Dark Souls II paso a paso (VII): el castillo de Drangleic y el anillo del rey

Drangleic-castle-dark-souls-2

Por fin, tras docenas y docenas de horas, llegamos al castillo, que no es ni por asomo el final del juego (al contrario, desde aquí te quedarán al menos otra veintena de horas). No obstante, por lo simbólico del lugar, por cómo empieza a desarrollarse y a hacerse comprensiva la trama, es un punto lógicamente de inflexión. Bueno “muyayos”, pasen y vean la segunda parte del juego.

Y ahora, vamos al meollo de la cuestión, a un mastodóntico escenario lleno de jefes, enemigos y secretos. Esta parte de la guía y la siguiente son las que muestran sin duda los mejores gráficos y ambientes del juego.

Ábrete Sésamo

Te vas a la hoguera del Bosque sombrío con las tres salidas (ya sabes, la de la puerta del rey, la de la niebla, etcétera) y elijes esta vez la izquierda. Tras vencer al centinela flexible (por segunda vez si hiciste el muelle de nadie, aunque ahora es infinitamente más fácil), ve a la izquierda. La puerta se te abrirá y estarás ya de camino al castillo. Te irás dando cuenta de que vas bien porque no tiene pérdida y porque empezará la lluvia, la oscuridad, los truenos y unos cuantos soldados molestos (incluyendo el último caballero blanco sentado). Cuando llegues al castillo pasarán dos cosas: primero, verás a la tipa que te sube de niveles, a la cuál puedes hablarle; segundo, empezarás a sentir mal rollo, mal rollo que se te confirmará en cuanto subas arriba. Hay dos opciones de entrar: si tienes en tu estado de personaje el contador de almas en 1 millón se abrirá, si no tendrás que sudar tinta.

Nada más llegar dos elefantes gigantes cobrarán vida y querrán violarte con sus trompas. Te recomendamos que tires escaleras abajo pues, llegado un punto, uno de los dos se vuelve y el otro se queda. Después repite con el otro.

Una vez hecho esto vete al lado de la puerta, junto al cuenco de la izquierda, y mata a un soldado. Después vete al de la derecha y repite. Si has matado a tus enemigos ahí cerca una luz iluminará los cuencos, comenzando a abrirse la puerta. Quédate con la copla que dentro del castillo hay que hacer esto un par de veces. Te recomendamos que mientras se abre te vayas a las escaleras, pues los enemigos hacen respawn infinito.

Una vez abierta la puerta verás una gran escalera que lleva a un espectro, el cuál hablará contigo y te venderá cosas (detrás suya, tras una sala, están los gigantes y acojonantes tronos vacíos del rey y su señora. Coño qué susto). Pero como no querrás volver aquí desde el quinto coño vamos a decirte cómo llegar a la hoguera desde la puerta antes de seguir. Vete a la derecha de las escaleras, donde te esperarán dos soldados. Luego sigue por el único camino, baja las escalerillas de mano y sigue recto por el pasillo lleno de estatuas. Abres un par de puertas verdeazuladas y allí verás la hoguera.

El castillo

Tras salir de la hoguera verás el camino de la izquierda (una puerta del rey), el lugar de donde viniste y la derecha. Como habrás imaginado, las estatuas delante de cada puerta cobrarán vida. En todas las puertas hay objetos y centinelas tipo boss fortaleza perdida (aunque serán solo uno). Nosotros, te lo juramos, empezamos a matar a los soldados que cobran vida de la primera puerta de la derecha (debes de matarlos delante de la puerta) y… ¡acertamos, ésa era la puerta correcta!

No te vamos a describir ahora qué hacer porque el camino no tiene pérdida. Simplemente te avisamos con antelación: habrá tres guerreros con escudo (lentos. Además, no te atacan en masa), una habitación con máscaras (rueda porque sueltan veneno) y una invasión (el invasor se quedará abajo, así que puedes pasar de él). El camino, sí o sí, te llevará frente a un balcón en donde verás a la reina, que da un mal rollito del copón (nosotros no lo probamos, pero si quieres tirarle una flecha a ver qué pasa… bajo tu propio riesgo). Justo al lado estará la niebla del jefe… perdón, jefes.

Jinetes por partida doble

Como se ve que los jinetes gustaron en Dark Souls I, aquí los tenemos otra vez, y repetidos (el de abajo, con lanza, ya lo enfrentamos en la Torre de Heide. El de arriba, con su arco, no lo habíamos visto todavía). ¿Cuál es el problema aquí? Que el de la lanza ya sabes cómo es, pero desde arriba te están refollando con flechas. Te aconsejamos lo siguiente: escudo en alto, vete a la estatua dorada de la izquierda. En un par de segundos el arquero bajará. VETE AHORA A POR ÉL. Con dos-tres hostias ya está muerto, es muy débil (atento a su “apañero”, que puede intentar mientras darte). Por tanto, después, ya puedes centrarte en el otro. Con esta táctica no habrá problemas (al menos, no más de unos pocos intentos).

Seguimos para bingo

Avanzamos y ya vemos la hoguera (si hablaste con él, por aquí puede que esté Bernhart de Jugo, alias “Espada Star Wars”). Hay dos caminos: derecha y recto. Hay que ir recto, donde llegarás a un agujero y a una escalerilla de mano kilométrica. Sube por ella.

Arriba verás… adivínalo… ¡sí, otra vez a hostiar gente delante de la urna para que se llene de almas! Haz eso.

Cuando esté llena y el ascensor esté en funcionamiento (lo sabrás porque la estatua cobra vida y pulsa la palanca) vete a él y deja que te lleve arriba del todo. Allí, en un cofre, coge la llave y vuélvete abajo del todo (habrás notado a una tipa ahí encerrada. El jefe del santuario de Amana te da la llave, supuestamente).

Ya abajo abre la puerta y te harás caca: truenos, oscuridad, la niebla del jefe al fondo y una ristra de caballeros que en cuanto pases al lado de ellos se les ilumina los ojos de rojo y van a por ti (sólo cuatro de ellos, no son tan malos). ¿Lo mejor? Correr como un bendito. Otro jefe.

Espejito, espejito

Esta especie de Jesucristo de cristal (lleva hasta corona de espinas) es un viejo conocido por los tráilers que siempre lo mostraban. Te recomendamos enfrentarte a él offline, porque online, cuando se dedique a invocar gente (que lo hará), invocará a humanos. Lo cual es un LOL.

Bien, nada más entrar te recibirá con un caluroso salto. Esquívalo. Después te recomendamos, una vez más ir, escudo en alto, pegado a él, aprovechando los momentos muertos para golpear. Su escudo lo para todo, así que olvídate de hacerlo de lejos. Cuando veas que carga su arma tendrás que estar atento y esquivar en el último momento, porque como te dé… También cuidado con los rayitos que pueden salir.

Un momento muy bueno para volverte loco a hostias y/o recuperarte es cuando se ponga de rodillas invocando. Dale de palos hasta que salga el invocado. Y ahora vete a por el invocado, que no debiera de morir en más de tres golpes. Y repite (cuando le queda poco puede cometer el error de invocar. Ya sabes: somanta de palos). Deberías recordar la estrategia de La Pecadora que ya comentamos, pues es muy parecido, sólo que con nuevas perradas (magia, invocaciones…).

Una vez muerto vete al ascensor, sigue recto y graba (qué musiquilla más extraña, ¿verdad?).

El santuario de los porculeros

Esta zona fue un coñazo, ya que los magos que hay por aquí son unas jodidas metralletas. Tuvimos que repetir la zona varias veces para poder quitarnos a enemigos y que desaparecieran porque, sinceramente, no es que sean difíciles de vencer pero ¡es que no paran de atacar los hijos de puta!

Nuestro primer objetivo es una hoguera claramente visible en las ruinas de una casa sin techo. Hasta aquí se puede hacer fácil y rápido, pues el único camino posible (puedes desviarte para buscar objetos, pero no tiene pérdida). Irás descendiendo e incluso te encontrarás a mitad de camino, dentro de una casa, a otra de las hermanas, que está cantando.

Pues bien, tras vencer a los enemigos del caminito antes dicho (no hay nada que decir excepto ir recto) y tocar una niebla, veremos a la derecha una casa en ruinas o algo así con la hoguera. Desde esta hoguera, te recomendamos que te armes de paciencia. Nosotros, te lo confesamos, tuvimos que repetir este tramo varias veces hasta que prácticamente quedaron muy pocos (dropean cosas buenas algunos y dan almas). Te vamos a decir la ruta. Lo suyo es que empieces por detrás, para pillar el primer mago-metralleta desprevenido. El camino es seguir por las luces (no te hagas el listo que te hundes), y correr. El primer punto es desde esta hoguera a una casa de más adelante. Y el segundo desde la casa a la niebla. Así suena muy fácil, pero no lo es. Te recomendamos que vacíes la fase farmeando hasta esta casa (el troll no es necesario) y después, desde aquí a la niebla lo intentes corriendo, esquivando, dando palos. No hay más. Es muy difícil, está lleno de magos-metralleta y hombres-ranas, pero inmediatamente detrás de la niebla hay una hoguera.

Ahora tenemos que pasar por las setas y el setón (o lo que cojones sea eso). Ten cuidado porque su gas se carga las armas y armaduras. Así que calcula y avanza.

Ahora verás que hay más magos porculeros. Esta es la ruta para esquivarlos (todo esto corriendo): recto hacia el primer mago, nos ocultamos tras la columna, torna a la izquierda pasando por delante de sus narices (por el otro lado te caes) y en cuanto te encuentres un segundo mago sigue recto. A los pocos segundos verás a tu izquierda un camino de piedras que lleva a una casa. Ese es el objetivo (si a mitad de camino te dan los magos, puedes esperarte en mitad de los intercolumnios para tomas estus, no persiguen. Es más, te recomendamos que vayas haciendo paradas detrás de las columnas para esquivar los rayos). Comparado con lo anterior, y sabiendo que el objetivo está a la izquierda, no tendrás tantos problemas como con la zona anterior.

Dentro de la casa verás a una tipa y más allá una niebla. Pasa para el jefe.

El jefe más feo

Esta especie de rana fea es fácil de vencer si se sabe lo que hacer. Siempre hay que estar pegado a su cara, que se cubre y descubre. Cuando vaya a hacer un amago con los brazos, échate para atrás (es muy lenta), y de nuevo acércate a su cara y atízale. Es como el jefe Jabba, ¿recuerdas? Pero en este, si te separas, puede saltar (por eso lo amplio del escenario) e incluso ponerse de pie para aplastarte (a nosotros se nos puso de pie y fue una escena muy espectacular, con su figura recortada contra las luces azuladas al fondo del cielo). En fin, que es fácil mientras no le des espacios.

Una vez vencido, supuestamente te dropea una llave pero a nosotros no nos dio una puta mierda.

Desde ahí vete a la cueva y sigue por el caminito. Cuando veas un edificio no te metas por la puerta de la izquierda, sino sigue recto, gira a la izquierda y entra. Así no te caerás.

Ya dentro no subas las escaleras, vete por debajo y detrás de ellas para encontrar la hoguera de esta zona. Perdón: de esta PUTA zona.

La tumba del Rey

Desde la hoguera sube las escaleras y mata a un gilipollas con antorcha. Tú no enciendas aquí ninguna, después te decimos por qué.

En la siguiente sala la primera jodienda: cuatro muertos y tres magos. Ve limpiando poco a poco o corre al fondo, que los magos no persiguen nunca a nadie. Una vez hecho esto, ya arriba, escucharás una voz que te dirá que no enciendas la luz. Si subes a hablar con él es un vendedor rodeado de guardaespaldas. Si vas con luz te atacarán. Y es una pena porque vende cosas buenas, cuando tengas el anillo del rey te da su equipo y un arma y, para colmo, se puede invocar delante del jefe de zona. En definitiva, no la fastidies con luz.

Sigue por el único camino y vence a los dos caballeros, con tranquilidad. Quédate con sus pautas de ataque porque después te vas a empachar de ellos.

En la siguiente zona procura no ir por las paredes porque salen fantasmicos con lanzas. Posiblemente incluso tengas una invasión. Como sea, al fondo del pasillo verás un muro que no es muro: son dos cabrones con dos escudos cada uno. La táctica es pegarte a ellos y darles dos porrazos. Cuando se enfaden corre y tírate por el agujero para esquivarlos.

Aquí abajo hay una hoguera pero no merece la pena. Mejor busca la salida con un surco en el suelo. Sigue el camino, gira a la izquierda y pulsa la palanca: ya tienes un atajo para el jefe y para la siguiente zona a modo de puente.

Más adelante verás ya al fondo la niebla y un equipo de fútbol delante de la misma dispuesto a violarte analmente. MUY IMPORTANTE: bajo las escaleras hay un agujero con un no muerto. Véncelo procurando NO TOCAR LA CAMPANA, pues invocará a media docena de magos. Esto tendrás que repetirlo siempre que llegues hasta que deje de aparecer, porque si no, este gracioso pulsará la campana siempre. ¡Será cabrón!

No es buena idea ir corriendo. Ve provocándolos de uno en uno o en grupo y limpia la zona.

Como sea, al lado de una columna, está el símbolo de invocación del que no le gustaba la luz (será un tacaño). Si quieres, ve con él. Si lo haces siempre de humano y con el anillo de vida, puedes intentarlo varias veces. Eso sí, como no se puede pasar la niebla corriendo fácilmente, ya decimos que lo mejor es que te cargues los caballeros uno a uno. Así, siempre podrás invocar al guerrero y además tendrás almas para probar contra el jefe una y otra vez de manera humana y con acompañante (porque ya sabes que el anillo se rompe, pero se puede reparar con tres mil almas. Teniendo en cuenta que en cada intento coleccionas no menos de 10.000… eres humano con acompañante ad infinitum).

Otro consejo: el jefe es débil al elemento rayo. Si puedes equiparte con un arma con rayo o ponerle resina de rayo al arma, mejor.

El guardaespaldas real

Tras el video, verás que el jefe va con su maza hacia ti. Lo que puedes hacer es ponerte a su lado y justo cuando veas que va a darte, rodar. Si lo haces bien te podrás poner a su espalda y darle una hostia. Cuando inicie su ataque doble-triple-cuádruple (según le dé por ahí o no), protégete bien que te viola. Te recomendamos que el espíritu invocado, cuando se centre en él, aproveches y te recuperes o le des por detrás. Te recomendamos también que cuando se centre en el invocado, ponte ahora el elemento rayo en el arma. Lo decimos porque llegará un punto en el que se pondrá de rodilla y subirá su ataque, su defensa y lanzará magia. Un primor. Si vas con el elemento desde el principio se agota y puede que no te dé tiempo a volver a ponértelo. Sin embargo, con el elemento rayo le harás pupa.

También, obvia decirlo, cuando se ponga de rodillas para subir su poder aprovecha para hostiarle a dos manos. Si tienes suerte de quitarle la mitad de la barra y tu compañero sigue vivo, el muy tunante puede ser que no haga esto (porque sabe que queda expuesto y tú y tu compañero lo matáis). OJO: eso no significa que no pueda lanzar magia, pero su poder habrá mermado. NOTA: Si pese a todo se carga de magia, sabrás que va a empezar a lanzar la magia porque se queda quieto y levanta la maza. Tienes aquí dos opciones: esperar a que la lance (y la esquivas rodando) o corres hacia él y te pones a su espalda (mientras invoca y sale el rayo lo apaleas). En fin, poco más. Suerte (la vas a necesitar).

Una vez muerto baja a la cripta, donde verás el cadáver del rey dando vueltas con su espadón. Coge el objeto brillante, el anillo del rey, que abre las puertas con el símbolo del rey, y deja al rey en paz, que no ataca, es buena gente xD. Ahora mismo no le harías ni cosquillas.

Próximamente, el resto del recorrido para conseguir el corazón de cenizas, previo al final. Por cierto, cualquiera es libre de copiar esta guía, pero por favor, di de dónde la has sacado si lo haces. Sólo eso pedimos. Nos vemos.

Anuncios

5 Responses to “Dark Souls II paso a paso (VII): el castillo de Drangleic y el anillo del rey”


  1. 1 Abel mayo 16, 2014 en 8:07 am

    ” Verás ya al fondo la niebla y un equipo de fútbol delante ” 😀
    La verdad q lo parece , con el autobus montado .

  2. 2 Raptor17 agosto 5, 2014 en 7:45 pm

    en esta parte del juego es mucho mas dificil el camino hacia el jefe q el propio jefe, en mi caso mate a la primera a los jinetes y al guardaespalda y a la segunda vez a la rana y al espejito, la parte de los magos con el escudo de havel te lo simplifica bastante porq resiste casi todo el daño o tambien se puede hacer a la distancia con un arco girando y escondiendose en las estructuras cuando vienen los rayos magicos, ahora a probar los dlc antes de entrar a las puertas del rey, saludos


  1. 1 Dark Souls II paso a paso (IX): el fin + recapitulando | Frikadasmil Blog Trackback en abril 8, 2014 en 5:13 pm
  2. 2 ¡Cumplimos cuatro años! | Frikadasmil Blog Trackback en agosto 18, 2014 en 8:56 am
  3. 3 ¡Cumplimos 5 años! | Frikadasmil Blog Trackback en agosto 18, 2015 en 6:03 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: