Escuchando el Transistor

transistorY nuestro primer juego “arcade” de esta “yenereichon” ya está aquí. En este caso un exclusivo de PC y Playstation 4 de los mismos creadores de Bastion, juego de PC y old gen. ¿Su nombre? Transistor. No, no nos referimos al transistor donde escuchas el “furgol” los domingos por la tarde, sino de una espada que nos habla (sí, has oído bien). Bienvenidos a otro juego de Rol por turnos futurista.

Si hace ya ocho meses os hablábamos del retorno de un clásico del Rol por turnos del PC, el estupendo Shadowrun Returns, ahora os hablamos de un juego bastardo de aquél en cierto modo, un juego que también está cosechando grandes datos tanto de crítica como de ventas, merecidas sin duda, y que vuelve a plantearnos el juego en un mundo cyberpunk. A espera del nuevo de Rol de cyberpunk de CD Project, que juran y perjuran que después de The Wicher 3 lo sacarán, se vuelve a poner de moda este peculiar subgénero de la ciencia ficción que el gran William Gibson inaugurara. Mundo un tanto deprimente, colorista pero oscuro, tecnológico, corrupto… No es un puro, puro, del género, pero sin duda se puede entroncar ahí, pues los robots y las “élites” están muy presentes.

El argumento es un poco confuso al principio, y tampoco puede ser dicho entero sin destripar. Lo único que hay que saber es que somos una cantante que ha perdido la voz en un mundo tecnológico y automatizado y que empezamos sacando una espada IA que nos habla del cadáver de un hombre. A partir de ahí paramos de contar.

Aunque visualmente entra por los ojos (hablaremos ahora después de este apartado), lo destacable de este tipo de juegos es su sistema de combate. Las zonas están divididas en sub-zonas que debemos recorrer a pata y en donde seremos atacados por enemigos robots y de otra índole. Hay zonas secundarias (que más adelante desbloquean retos), así como observar carteles, aparatos y terminales que dan vida y explican la historia del juego (y a veces el argumento). No obstante, ya decimos, el juego se basa en combate y combate, poco más. Entremos en harina.

Nuestra protagonista tiene cuatro ranuras en donde podemos poner los poderes (primero pocos, después más numerosos) y las mejoras para dichos poderes que conseguimos al subir de nivel. Estos sub-poderes a su vez pueden ser pasivos o activos (lo lleva nuestra prota por defecto o añadir efectos a los poderes, generación de un compañero temporal, aturdimiento, control del enemigo también de forma temporal, etcétera). ¿Cómo y cuándo se utilizan esos poderes? Pues cada poder está relacionado con un botón y podremos usarlo bien en tiempo real bien pulsando el gatillo, lo cual pausará la acción y se desplegará un tablero. Entonces podremos decir: muévete allí, ataca, haz magia, vuelve y escóndete (pulsando los botones del mando, of course). Cada acción, obvia decirlo, gastará turno (tenemos no tres turno o cuatro propiamente dicho sino que cada poder o movimiento gastará barra de acción). Cuando pulsemos el gatillo de nuevo se iniciará la secuencia elegida (a toda pastilla). Después habrá que esperar a que se recargue la barra, y no podremos volver a atacar ni en tiempo real ni por turnos hasta que se recargue (mientras, podemos ir escondiéndonos por los pequeños muros repartidos en el área de combate).

Dicho así parece un lío, pero es accesible desde el principio y después se va complicando y volviéndose más satisfactorio (y más táctico, menos ataque loco y más planificar). Cuando morimos uno de nuestros poderes se sobrecargará y así sucesivamente hasta que muramos. Dichos poderes no podrán ser usados después del combate hasta ir a las terminales (a veces no vale sólo ir a una sino que habría que ir a varias para arreglar los poderes rotos). Por cierto, si quitamos los momentos de guardado automático, estas terminales serán las únicas en las que, al salir de ellas, guardaremos la partida.

Gráficamente el juego sigue la estela Bastion, esto es, juegos preciosistas y coloridos, con una paleta que simulará los diseños gráficos de las escenas narrativas. Poco más entonces que decir. Lógicamente es algo muy pobre para la next gen, pero está muy bien visualmente y ambienta. A nosotros, esta vista y diseño no gusta para este tipo de juegos. En cuanto al sonido, más de lo mismo: voces en inglés subtituladas en español, y una buena música ambiental (más allá de los recursos típicos de explosiones, pasos…).

¿Y comparándolo con Shadowrun Returns? Pues es por turnos aunque se puede obviar la táctica (una locura que hará que nos venzan en tres minutos), nula interacción con otros personas, no diálogos típico del Rol, no descubrimiento del escenario oscuro, ni más personajes que el principal. A cambio es más moderno visualmente hablando, narrativamente muy cuidado, posee voces y mejor música y el intento de poseer un modelo de batalla propio. Por tanto como juego de Rol es inferior (no es justo comparar un arcade con uno completo), pero como juego a secas es muy bueno y recomendable, si bien es cierto que se antoja pelín caro para cuatro-cinco horas que dura (aunque es rejugable sin lugar a dudas, unos 14€, más sin ofertas o menos si se consigue por ebay, puede ser caro). Si lo puedes conseguir por la mitad o menos, sí es una buena compra, sobre todo con la escasez de Rol por turnos que hay.

Transistor_20140811172659 Transistor_20140811173304 Transistor_20140811173801 Transistor_20140811174410 Transistor_20140811174715 Transistor_20140812100928EJEMPLO DE GAMEPLAY:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: