Terminator Saga Parte II

Terminator-Movie-Timeline-ExplainedPues bueno, después de la primera parte de estos dos posts dedicados al temible Terminator, terminamos (valga la redundancia) con las dos películas no numeradas de la saga y un extra en forma de serie de televisión. Dos películas y una serie recientes (en seis años tres productos relacionados, incluyendo videojuegos), que demuestran que esta saga está muy viva (chiste: lo contrario que el Terminator, que está muerto pero se mueve).

Terminator Salvation (McG, 2009, Color, EEUU)

522poster_1154Seis años después, C2 Pictures se desprendía de la franquicia a favor de The Halcyon Company, que se hacía con los derechos a nivel mundial y cuyo bagaje hasta ahora es bastante escaso (se dice que también tienen varios derechos adquiridos de las novelas del gran Philip K. Dick). Como vemos, aquí solo hay alguien que se mantiene impertérrito: la distribución de Warner Bros. De nuevo, esta entrega hubiera fracasado desde el punto de vista comercial si no hubiera sido por la recaudación mundial, que le supuso ganar el doble de lo invertido (o casi). La realidad es que se esperaba más: reinvención de la saga utilizando lo gran olvidado, el futuro, un dueto protagonista en la cúspide de su fama y unos efectos especiales majestuosos. Pero dos cosas no se tuvieron en cuenta en nuestra opinión: que la serie de TV del año anterior no estaba funcionando, que la anterior entrega estaba cercana y decepcionó y que el director no daba las máximas confianzas (es el director de las dos entregas de Los ángeles de Charlie, esas dos películas de ero-acción que se sacaron del sobaco y que funcionaron más o menos bien en taquilla para verle las piernas y demás a las protagonistas). Porque es lo único que podemos deciros de McG, su director: que dirigió esas películas y que su verdadero nombre es Joseph McGinty Nichol. Ojo, que no hace un mal trabajo, estas cosas se le dan muy bien. Su último trabajo lo nombramos por aquí, la de Tres días para matar, con Kevin Costner, y cuyo mayor problema es Luc Besson, como casi siempre, pero tampoco es que sea un director de muy largo recorrido, aunque repetimos que sorprendentemente no se amilana ante tener esta saga en sus manos.

El reparto se basa casi exclusivamente en el binomio Christian Bale (Connor) y Sam Worrington (T-7RPI). Bale, quien ganaría un Oscar al año siguiente por la interesante The Fighter (David O. Rusell, 2010), que comentamos en este blog, ya era aquí el galés más famoso del mundo (sí, el otro galés famoso, Gareth Bale, el futbolista del Real Madrid, tiene el mismo apellido), gracias a su interpretación de Batman en las dos primeras entregas de Nolan, aunque ya era reconocido por otros papeles como American Psycho (Mary Harron, 2000) o El maquinista (Brad Anderson, 2004), entre otras muy buenas películas (recordemos su papel cuando niño en El imperio del sol, del gran Steven Spielberg, allá por el año 1987 para remarcar sus buenos primeros pasos en este mundillo). Por el contrario, su alter ego es Sam Worrington, un actor, también británico, muy inferior, pero que le llegaría su fama casi inmediatamente al gran público con su papel protagonista de la paranoia cameroinana Avatar (James Cameron, 2009), el mismo año de esta película, y de ahí a papeles guerreros y de acción, como las dos entregas de los Titanes, fue ya coser y cantar. Pero no solo estos dos actores conocido aparecen en la película. Así, tenemos a, entonces, una desconocida Bryce Dallas Howard, protagonista de la exitosa Jurassic World (Colin Trevorrow, 2015), hija del director Ron Howard y que llamó la atención en trabajos de Shyamalan y sobre todo en su pequeño papel de racista en Criadas y señoras (Tate Talyor, 2011), película que destapó bastante talento joven o novedoso femenino. O Antón Yelchín, en el que fue su año al protagonizar el remake de Star Trek como Pavel Chekov. Y sí, es ruso de verdad. O, para seguir nombrando, papeles pequeños pero importantes de conocidos por estos lares fantásticos como el canadiense Michael Ironside, que lo conoceréis como uno de los sargentos de la estupenda Starship Troopers (Paul Verhoeven, 1997) o Helena Bonham Carter, otra británica, reconocida por sus apariciones en películas de culto como El club de la lucha o Frankenstein de Mary Shelley y en sagas potentísimas como Harry Potter.

Pero hablemos más concienzudamente del argumento: en el futuro, con las máquinas dominando la situación, un grupúsculo de resistencia aguanta como puede. Entre ellos, John Connor, quien está muy bien valorado por los resistentes por sus conocimientos pero que está bajo las órdenes de una especie de líderes mundiales. En una misión, sin embargo, descubren que Skynet, el cerebro electrónico que domina a los Terminators, está creando una variante de sus temidas máquinas: el T-800 (el modelo de la primera parte de la saga). Por tanto, como vemos, es el futuro, pero no el más distante, sino es una especie de precuela (guardando las distancias, ojo, que esta saga es un lío espacio-temporal). Como novedad, la presentación de un nuevo tipo de Terminator, uno de las avanzadillas de los nuevos, el T-7RPI, y los rústicos T-600, que ya se habían intuido en otras entregas.

La película, de casi dos horas y cuarto, peca de cierto ritmo lento en algunos momentos, con diseños originalísimos pero estrambóticos (las motos-terminators), pero cuya dirección artística no entronca demasiado bien con lo que vimos en las anteriores partes de la saga, esto es, un mundo de invierno nuclear, lleno de calaveras por el suelo, viviendo como ratas y disparando láseres al más puro estilo de ciencia ficción ochentera.

Donde verdaderamente la película remonta es en la parte final, donde aparecen los Terminators de toda la vida y el famoso T-800 con un Arnold Schwarzenegger rejuvenecido por ordenador en un cameo que él solo vale la película entera. Su peligrosidad se nota en cada plano, con esa cara de burro del Arnold más joven, pletórico de músculos, y cuya presencia intimida y acojona a partes iguales. Lo mejor es que, gracias a este efecto, podemos decir que el actor austríaco está presente en todas las películas de la saga. Y relacionado con estos efectos, hay que decir que fue la última entrega en contar con el gran Stan Winston, el creador de los efectos especiales y maquillador de esta saga, de Depredador, Aliens o Parque Jurásico, pues falleció antes del estreno. De hecho, por Aliens, por Terminator 2 (por partida doble) y por Parque Jurásico consiguió la estatuilla en los Oscar.

En fin, la película con mejor calidad de imagen, incluso mejor que la última, con un Blu-ray a la altura de lo que se espera de este formato. Claro que su cercanía en el tiempo y su presupuesto hacen milagros.

Terminator Génesis (Alan Taylor, 2015, Color, EEUU)

351842Cuando nos enteramos de la vuelta de la saga, todos temblamos, para qué engañarnos. Y cuando dijeron que sería un reinicio, nos vino el vómito al paladar. No obstante, había cosas positivas: se iba a mantener cierta coherencia con las anteriores películas para poder verla como una más de la saga, el director era Alan Taylor (que había dirigido algunos capítulos de series como Los Soprano, Roma, Perdidos, A dos metros bajo tierra o Sexo en Nueva York, pero que había debutado para el gran público en 2013 con Thor: El mundo oscuro), aparecía Arnold Schwarzenegger, nuevos talentos como Jason Clarke (protagonista de La noche más oscura y El amanecer de El planeta de los simios), Emilia Clarke (no, no tiene nada que ver con el otro actor y sí, es la famosa sex symbol de Juego de tronos Daenerys Targayren, a pesar de que, en nuestra opinión, como mujer sex symbol vale poco. Está además lejos de la personalidad y del físico diferente de la guerrillera Linda Hamilton) y un gran presupuesto (más de 150 millones de dólares). No obstante todo esto, su recepción ha sido fría en taquilla y, el resultado, más bien mediocre. Pero no hay que tener miedo a esta palabra: mediocre significa eso, “en la media”, y esta película, como podemos decir de otras, era innecesaria. Pero eso no significa que no tenga virtudes, como cualquier producto.

Pero antes, el argumento. Resulta que estamos en el futuro. John Connor, el hombre-salvador de la Humanidad, el profeta, planifica su asalto final al cerebro de Skynet. Entre sus hombres, un tal Kyle Reese, su padre, al que quiere enviar al pasado (pues vemos cómo se hacen con el control), pero un Terminator escapa por la máquina del tiempo. Kyle, mientras viaja, observa cómo Connor es asesinado por una máquina. Como sea, y de manera increíble, ¡comienza a repetirse el inicio de la película original del 84! Pero casi calcado escena por escena. Sin embargo, algo va mal. Arnold (rejuvenecido como se hizo en Thor: Legacy con Jeff Bridges), no es capaz de robar la ropa en la famosa escena inicial, porque… ¡aparece el Arnold de la segunda entrega, con sus gafas, su chupa de cuero y su escopeta! ¿Cómo? Así es: se enfrentan los dos Terminators. Mientras, Kyle Reese es atacado… ¡Por un T-1000! ¡Resulta que aquí la Sarah Connor está aliada con el Terminator de la segunda entrega y se preparan para saltar en el tiempo! ¿Pero esto qué es? No vamos a contaros más, aunque si habéis entrado a estas entradas de la saga es porque suponemos que las habéis visto y os interesaba este reportaje del blog, pero lo que sigue es igual, o más, loco todavía.

Como novedad no convence eso de la regeneración de sangre y carne de los Terminators y que, a la vez, la carne y la sangre envejezcan (para justificar los cambios físicos de Arnold a lo largo de la saga. Original, pero no cuela). Se ve al actor austríaco un poco desubicado en esta especie de Terminator-padre. Los efectos especiales no están mal, no es un sinsentido de escenas de croma verde, pero tampoco son los de la cuarta entrega, los más espectaculares. ¿Y la música? Pues ya sabéis: el temazo principal… solo en los créditos. ¿No se da nadie cuenta de que los mojones de temas de las nuevas películas y del cine de nuestros días que nos ha tocado vivir palidecen ante la antigua melodía o están sordos todos?

En fin, tampoco mucho más. Solo decir que la calidad de imagen del Blu-ray, como no podía ser de otra forma, es muy buena, aunque insistimos que en el apartado visual, por desbordado y desproporcionado presupuesto, la mejor es la cuarta entrega. ¿Habrá continuación?

EXTRA

Terminator: The Sarah Connor Chronicles (Josh Friedman, 2008-2009, Color, EEUU)

índicedVamos a poneros como extra esta serie que, por motivos de baja audiencia, fue cancelada prácticamente un año después de su estreno y que catapultó (si no era ya una estrella) a Summer Glau, serie de ciencia ficción basada en una franquicia de éxito que quizá hoy día, con el boom de las series, pudiera haber triunfado. Fue creada como pone en el título en 2008 por Josh Friedman, productor de multitud de series y responsable de screenplay y guiones de algunas conocidas películas como La guerra de los mundos en la versión de Steven Spielberg o la segunda y tercera parte futuras de Avatar.

La serie tiene lugar después de la segunda parte de Terminator y antes de la tercera parte, cuando el T-800 y el T-1000 “no” existen y Sarah Connor va con su hijo John viviendo a salto de mata (va de instituto en instituto), mientras va aprendiendo a defenderse de los Terminators. La resistencia, para ayudarle, manda del futuro a un Terminator… femenino, quien está en edad adolescente como él para que se sienta identificado y no haya sospechas. Summer Glau, que ya hizo un papel de rarita en la mítica serie Firefly (serie que debéis ver sí o sí), vuelve a repetir poniendo el rostro hierático de los Terminators, y la verdad es que lo hace bastante bien. No vamos deciros nada más de la serie, solo que, al ser un cyborg femenino, habrá lugar a equívocos, así como otros Terminators que quieren matar a John Connor harán acto de aparición. Entre ellos, un T-1000, protagonizado por Shirley Manson, pelirroja actriz cuyo rostro dices «me suena», pero de difícil ubicación. Junto con ellas, la tercera mujer protagonista: Lena Heady en el papel de Sarah Connor. Ni idea, ¿no? ¿Y si te digo que es Cercei Lannister en Juego de tronos? Ahora sí, ¿verdad? Conocida actriz (salía en 300 y otras por el estilo), no se parece, empero, en nada a Linda Hamilton, la dura prota femenina de la serie, tan inolvidable como el propio Arnold. ¿Y John? Tampoco se parece, aunque está protagonizado por un joven entonces Thomas Dekker, conocido por uno de los papeles principales del mediocre remake reciente de Pesadilla en Elm Street.

Es coherente con la saga, intenta profundizar en los “años oscuros” de Connor, los que van de la segunda a la tercera, así como intenta introducir detalles para comprender mejor el futuro. Intenta dentro de sus posibilidades ser coherente, y aunque la serie se canceló, la serie sí termina. Tiene un final, no es la típica cancelación que te deja tirado. No es que se cierre todo pero sí concluye, algo importante por si te animas a verla, algo que recomendamos desde un punto de vista de fan, aunque tenéis que saber que la serie no es mala de ninguna manera, sobre todo si tenemos en cuenta el ignorado género de la ciencia ficción en las series (aunque, contrariamente, ha dado obras maestras).

Y nada más que decir de esta serie, solo thank you for your time (los que la hayáis visto sabréis a qué viene esta frase).

En definitiva, tenemos dos películas imprescindibles, una del thriller de ciencia ficción de terror ochentero (The Terminator) y otra de la acción/aventura de ciencia ficción noventera (Terminator 2: El juicio final) y que, como hemos dicho en otros post de otras sagas, nos retrotraen a esa época de cines fuera de los centros comerciales, de esos cines de taquilla a la calle, de puestos de chucherías en su interior, de programas en mano, de pósters y fotogramas publicitarios en su exterior, de amigos y colegas, de colegio, de zapatillas Nike como las que salen en el film. De nostalgia palomitera, en definitiva, lejos de este cine juvenil de hoy en día meláconlico-coñazo que nos toca ahora “disfrutar” en los llamados blockbuster. Estas dos son dos obras maestras, claro. Junto con estas dos, tenemos una tercera numerada que cierra dignamente el círculo, aunque es innecesaria. ¿Y las demás? La cuarta no aporta absolutamente nada, puesto que conocemos, una vez más, el período que va desde la caída de la humanidad hasta el envío de Reese al pasado. Una vez más, ese “futuro” que se intuía en las dos películas de James Cameron, tan oscuro, tan horripilante, con esos robots que pisan cráneos que no dejan de apilarse por el suelo, impasibles y fríos (es maravilloso la concepción y diseños, un prodigio de sencillez-ambientación) no se ve en esta cuarta parte, que pretendía coger ese hilo, una gran idea, pero que se queda en una especie de The Matrix 2 y 3. No es que sea el futuro de esa cuarta entrega la alegría de la huerta, pero está lejos de la concepción “cómic” que planteó el director canadiense. ¿Y la última? Esta podría haber sido más interesante, puesto que llega a contar (más o menos, ¿eh?) el final, pero otra vez damos el salto al pasado y nos quedamos como estábamos. El principio es increíble: no sabes si están tomándonos el pelo o estamos a punto de asistir a una genialidad. Y es en ese punto, cuando te das cuenta que algo está pasando, que podemos estar asistiendo a un reinicio ingenioso y hasta espectacular, que algo no funciona, y acaba el producto descomponiéndose como el propio Terminator cuando va perdiendo piel y carne.

Junto con ellas, la serie, que por lo menos rellena un período (el de John Connor adolescente con su madre), que no se había visto, completan una excelente saga, repleta de cómics, películas, series, videojuegos… Un icono pop del siglo XX más, saga de acción que marcará para siempre a su protagonista y que, ¡qué demonios!, nos encanta. No os las perdáis. Y ya sabéis: “Volveré”. En este caso: “Volveremos”. Pues eso.

Anuncios

0 Responses to “Terminator Saga Parte II”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: