Otro reinicio de saga clásica. Y van…

dmc-devil-may-cry1Devil May Cry no necesita presentación. Y al igual que Resident Evil o Final Fantasy, tampoco cambios, puesto que es una fórmula perfecta. Sin embargo, como tantos otros, ahora CAPCOM le ha metido mano también al medio demonio de pelo blanco, al chulo de Dante. Ahora por fin hemos podido probarlo: ¿será tan vomitivo como su cani-protagonista deja entrever? Ni tanto ni tan calvo.

Nosotros, como todos, recibimos un fuerte impacto al enterarnos de que Ninja Theory, los creadores de Heavenly Sword y Enslaved, iban a crear el nuevo Devil May Cry, rebautizado para la ocasión como DMC. Y no porque no hagan juegos entretenidos y de un notable acabado, sino porque el protagonista era todo un WTF. Aquí un enlace de lo que opinamos entonces. No es nada nuevo esto del reinicio de sagas, algunas con mejor efecto que otras, y ya no digamos cambiar los esquemas jugables, también algunos mejores que otros, sin embargo, esto de dejar a Dante sin el pelo blanco, sin los ojos rojos y la chupa de cuero del mismo color… es muy fuerte (¿Qué coño es eso de un abriguito para Dante con la BANDERITA BRITÁNICA? ¿Eh? ¿EH?). De hecho intentaron mitigar la polémica haciendo que el protagonista invoque un poder que le ponga el pelo blanco, pero no cuela. Y no cuela porque el último Devil May Cry, el cuatro, en nuestra opinión, era un muy digno sucesor de los anteriores. Y puestos a empezar de nuevo (la saga había ido por unos derroteros extraños), tendrían que haber continuado con un algo que no sea un inicio, así a secas, puesto que como aquel Devil May Cry de Playstation 2, con entonces unos gráficos flipantes, sólido, difícil como pocos, con mazmorras, con el sabor añejo de esos juegos llenos de puzles para arriba y para abajo, no va a haber nada.

Ya sí empezamos, y qué menos que por el principio, la historia: Dante es un tipo que es atacado por un enorme demonio, y es ayudado para defenderse por una extraña tipa con capucha. Una vez solucionado el problema (el tutorial), nos enteramos que forma parte de una organización que quiere desenmascarar a los demonios, liderada nada más y nada menos que por Vergil, el hermano de Dante. Todo esto es una excusa para conocer a Dante y termina de una manera que más parece un prólogo del Devil May Cry 1 que de un juego nuevo. Un absurdo. Además, la historia nos muestra a un Dante malhablado y vacilón, más que al sobrado de Dante original, que habla menos pero chulea más (recordad sus apariciones en la última parte, ni más ni menos, y compararlo con este emo). Por otra parte, no sabemos por qué Dante estaba como estaba, ni a qué se dedicaba (¿Le atacaban los demonios? ¿Se había enfrentado ya a ellos?). Intentan colarnos una ciudad de tipo realista, y como excusa para no liarse a mamporros en mitad de la ciudad (lo cual generaría, lógicamente, alarma social), hacen que Dante se meta en el llamado Limbo, que provoca que la realidad se distorsione y veamos a los demonios y tal (la fase en sí, vamos). Mucho más rico el mundo de las partes anteriores, ni qué decir.

No nos malinterpretéis: el juego no está nada mal. Este juego debe ser probado en su jugabilidad para ser valorado, con velocidad de fps y con gran dificultad para avanzar. En este sentido, nada que ver con aquella cosa indigna llamada Ninja Gaiden 3. Aquí hay variedad y cantidad. Es verdad que para ello, el excelente trabajo de Ninja Theory a nivel gráfico rebaja un poco por momentos la calidad. Así, tenemos fases de un nivel gráfico extraordinario, cuasi si fuera un Gears of War o un Uncharted (es un decir), con otras que parecen sacadas de una versión HD de Playstation 2. Todo eso, claro, mirado con el poquito de mala leche de este blog, puesto que entendemos que en un Bayonetta o un Ninja Gaiden se hace esto para que no se pierda velocidad. Pero vamos, que los gráficos no son el problema de este juego, es eso: una historia que no viene a cuento y un protagonista poco carismático.

Jugablemente es como un Devil May Cry, con sus orbes dorados, sus estrellas, sus monstruos finales (aunque algo justos), sus espadas y movimientos… Es por ello que se hace tan absurdo el reinicio, habida cuenta de que el Tomb Raider reiniciado sí que cambia el concepto, levemente, pero sin perder la esencia. Es probable que le falten muchos movimientos, pero nosotros que no somos mucho de exprimir este tipo de opciones, la de los combos de estilo, y no lo hemos notado mucho. De todas maneras, los que hayan jugado a anteriores Devil May Cry creemos, sinceramente, que no hay diferencia.

En lo que sí hay diferencia, ¡oh, sorpresa!, es que un juego de CAPCOM viene traducido… y doblado. Sí, oís bien: doblado. Las voces son las típicas y las tópicas, y cumplen bien (aunque de vez en cuando hay una leve desincronización), pero se agradece. Las melodías también son las típicas: rock, electrónica…

En definitiva, que si habéis estando jugando a esta saga desde sus inicios y podéis haceros con el juego barato, os lo recomendamos. Además, ya hay disponible un DLC, La caída de Vergil, que alarga el juego. Eso sí, lo alarga con una serie de fases infumables, con un Vergil lento y descontrolado, cuyo único aliciente es una serie de monstruos nuevos y el gusto de ver más allá del juego con una expansión. En nuestra opinión, sobra aún más. En realidad, este juego se podría titular, a pesar de ser un juego más que bueno, como “el juego que sobra”.

Anuncios

0 Responses to “Otro reinicio de saga clásica. Y van…”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: