Ladroneando

thiefSí, ya sé que siempre decimos lo mismo con Square-Enix cuando distribuye un antiguo juego de EIDOS-Crystal Dinamics, pero es la verdad: el intento de reiniciar, continuar o de reaprovechar las sagas clásicas o de nuevo cuño que compraron de corte occidental. Por ello, al Kane&Lynch 2, Deus EX: Human Revolution, Dungeon Siege III, Tomb Raider (incluyendo su arcade) y Hitman: Absolution se une este otro clásico: Thief, el reinicio de la trilogía mítica del PC.

Y como no podría ser de otra manera, sale hasta para la Gameboy: para PC, Xbox 360, Xbox One, Playstation 3 y Playstation 4. Y podemos dar gracias que esto no es un Call of Duty que sale hasta para las portátiles, WiiU… Fuera de bromas, es una producción y lanzamiento con el aprecio y respeto que merece esta saga. Aquí hablamos, por cierto, de la versión para Playstation 4.

Nuestro comentario girará exclusivamente en torno a este juego, puesto que no jugamos a las versiones clásicas. Así que no vamos a entrar en la polémica de los seguidores de la saga, entre otras cosas porque, por más que se calienten, no hay vuelta atrás: eso de jugar tú solo con tu disco, tu ratón, horas y horas ante la pantalla del ordenador no va a volver. Ahora se lleva lo global y lo más accesible. Punto.

¿De qué va este juego? Pues este juego va de Garret, un ladrón de una imaginaria ciudad de estilo victoriano que está siendo arrasada por un Barón déspota e hijo de puta y por una extraña enfermedad. Luego descubrirá que hay mucho más y que él jugará un papel clave en todo esto. Dicho así parece Dishonored, y es cierto, aunque la diferencia está en que tenemos ambientación medieval fantástica versus steampunk, búsqueda del realismo versus sobrenatural.

Y al igual que en el citado Dishonored, hay un nexo. El nexo central del que parten todas las misiones aquí es la torre-reloj en la que vive Garret. Allí no sólo podremos ver nuestras obras de arte más valiosas robadas sino que, como ya hemos dicho, podremos iniciar las misiones principales.

Hay por tanto una ciudad con soldados, gentes y tal que siempre habrá que atravesar hacia nuestros objetivos, ciudad que sin embargo peca de varios defectos: excesivas cargas, excesiva fragmentación de las zonas y nula sensación de vida (esto último defecto que también es visible en los Batman de la pasada generación). Como fuere, lo importante son las misiones principales (las secundarias son muy sosas), que son las que provocan lo mejor de nosotros.

Antes de hablar de la jugabilidad queremos avisar que el juego cuenta con tres niveles de dificultad diferenciados que potencian el estilo hardcore de forma progresiva. Incluso cada nivel de dificultad puede ser, a su vez, personalizado (quitando esto o lo otro). Es decir, que si queremos ser bestias, en su modo más extremo tendremos: soldados más atentos, al morir empezar el juego desde el principio, sólo poder grabar entre misiones, movimientos más lentos, pantalla limpia de ayudas, mapas, etcétera. Un verdadero y puto infierno, vamos.

Los cachivaches in-game son variados: flechas de agua para apagar el fuego o provocarlo, otras de veneno, de ataque, ganchos… y habilidades para subir como ganzúa, concentración (donde todo se ralentiza o se vuelve ventajoso para nosotros), menos ruido… También existe el combate, sí, pero este juego no está hecho para eso porque no sólo eres débil, sino que no está siquiera bien trabajado en este sentido (esquivar y atacar, nada más). Es de infiltración, nada de poder entrar a saco como el reciente Metal Gear Solid V: Ground Zeroes o Dishonored. Aunque esto, a los que habéis jugado a los originales, ya os sonará.

Ah, y por supuesto, los lugares comunes de hoy en día: botones que hacen muchas cosas, escenas cuasi automáticas (no QTE), escenas de video y plataformeo sui géneris.

En la jugabilidad también entra el mapa/diseño de niveles y es aquí donde sale perdiendo conforme al anterior. El anterior era abierto, con mil y un recovecos, posibilidades de pasar, etc. Si Dishonored destacaba en este aspecto, los Thief antiguos eran una referencia. Por algo el uno, pero sobre todo el dos, son considerados de los mejores juegos de todos los tiempos. Aquí, por el contrario, tenemos sólo un pasillo que lleva a zonas abiertas que pueden ser atacadas de unas pocas maneras, pero deja poco margen para lo que gustaba de los anteriores (y de este tipo de juegos en general): la exploración, que pasa sólo por conseguir objetos únicos. Por tanto, esta compañía dio más sensación de mundo real en Deus Ex: Human Revolution y más sensación de posibilidades e infiltración en Hitman: Absolution. Sin embargo se queda a mitad de ambos y el juego en sí es satisfactorio. El producto final no está dentro de los 6 que le han puesto algunas revistas sino superior. El juego es, para que nos entendamos, “notable”, lo que no quiere decir que no puedan repetirse fórmulas, algo que le pasa a este tipo de juegos. Hay consenso casi generalizado que al final del mismo el juego se agota y se estropea la experiencia.

Como juego bien producido viene no sólo traducido sino también doblado al español. Este apartado en EEUU se lo tomaban en serio, pues incluso quisieron contar con el antiguo doblador de la saga, por lo visto una referencia en el mundillo (finalmente no pudo ser). Aquí cumple sin más, con algunas voces que en España tenemos siempre hasta en la sopa (desde videojuegos hasta telefilms). La música, más cuartos de lo mismo, y como no sabemos si hace algún homenaje a la saga antigua o no, nos abstendremos de meternos con nadie.

Gráficamente luce bien. Para el que le interese (debate este ya cansino), el juego va a 1080p y 30fps. Gráficamente, qué menos en esta generación, se ve impoluto, con excelentes diseños del protagonista y de los escenarios. Quizá peque de repetitivo, y puede ser, pero ya dentro del juego y, digamos, “ambientados”, notamos que las diferencias son más notables entre zonas de lo que parece en realidad. No obstante, si quitamos el rojo de las telas que cuelgan de ciertos edificios, y el naranja de las antorchas, los colores predominantes serán el marrón, el negro, el gris, el azul y el verde. Pero ya decimos que luce puntero, quizá como han dicho algunos expertos mejor en foto que en movimiento, pero no desmerece la gen que, no olvidemos, está empezando. Sigue sin ser superior a esa bestia llamada Killzone: Shadow Fall, pero cumple satisfactoriamente para las “putillas gráficas” como nosotros.

En definitiva son más los pro que los contra, así que no os dejéis convencer por esas revistas que van repartiendo notas de 5 y 6 a juegos como este y, sin embargo, van dándole 8 al último Call of Duty (que ni de coña es mejor que este). Un juego asequible a todos por sus niveles de dificultad, así como largo (más de 15 horas en normal), aunque no muy rejugable. Además, perdérselo significará no poder jugar a los próximos porque, que a nadie le quepa duda, este juego tendrá continuación.

Thief_20140709103414 Thief_20140708182726 Thief_20140708104716 Thief_20140707182330 Thief_20140707181942EJEMPLO DE GAMEPLAY:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: