Guerreando por Europa

vheTras varias semanas en impasse, comentamos ahora un juego (otro más. Y van…), una aventura gráfica, más concretamente un arcade de Playstation 4 que retoma una tradición (cada vez más asentada en este blog): jugar a una aventura gráfica a finales de verano. Su nombre: Valiant Hearts: The Great War, que como su nombre indica va sobre la Primera Guerra Mundial. Qué mejor manera de conmemorar los 100 años de la primera de las dos grandes carnicerías que asolarían Europa.

La Primera Guerra Mundial no se ha olvidado. De hecho, es una de las claves de la Segunda por dos motivos esenciales: la situación geopolítica que quedó en Europa (con un miedo a repetirla que dio alas a Hitler) y por otro el Tratado de Versalles, humillación posiblemente desproporcionada que enervó los ánimos nacionalistas alemanes. Pero sí que es verdad que ha quedado relegada como una guerra de segunda categoría, aplastada por la apabullante figura del Nazismo y Hitler, del ejército americano y su bomba atómica o del Comunismo Internacional y su propaganda vanguardista. Y si bien es cierto que la Primera ha dado desde obras maestras en la literatura (la extraordinaria Viaje al fin de la noche de Céline) o el cine (Senderos de gloria de Kubrick), así como grandes títulos en el cómic (¡Puta Guerra!), en el mundo del videojuego no hay nada que emerja así, sepultados por la cantidad brutal de títulos de la Segunda Guerra Mundial (el último, ese juegazo de ciencia ficción distópica llamado Wolfenstein: The New Order). Por eso, este Valiant Hearts es toda una novedad, aun cuando surge al rebufo de que se cumplen cien años (por cierto, los títulos que hemos nombrado arriba de novela, cine y cómic son de obligada lectura y visionado si queréis disfrutar de lo bueno).

Por tanto, el argumento del juego trata sobre la guerra: el archiduque de Austria-Hungría es asesinado en Sarajevo, Austria da un ultimátum inadmisible a Serbia, le declara la guerra al mandarla ésta a tomar por culo, Alemania la apoya, Francia se mete por medio, los británicos apoyan a sus amigos, el zar de Rusia, que le tiene ganas al káiser Guillermo, también embiste, Japón se mete con Rusia, Italia espera recuperar los territorios austriacos de lengua italiana, los americanos dicen “¿Qué pasa aquí?” al final de la guerra, etcétera. Si a eso le sumamos las colonias y la declaración de guerra de países que ni les va ni les viene (Cuba, Imperio turco, Guatemala, China…), tenemos ya el tomate de 50 países dándose de hostias que provocó millones de muertes y una devastación, hasta entonces, sin precedentes en la historia de la humanidad. Pues bien, en este contexto tendremos a los distintos protagonistas de rigor: un alemán, una belga (creo), un americano y un francés unidos por lazos de amistad/familia (el alemán y el francés son yerno y suegro) pero que tendrán que luchar entre sí. Bueno, vaaaale, hay otro prota: un perrito. Cierro explicación LOL.

Desde el punto de vista jugable, esta aventura sigue el estilo de las de Amanita Design, como las de Machinarium, etc., esto es, aventura sin diálogo, a base de silencios, gruñidos y que no explica los objetos de manera al uso de las aventuras gráficas. Un cambio sí hay, no obstante: aquí sí hay narración que va explicando los acontecimientos entre fase, y además se adornan con datos históricos verdaderos (con alguna que otra localización, como la posición de España en la guerra, que recordemos se declaró neutral). Son pues pequeños puzles repartidos por el espacio, con algún que otro momento de “acción” (tipo esquivar bombas o lanzar algún objeto a algún punto, pues de hecho se puede golpear a los enemigos, pero como estrategia para pulsar o accionar algo, no porque esto sea un juego de acción).

Por tanto, la jugabilidad estará basada en pequeños escenarios divididos a su vez en otros en los que tendremos que hacer cosas. La mayoría de las acciones llevan consigo pensar (cogiendo objetos y mezclándolos, o haciendo puzles), así como mini-juegos (básicamente esquivar cosas), aunque la mayoría son acciones rápidas, de no tirarnos mucho tiempo en un sitio. Es casi como un cómic en movimiento, una aventura gráfica narrativa al estilo The Walking Dead, es decir, más pulsar un botón, ser observador y pensar un rato sobre un problema específico que llevar objetos, tener conversaciones y calentarse la cabeza (para calentarte la cabeza de verdad, para saber lo que es una aventura gráfica con toques de acción de verdad antigua, putada que supera, o iguala, a juegos tan jodidos como Dark Souls, juega a, por ejemplo, Space Quest V: The Next Mutation. Ya verás, ya…). Para que quede claro para los que no se han aclarado con los videos: no será muy difícil pero es un juego, no es un libro ilustrado interactivo.

Gráficamente, y como ya viéramos en dos juegos simples pero fabulosos gráficamente como eran Rayman: Legends o Rayman: Origins, este juego usa el motor gráfico UbiArt, un motor que es capaz de trasladar de manera directa lo que los artistas gráficos desarrollan en sus tabletas directamente al juego. Esto se traduce en gráficos limpios, brillantes, definidos y que son como una ilustración en movimiento. Es verdad que, adrede, usa unos movimientos forzados para simular este nuevo tipo de animación. Pero es una elección artística y, por tanto, no de limitación del juego. Luce muy bien, sí, y se asemeja “espiritualmente” al estilo de ¡Puta Guerra! No es que tenga que ver, pero no sé, la elección de los colores y ese estilo entre perfecto y descuidado a nosotros personalmente nos lo recuerda, aunque sea más una sensación que una realidad. Es un motor al que le está sacando Ubisoft mucho jugo, como demuestran este juego y el reciente Child of Light.

Como todo juego de Ubisoft el juego viene doblado al español, así como con una banda sonora destacable, con alguna que otra melodía clásica, algunas de ellas dinámicas, es decir, sincronizadas con la acción que estamos protagonizando. A diferencia de otros juegos recientes (no vamos a decir cuál, pero que cada uno saque sus propias conclusiones), en este juego la música sí cobra importancia para dotar al juego del ambiente propicio. Y a fuer que lo consigue.

En fin, una aventura gráfica de consola (cosa que es siempre buena noticia para el género), al estilo de las últimas aventuras consoleras en lo jugable, pero buena experiencia. Si sirve para que algunos decidan saber más sobre la guerra (a pesar de que el juego se centra en Francia mayormente), mejor. ¿Vale 14,95€? Seguramente no. Pero con alguna oferta (dura sus buenas entre 6-8 horas), muy interesante.

Valiant Hearts: The Great War_20140909180100 Valiant Hearts: The Great War_20140909181712 Valiant Hearts: The Great War_20140910181920 Valiant Hearts: The Great War_20140912182723Valiant Hearts: The Great War_20140913182404Valiant Hearts: The Great War_20140913183821Valiant Hearts: The Great War_20140913184058

EJEMPLO DE GAMEPLAY:

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: