El cazador cazado

bloodbornecapParecía que no llegaba, pero por fin tras un huevo de tiempo (el que ha tardado From Software en hacerlo y el que hemos tardado nosotros en conseguirlo), he aquí Bloodborne, el nuevo juego (y joya) que continúa la estela de la saga Souls (cuyo Dark Souls III también está en la rampa de salida). Escudos por armas de fuego y fantasía épica por ambiente Steam Goth. Una nueva obra maestra del Rol con mayúsculas y… una nueva putada.

Tras insistentes rumores, por fin pudimos ver en movimiento en el E3 del 2014 este juego que tenía el nombre secreto y muy acertado de Project Beast. Cuando lo vimos todos nos quedamos flipados. Primero porque, por fin, un juego de la saga Souls en nueva generación. Y segundo, porque… ¿no hay escudos y sí armas de fuego? ¿Cómo se come eso? Miyazaki, el director y productor de Demon´s Souls y la primera parte de Dark Souls, había vuelto a implicarse en el desarrollo (no como en Dark Souls II), y esta vez decidido a darle una vuelta de tuerca a su sistema. En la sección de jugabilidad os lo explicaremos, aunque sí podemos deciros como adelanto que es lo mismo… siendo distinto.

Argumento

El argumento nos coloca en una ciudad industrial del siglo XIX de claras reminiscencias “british”, lo que en el género del Steampunk, al que pertenece este juego, sería el equivalente al Steam Goth, igual que el juego aquel exclusivo de SONY llamado The Order: 1886, ¿os acordáis? En este género, a parte de un mundo mecanizado e industrial, hay también elementos sobrenaturales como la magia o los licántropos, todo rodeado de ambiente misterioso y de terror y suspense. O al menos, eso dice la teoría del subgénero. Toda la saga Souls así como este tienen siempre presente el terror como elemento clave.

Nosotros somos un cazador que tiene que luchar en la ciudad de Yarhnam, ciudad tomada por bestias y criaturas extrañas, así como ciudadanos poseídos por la sed de sangre y la maldición que provoca la misma (de ahí el nombre del juego). Como siempre en los juegos de From Software, esto es una excusa para dar palos a diestro y siniestro pero, también como siempre, el leer las descripciones, encontrarse con extraños personajes secundarios, documentos y darle un poco al coco discurriendo qué ha pasado, nos conformará la historia, bastante interesante conforme vamos avanzando, más profunda de lo que pudiera parecer en un momento y que vamos construyendo nosotros mismos sin necesidad de videos interminables o explicaciones superfluas. En esta entrega, además, no hay nieblas tras el que encontrar al jefe. Aparece de sopetón (si pierdes entonces sí hay niebla después).

Lo que tenemos que sacar en claro, o por lo menos es lo que nosotros estamos sacando, es que estamos ante una especie de sueño. No quiere decir que estemos en un sueño real, sino en una especie de ensoñación. De ahí que la zona central se llame El sueño del cazador, o nos haga falta Lucidez para “ver” más cosas. La sensación que da es que el mundo se ha acabado por algún tipo de metedura de pata y nosotros estamos, como cazador profesional, atrapados en él para intentar acabarlo.

El meollo de la cuestión: jugabilidad y dificultad

Pues sí, amigos. A diferencia de otros juegos de mucho ruido y pocas nueces, aquí no se pregunta por los gráficos o la música, aquí se pregunta por la jugabilidad y la dificultad. La jugabilidad, como siempre en la saga, es genial. No obstante, aquí se buscaba un desmarque, aunque fuera mínimo, de la misma manera que se diferencia el Demon´s Souls del Dark Souls aunque sea en mínimos cambios, pero cambios al fin y al cabo.

Lo primero que llama la atención es el arma de fuego. Ya no hay escudo. Por tanto, ¿nos van a hostiar sin parar? No y sí. Nos explicamos: sí, porque estamos desprotegidos frente a algún ataque que no podamos esquivar, pero también si respondemos con velocidad, recuperaremos casi todo lo que nos han quitado. ¿Y cómo es eso? Pues igual que en la saga Souls lo importante eran las almas, aquí es la sangre. Digamos que si contestamos con furia a un ataque recuperamos parte de lo quitado (siempre que no nos den otro golpe y que lo hagamos con suficiente velocidad, pues solo dura unos segundos nuestra oportunidad). Esto se ha hecho así fomentando el estilo de juego online, muy agresivo, e incluso de la saga cuando ya vamos más sobrados y estamos menos atentos a cubrirnos. Además, el parry con el arma de fuego se hace imprescindible para vencer a muchos enemigos, siendo las pistolas armas más que para atacar, para hacer combos (y para interrumpir los ataques enemigos). Se conoce esto como Ataque visceral. Se fomentan, pues, elementos que eran muy populares en el juego PvP. Esto es muy importante, y hay que cambiar la mentalidad. Al principio, con las manías traídas de la saga Souls, puede costar el ser tan agresivo, te sientes desnudo por así decirlo, pero cuando pasa un tiempo, no mucho, ya estás sin darte cuenta rindiendo a tope.

Muchas de las armas serán transformables, es decir, que pulsando una tecla, se harán a dos manos, con nuevos rangos de ataque y forma de manejarlas. También es distinto que el equipo (no las armas), no se degeneran, no hacen falta arreglarlos, pero tampoco se mejoran. Todo gira, pues, alrededor de las armas, que pueden ser reparadas, mejoradas, potenciadas (con unas piedras que le dan fuerza y otras habilidades) o encantadas.

Los objetos son otra cosa que ha cambiado, una especie de híbrido entre Demon´s Souls y Dark Souls. Tenemos, como en Demon´s Souls, hierbas (aquí son pociones), pociones que los enemigos dropean con bastante asiduidad. Sin embargo, como en Dark Souls, está limitado (solo 20 pociones y 20 balas), que irán aumentando si los mejoramos (como en Dark Souls). Un gran acierto del juego es que si vas con las pociones al máximo y un enemigo te suelta una poción, esta pasa automáticamente al depósito, rellenándose cuando mueras también automáticamente desde el depósito (es decir, no tienes que ir a depositar los objetos que sobrepasan el límite y después volver a cogerlos). Y, como en Dark Souls, hay hogueras (aquí son lámparas), que están a tramos regulares (no es como en Demon´s Souls, del tirón). Así que olvidaros de bajada de dificultad o de tener una curva suave o de ser más fácil: una mierda como una catedral. Es tan desafiante como siempre. Que lo sepáis. Otra cosa es que los fans de From Software sepamos más o menos qué encontrar.

En cuanto al diseño de niveles creemos que sigue la estela de Dark Souls II, es decir, que el camino tanto principal como secundario suele llevar al objetivo, el jefe de turno, pero el camino secundario tiene cosas buenas y subida de niveles sin tener que estar aburrido con el farmeo. No da sensación de genialidad como la de Demon´s Souls o Dark Souls (sobre todo este, con un diseño de niveles que está entre los mejores de todos los tiempos), pero después vas desbloqueando zonas y dándote cuenta de que estás en un sitio muy, muy grande. Y, por supuesto, morir y morir y volver a morir hasta aprenderte caminos y patrones.

Por cierto, una cosa curiosa es que las almas quedan en el sitio en donde morimos para recogerlas, como siempre, sino que puede ser que un enemigo te las robe (lo sabrás porque tendrá los ojos iluminados). Solo venciéndole, podrás recuperarlas. Curioso.

Para otras cosas parecidas a la saga Souls, os recomendamos nuestros pasados análisis.

Gráficos y sonido

Lo primero que llama la atención es su limpieza, su definición, su superioridad. Recordemos que de los videos que se nos mostró para Dark Souls II después no fueron verdaderos, con un downgrade de padre y muy señor mío. Aquí, por el contrario, por fin tenemos un apartado a la altura (todavía no hemos experimentado bajada de frames, pero es tradición en esta saga). De hecho, a diferencia de “otras” entregas, el clima cambiará conforme vayamos avanzando, pasando de una taciturna tarde ya en su crepúsculo a cada vez más noche, por lo que recorremos los escenarios con diferente iluminación. Cojonudo.

No obstante, lo importante será su diseño artístico, exquisito, de lo mejor que te puedes echar a la cara. A nosotros particularmente nos gustan más las espadas, los escudos, los dragones, pero no temáis, puesto que consiguen que te olvides de todo eso y disfrutes de estos entornos decimonónicos sin ningún problema. NOTA: Ni qué decir de los jefes finales…

El sonido, como el juego lo produce SONY y a diferencia de Demon´s Souls este juego ya es un triple AAA Must Have, viene en español, tanto voces como subtítulos. Nosotros lo preferimos en inglés con subtítulos, pero estamos muy agradecidos del esfuerzo, como no podía ser menos.

Y en cuanto a la música… qué decir. Las composiciones de siempre: épicas, atmosféricas, acojonantes… que acompañan perfectamente y son indisolubles de la experiencia Souls.

Online

Para el online hace falta pagar Playstation Plus, y como nosotros no tenemos este servicio, no podemos decir si va bien o va mal (en el futuro, quién sabe). No obstante, aparte de lo de siempre en esta saga, Bloodborne tiene unas mazmorras especiales aleatorias para conseguir objetos y nivel, así como cooperativo hasta para cuatro jugadores. Más allá de eso, no podemos deciros, pero todo apunta a que se sigue trabajando en un online diferente y original.

Conclusión

Cuando ya parecía atascado el sistema de juego, el creador en persona da una vuelta de tuerca, sin quitar lo esencial pero añadiendo nuevos elementos y, a la vez, haciendo que cualquiera se anime a entrar a este juego. Es un gran ejemplo para los Final o para los RE, de que se puede ir siendo original pero sin cambiar lo esencial, la base de jugadores que no te dejarán tirado. El mito de ese juego de rol “difícil y en donde no se puede morir” que comenzó con Demon´s Souls se mantiene intacto en otro juegazo, esta vez exclusivo (con ediciones coleccionistas inclusive), y que nos dará horas y horas de exploración, misterios y diversión. Recomendadísimo.

Bloodborne™_20150814100844

Bloodborne™_20150814100844

Bloodborne™_20150814170101

Bloodborne™_20150814170101

Bloodborne™_20150815184425

Bloodborne™_20150815184425

Bloodborne™_20150817162819

Bloodborne™_20150817162819

Bloodborne™_20150817183109

Bloodborne™_20150817183109

Bloodborne™_20150817183826

Bloodborne™_20150817183826

Bloodborne™_20150818103058

Bloodborne™_20150818103058

Bloodborne™_20150818185603

Bloodborne™_20150818185603

EJEMPLO DE GAMEPLAY:

Anuncios

4 Responses to “El cazador cazado”


  1. 1 Raptor17 agosto 18, 2015 en 6:47 pm

    Juegaso, pero no le llega a dark souls por muy poco, quisas con un par de armas mas y un nivel q te de 4 o 5 horitas mas de juego ya le alcansaba para estar a la altura, viniendo de los darks cuesta un poco al principio pero cuando le tomas la mano es un juego mucho mas frenetico y sangriento q los anteriores y te engancha tanto q se termina un poco rapido, muy recomendale hasta para los q nunca juegaron souls, salvo detalles q te podes pasar en la primera ronda no hace ni falta guia para jugarlo (a menos q nunca jugaras un souls en ese caso si lee una guia o vas a tirar el juego por la ventana). Saludos


  1. 1 Sandbox a lo Kojima | Frikadasmil Blog Trackback en septiembre 25, 2015 en 6:23 pm
  2. 2 Otro más de la saga Souls… ¡y que no pare! | Frikadasmil Blog Trackback en junio 16, 2016 en 11:03 am
  3. 3 La confirmación de una gran nueva saga | Frikadasmil Blog Trackback en marzo 24, 2017 en 4:17 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: