Rol infinito

460px-Dragonshrine3Hace ya la friolera de cuatro años que hablamos de la segunda y polémica parte de aquel juego creado por Bioware como sustituto espiritual de Baldur´s Gate, cuya primera parte encandiló a todos los amantes del Rol occidental con mayúsculas. Estamos hablando, es obvio, de la saga Dragon Age. Con su tercera parte salida hace unos meses (que tiene el subtítulo “Inquisition” y no un “3”), y habiéndola conseguido ahora gracias a que un amigo nos lo ha prestado, es el momento de hablar de él. Tercera parte que, sin renunciar a su segunda, vuelve a la senda del éxito total. ¡A cerrar brechas!

La saga sólo tiene tres entregas y por ahora es una saga magnífica. Sí, amigos, lo repetimos: magnífica. Porque no todas las entregas de una saga pueden estar al mismo nivel. Pero lo que sí pueden es tener las mismas claves, un mundo coherente, un estilo. Y eso, si bien es cierto que por ahora sólo tiene tres entregas, se mantiene. De acuerdo, “cohones”, que el 2 no es el 1 o que el 3 es posiblemente mejor que el 2, que si patatín, que si patatán. Pero no queremos valorar este tercera entrega basándonos en las dos anteriores. Por supuesto, y más en una saga, hay que tenerlo en cuenta. Pero la vamos a valorar independientemente. Lo único que tenéis que saber es que el primer Dragon Age, subitulado “Origins”, sobre todo en PC (en consola era ligeramente distinto), mantenía completamente la esencia jugable de Baldur´s Gate (por supuesto en su dificultad más alta), con combates tácticos, docenas de ciudades, cientos de textos, gran duración y elecciones morales y de gestión de compañeros a tutiplén. La segunda parte, por el contrario, se centró más en la versión de consolas, en las que nuestro protagonista tenía acceso a distintos poderes y los demás compañeros se movían solos (al menos que nosotros, con un botón, al estilo de la saga, por ejemplo, Tales of, los eligiéramos). Eso no era malo, para nada, no tenía que serlo, y más que nada porque venía acompañado de un aumento de calidad en su acabado. Sin embargo, decisiones absurdas (escenarios pequeños, nula libertad y personalización, elecciones morales “dirigidas” y, sobre todo, sin los magníficos inicios de la primera parte), lastraron lo que no era, desde luego, un mal juego.

Y he aquí que, por fin, llegamos a la tercera parte, con nuevo motor, nueva generación (aunque ha salido en las antiguas consolas) y todas las quejas arregladas: duración, personalización, libertad absoluta, combate táctico y cientos de misiones. El gran rival de The Elder Scrolls en las ventas masivas del rol ha vuelto. ¡Aleluya, hermanos!

Argumento y jugabilidad

Como siempre, vamos a empezar con el argumento. El juego comienza con la muerte de forma misteriosa de la Divina Justinia tras una explosión que ha provocado una brecha en el mundo, brecha que permite la entrada de los demonios como Pedro por su casa. Como único superviviente estará nuestro protagonista, quien es aceptado unánimemente como el elegido de la diosa Andraste. Debido a ello (la brecha y la guerra abierta entre templarios y magos), la Inquisición, antigua orden que imponía la paz, se ha restaurado. Y hasta aquí podemos contar.

Lógicamente , esto es una excusa para hacer un montón de misiones principales y secundarias que irán subiendo la épica del juego hasta el final de sus buenas docenas y docenas de horas, aunque también tiene la pega de perderte gran parte de la historia si no has jugado a los anteriores (recordemos que el primer Dragon Age salió con respecto a este hace 5 años). Pero lo compensa por tener historia propia y coherencia interna. Y porque como amante del rol occidental, qué coño, no te lo debieras de perder.

La jugabilidad es tal como los anteriores, en el aspecto de que vamos colocando los poderes que vamos desbloqueando en los accesos directos y demás. Esto hace que en el combate podamos ir escogiendo con bastante agilidad, cambiando de personaje, etc. Además, gran sorpresa, podemos dar a una tecla que nos pone en modo cenital, y ahí podemos elegir lo que hace cada uno de manera más pausada, como toda la vida en el rol occidental y que entronca con la tradición más pecera (aunque este sistema no es de uso constante, solo en los combates más difíciles. En una dificultad más alta se usa más). No obstante, tenemos un elemento que no gustará a todos: no podemos elegir el reparto de puntos. Es decir, no podemos poner individualmente los atributos cuando subamos, sólo repartir puntos en los poderes, magias, ataques, etc. Pero esto no debe alarmarnos, porque funciona bastante bien, y sigue esta estela que ya planteó la, por otra parte, obra maestra que fue Skyrim: la imposibilidad de elegir. Si bien es cierto que quizá con mayor originalidad.

Otro elemento nuevo es la mesa, el tablero de estrategias de la Inquisición. Ahí, gracias a aliados especiales no elegibles para el combate sino para esta parte del juego, podemos crear alianzas, hacer espionaje, presionar a nobles para que nos den dinero, transportarnos a los sitios donde se nos requiera, escenas especiales y muchas más cosas. Es más, conforme hagamos misiones ganamos poder, poder que podemos usar para ampliar nuestra influencia y repartir los puntos en desbloquear nuevos retos de tablero (todos íntimamente ligados a la historia principal o de nuestros amigos) y repartir experiencia para tener más fuerza de negociación, de espionaje, mejorar el armamento de nuestra tropas… Todo, por supuesto, en el refugio, el sitio donde nuestra tropas están atrincheradas, donde podemos hablar e investigar más de nuestros compañeros, comprar, etc. Es como un nexo. Ojo, que no significa que no puedas comprar en otras ciudades, interactuar con tus compañeros y demás en las afueras. Pero este es el sitio que simula ser la sede, el campamento base, y es el único sitio donde recibiremos embajadores, espías, etc., etc. Muy chulo, dando una gran sensación de mundo vivo y grande.

Otra cosa que se ha potenciado es la exploración: ahora es un mundo abierto. Podemos perder montones de horas en buscar hierbas, minerales, piezas, etcétera, a lo largo de enormes escenarios abiertos (algunos optativos, que se desbloquean con líneas de diálogo o usando los puntos de poder en el tablero que recibimos al hacer cosas relevantes para la Inquisición), así como montando mejoras en armas, armaduras o creando patrones para hacerlas nosotros desde cero. Al más puro estilo Skyrim, podremos pasar tiempo bajando por una colina, encontrando una cabaña perdida, cazando animales o viendo a lo lejos a un enorme dragón luchando contra un gigante. O intentando ligar con nuestros compañeros, hacerles favores o saber más de ellos y su personalidad. Grandioso (y no contamos eso de buscar códices, materiales para la Inquisición, mejorar pociones y mil cosas infinitas más).

Gráficos, música y sonido

Visualmente ha mejorado también mucho. El motor Fostbrite 3, el presupuesto de EA, los cuatro años de desarrollo y la potencia de la nueva generación, hacen maravillas. La genial iluminación, los rostros, los reflejos, las partículas, la profundidad de la línea, los paisajes, las aglomeraciones sin bajadas de frames y los diseños, la variedad de enemigos, armaduras y armas, crean estampas geniales que hacen que te pares a contemplarlo y, en el caso, de Playstation 4, quieras hacer capturas, encontrar lugares únicos y grabarlos. En nuestro video “Ejemplo de Gameplay” podéis ver solo una pequeñísima parte, pero pequeñísima de verdad, y en las fotos, si bien estáticas, apreciaréis un gran diseño artístico. Hay tantas cosas que hacer, tantos lugares, tantos secretos, tantos Trofeos/Logros que conseguir, que es casi inabarcable. Y aunque hay alguna que otra textura guarra, el resultado final no deja de sorprender. No hay pegas como en Watch Dogs o Thief: este juego es next-gen, sin duda. La luz es genial, y aunque se escapa de vez en cuando algún que otro popping, luce muy estable, gigantesco en sus escenarios y genial, con especial altura de calidad en las de next gen, claro.

La música raya también a gran altura. El israelí Inon Zur, que compuso la música de las dos primeras partes, no está ahora a cargo de la misma. Tenía, y tiene, una gran experiencia (ha compuesto o ha participado en la música de juegos desde Everquest, Dragon´s Dogma, Soul Calibur V a Fallout 3, pasando por películas como la reciente Perdida, como veis, todos grandes y exitosos proyectos), pero su sustituto, el canadiense (como Bioware) Trevor Morris, aunque carece de experiencia en videojuegos, ha participado en algunas BSO de éxito, sobre todo en televisión (Los Tudor, Los Borgia, Vikingos), y consigue una composición con grandes momentos y que entronca perfectamente con la saga (particularmente se ha hecho famoso su tema principal).

El doblaje es otro éxito, sin duda, y que difícilmente se habría podido traducir a otros idiomas (está en inglés con subtítulos), ya que tiene tantas líneas de diálogo, tantas voces que escoger (y que en la personalización al principio de nuestro personaje se pueden cambiar y es la que dobla nuestro personaje), tantos giros (distinción entre si eres un mago o no, si eres “He” o “She”), que se habría tornado como decimos muy difícil. Están muy bien las voces, simulando acentos extranjeros, otros más cultos, etc., etc. La verdad es que hubiéramos preferido The Order: 1886 en inglés, que es donde más tenía sentido, pero de nuevo otro gran trabajo (se nota que esto es un gran presupuesto porque sale a nivel global).

Online

Este apartado no lo hemos catado en profundidad, así que quizá más adelante editemos este apartado o hagamos una entrada adrede (o no xD). Como fuere, debéis saber que se ha puesto un online no de mero relleno (rankings y demás), sino que se pueden echar partidas online con amigos o desconocidos, cada uno manejando nuestro propio personaje y dándole caña. Lejos de los juegos de rol de PC antiguos (nos viene ahora a la mente a bote pronto Vampire: The Masquerade Redemption), que eran auténticos juegos de rol de mesa en línea (con sus jugadores, su “master, su posibilidad de hacer una historia desde cero, etcétera), pero no está mal. Más vida y horas a un juego ya de por sí record en vida y horas.

Presentación y Conclusiones

Como no puede ser de otra manera en una superproducción de este calibre, el juego ha salido hasta para la Game Gear (no es verdad, pero casi): Xbox 360, Xbox One, PC, Playstation 3, Playstation 4… Por supuesto, las que mejor se ven son las de PC, PS4 y Xbox One, lo que no quiere decir que las otras también sean espectaculares. Además, salió con ediciones especiales y coleccionistas. Suponemos que también tendrá expansiones, por supuesto.

El juego es increíble. Cuando ya crees que has visto las fases o todos los personajes o conseguidos todos los poderes y sólo te queda subirlos, resulta que vienen nuevos y gigantescos escenarios, nuevos enlaces, poderes, enemigos… Es brutal, y nos demuestra que Bioware, por mucho que digan, nunca hace juegos de broma, y que se toma en serio su especialidad, el rol. Por eso, desde este humilde blog te lo recomendamos: horas y horas de diversión, decisiones morales, personajes secundarios, escenarios, grandes momentos épicos, etc., etc.

Dragon Age™: Inquisition_20150303185534 Dragon Age™: Inquisition_20150303185855 Dragon Age™: Inquisition_20150304103546 Dragon Age™: Inquisition_20150304183557 Dragon Age™: Inquisition_20150304185031 Dragon Age™: Inquisition_20150304185235 Dragon Age™: Inquisition_20150305163121 Dragon Age™: Inquisition_20150305191125 Dragon Age™: Inquisition_20150306163410 Dragon Age™: Inquisition_20150306163541 Dragon Age™: Inquisition_20150306163605 Dragon Age™: Inquisition_20150306185625 Dragon Age™: Inquisition_20150306185723 Dragon Age™: Inquisition_20150306185828 Dragon Age™: Inquisition_20150306191837 Dragon Age™: Inquisition_20150306193015 Dragon Age™: Inquisition_20150307163940 Dragon Age™: Inquisition_20150307191945 Dragon Age™: Inquisition_20150307192721 Dragon Age™: Inquisition_20150308113220 Dragon Age™: Inquisition_20150309103623 Dragon Age™: Inquisition_20150309162943 Dragon Age™: Inquisition_20150309164301 Dragon Age™: Inquisition_20150309190035 Dragon Age™: Inquisition_20150309190303 Dragon Age™: Inquisition_20150311102530 Dragon Age™: Inquisition_20150312190304

 EJEMPLO DE GAMEPLAY:

Anuncios

4 Responses to “Rol infinito”


  1. 1 Raptor17 marzo 16, 2015 en 6:07 pm

    Ya le tengo dedicadas unas 80 horitas a este juegazo, la verdad desp de lo q vi con el 2 no me esperaba tanto, sus mapas son enormes y llenos de cosas por descudrir, juntar, matar, etc. es casi imposible terminar los mapas al 100%, encontras cientos de misiones decundarias y cosas por hacer de todo tipo, si te intereza la historia del juego tenes conversaciones interminables y cientos de notas para ir descubiendo sus secretos,solo muy pocas cosas en contra, el tema de las armas y armaduras mejoro muchisimo del anterior pero creo q todavia le falta algo, como q las piezas de las armaduras se consigan por separado no q al equiparte una ya tengas el set completo y los diseños son algo repetitivos y ademas q tiene algunos bugs, no muy significativos y se solucionan facil, esperemos q con un parche los solucionen, en conclucion es un juegazo y no creo q dure menos de 150 o 200 hs. para terminarlo como se merece. El unico problemaes q no creo q pueda terminarlo en una semana, Bloodborne me espera. Muy recomendable.


  1. 1 Elemental, querida Play | Frikadasmil Blog Trackback en marzo 31, 2015 en 10:24 am
  2. 2 Final Fantasy XV, el mejor Final Fantasy… en 15 | Frikadasmil Blog Trackback en diciembre 13, 2016 en 5:43 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: