El club de los frikis

ouranTras un tiempo sin recomendaros ninguna serie anime, vamos a hablar en este breve post de Ouran High School Host Club, un alocado anime basado en un manga del mismo nombre. Se sale de lo que nos suele gustar aquí –cosas más reales y serias–, pero que nos ha gustado por su humor y por su planteamiento absurdo sin ningún tipo de complejos. Descubramos a los “hosts”.

El club Host es uno de los cientos de clubs que pululan en el instituto para millonarios Ouran (recordemos que es una tradición de la educación japonesa, la de montar clubs y otras fiestas, de las que tenemos una divertidísima y buenísima película, un clásico del anime, titulada Lamu: Beatiful Dreamers, dirigida nada más y nada menos que por Mamoru Oshii). La misión de este club es la de servir y halagar a las señoritas y bellas damas ricas del instituto. Está conformado por varios guaperas que, cada uno con sus características, empalagan a las clientas: Tamaki, el líder, un capullo que no sabe ni lo que hace y a los que el resto de miembros vacilan y que aporta a las clientas elegancia y romanticismo; Hikaru y Kaoru, gemelos, que con sus posturitas amariconadas, aportan el amor prohibido al club; Kyouya, el vicepresidente, serio y calculador, un pesetero que aporta a las clientas seriedad y tipo duro; Honey-sempai, de aspecto aniñado, aficionado a los dulces y que lleva un conejo de peluche a pesar de tener los huevos negros, lo que supuestamente hace que las clientas vean en él el personaje loli-shota, un aniñado al que cuidar y Mori-sempai, el primo del anterior, que aporta al grupo su esclavitud por Honey, que hace que las mujeres lo adoren como una especie de héroe.

Pues bien, en este grupo de gilipollas, un día aparece un alumno por el club que no es rico pero que está allí por ser becado. Al entrar, tira un carísimo jarrón y debe trabajar para el club para pagar la deuda. Lo que se descubre ya en el primer capítulo es que no es un hombre sino una mujer. De todas formas, como parece un tío, atrae a las mujeres por su dulzura, con lo que se queda en el club como miembro secreto. Claro que esto dará, por lógica, a situaciones de confusión y a que el líder, Tamaki, quiera ligársela.

Estas líneas maestras sirven para liar, en cada capítulo, una confusión de aúpa: conocen a la familia de ella y ella la de ellos, se enfrentan a otros clubes a cada cual más surrealista, van de vacaciones, se inventan nuevas formas de ligar, conocemos a los miembros en su intimidad… etc. Y es que cada capítulo es independiente del anterior –más allá de las citadas líneas maestras–, con absurdeces y japonesadas sin fin, con giros, posturitas y cachondeándose, sin pudor, de los típicos anime de chicos y chicas.

Ya hemos dicho antes que este anime está basado en un manga shojo  del mismo nombre realizado por la joven mangaka Bisco Hatori, famosa por este tipo de historias de corte romántico-humorístico. Fueron 18 volúmenes que se adaptaron después a anime y a un dorama o drama de actores reales, aunque ésta última adaptación en estilo serie de pocos capítulos de duración.

En fin, que aunque se sale de lo normal en este blog (su duración también es algo alta con 26 episodios), la recomendamos. Vale, que sí, que es una estupidez, pero aunque incida en algunos tópicos del anime, es gracioso y se esconde tras él una cierta ironía y acidez crítica que lo hace muy divertido. Claro está: tomároslo como lo que es y sin complejos, no estamos engañando a nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: