FrikiFood del Japón (II)

comidasfrikadas 2Tras la primera friki parte dedicada al ñam ñam de importación japonesa que podéis leer aquí, llega esta segunda entrega un siglo y medio después, del que esperemos saquéis vuestras propias conclusiones. Eso sí, ya os advertimos: viva la paella, la tortilla y el jamón. Que conste.

Cerveza china Tsing Tao

Es una cerveza menos achampañada que la de Sapporo, pero al igual que ésta es de poca espuma, no amarga (esta china es casi dulce) y de un tono rubio claro como vino blanco oscuro (lo que los expertos creo que llaman de “poco cuerpo”). En fin, bastante agradable y que no llena tanto como la occidental, mucho menos amarga y más fácil de beber para los menos cerveceros. No está mal, es un trago agradable.

Crónica totalmente experta esta, ¿eh? Y sí, por cierto, ya sabemos que China no tiene nada que ver con Japón, pero quisimos pedirla.

Galletas tradicionales de arroz horneadas a la sal

¿Recordáis esos paquetitos de arroz inflado con sabor a jamón, auténtica comida estrambótica noventera? No tenemos ni puta idea de si se sigue vendiendo (creemos que sí), pero de lo que sí estamos seguros es que estas galletas tradicionales se parecen un huevo en el sabor. Efectivamente, estas galletas tienen ese sabor. Vienen en graciosos y muy cuidados paquetitos con dos galletas cada uno (la calidad de los productos precocinados o envasados en Japón, verdaderamente, son de una calidad y precio competitivo sorprendente), tienen una serie de tiras negras (no sé si algas o qué) y un sabor muy rústico. Son perfectas como aperitivo o para esos momentos de gusa, pues su valor nutricional es bajo en grasa y azúcares.

12 raciones de sopa instantánea de miso fresco y alga wakame

Ideal para usar como base para otros platos o simplemente para beber en una taza cuando arrecie el frío, tiene un ligero sabor alimonado y dos algas por sobre cuasi simbólicas. Nada pesado y muy suave. Satisfactorio es la palabra.

Caldo de bonito en polvo o dashi no moto

Este producto ya lo habíamos pedido con anterioridad y es ideal para preparar un caldo con sabor o como sazonador para sopas (un poco de puerro, zanahoria, trozos de pollo, fideos, una cucharadita de soja y este sobre y sale un caldo apañado hasta decir basta). Poco más que decir que es de estilo Avecrem pero con sabor a bonito suave, de calidad superior.

Ramen de cerdo y salsa shoyu

Este ramen, aunque se puede ampliar añadiéndole carne y demás, se puede tomar así solo, pues los fideos que incluye son suficientes para acompañar. Comparar esta excelente calidad con la “cosa” esa que están vendiendo ahora en España supuestamente japonesa es para echarse a reír. Sabroso, con sabor a carne y por un puto euro.

Ramen de pollo al teriyaki, estilo Sapporo

Muy bueno también de sabor, muy suave, pero a diferencia del anterior no parece para tomar solo, pues le falta algo. Está preparado para añadirle, aparte del caldo y los fideos que ya trae, un huevo duro partido por la mitad, algún trozo de carne quizá o alguna verdura. De hecho, así se advierte, que es para complementar con lo que más te guste. Pero agradable.

En definitiva, productos baratos, buenos, de sorprendente calidad (recordemos que son todos productos plastificados, por así decirlo) y que demuestran que la alimentación japonesa, como en casi todo, es otra poderosa industria no tan conocida o reconocida más allá de sus fronteras. No sólo de robots vive el hombre, en este caso, hombre japonés.

Anuncios

0 Responses to “FrikiFood del Japón (II)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: