El tercer “Tales of”

taxYa sabéis que en este blog somos muy fans de la saga Tales of. Por ello no podíamos dejar de comprar este Tales of Xillia, el primero de dos juegos exclusivos de Playstation 3 tras el también exclusivo Tales of Graces F (cómo ha cambiado la cosa con las exclusividades con respecto al principio de generación ¿eh?). Un juego que mantiene, como no podía ser de otra forma, las esencias que han hecho grande esta saga. Y en español. Olé.

Tales of Xillia llega tarde con respecto a Japón, donde su éxito brutal y sin paliativos ha llevado a una continuación del mismo nombre. No obstante, y pese a todo, al menos ha venido aquí, a Occidente y a España, que algo es algo, y para colmo con subtítulos en español y no como, por ejemplo, Yakuza 5. Bien por Namco-Bandai. Y con ediciones especiales y de coleccionistas, que incluían figuras, incluyendo la ya típica One Day Edition. Sorprendido me hallo.

Tales of Xillia mantiene todas las características de la saga, por lo que si queréis saber más mirad este post sobre Tales of Graces F y este post sobre Tales of Vesperia (para quienes esto escribimos el mejor Tales of jamás hecho, por distintos motivos que no viene ahora al caso, si bien es cierto que cuando jugamos al otro grande que le puede competir, el Tales of Symphonia de Game Cube, no teníamos blog). Aquí vamos a hablar pues de las novedades jugables y de las impresiones finales, no de lo ya visto.

La historia gira en torno a dos personajes: Jude, un estudiante de medicina, y Milla, la señora de los espíritus. Ambos se conocen por casualidad cuando ella va a destruir una máquina que pone en peligro a los espíritus. A partir de ahí ella pierde la capacidad de invocar a los Cuatro Grandes Espíritus, se hace vulnerable, él la ayuda, ambos descubren nuevos amigos… Y no vamos a decir más, sólo que, como es típico en todo buen juego de rol japonés que se precie, lo que en principio es una cosa de ámbito local y facilita de entender termina por implicar a todo el mundo en un embrollo morrocotudo.

Esta historia sirve para aportar una interesante novedad en la saga: la posibilidad de elegir a Jude o Milla. Ojo, no de escoger personaje para la lucha o para movernos por el mundo (siempre se ha podido escoger en esta saga quién querías que hiciera eso), sino que elegir a uno implica perderse escenarios, videos e historia del otro y viceversa. Una buena excusa para volver a rejugarlo en normal o en Nueva Partida + y que no se haga pesado repetir lo mismo durante otras docenas de horas.

Novedad jugable es el vínculo para realizar las Artes. Las Artes no son la escultura ni la pintura; en la saga Tales of las Artes se refieren a la magia y a los movimientos especiales que se cargan con ella. Por ejemplo, existe una en la que marcando arriba en el mando Jude cura o si no marca nada lanza rayos. Si nos vinculamos con Milla, por ejemplo, ganamos en consistencia y magia, si lo hacemos con Alvin ganamos en tanque, etc. Ellos nos espabilan si nos duermen, nos hacen escudos, los ataques especiales cambian y un sinfín de posibilidades que ya os podéis imaginar. En ese aspecto las partidas cambian y se desarrollan, a veces, estratégicamente. Ni qué decir tiene que los enemigos también lo pueden hacer e incluso pueden romper nuestro vínculo. En la primera parte del juego, una balsa de aceite, no tiene mucha importancia, pero después… Digamos que es esencial si no quieres que te partan la cara.

Desde estos puntos de vista, ningún problema. Nunca lo ha sido. No obstante, tras el magnífico apartado gráfico en cell shadding del Symphonia, del Vesperia o del Eternal Sonata (por qué no decirlo si son de la misma cuerda), encontramos un apartado gráfico irregular. El Graces of F era normal que no fuera un dechado de virtudes, ya que era un remake del de Wii, pero en este no hay excusa. No en el apartado videos, que es grandioso: minutos y minutos de animación estilo anime espectacular, de lo último, con gran calidad, vistoso, y sólo al alcance del Ni No Kuni. Pero en el aspecto, digamos, “poligonal”, no está a la altura, o al menos es nuestra impresión. No decimos que sea una basura, por supuesto, pero que nadie espere algo mínimamente parecido al Final Fantasy XIII-2 que comentamos hace un tiempo.

En definitiva (no nos vamos a enrollar más porque las características son siempre las mismas en la saga generalmente), un gran juego de rol, sin duda muy completo (aunque de mazmorras quizá no tan complejas como en otros), que puede parecer en un principio que lo están alargando para hacer una segunda parte pero que cuando arranca lo hace espectacularmente, con dificultad en los jefes demencial a partir de sus segunda parte (siempre que juguemos en normal, pero desde los menús la podéis bajar), en español los textos, con buena música, grandes escenas y rejugable (con secretos de vestir, submisiones…) y un largo etcétera. Sólo si eres putilla gráfica puedes ponerle un pero. Pero si eres aficionado al rol de este estilo y saga dale no una, sino varias oportunidades. Recomendado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: