Ahora, Smith, al ser vencido por Neo, tiene algo de aquél, lo que hace que este agente Smith esté apoderándose de Matrix como un virus, reproduciéndose y poniendo patas arriba al software. Neo, su grupo y la humanidad, que están a punto de enfrentarse en la Tierra del futuro a la batalla final deben, por si no fuera poco, intentar vencer a Smith.

Esta segunda entrega también posee momentos destacables, tales como los gemelos guardianes, la increíble y apoteósica batalla en la autopista (hecha para la ocasión en un estudio, una de las recreaciones más grandes construidas en la historia del séptimo arte), etc., y ante todo la batalla contra los miles de agentes Smith que van apareciendo en el parque. Se ve que como todo el mundo copió después el tiempo bala, incluso en películas humorísticas, los hermanos dijeron “a ver si ahora tenéis cojones de copiarlo”. Y, efectivamente, hoy en día sigue siendo un prodigio técnico y de dificultad sorprendente. Los actores, una vez más, decidieron volver a entrenarse, por lo que las escenas de acción quedaron una vez más muy creíbles y naturales.

Sin embargo, a pesar de todo, hay una serie de puntos oscuros que fueron criticados. Para empezar, se enseñaba mucho del mundo futuro, con escenas absurdas como esa especie de fiesta-disco rave ridícula o el ligero arranque aburrido de la película o sus lagunas. Lo del “estiramiento” de escenas es evidente: como esta película y la siguiente ya estaban firmadas y filmadas, y debían convertir todo en una trilogía, se alargó en exceso para que fuera una trilogía y las lagunas, más de concepto que palpables (se contó un poco de la historia con el lanzamiento del videojuego Enter de Matrix; quizá debió explotarse más este juego realidad-virtualidad. El juego, además, rellenaba partes de la historia que no veíamos). Evidentemente, es posible que Joel Silver presionara para ello, pero que nadie se lleve a engaño: fue un acuerdo de partes y hubo buena relación. Podría, o así nos lo parece en nuestro criterio (y esperamos nos perdonéis la soberbia de enmendarle la plana a los directores), que debió presentarse otro corte, posiblemente recortando 20 minutos. Si el error, en nuestra opinión, de Jonathan Mostow en Terminator 3: La rebelión de las máquinas, como comentamos sobre la saga, fue de post producción pero centrado en la música, aquí también lo es, pero centrado en algo que aterra a algunos directores (y que los Wachowski están mostrando como un punto flaco últimamente), que es el corte o, mejor dicho, la edición en el proceso de montaje: eliminar escenas y/o secuencias. No pasa nada, al Steven Spielberg post Parque Jurásico le pasa, y a otro director de culto como Martin Scorsese también desde hace muchos años. Pero la cadencia de ritmo alto junto con el débil y el eliminar todo lo superfluo es característica (y valor) del cine estadounidense desde el clásico y, si bien apoyamos el usar en todos lugares lo que funcione, ¿quién va a ser más papista que el Papa?

Reparto el mismo pero con nuevos. Con papeles más o menos importantes, aunque cortos, salen muchos, entre ellos actores conocidos coreanos, etc., pero para no extendernos, vamos a poneros algunos destacados, aunque sean también papeles cortos, como Gina Torres (que sale en la mítica serie Firefly), Lambert Wilson, de irregular filmografía y que hace un papel de los más pesados que recordamos, Monica Bellucci (también apareció en un mini papel con Keanu Reeves en Drácula de Bram Stoker), actriz que comenzó gustando en El apartamento pero que después se dedicó a enseñar mucho e interpretar poco, y aquí se dedica también a eso y poco más, o la aparición de Jada Pinkett Smith, la mujer de Will Smith (y no, no decimos este dato por machismo, sino porque es por lo poco que se le conoce) o Harry Lennix, conocido actor de series que es de los pocos que eleva el nivel algo. Hay algunos actores de más trayectoria, aunque desconocidos, pero queríamos mostraros estas apariciones nuevas a la franquicia, cuyo aporte es cero y cuyos papeles son olvidables cuanto menos, alejado del grupo principal de actores, que sostiene todo el tinglado. Casi ningún personaje sobraba en la primera entrega, pero aquí el mundo que se expande (no sin cierto interés), se desdibuja en el elenco.

Una vez más, volvió a funcionar en taquilla, arrasando, pero hubo cierto desencanto entre los fans que fueron (fuimos) al cine, fruto de la máxima expectación que había por el regreso de Neo y compañía, parte por cierta sensación de pérdida de control, exageración y de estiramiento un tanto innecesario (recordemos que esta película no termina, sino que pone un continuará). No obstante, el tiempo la ha colocado en su sitio, mejorándola (y ya fue una apreciable película), no como un clásico de la ciencia ficción, pero sí como una gran película del género, con grandes momentos del cine de acción y de espectáculo que la hace muy recomendable y una más que digna continuación. Ojalá todas las películas de saga fueran así.

El Blu-Ray tiene una más que aceptable calidad, aunque es mucho más digno de atención su primera parte, más antigua y, por ende, con más mérito en este de la calidad de imagen en alta definición. Sin embargo, no os confundáis: su calidad es excelente.

Aquí acaba esta primera parte. En la segunda parte hablaremos de Matrix: Revolutions y The Animatrix (sí, sabemos que Matrix: Reloaded fue estrenada en mayo y Matrix: Revolutions en noviembre del mismo año, pero hemos decidido no hacer tan largo este post).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: