Fantasmada

articlepostwidthcall-of-duty-ghosts-maskMás tradicional que las torrijas o  las amnistías a los políticos, ya está aquí en esta web el Call of Duty de rigor de todos los años, esta vez subtitulado Call of Duty: Ghosts, una especie de Modern Warfare, es decir, un juego futurista, aunque sí es cierto que mucho más fantasioso que anteriores partes (federaciones mundiales, luchas espaciales, etcétera). Y en nueva generación y con nuevo motor. ¿Qué tal? Pues lo de siempre, que para los fans no es poco.

Call of Duty pecaba ya a estas alturas de obsoleto en todos los sentidos. Aquél que haya jugado a esa cosa llamada Modern Warfare 3 sabrá a lo que nos referimos, con gráficos dignos ya no de esta generación, sino de la anterior (es cierto que se redimieron con los Black Ops en algunos sentidos). Y por supuesto con todo lo que acompañaba a la saga de negativo: texturas guarras, objetos petrificados e inmóviles a las explosiones, respawns infinitos que cuando das un paso dejan de salir, escasa duración, IA digna de un tiro al blanco de feria, scripts interrumpiendo, compañeros que no te ven, enemigos que, por el contrario, sólo te ven a ti… y un largo y kilométrico etcétera que no ha impedido, no obstante, que batiera año tras año record tras record (desde 2009 líder de ventas en Estados Unidos, dejando sólo este año el puesto no porque no haya gustado, como han dicho algunas revistas especializadas –de hecho en nueva generación es líder indiscutible–, sino porque el número uno ha sido Grand Theft Auto V. Es decir, que el año que viene otra vez primero, si no al tiempo).

Por tanto, con estos antecedentes, con la nueva generación ya no pegando en la puerta sino en lanzamiento directo, prometieron los chicos de Activison un nuevo motor, una nueva IA, nueva historia, nuevo todo en general. El resultado ha sido, como hemos titulado en el post, una fantasmada. Vamos a hablar primero del argumento y ahora, en cada apartado, analizaremos esto por separado.

El argumento es que una federación de ataque antidemocrática que comenzó en Caracas (y cuya bandera recuerda a las estrellas de las provincias que lleva la bandera de Venezuela), empieza a atacar y conquistar países cual si fuera la antigua URSS. No sabemos si el guionista considera a Nicolás Maduro y sus sucesores futuros unas figuras a la altura de un Stalin o es que hay rebaja de ginebra en EEUU, pero la cuestión es que este es el nuevo enemigo de los USA, que llega incluso a atacar el país, con guerrillas por las calles del país de la Casa Blanca. Esta es la excusa para tiros, argumentos, y un malo, un antiguo Ghost, que no llega a la suela de los zapatos al mejor malo de la saga Call of Duty, el tal Menéndez del Ops 2. Porque eso son los Ghost, antiguos supersoldados de élite, sombras para las operaciones especiales, al más puro estilo Ghost Recon: Future soldier, otro juego con el título “ghost” y que es sin duda el peor de los Ghost Recon de la generación.

Los gráficos son, como es típico, una de cal y otra de arena. No son lo esperado, decepcionan, y por momentos (condiciones climáticas, el agua, algunas texturas o fondos) dan ganas de vomitar. Pero de pronto, ¡oh, sorpresa!, aparecen fases al más puro estilo Gravity, como la del espacio, o la del buceo, o la del rapel, o la del tren o algunos finales espectaculares a tiros, con buenos momentos gráficos (excepto la del rapel, que tiene otras virtudes), explosiones y saltos. Porque este juego, y eso hay que reconocerlo, está hecho para agradar. Por eso las fases son cortas, hay emociones, cosas que hacer sin parar, etc. No obstante, en términos absolutos, los gráficos no son buenos, aunque tampoco malos del todo. Si el motor gráfico anterior era un techo, se aprecia que este es un principio, sí, que tiene margen de mejora, también, pero es cierto que no es lo mismo empezar por donde empieza este motor que por donde empieza un motor de, digamos, un Gears of War o un Uncharted. Todos tienen margen de mejora, pero los últimos comenzaron desde la excelencia y este CoD comienza desde el despropósito en términos generales. Pero no todo es malo, ya hemos nombrado fases agradables tanto jugables como a la vista, pero nos gustaría destacar un diseño que intenta mejorar los escasamente originales diseños artísticos anteriores, el amago de escenarios más amplios y una mejor aparición de la luz, por fin  plena y dinámica (la versión Ps4 es casi exacta gráficamente, pero la luz se muestra aún más en su esplendor).

Jugablemente hay también un paso atrás evidente (ha rimado y todo). En Black Ops 2 había drones, fases al estilo tower defense (manejando unidades tácticas), así como la opción de elegir y personalizar un amplio arsenal (que por otro lado era original: veías a través de las paredes, las atravesaba, etcétera). Aquí no hay armas especiales, ni drones, ni fases tácticas. Sólo un perro que manejamos a distancia (¿?¿?¿?) que no sirve para mucho y que tampoco se usa nada más que un par de veces de forma guiada. Además, gagdets chulísimos como la luz parpadeante, no es posible ponerla cuando nos salga de los mismísimos. Así pues si a eso le sumamos los mismos movimientos/scripts/situaciones de siempre, estamos con que no hemos hecho nada de lo que nos prometían (la IA, por cierto, sigue igual) y sí que hemos incluso retrocedido. No tiene sentido.

En el apartado multijugador online/offline (también llamado local), tenemos lo de siempre: pelotón (o lo que es lo mismo, luchar contra bots), multijugador mondo y lirondo y cooperativo. El cooperativo esta vez no es contra zombis, como es usual desde hace varias entregas,  sino contra alienígenas (medalla aquí para el genio que se le ha ocurrido esto), en el que iremos jugando con un amigo online u offline llevando un taladro de aquí para allá mientras resistimos contra los aliens. Como en el modo zombi ganamos dinero para comprar armas y mejoras en plan tower defense. Es un modo horda con un gran plus de dificultad. No es fácil sobrevivir desde luego.

El multijugador, alma de este juego, líder indiscutible de esta generación como en la anterior fue el de Halo, poco ha cambiado. Si acaso, dicen los expertos, que las armas hacen más daño y que, por supuesto, podemos usar el perro, más chetado que los jefes finales de los juegos de From Software. Está el típico de recoger chapas, el de no resucitar, el de coger banderitas, el de todos contra todos, el de infección, el de ganar extras para usar… Lo de siempre, vamos, pero resultón. Son extras necesarios, esto y lo anterior, para alargar la vida a un juego que, en dificultad normal, es corto de cojones.

Ya para terminar decir que como siempre la presentación es perfecta: voces y textos en español, diferentes ediciones (normales, coleccionistas), DLC´s para dar más vida en camino, online GRATUITO…

Por tanto, da la sensación de juego inacabado o acabado con prisas. Varios meses más y estaría seguramente más exprimido gráficamente y en otros apartados. Pero no hay excusas: cada CoD tiene un desarrollo de dos años, varios millones de presupuesto (para testers, etc.) y un equipo grande detrás. Seguramente el próximo será un culmen, pero ahora mismo podemos decirlo: no es el CoD definitivo que nos prometieron, sobre todo en el nivel gráfico, un nivel gráfico que también nos dijeron iba a competir con Battlefield 4.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: