Dungeons&Dragon del siglo XXI

dragonsY ahora, un juego un tanto raro: un arcade que parece un juego de venta o un juego de venta que parece un arcade. Ahora lo explicaremos. Lo único que tenemos que saber para empezar es que se llama Dragon´s Crown, que es de los creadores de Dungeons&Dragons, que está muy chulo y que sus protagonistas tienen más tetas que Sofía Loren.

Pues sí, es un juego que a primera vista, por su especial recuperación de ese gran género que es el beat´m up (que my brother y yo habremos gastado en salones recreativos y en nuestra añorada Master System II tiempo y dinero para dar y aburrir) da la sensación de ser un arcade. Y no es así, de la misma manera que no lo es el Street Fither IV por mucho que se haya respetado el 2D o el semi 2D (en este no, este es puro 2D). Si bien es cierto que el 3D también podría haber seguido dando buenos juegos del tipo “yo contra el barrio” (el ignorado juego de Eidos Fighting Force, muy, muy clásico y en 3D), la realidad es que su medio es el 2D o lo que se llamaba antes scroll lateral. Porque los Dynasty Warriors (Warriors of Fate) o El puño de la Estrella del Norte, etc., quizá sean otra cosa a lo que entendemos nosotros. Un poco injusto, pero es así. Eso no quiere decir que quizá podía haber salido a un mejor precio. Pero ese es otro tema distinto.

Empezamos. Lo primero, el argumento.

El reino de Hydeland está rodeado de enemigos y monstruos que los están jodiendo a base de bien. Nosotros somos un héroe (mejor dicho héroes) que estaremos protegiendo al reino hasta que el rey (más o menos a mitad del juego), desaparece. Esto es debido a que se necesita su sacrificio para hacer aparecer al dragón que da nombre al juego. Nosotros, como los ya citados héroes, debemos hacernos con la corona, previa búsqueda de nueve piedras, que evitará el caos (y ya de paso, de camino, nos vamos forrando, pues antes que héroes somos mercenarios, ojito que héroes pero no tontos).

Este argumento tópico y simplón, aunque más pulido que lo que es común en los juegos tipo beat´m up, esconde pues una excusa para hacer un juego de estética de espada y brujería del mismo tono RPG/Acción que el juego clásico Dungeons&Dragons, por cierto de los mismos creadores (fundadores a su vez de Vanillaware, productora de otros juegos de este estilo como Odin Sphere para Playstation 2 o Muramasa de Wii).

Los gráficos son muy vistosos. Es cierto que hay revistas del sector que se  han corrido como si fuese ACIV o Gears of War. Hombre, tampoco es eso, pero sí que es cierto que lucen espléndidos en su resolución, vistosidad, colorido, estabilidad y otros detalles. Además, algunos personajes o movimientos, está claro, están adrede “recortados” para dar un toque retro que le queda muy bien al juego. Poco más, eso sí, si bien es cierto que esto es, de facto, un hecho que lo convierte en uno de los mejores juegos de su género visualmente hablando de la historia. A eso se le suman también multitud de efectos sonoros, voces en inglés para todos los personajes principales, secundarios y/o narrador (porque como en un cuento hay un narrador omnisciente), así como una excelente y destacable banda sonora. Por tanto, este aspecto técnico está pulidísimo, habiendo sido, y se nota, la mayor producción de la historia de Vanillaware (con pasta también de por medio de la distribuidora Atlus, of course). ¿Y lo puedo escuchar en japonés? Sí, muchacho, puedes. ¿Lo puedo jugar en español? No, ni textos ni voces han sido traducidos. Es algo que fastidia a los que no se desenvuelvan bien con el inglés pero, sinceramente, esto hace que sea aún más clásico puesto que, ¿cuándo puñetas nos han llegado aquí juegos de ese estilo traducidos o doblados? No pretendemos justificarlo, puesto que el precio también podía haber tenido esto en cuenta, pero no es una verdadera losa para disfrutarlo (por mucho que a veces se pueda subir el nivel de inglés en una explicación de un personaje secundario).

Pero lo interesante, sin duda, el meollo de la cuestión, como en todo beat´m up por otro lado (y en general en cualquier juego), está en su jugabilidad. Lo primero que hay que decir es que este juego tiene una especie de Nexo, como en el gran Demon´s Souls. Sí, habéis oído bien: a diferencia de otros del género, aquí hay un lugar a donde volver, con sus vendedores, sus personajes que nos dan misiones, etc., etc.  Por ejemplo, tenemos la posada, donde escogeremos personajes que nos acompañen en nuestra aventura, vendemos las armas conseguidas en las fases, grabamos la partida… O la casa del mago, que nos da misiones o sellos mágicos, o la que nos repara las armas y objetos (sí: hay que reparar como en el rol más tradicional), o la casa del aventurero, o la cuadra para viajar a regiones… Muy interesante, y una más que referencia para futuros juegos de este estilo. Cada uno nos da cuando no secundarias, habilidades, misiones principales y, ante todo, la iglesia, lugar donde podemos rezar (es decir, comprar poderes para la siguiente misión tales como ganar más oro o experiencia) y vender o resucitar huesos. ¿Y qué es esto de los huesos, coñe? El juego se puede jugar en solitario, pero entonces vas a sufrir como un cabrón. Lo suyo es que vaya contigo un amigo, o dos, o tres (se pueden jugar 4 online u offline. Eso sí, online sólo a partir de la mitad del juego, cuando la historia y tú como jugador os hagáis con el control). ¿Y si no tenemos con quién jugar? Pues eso son los huesos: por un módico precio se pueden resucitar personajes con distintos niveles y distintas características que nos acompañarán, por lo que siempre podremos ser cuatro los héroes y facilitar la labor. Pero ojito que cuando mueran cuestan dinero y los huesos, en sí, hay que buscarlos por las fases desperdigados. Cuidado porque cuando se avance en el juego más cuestan y empezaremos a llorar cual nenazas.

Por lo demás, nuestro personaje principal es como si fuera un juego de rol, cosa que se sale de lo común de este tipo de juegos: armas, subidas de nivel, elección de habilidades, pociones, magias, invocaciones, personajes-acompañantes muy distintos entre sí, farmeo, dropeo, personalización de ropa y color… etcétera. Pero también es, obvia decirlo, como cualquier beat´m up: ataque, salto, combos, recogida de objetos, palancas… pero con caminos secundarios, interacción y, por supuesto, combates finales. ¡Ah, y vamos acompañados de un ladrón! Con el stick derecho (que se comporta como si manejáramos un ratón de PC) podemos dar la orden de que el citado ladrón nos abra cofres del tesoro o puertas cerradas. Por tanto, unido a que a mitad del juego se complica tela, que tenemos, como hemos dicho ya, muchas cosas que hacer, que cuando nos lo pasemos podemos hacer una arena PvP online para ganar pasta y un largo etcétera el juego se pude ir a más de veinte horas. Completo hasta decir basta.

¿Lo recomendamos entonces? Si el inglés no es ningún impedimento para ti (en este tipo de juegos el inglés nunca ha sido impedimento porque nunca se han traducido, pero es cierto que este juego requiere más conocimiento del idioma que un, por ejemplo, Golden Axe) y te gustan los beat´m up claro que lo recomendamos: vamos a tener diversión por horas y vas a disfrutar con una joya de un estilo medio muerto, pero que de vez en cuando da satisfacciones como esta.

Anuncios

0 Responses to “Dungeons&Dragon del siglo XXI”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: