Dark Souls II paso a paso (II): segundo jefe y secundarias

dark_souls_2_right_exit

Tras la primera parte de la guía, vamos ahora a la segunda (toma ya que frase más estúpida). Una parte que como recorrido, digamos, oficial, es corta, pero que en recorrido opcional o de exploración es larga con ganas. Veremos jefes, armas, anillos, y un largo etcétera de cosas secundarias que son, en nuestra opinión, interesantes, así como imprescindibles si no quieres sufrir en demasía. Vamos que nos vamos.

Vamos a describir ahora cómo continuar con el recorrido oficial después de lo que hicimos en la primera parte de esta guía, esto es, vencer al boss. Después ya indicaremos en qué punto estamos haciendo cosas secundarias de reforzamiento y/o preparación para lo que viene (que no es moco de pavo, ojo).

Hacia el “jefaso”

Desde la hoguera desde la que nos dirigíamos a vencer a El último gigante bajamos las escalerillas de mano. Desde aquí cruzamos el puente, abrimos con la recién conseguida llave la puerta y cogemos el anillo de restauración, muy útil. Volvemos a cruzar el puente y tiramos para la habitación del fondo, en la que está la lanza esa gigante de piedra de la estatua gigante y dos soldados (obvia decir que tendrás que matar a los soldados que te encuentres, tanto estos últimos como los anteriores). Desde allí giramos la derecha y veremos una puerta que, ahora sí, podemos abrir.

Recomendamos subir muy despacito por las escaleras, para que cuando te vea el soldado que está arriba te persiga. Vuélvete por las escaleras y enfréntate a él desde abajo. Una vez muerto sube y provoca al otro que está arriba con su pica, el cual no lleva escudo. Hemos dicho eso de subir despacito precisamente por eso, porque si te ven los dos pueden ponerte las cosas muy difíciles.

Tras vencer a estos dos mierdas, ve por el único camino posible y… efectivamente, ahí está ya, ¡oh, sorpresa!, la niebla del jefe.

El perseguidor o no es tan fiero el león como lo pintan

Tras el video tendrás que enfrentarte con este bicharraco. Te comentamos: en esta sala hay dos ballestas, una a la derecha al fondo y otra a la izquierda, más cercana. El truco está en que mientras el perseguidor se prepara, nada más empezar el combate, acércate a la altura media de la habitación (es decir, que la ballesta izquierda quedará casi al lado tuya a la, valga la redundancia, izquierda). Cuando el perseguidor te ataque lo hará con la espada en punta. Justo cuando vaya a golpearte pulsa contraataque con el escudo (L2). El tipo quedará grogui durante unos instantes. Corre como un bellaco a la ballesta del fondo a la derecha, pulsa X (o A en Xbox) y vuelve a pulsar X (o A en Xbox) para disparar la flecha. El jefe perderá con la hostia que le has propinado aproximadamente el 95% de la barra de vida. Ahora sólo te quedar encararlo (con cuidado) y darle un toque. En veinte segundos lo has mandado a tomar por culo. Por supuesto puedes emplear la táctica que quieras (incluso dejarlo grogui delante de la ballesta de la izquierda en vez de la derecha), pero esta táctica (que recuerda a la manera de matar al Dragón Rojo del videojuego Dragon´s Crown) es la mejor.

Una vez muerto, vete al roto del lado derecho, con cuidado, y déjate caer abajo. Desde allí salta al objeto brillante y habrás conseguido un set de armadura y armas completo de Granleic (que seguramente a estas alturas te hará moverte como una tortuga, pero bueno). Desde allí salta abajo, a la habitación de la lanza gigante de piedra.

Una vez que hayas vuelto a la hoguera a gastar tus almas o lo que quieras vuelve a donde la batalla con El perseguidor. Allí habrá un nido. Tócalo y ya estarás en la Fortaleza Perdida, aunque antes te recomendamos que leas el siguiente apartado de esta guía.

Antes de continuar: más vale estar preparado que seguir a lo loco

Si esto fuera Dark Souls I te recomendaríamos farmear. Pero como en Dark Souls II si abusas del farmeo desaparecen los enemigos, lo mejor es conseguir almas de otra manera, de paso que conseguimos objetos, armas, vemos fases optativas, jefes secretos… ¿Y cómo hacemos esta proeza de maravillas del ancho mundo? Pues yendo a la Torre de Heide, la Catedral Azul y el puto Muelle de nadie. Estas son fases, a priori, optativas, pero son tanto los niveles (puedes llegar a subir 20 niveles), objetos (un anillo que hace que cuando te quedas hueco sólo pierdes el 25% en vez del 50% de la barra de vida) y las cosas que te pierdes (incluyendo secundarios IMPRESCINDIBLES), que te recomendamos ir. Además, en concreto en el muelle hay uno de los grandes momentos Souls.

Pero vamos por partes.

OPCIONAL PERO RECOMENDABLE:

La Torre de Heide (I)

Para llegar hay que ir a la escalera al lado del pozo y la casa de la gata (el mismo sitio en el que dijimos que, al principio del juego, se podía conseguir un escudo). No tiene pérdida, y de vez en cuando debemos pulsar algunos engranajes hasta llegar a zona abierta, con ruinas inundadas.

Lo primero que verás será a un caballero fanegas. Lo que te recomendamos es irte rápidamente por las escalerillas de abajo y tocar la hoguera. Así ya tenemos un punto de anclaje para poder intentarlo varias veces e incluso, por qué no, conseguir almas repitiendo. Lo que deberías hacer es intentar cargártelo, después al siguiente, y después al tercero (que custodia un pulsador). Esto es fácil de decir pero no de hacer. La recomendación, lógicamente, uno por uno. El primero dando vueltas a su alrededor y atacando cuando se pueda (son una metralleta incansable). El segundo, atrayéndolo a zona abierta y atento a su golpe directo (soltará polvo sublime para darle más fuerza al estus. Hay que quemarlo en una hoguera para poner el estus a +1). A nosotros no nos apareció más una vez vencido este segundo. Y el tercero hay que provocarlo, para que descienda las escaleras. Mientras baja puedes darle una galleta, pues es difícil que te de bajando, aunque no imposible. Una vez hecho este marronazo, pulsa la palanca para que aumente el escenario de batalla de enfrente. Si a partir de aquí caes, ya habrá que hacer todo esto corriendo. Lógicamente no te lo recomendamos la primera vez puesto que si quieres pulsar la palanca, te perseguirán los dos siguientes (son también incansables persiguiendo).

Y ahora, a partir de aquí, el speedrun de lo absurdo para conseguir cosas: patéate el escenario corriendo y esquivando para coger todos los objetos que puedas, cofres, etc., que no te importe que un momento dado te maten (no toques la niebla de abajo todavía). Una vez hecho esto (a nosotros nos llegaron a rodear cinco de estos hijos de puta… ¡From Software, me cago en “tó”!), ya da igual que te maten. Da un vistazo a los objetos, etc., y prepárate para el jefe. Desde la hoguera (si te han matado, claro), y de nuevo ya corriendo, dirígete abajo, donde la niebla, al sitio que creció de tamaño cuando pulsamos el pulsador custodiado por el vigilante. Ahí te espera El joven cazadragones.

El joven cazadragones

Este enemigo es muy fácil y no tendrás problemas para vencerle tras un par de intentos. Si has vencido a los caballeros hasta aquí, no habrá problema. El único que podría haber (el corto escenario), lo hemos solucionado con la palanca. Así que estate atento a sus movimientos, bastante previsibles (sobre todo su carrerita hacia ti). Si acaso será más peliagudo su movimiento de barrido, aunque probablemente no te matará, pero te quitará vida. Tomate tus estus y tus piedras, no pares de moverte y dale en el momento justo (típico combate contra gente con armas largas, vamos, nada nuevo) y le vencerás.

Ahora vete al fondo, sube las escaleras y graba en la hoguera. Por cierto, aquí hay una tipa que te vende milagros. Si gustas, compra, si no antes de continuar vete a Majula, sube de nivel y regresa aquí para continuar.

Hacia el Muelle de Nadie

Seguimos hacia abajo, por las escaleras que nos llevan a la profundidad. No te vamos a decir por dónde tirar porque sólo hay un sitio que desemboque todo esto: en una hoguera. Por tanto, da todas la vueltas que quieras, sabrás que vas bien al usar un ascensor. Entonces, me dirás, ¿significa eso que no hay enemigos y puedo explorar tranquilamente? No, hay caballeros gordos también aquí. Entonces, ¿cómo se nos ocurre recomendaros explorar? Pues porque el truco para vencerlos fácilmente es el siguiente: atraerlos y que se atasquen en las puertas. Sí, aunque suene patético. Las puertas aquí son pequeñas y se quedan atascados por lo que, con cuidado eso sí, se vencen muy fácil. Es más, te aseguro que te vendrás arriba y querrás encontrarte más porque es manera rápida de ganar almas. Te lo repito: atrae siempre a todos hacia las puertas, no importan lo separados que estén, pues te siguen siempre. Cuando consigas los objetos, muévete y avanza. Es una fase muy corta y que sabrás que vas bien por el ascensor y que el suelo estará encharcado (no es ningún laberinto, de verdad que no). Lo único a tener cuidado es lo siguiente: hay una especie de obertura con un guardián. Aunque no se aprecie, detrás suya hay una puerta: por tanto, provócale y corre hasta detrás de la puerta y vuelta y aprovecha para vencerlo. Por supuesto, eres libre de correr, claro, pero la hoguera ya está muy cerca de ahí, cruzado un roto de la pared.

Ahí encuentras una hoguera y un personaje enmascarado. Agota las conversaciones con ella y se compromete a ayudarte, despareciendo después de volver a descansar en la hoguera.

El Muelle de Nadie

Esta zona es una zona a lo Dark Souls I, entendiéndose esto como una zona grande, poblada, con muchos recovecos, pues por ahora, es cierto, las zonas han sido cortas (excepto quizá el Bosque).

Esta zona no es fácil. Los enemigos humanos y los perros son fáciles, pero los monos extraños de largos brazos no lo son, sobre todo cuando vienen en tropel, los cabrones. Saludan con una leche, con su mano abierta, y dan desangre. Y no, no vale con lanzarle un cacahuete como los monos del zoo, estos sólo entienden a palos. Sin embargo, tienen una debilidad: el fuego. Con una fogata en la mano se cagan en los pantalones, si bien es cierto que entonces el escudo no se usa. Nosotros no supimos esto hasta después, así que si no quieres hacerlo así no lo hagas, pero se incrementa la dificultad.

Primera parada: Anillo de protección de vida.

Vamos por el único camino posible y tenemos cuidado con el soldado que se hace el muerto. Después vamos por el puente de la derecha, con cuidado porque hay un soldado y otro tirando flechas. Una vez muertos nos vamos a la zona iluminada. En ese momento vendrán tres tipos, a los cuales habrá que vencer con cuidado. Ojito que te pueden reventar.

Tiramos escaleras arriba y en mitad del camino a la izquierda y luego dentro de la casa. Subimos las escaleras y vencemos al capullo que allí nos aguarda. Dentro de la habitación habrá dos estanterías. Rómpelas y ya tienes el Anillo de protección de vida, quizá el mejor anillo del juego. Ejemplo: Imaginemos que tienes 10.000 almas y eres humano. Cuando mueres, lo pierdes todo. Pues bien, este anillo hace que resucites en la hoguera, como siempre, pero mantienes intacto tanto la humanidad como las 10.000 almas. El anillo, por supuesto, después de ayudarte de esta manera tan increíble se rompe. Pero esto es lo bueno: por 3.000 almas se repara y podemos volver a tirar millas con él. Brutal efecto que desde este blog nos extraña que no vaya a ser quitado en futuras actualizaciones del juego.

Segunda parada: Gavlan el capullín y enlace.

Desde donde hemos conseguido el anillo, salimos al exterior. Cuidado porque aquí habrá un par de tipos mal encarados y perros guardianes. Ahora seguimos por aquí corriendo para que el tirador que está en un balcón no nos dé. Por tanto, ya estamos en la parte alta, desde donde no se ve una real mierda. Si tienes antorchas encendidas ahora te van a hacer falta para los siguientes monstruos, pues el fuego les da “zuzto”. Si no, no pasa nada. Eso sí, ten en cuenta que son unos mamones que te van a provocar desangramiento. ¿De quiénes hablamos? De los mono-arañas, con sus brazos kilométricos. Avanza pues con cuidado, atrayéndolos uno a uno. En esta zona habrá un par o tres de ellos. Tu objetivo es llegar a la casa con el muro destruido del fondo. En la planta de arriba verás a un barbudo bebiendo. Es Gavlan. Allí, a esa planta, es donde queremos ir. Se llega a través de la puerta de la planta baja, obvio, pero te lo advertimos: te van a salir al menos media docena de monos-araña. Así que prepara estus y ten paciencia. Vas a necesitarla. NOTA: No intentes que se queden enganchados en la puerta, porque rompen el muro.

Una vez vencidos ve arriba, abre los cofres (cuidado con el de la derecha, que tiene veneno a parte de un arma) y habla con el barbas. Aunque no te lo creas… ¡compra objetos! Es el único que lo hace, así que puedes ponerte “morao” vendiéndole cosas. Eso sí, puedes perderlo todo más adelante…

Tercera parada: El mago callado.

Seguimos el único camino posible, entramos en la casa, subimos las escaleras y matamos al que nos encontremos. Nos vamos para el balconcito, tocamos la campana y llamamos al barco en una escena genial.

Después nos tiramos abajo y cogemos los objetos. En vez de ir por la casa, para evitar luchar contra los cabrones de los monos-araña, tírate con mucho cuidado desde el balcón hasta que estés ya a nivel de una rampa de piedra que te llevará al suelo. No obstante, antes de ir a por el mago, vámonos a por la casa del fondo, la que está a la izquierda de la antorcha encendida. Entra en la puerta, sube y pulsa el enlace por si mueres.

Ahora ya sí tiramos hacia el barco, aunque a mitad del camino veremos a la derecha un puentecillo con soldados colgando. Ni qué decir que te atacarán (se creerán unos ninjas. Pues anda que no se ve que es una trampa. LOL). Cuando los venzas ve hacia el mago. Si tienes al menos 10 de inteligencia hablará contigo, te venderá magias y te aumentará el nivel del guante de piromante, que ahora te diremos dónde está.

Cuando hayas acabado vete para el barco.

Cuarta parada: jefazo: Centinela Flexible

Ahí en el barco cuidado porque hay una turbamulta importante. Intenta irte para donde está el timón para cargarte a los primeros. Esquiva las bombas de alquitrán porque no hacen nada pero te dejan vendido para las flechas de fuego. Una vez limpiada la cubierta baja y toca la niebla.

Este jefe está en una habitación muy pequeña con un pilar en el centro. Olvídate del pilar puesto que no se quedará enganchado ahí y no pares de moverte. Si tienes suerte, lo normal es que te ataque el que tiene las mazas y no el de las espadas, más rápido. El de las mazas tiene unos movimientos bastante previsibles y creemos, una vez más, que no tendrás a estas alturas problemas. Si no fíjate bien en sus rutinas y podrás vencerle con muy pocos intentos (la pereza es llegar hasta aquí, lo entendemos, pero seguro lo pasas).

Una vez muerto (o muertos, porque son dos), vete arriba y abre el cofre. Ya tienes un guante de piromante. Acto seguido toca el sextante y… ya estás en la fortaleza perdida. Como puedes comprobar, es el mismo sitio que te lleva por el nido, pero por abajo, lo que aparte de ver más escenarios, conseguimos más objetos y rutas. Sube las escaleras y en una de las celdas de la izquierda tienes la hoguera. Felicidades.

La Torre de Heide (II)

Vamos a volver a esta zona porque todavía quedan cosas jugosas. Obvia decir que esto lo puedes hacer antes del Muelle de Nadie, pero el jefe que te espera aquí es un miura, y por lo tanto lo mejor es esperar a subir niveles, como hasta ahora hemos hecho. Pero si quieres, ya te decimos, hazlo en el orden que quieras. Tú sabrás.

Desde la primera hoguera de esta zona vence al gigante de debajo de nuevo y al que custodiaba la palanca también. Una vez muertos vete a la zona central. Los dos caballeros de los lados, escudos en alto, se irán a los lados y el de la maza se irá a por ti. Véncelo y ahora vete a por los otros dos. Gasta lo que necesites en estus, retrocede, toma aire, tráelos de uno en uno… lo que sea. La cuestión es que una vez muertos verás por allí cómo aparece un pulsador como el que custodiaba el otro guardia. Púlsala y el puente de la zona superior bajará un poco.

Pero todavía necesitamos pulsar otra palanca. ¿Dónde está? Arriba del todo. Nuestro consejo: corre, pulsa (ignorando que a tu espalda viene un bruto) y corre para arriba de la puerta del castillo.

Ahora podrás tirar para el interior de la Catedral azul. No es necesario que venzas a los gigantes que quedan. Lo que sí debes hacer es correr como un bendito como te decimos y delante de la puerta de niebla del jefe coger los objetos: cinco efigies y un excelente anillo: el que evita que al morir pierdas el 50% de la vida. Con él sólo el 25%. Triunfo.

Ya listo (y si no has muerto por los guerreros que te perseguían), entra.

El viejo cazadragones o tu cara me suena

Si has jugado al primer Dark Souls sabrás quién es este tipo (qué recuerdos, ¿eh?). No sólo nos enlaza de manera cuasi mágica, sino que hace el juego aún más inquietante e interesante: ¿estamos ante una precuela o una secuela, pues hay quien dice que el cazadragones es una armadura fantasma vacía? Pero mientras lo piensas, vamos a atender a este hijo de puta, pues es un poco perro de vencer. Hay gente que se ha desesperado un poco. Verdaderamente, si se te dan mal los enemigos con lanza sí que lo puedes pasar mal. Habrá que tener en cuenta, como siempre, las embestidas, que más bien parecen las de un torero entrando a matar. Gira sobre él, con un buen escudo, y ten cuidado cuando salte. Cuando se separe y lance rayos es fácil de esquivar, incluyendo su salto con rayos, pero ten cuidado en todo con el ataque, pues a veces chocamos contra las columnas y da un coraje de cojones. Es duro, y cuando se viene para nosotros no hay más opción que rodar hacia atrás, y aún así te comerás el piquete la mayoría de veces. Pero eso no es nada comparado con el salto con leñazo de lanza, muy, muy parecido al ataque demoledor de Artorias en El Abismo de Artorias, si bien es cierto que sólo lo hace una vez y no las tres consecutivas de Artorias. Menos mal. ¿La clave? La paciencia. Si sólo tienes que darle un toque o dos cada minuto, pues mejor eso que que te hostie. Incluso puedes sólo darle cuando haga el ataque-salto, pues queda vendido unos segundos (aunque el combate tardará más). Y otro consejo, bebe estus sólo cuando haga el salto eléctrico o cualquier otra pausa que veas, pues al levantarse, generalmente, y sobre todo después de un salto, tarda unos segundos en recuperarse, aunque no te confíes.

Una vez vencido detrás habrá un tipo con una pica y a la derecha una hoguera. El caballero no te habla. Si lo vences esa pica será tuya, pero te quedarás sin el pacto de los Caballeros azules. Te explicamos cómo hacerlo. Vete a Majula y dirígete al faro. Habla con el que está allí sentado varias veces hasta que te dé el pacto azul. Con el anillo puesto que te da te pueden invocar para ayudar. Cuando lo hagas te darán una medallita. Vete ahora a hablar con el de la pica y ya sí habla contigo, te vende cosas y te permite apuntarte a su pacto, con el cuál podrás hacer combates 1 vs 1 (rezando en una de las estatuas donde venciste al Viejo cazadragones. La sala inmediatamente anterior). NOTA: Supuestamente también recibes algún tipo de bendición, pero no la hemos probado, así que ni idea.

Pues bueno, hasta aquí la preparación para la Fortaleza perdida, que te podemos asegurar es una cabronada de cuidado. Pero con lo hecho, vamos mejor que antes ¿no es cierto?

Próximamente, el resto del recorrido. Por cierto, cualquiera es libre de copiar esta guía, pero por favor, di de dónde la has sacado si lo haces. Sólo eso pedimos. Nos vemos.

Anuncios

14 Responses to “Dark Souls II paso a paso (II): segundo jefe y secundarias”


  1. 1 CheWinki marzo 31, 2016 en 2:15 am

    Hola, cuando voy por segunda vez a Heide que en teoría tengo que accionar dos palancas mas para que baje el puente, encuentro solo la primera la de la plazeta central donde están los grandes el de la espada y los dos de los escudos. Pero la otra que dices que esta arriba del todo, no me queda claro donde es? Lo que si que hay arriba es un peazo dragon que te funde en zero coma.

    • 2 frikadasmil abril 1, 2016 en 4:29 pm

      La verdad es que no sé. Tú empiezas la fase: vences a un caballaero y pulsas la palanca. Un aro de lucha subido. Después sigues y te encuentras dos con escudos y uno con una maza o espada. Los vences y pulsas la palanca que surge. Otro aro de lucha. Si ahora bajas las escaleras te enfrentarás al jefe de esta zona, el joven matadragones. Una vez vencido si subes las escaleras habrá una hoguera y la tía esa que vende milagros. Muy bien, eso dices que ya lo hiciste. No obstante, si en vez de bajar para enfrentarte a este jefe vas por la puerta de la izquierda en donde estaban los tres tipos esos de antes con escudos que estaba el segundo pulsador, verás unas escaleras y verás el puente que te permite enfrentarte al jefe subido, no puedes cruzar. Aquí vences al enemigo que custodia el pulsador y el puente baja. Dentro está el viejo cazadragones. No tiene pérdida. Siento no ser de más ayuda. Saludos.

      • 3 CheWinki abril 1, 2016 en 5:41 pm

        El mio es el SOTFS y se ve que han cambiado al caballero por el dragon.

        Un saludo y gracias!

  2. 4 sneakingfox abril 22, 2016 en 9:52 pm

    Hola tengo SOFTS y el anillo no lo encuentro en el muelle ¿Donde esta en esta versión del juego?

    • 5 frikadasmil abril 23, 2016 en 11:14 am

      Si te refieres al anillo de protección de vida me temo que en esta versión han limitado su aparición. No hemos jugado a esta versión, pero me parece que en esta versión sólo se puede comprar a un comerciante (me parece que es Felkin, el que está dentro de una cueva sentado en una silla cerca de la primera hoguera de la Arboleda del cazador). Sólo te venderá el anillo si tienes un mínimo de fe que no sé ahora mismo cuál es. O sea, que tendrás que pagar por el anillo y encima la reparación no son 3.000 sino 14.000 almas. Siento no ser de más ayuda.

  3. 6 mitsux31 abril 24, 2016 en 11:21 pm

    No sabes la ayuda que me has brindado con esta guía hahaha


  1. 1 Dark Souls II paso a paso (III): hasta la primera hoguera primigenia | Frikadasmil Blog Trackback en marzo 28, 2014 en 5:45 pm
  2. 2 Dark Souls II paso a paso (IV): hasta la segunda hoguera primigenia | Frikadasmil Blog Trackback en marzo 30, 2014 en 5:58 pm
  3. 3 Dark Souls II paso a paso (V): hasta la tercera hoguera primigenia | Frikadasmil Blog Trackback en abril 2, 2014 en 4:57 pm
  4. 4 Dark Souls II paso a paso (IX): el fin + recapitulando | Frikadasmil Blog Trackback en abril 8, 2014 en 5:13 pm
  5. 5 ¡Cumplimos cuatro años! | Frikadasmil Blog Trackback en agosto 18, 2014 en 8:56 am
  6. 6 ¡Cumplimos 5 años! | Frikadasmil Blog Trackback en agosto 18, 2015 en 6:02 pm
  7. 7 ¡Cumplimos 6 años! | Frikadasmil Blog Trackback en agosto 18, 2016 en 10:37 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: