¿Otro Gears? Mierda seeeee

Gears-of-War-Judgment-ReviewGears of war: Judgment: el cuarto Gears, junto con las expansiones, de esta generación que ya boquea fuera del agua. La pregunta es clara y evidente: ¿estamos ante una expansión física, tipo las que tuvo GTA IV o ante una subsaga tipo Fallout: New Vegas? Pues la verdad, creemos que estamos en un término medio.

Y decimos en término medio porque es una historia “nueva” y porque tiene sus modos online, sus nuevos personajes y enemigos, sus escenas de transición… Pero claro, todo más simplificado, todo más de tramos cortos, como de entrega secundaria y recaudatoria. Pero pensar así, creemos humildemente, es un error. Esto es un juego que podría haber sido la típica súper expansión, como Dark Souls: El abismo de Artorias, que acaba saliendo en formato físico.

Los encargados de realizarla no son los chicos de Epic (su creador Cliff Bleszinski se las piró del estudio para dar lecciones morales en twitter. Que no se malinterprete, no tengo nada en contra suya, sólo que no sé a qué se dedica actualmente aparte de criticar), sino el sub estudio de Epic People can fly, creadores del Unreal: Tournament y Bulletstorm.

Esta cuarta entrega no es en realidad una cuarta entrega, sino una entrega cero. Efectivamente: es una precuela. En este juego no controlamos a los míticos Dom y Marcus, sino a Baird y Cole, que dirigen junto con otros dos (uno de ellos una mujer), el llamado equipo Kilo. El juego comienza con los cuatro detenidos acusados de violar las reglas de la CGO y, por tanto, pueden ser ejecutados. Así, el juego se basa en el juicio, en flashbacks que recuerdan los hechos (y en cada uno manejamos a un personaje distinto).

Esta forma de contar les vale de excusa para introducir lo que más ha sido destacado (y criticado) de esta precuela: los retos. Un reto es una especie de grafiti con el símbolo de la saga en una pared justo antes de meternos en harina. Si pulsamos X podemos poner en funcionamiento un “recuerdo” alternativo, y subir con ello la dificultad del tramo (por ejemplo: enemigos más duros, sin balas, sin visibilidad, etcétera). ¿Por qué querríamos más allá de los logros hacer esto? Pues porque dan más estrellas en la puntuación final, y con 40 de ellas desbloqueamos una campaña extra. Esto ha sido criticado por muchos, ya que, verdaderamente, es como un modo arcade (que bien podía haberse incluido independientemente así, con ese nombre: “arcade”), modo que corta mucho el rollo. Aunque la historia es seguida, tiene videos, está bien contada, etc., etc., el que elijamos lo anteriormente dicho al principio y después se nos paralice la “salida” de fase con el cuadro informativo de muertes y estrellas, corta el ritmo. Una buena historia Gears con 8 horas de duración parece, por el contrario, como una sucesión de pasillos cortos. Una pena, porque no es así para nada: empiezas frío, pero cuando calientas en un Gears en toda regla.

No obstante se compensa por ser tremendamente rejugable offline y online, con 1, 2, 3 o 4 jugadores, y ya no digamos el puntazo de desbloquear una segunda campaña que cuenta los hechos acaecidos en Gears of War 3 cuando Baird, Cole y Carmine van en busca de un barco para ayudar a sus compañeros. Esto podía haber sido un DLC (dura casi 3 horas), y, sin embargo, lo regalan. Chapó.

Crysis 3 es más absurdo, corto y sinsentido que esta entrega, y sin embargo aquél tiene el tres en su nombre. Por tanto, ¿por qué habría que quejarse del Judgment? Es como, digámoslo así, un Assassin´s Creed: La Hermandad, ¿entendemos?

Gráficamente el juego es extraordinario. No es tan, tan límpido como The Last of Us, pero su cantidad de cosas en pantalla, de personajes, sus modelados, diseño artístico, efectos, texturas… Brutal. Y ya sin cargas guarras, cosa que tanto se achacaba al Unreal Engine (y que en realidad no es sólo un problema de este motor). Desde el punto de vista sonoro, impecable también, con las voces típicas de la saga, todo en perfecto español, desde voces a textos (y sin las ya famosas en esta generación “desincronizaciones”).

El online tiene novedades, aunque más que nada es una continuación de todo lo que hizo grande a este modo, que suelen ser giros, escopetazos y bombas, coberturas y caos, mucho caos. Ahora hay, aparte del Modo Horda (que se convirtió en un auténtico referente a copiar) y los enfrentamientos en grupo, un todos contra todos y el llamado Invasión, en el que podemos controlar los Locust, cada uno con sus características, con puntos que se ganan para gastarlo en unidades más potentes (Serapedes, Boomers, etcétera). También se agradece algo de variedad con nuevas torretas, protecciones y granadas curativas (sí, habéis leído bien).

En definitiva, para no enrollarnos más (en esta generación prácticamente ya hemos visto de todo y esto no dejan de ser partes continuadoras), decir que si sois seguidores de la saga, os gusta la acción, y podéis conseguirlo a buen precio, es una oportunidad única para jugar en verano con los colegas.

Anuncios

0 Responses to “¿Otro Gears? Mierda seeeee”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: