El teatro lunar de Kutaro

pupeOtra nueva entrada de videojuegos y esta vez le toca el turno a un juego que hubiera firmado el propio Molyneaux, un juego lleno de carisma, música, diversión… Incluso se puede echar uno una partidita a dobles, lo que hace de este plataformas algo único. ¡Pasen y vean al teatro de marionetas protagonizado por Kutaro!

Hace ya un tiempo que Sony y sus estudios le está ganando por la mano con sus exclusivas al hasta no hace poco líder en gasto y publicaciones Microsoft Game Studios. Es algo que los que tenemos Xbox 360 nos hemos dado cuenta. Atrás quedan los Kameo y demás exclusividades, y Sony lo ha sabido aprovechar con un grupo de excelentes trabajos. No obstante, y a pesar del cuidado, este juego, Puppeteer, no ha sido un éxito comercial (que sí de crítica y público). Inmerecidamente, porque estamos ante una obra maestra de su género.

¿Y de qué va este juego, qué género es? Puppeteer cuenta la historia de Kutaro, un niño marioneta preso en el castillo de un malvado Rey Oso que se ha hecho con el poder en la Luna. Como en un cuento, veremos cómo Kutaro escapa del castillo e inicia una odisea para vencer al Rey Oso y liberar a la Luna y sus curiosos habitantes de sus garras. Esta historia de cuento con aroma de los hermanos Grimm tiene una duración de más de 12 horas, con varios secretos y niveles ocultos. Pero la gracia no está en eso, sino en la forma de contarlo, con una dirección artística casi inigualable en esta generación: como en un teatro de marionetas –los bordes del telón y la parte de las candilejas son siempre visibles en pantalla–, los personajes pululan por el escenario, con fondos cambiantes según las circunstancias, en un plataformas único en la mejor tradición del género –y que recuerda irremediablemente, sin tener nada que ver, a esa otra joya que es Little Big Planet–. Dichos personajes interactúan con el público (que ríe, aplaude cuando vencemos a alguien, que se emociona…), hablan a cámara, el narrador se interrumpe según lo que ve y demás grandes momentos.

Jugablemente el juego es muy completo. Kutaro se maneja por el escenario como en un plataforma cualquiera, con saltos, resbalones… Pero también habrá fases de montarse en un vehículo y esquivar (¿Os acordáis del Battletoads y otros similares?), y otros poderes (escudo para hacer rebotar armas y luz, lanzar bombas, golpear con la cabeza…). Porque Kutaro va siempre con unas tijeras que debemos usar para subir por las nubes, recortar a nuestros enemigos, romper cosas y otras acciones imposibles –como en un teatro de marionetas que hemos dicho, Kutaro “corta” telas y cartones para desplazarse–. Además, Kutaro no tendrá vidas al uso sino que su rostro será siempre cambiante mediante las múltiples cabezas que recogemos. Las hay de nuestros enemigos, de nuestros aliados, de escenarios… Incluso ocultas, muchas de ellas que se podrán activar y ayudarnos con los enemigos, darnos fases extras y un sinfín de tonterías muy bien conseguidas. Pero no estaremos solos, pues un segundo jugador podrá acompañarnos toda la aventura para ayudarnos (si jugamos solos se manejará automáticamente). Este segundo personajillo podrá abrir cosas, hacer que esquivemos golpes, descubrir secretos del escenario, traernos cabezas, lanzar nuestras bombas… Verdaderamente, con un jugador humano el juego se facilita, pues con este segundo podremos crear un combo que nos hará avanzar más fácilmente. No es, pese a todo muy difícil, pero sí que puede llegar a complicarse en algunos momentos muy contados y, repetimos, siempre que se vaya solo.

Desde el punto de vista audiovisual poco que decir excepto que es un juego, a pesar de lo que podría parecer en un vistazo, top de Playstation 3, con unos diseños excelentemente definidos, sin dientes de sierra, con una perfecta iluminación, grandes texturas, animaciones sorprendentes, etcétera. Y ya no digamos el audio: un doblaje excelente y magnífico al español, quizá el mejor de toda la generación y uno de los mejores de la historia, con una banda sonora a cargo de Patrick Doyle, nominado dos veces al Oscar en esta categoría, compositor para películas tan conocidas como Brave, Thor, la nueva versión de El planeta de los simios o Harry Potter y el cáliz de fuego, con tonos que van desde el misterio al humor, pasando por el musical, el “jazzístico” o el clásico. Una banda sonora increíble al nivel de las de juegos como Ni no Kuni, Oblivion o Skyrim. Una joya irrepetible.

En definitiva, para no enrollarnos más: un juego no recomendado, sino lo siguiente, largo, entretenido, divertido, espectacular y mágico. Una maravilla que demuestra que los estudios japoneses si quieren, pueden (aunque estaban liderados por un americano, hay que decirlo). Un “sleeper”, como dicen los expertos, como la copa de un pino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: