¡Hola, soy Abe, sígueme!

abeY en plena moda de la “remasterización” nos toca ahora hablar de una que sí tiene sentido. No es la remasterización en HD de un juego de hace seis meses sino la de un juego de hace 17 años. Es ni más ni menos que uno de los mejores plataformas de siempre, uno de esos clásicos instantáneos que la primera Playstation era capaz de crear. Sí: Oddworld: Abe´s Oddysee en su versión rehecha New N´Tasty. Plataformas de calidad para la “niu genereichon”.

Este juego iba a salir por el inconmensurable sablazo de 25€. No obstante, aquí hay dos detalles: que al final lo dejaron en 20,95€ haciendo bien el cambio dólar-euro y que nosotros lo hemos conseguido por 7€. Eso fue debido a que lo compramos de “segunda mano” virtual. También, es cierto, el precio incluye la descarga crossbuy, es decir, que cuando salga, porque todavía no ha salido, la versión Ps3 o PSVita lo podrás descargar por la cara.

Como fuere, es la primera entrega de la trilogía (o tetralogía según se mire) que tan buenas ventas y críticas cosecharon en su momento. Pero la historia de su desarrollo es cuanto menos novelesca, o así lo explica su creador: para empezar, Lorne Lanning, el citado creador, dice que este juego no es «un puto remake HD». Segundo: putea a EA, que dice o insinúa que le boicoteó con Stranger´s Wrath (el último juego de la saga), debido a que el gigante americano quería quedarse con su estudio y ni lo tradujeron. Y por último, buscó hacer este juego (desarrollado por su compañía Oddworld Inhabitants y otra llamada Just add watter) gracias a Kickstarter, con financiación popular, siendo al final que, según Lanning, Dios se cruzó en su camino gracias a la nueva, fácil y remozada manera de publicar en el Network de Sony. Como veis, paranoia pura y dura y un camino más duro que el granito.

Pero bueno, como ya está finalmente aquí tras pasar distintas epopeyas (el creador dice que si venden medio millón hará la continuación), hablemos sin más preámbulos de él.

La historia gira en torno a Abe, un personajillo esclavizado en una fábrica malévola. Harto hasta las pelotas de su status (y al enterarse de que ahora con su raza van a hacer… ¡comida envasada!), se da el piro. En su camino (en el que irá descubriendo el pastel y sus poderes chamánicos, como si fuera una especie de elegido) deberá ir rescatando a colegas suyos, con interacciones surrealistas entre ellos y, los más importante, pudiendo fracasar por el camino y cargarnos a nuestros compañeros. No hace falta explicar nada más, pues es de sobras conocido por todo el mundo videojueguil.

Jugablemente sigue la estela del juego original, quien a su vez guardaba las esencias de juegos como Prince of Persia y Another World (sólo hay que ver cómo salta Abe), y está en la época de otro grande con aroma parecido como Heart of Darkness. Aporta, eso sí, un scroll lateral sin cargas y dificultad fácil y normal (supuestamente Abe puede aguantar en estos niveles más golpes, a diferencia de en dificultad alta, la normal en el juego antiguo), pero que no bajan ni un ápice la dificultad original, ya que nuestro protagonista no puede golpear (más allá de granadas, que no es que sea eso precisamente pacífico) ni defenderse, por lo que tendrá que esquivar las trampas de los enemigos y el entorno, y muere con un suspiro. Para ello contaremos con la posibilidad de poseer temporalmente a enemigos, desactivar o activar a nuestro beneficio trampas, tirar piedras, ocultarnos, tomar atajos, etcétera. Y todo ello mientras ayudamos a los de nuestra raza, que son más tontos que un melón, dándoles órdenes para que nos sigan a un portal mágico en el que son rescatados. Obvia decir que por el camino podrán morir cayendo por los precipicios, siendo tiroteados por los esclavistas, triturados… Es por tanto un juego para darle al “coco”, avanzando poco a poco.

Los gráficos siempre fueron buenos. Como antaño Final Fantasy u otros, el renderizado mezclado con personajes en 3D siempre quedó muy bien. Pues si a eso le añadimos un rehacerlo por completo, con alta definición, luces y ningún tipo de textura o diente guarro, la impresión es muy buena, colorida y agradable. Es algo que se aprecia en el ya nombrado arriba Heart of Darkness también. Se puede ver en las capturas que acompañan esta entrada. Los diseños son los mismos, pero con videos y juego como decimos luciendo más modernos.

En cuanto al sonido lo mejor es sin duda es que mantiene el altísimo nivel de antaño, rehecho también con las compresiones de calidad hoy en día, pero sin el doblaje al español (los derechos no los posee Oddworld Inhabitants), aunque sí subtitulado. Más mítico que la música son los gestos/voces de Abe. ¿Quién no recuerda sus pedos y su “hola, sígueme”?

Este juego si se consigue a su precio, es un gran juego. Pues si se consigue a nuestro precio ni te cuento. Largo, interesante, retador… Es de una época donde todavía se imponían el diseño de niveles, el pensar en estrujar al jugador y hacerle ver que el dineral que se había gastado no era en vano. No todos tienen que ser así, por supuesto, pero es poner el Thieft antiguo, este Abe´s Oddysee o The Monkey Island 2 (por poner tres ejemplos) y te das cuenta del cambio en este aspecto. Exclusivo de SONY (al menos por ahora) que hay que jugar.

Oddworld: New 'n' Tasty_20140812162912 Oddworld: New 'n' Tasty_20140812163651 Oddworld: New 'n' Tasty_20140812165246 Oddworld: New 'n' Tasty_20140814183342 Oddworld: New 'n' Tasty_20140815190222EJEMPLO DE GAMEPLAY:

Anuncios

0 Responses to “¡Hola, soy Abe, sígueme!”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: