Steampunk exclusivo para la nueva generación

The Order_ 1886_20150225184642Y ahora, señoras y señores, si no había ya polémica en esta generación… ¡más leña al fuego! Y es que este juego que ahora os vamos a comentar, como siempre que sale algo nuevo o con mucha fama, ha tenido sus dimes y diretes. ¿Y qué juego es este? Pues la nueva joya exclusiva de SONY para la Playstation 4: The Order: 1886. Millones, publicidad, retrasos, que si Alex de la Iglesia para arriba, que si para abajo… En fin, toda la parafernalia. ¿Y qué decimos nosotros? Pues ahora te lo decimos.

En esta generación, donde inFamous: Second Son o CoD: Ghosts pueden tener un 8 u 8.5 (cuando no una demo como Metal Gear Solid V: Ground Heroes un 7,5) mientras joyas como Alien: Isolation o juegos recomendables como Knack son puteados, no podemos tomarla muy en serio. Es cierto que no todas las críticas son destructivas y que algunos sí que razonan convenientemente algo que, a fin de cuentas, es cuestión de gustos. Diríamos que aún más que un buen libro o una buena película, puesto que aquí hablamos de jugar. Nos gusten más o nos gusten menos sus opiniones, al menos la explican mínimamente (no todos, ¿eh? Los menos). Este blog, sin ir más lejos, no pretende estar en posesión de la verdad. Pero es que es cierto que hay algunas cosas que no se entienden muy bien, es como si el odio a las grandes empresas, típico en otros órdenes de la vida, se hubiera trasladado a los videojuegos. Como si cada vez que Warner Bros., o Fox o cualquier otra gran major sacaran una película tuvieran en su contra a una legión de fans por el mero hecho de ser grandes productoras, y sólo lo indie o lo independiente tuviera que ser tenido en consideración por esta legión de pseudointelectuales salidos de ningún sitio. Pues algo así está pasando en los videojuegos y, desde el primer momento, había quien tenía el juego crucificado por ser de una gran compañía (SONY) y otros quienes ya decían lo contrario, que por ser de una grande iba a ser sobrevalorado. Además, para más inri, los fanboys se relamían: era exclusivo y, por tanto, carnaza para la polémica, para vengarse del quiero y no puedo que fue Ryse, exclusivo de la Xbox One. En fin, no vamos a volver a explicar aquí todo lo que ya hemos estado hablando sobre el “numeranismo” y demás. Lo único es que, para nosotros, está en el grupo de los injustamente tratados arriba citados. Hala, ya lo hemos dicho.

Empezamos.

El steampunk está de moda. En España estamos en un boom, con grandes títulos de calidad, principalmente antologías, y lo que es más curioso, por editoriales humildes como Tyrannosaurus Books, Saco de Huesos, etc. Este juego es steampunk. El steampunk es un subgénero de la ciencia ficción, todavía por explotar, nos atreveríamos a decir, y que como el cyberpunk es difícil de tratar pero muy satisfactorio. Se centra en un mundo paralelo basado en la Inglaterra victoriana, más literaria, en plena revolución industrial y con el auge creciente de la ciencia (del vapor y de la eléctrica principalmente). Especificando, diríamos que este The Order: 1886 y el futuro Bloodborne son de la categoría steampunk steamgoth, centrado en su vertiente más misteriosa y terrorífica, más sobrenatural aún si cabe.

Este The Order: 1886 está basado en una idea genial: el rey Arturo logró encontrar en su momento un “agua negra” que da longevidad y resistencia a sus caballeros, por lo que muchos de ellos, los famosos Galahad, Perceval, Lanzarote, etcétera, han llegado a ver el desarrollo de esta utópica y alternativa Londres victoriana del siglo diecinueve. Lo malo es que esta ciudad tiene varios problemas. El primero, que es autoritaria y llena de pobreza, con una revolución obrera en ciernes. Y segundo, y más importante, tiene en su seno una maldición en forma de híbridos, licántropos que aterrorizan a los ciudadanos y son la principal amenaza a la seguridad. Nosotros seremos, pues, uno de esos caballeros, Sir Galahad, quien empieza buscando a unos rebeldes escapados y terminará encontrándose toda una sorpresa. No vamos a contar más, pero solo decir que, como veis, hay mimbres no solo para una interesante historia sino, lo más importante, para el inicio de una interesante saga.

Antes del aspecto audiovisual, cosa por la que este juego, para qué engañarnos, era esperado, vamos ahora a hablar de la parte jugable.

Jugablemente es sobre todo un shooter, pero que mezcla, sin embargo, varios géneros y/o inspiraciones en su interior, desde Gears of War a las video aventuras de David Cage, pasando por Uncharted. Así, tendremos el sistema de coberturas de Gears of War y sus saltos de una sola tecla unido al sistema de elección de armas de Uncharted y su sistema de combate y/o apuntado. Y por si fuera poca mezcla también tendremos ración del citado David Cage, como pueden ser escenas más de infiltración o más de video aventura en la que debemos hacer QTs para coger objetos, esquivar peligros o avanzar.

Para ayudarnos en el combate, el juego nos proporciona algunas veces un compañero controlado por la IA, un variado arsenal de diseño artístico impecable (es una gozada observar las armas) y un modo de cámara lenta (en determinados momentos) para disparar en plan Red Dead Redemption (lo sentimos por nombrar otro juego, pero es que este juego es así). El juego no dura demasiado (ha sido la principal crítica que ha recibido), ni es muy rejugable, pero su dificultad, creemos, está ajustada, y jugarlo en normal y, sobre todo en difícil, no es ni mucho menos un paseo, pues muchas veces nos veremos desbordados por oleadas de enemigos u hombres lobos. Eso sí, hay unas fases que es simplemente avanzar y poco más, sin lucha, son las fases más “investigativas” o “narrativas”.

Y ahora, los gráficos. No es que sean buenos, es que son exquisitos, esto es, que no es que tengan los mejores modelados, las mejores texturas, la mejor iluminación o el mejor diseño artístico (que los tiene), sino que están pensados para la narración, para la historia. Así, todos los videos están realizados con el motor gráfico, no hay carga de texturas, no hay cargas de fases (todas consecutivas, fluyendo perfectamente), todo como una gran película seguida sin distinguir entre videos, acción, fases o capítulos. Y esto es la clave. Porque el steampunk no es un género que exija muchos fuegos de artificio, sino una ambientación. Por tanto, sí, cumple el cometido y de manera sobresaliente, muy inmersivos. Ya os lo decimos nosotros: tienen un pulido y una robustez perfecta y un diseño artístico de lo mejor en años. Su nivel de detalle es indiscutible. Pero claro, tiene un pero: como todos los juegos de la generación (sí, has leído bien: todos) el juego no posee reflejos en espejos o charcas de los personajes. Sí, esto es debido a un problema técnico de la consola, y ni siquiera esta superproducción ha podido arreglarlo. Pero vamos, son artworks en movimiento. Hay auténticas escenas “pepino” difícilmente superables.

¿Y el sonido? Tenemos cal y arena. Por un lado, tenemos un correcto doblaje al español, famoso por haber sido dirigido por el director español Álex de la Iglesia. El resultado, ya os decimos, correcto, quizá un poquito superior a la media según algunos (solo faltaba con la pasta que se han gastado), pero que para nosotros no se diferencia en nada de otros juegos que no estuvieran dirigidos con bombo y platillo por De la Iglesia. Eso sí, se pueden escoger subtítulos, por fin, aunque son de un tamaño algo minúsculos. Lo malo, lo negativo, una vez más (ya nos quejamos en nuestra entrada dirigida a Call of Duty: Advanced Warfare) es que, como en tiempos del VHS, no podemos escoger el idioma inglés, cuyo doblaje, en comparación, deja a este con las vergüenzas al aire (sobre todo porque incluye un inglés muy british que le pega como anillo al dedo al juego). Pero el surrealismo llega porque si ponemos la consola en inglés… ¡se pone en inglés! Claro que se pone todo en inglés: menú, voces, subtítulos, consola… Entonces, ¿por qué no incluye el selector desde dentro del juego si resulta que sí posee el audio? En fin, esto ya es moda. La moda de no respetar. Ajo y agua.

A lo mejor, no es como un Gears of War, que en su primera entrega dio la sensación de un clásico instantáneo (por decir un nombre afamado), pero a diferencia de aquél (o de Uncharted), donde lo único que podíamos esperar en las siguientes entregas eran más gráficos, este The Order: 1886 tiene márgenes de mejora tan brutales en todos los aspectos, no sólo gráficos, que maravilla. Ojo, no porque sea malo y tenga que mejorar, sino mejorar lo mejorable, ser aún mejor. En ese aspecto, pues, presenta otras virtudes a tener en cuenta.

En conclusión, un juego con un diseño artístico exquisito, que no aporta más, pero tampoco menos, que otros (no hay excusas pues para hacerlo polvo como están haciendo algunas revistas del sector), que a nosotros nos ha gustado, con una duración media (en modo normal entre 7-10 horas), aunque no rejugable ni con online. ¿Es su precio un problema? ¿Si valiera menos hubiera recibido mejores críticas? Nos negamos a hacer este juego que algunas revistas de videojuegos se traen en los últimos tiempos, porque por esta regla de tres entre El halcón maltés y Lawrence de Arabia, nos quedamos con esta última, porque aunque ambas son buenas, por 20€ la segunda me da dos horas y media más de película. Absurdo.

Un inicio esperanzador de una nueva saga.

The Order: 1886_20150220184351 The Order: 1886_20150221181302 The Order: 1886_20150222104103 The Order: 1886_20150222104458 The Order: 1886_20150222182908 The Order: 1886_20150222183726 The Order: 1886_20150223184222 The Order: 1886_20150224183400 The Order: 1886_20150224184049 The Order: 1886_20150225185217 The Order: 1886_20150225190748 The Order: 1886_20150226182323

EJEMPLO DE GAMEPLAY:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: