David Cage y los espíritus

Beyond-Dos-AlmasHablaremos ahora en este post del último juego de David Cage, Beyond: Dos almas, creador que a según quién se le pregunte te dirá “es un timador” o “es un genio”. Una vez más abraza el género (me niego a llamarlo aventura gráfica) que popularizó desde Fahrenheit: la videoaventura (que ya existía mucho antes de que se le ocurriera). ¿Qué tal? ¿Es mejor, peor o igual que su anterior obra Heavy Rain? Veamos.

Antes que nada aviso a navegantes: la demo del store es una tomadura de pelo. Como ya hiciera antaño con su Fahrenheit, escoge un momento del juego lleno de posibilidades, de decisiones, de finales alternativos. Falso. El juego es guiado, muy guiado en la mayor parte del tiempo, y esa fase no es lo que vamos a contemplar como regla general. Aquí, al menos, tiene un pase pues como ocurriera con Heavy Rain, se pueden dar posibilidades alternas en el final, pero lo de Fahrenheit fue, sin lugar a dudas, una estafa. Cualquier parecido con la realidad, en cuanto a demos y Quantic Dream se refiere, es pura coincidencia.

Que quede claro, que no odiamos al señor Cage. Como ya dijimos en un post pasado, forma parte de nuestra experiencia videojueguil (uno de los mejores que hemos jugado nunca: The Nomad Soul) y sus creaciones, las cosas como son, son especiales y llevan un sello personal. Su obra, como obra suya, está fuera de toda duda. Pero es que las aventuras gráficas nos encantan y nos chiflan, y si bien estamos de acuerdo en que salgan juegos como L. A. Noire o Heavy Rain, etc., hay que decir cada cosa por su nombre, y esos juegos son a la aventura gráfica lo que Assassin´s Creed a los juegos de infiltración o, en otras palabras, se parece lo mismo que un Commandos a un Assassin´s. El que sea aficionado, lo entenderá.

Dicho este rollo, empezamos.

Ante todo empecemos por la historia: Jodie es una niña que desde pequeña ha sido acompañada de una “entidad endoplasmática” (leer con voz del magufo Punset). Cuando sus padres, por peligrosa, la ponen en manos de un especialista del gobierno (si es que existe un especialista de esta gilipollez), Jodie comenzará primero a trabajar para la CIA, hasta que después los abandona y vive en la calle y otras situaciones que no vamos a reventar. Si en Heavy Rain la trama era un thriller, aquí la trama desemboca en una especie de ciencia ficción con toques de suspense. Los actores que encargan a los personajes principales son Ellen Page y William Dafoe, quienes también prestan sus caras y gestos. Es por eso que nosotros jugamos a este juego como hicimos con The Last of Us: en versión original subtitulada. Nos parece que jugar a un juego con estos dos actores y verlo en español es perder parte de la gracia y la esencia del juego. Si vemos las películas sin doblar, también debemos respetar lo mismo si los actores son “virtuales”.

Esta es la excusa para manejar, entre otros, a Aiden, la entidad. Esto es algo que no estaba en el anterior juego, y nos da la posibilidad de abrir cosas, fastidiar a gentes, etc. En ese aspecto, este detalle hace que sea un juego, cosa que no podíamos decir de Heavy Rain, donde la mayoría de veces lo que hacíamos era pulsar un botón mientras todo se movía y avanzaba solo. Eso, unido a que a veces nos dejan movernos “libremente” da más sensación de juego. Pero que nadie se engañe: sólo la elección de situaciones concretas, etc., dan emoción a un juego en el que nunca surgirá el Game Over. Sí, como lo oís. Por tanto, esto más que un juego es como aquellos libros llamado multiaventura, en el que lo único que podíamos hacer es decir por dónde podía o no podía tirar la historia, a dónde se encaminaba, por así decirlo, pero donde no podíamos influir en demasía en la personalidad del personaje. Eso sí, en los libros se podía morir, y aquí no. Sí, hay elecciones morales, pero poco más, pues no sirven para hacer “nuestro” personaje, como en un Fable o en un Mass Effect, sino simplemente para entretenernos y rejugarlo. Aunque repetimos: a pesar de los minijuegos es más juego, con más espacio para pensar que la mera respuesta de pulsar botones ante una situación concreta. En los momentos de cuenta atrás, es de gran emoción e implicación en el juego, lástima que tenga pocas repercusiones desde el punto de vista tradicional de un videojuego.

Otra gracia que aporta este juego y que no tenía el anterior juego de Quantic Dream es que puede ser jugado junto con otra persona: uno maneja a Jodie y otro maneja a Aiden. Forzado, hecho para que si se juega con otra persona esta no esté pasiva, pero se agradece.

Desde el punto de vista técnico es impresionante. La recreación de ambientes, escenarios y, sobre todo y ante todo, los personajes es brutal. Muy definido, brillante y poderoso. El  nivel de texturas está muy bien, pero recordando que los escenarios son pequeños y no muy amplios. Juegos como The Last of Us son igual de impresionantes y mucho más amplio, con inteligencias artificiales moviéndose libremente y dejando al jugador mayor amplitud de movimientos. Por tanto, es evidente que hay mucho truco, claro, pero es impresionante, que conste, sobre todo, insistimos, los personajes principales y sus rostros, top de esta generación sin duda. Eso sí, la cámara es cuasi fija, colocándose donde diga el creador del juego, y eso, amigos, es una mierda, pues muchas veces no nos deja espiar el escenario o hacer lo que nos dé la gana, algo que al señor Cage se le olvida muchas veces. Esto no es el cine, donde hay pasividad física (que no intelectual) a la hora de contemplarlo; esto es un videojuego, y se debe dejar la sensación de cierto control sobre el personaje y no ser una mera comparsa.

Sonoramente también acompaña, claro. Los efectos especiales y las voces, en todos los idiomas, ojo, constan de gran calidad, con una calidad de salida digital comparable al de cualquier blu-ray de película que se precie. La música también está realizada por gentes de sobrado prestigio en Hollywood, producida por el que dice que hace bandas sonoras Hans Zimmer.

Por tanto la calidad de la producción está fuera de toda duda tanto en el plano técnico como en el sonoro.

Así que como conclusión decir que este juego quizá nos ha producido una impresión parecida a la que nos provocará (aquí estamos haciendo de adivinos) Assassin´s Creed IV: Black Flag. O lo que es lo mismo: no esperábamos nada y nos ha dado más de lo que esperábamos. ¿Recomendado? Sí, esta experiencia no te la debes perder, por mucho que no sea aventura gráfica sino una gráfica con aventuras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: