Starring: Jennifer Lawrence, perdón, Lara Croft

tomb¿Un reinicio de una de las sagas más míticas, conocidas y reconocidas de la historia de los videojuegos? ¿Una nueva historia de un icono como Lara Croft? ¿Y producido por los mismos que se “cargaron” Final Fantasy? ¿Éxito o fracaso? Veamos.

Recuerdo haber comprado la Micromanía que llevaba en su portada un juego extraño y nuevo de nombre Tomb Raider. Todavía la tenemos, de hecho. Era una portada gigantesca en la que Lara aparecía nadando y cubría hasta la contra portada. Acababa de nacer un mito, tanto de los videojuegos como de lo social. Una mujer exuberante, no un tipo duro, luchando contra civilizaciones antiguas, gráficamente top. Fue un impacto. Todavía recordamos, nostálgicamente, lo que significó, y cómo muchos dijeron “estos tipos han hecho lo que LucasArts no ha hecho con la saga Indiana Jones” (desde el punto de vista de los videojuegos de acción). Era una época pura en esto de los videojuegos: las novedades se sucedían y todos estábamos continuamente con la boca abierta. Suerte que hemos tenido de vivir aquello.

De todas formas, que nadie se asuste: no vamos a abordar ahora toda la historia de la saga. Sólo ponemos estas pinceladas para demostrar lo importante de la situación, de cómo reiniciar esta saga es lo mismo que reiniciar Super Mario. Así de claro. También queremos dejar claro que vamos a comentar este juego como lo que es, un juego nuevo fruto de nuestro tiempo. Así que las referencias a la dificultad, los interminables puzles, las horas echadas para avanzar, la búsqueda de botiquines, los diferentes caminos, los saltos imposibles, etcétera, de sus primeras partes brillarán aquí por su ausencia. Pero ojo, no nos malinterpretéis por estas palabras o por el chiste hecho más arriba sobre que Square-Enix produce este juego: lo realiza Eidos, que trata a este juego como lo que es, su criatura más querida y una enorme superproducción de, se rumorea, más de 100 millones de dólares, que se dice pronto. Y tampoco olvidemos que en esta generación han salido varios juegos de la saga como Tomb Raider: Anniversary, Tomb Raider: Underworld o Tomb Raider: Guradians of the light, tres juegos, en nuestra opinión, muy notables.

Vamos a empezar por el principio, por la historia: Lara Croft está viajando en un buque buscando la civilización perdida mítica de Yamato (NOTA: pasado inventado y glorioso de Japón), cuando al llegar al triángulo del dragón (¿triángulo de las bermudas?), el barco sufre, por diversas tormentas, un rotura y todos se va a tomar por el culo. Sólo queda Lara, que tendrá que buscar a sus amigos sobrevivientes. De camino encontrará un extraña secta que parece adorar, de forma brutal y con sacrificios, a la antigua reina de Yamato. Es decir, que han llegado, a lo bestia, a su destino. Pero… están atrapados. Fin del spoiler.

Gráficamente es un juego exquisito: hasta para zonas en las que no estaremos más de cinco minutos o de paso se ha cuidado al detalle como si fuera una fase más larga. Vegetación, cajas tiradas, iluminación que cambia según usemos o no antorchas, papeles tirados por el suelo… Es como Uncharted en cuanto a nivel de calidad gráfica y a Deus EX: Human Revolution en cuanto a nivel de detalles en toda la magnífica puesta en escena.

Mención merece Lara Croft. Es una Lara creíble, de gestos faciales conseguidos, con una cantidad de movimientos espectaculares, con una vestimenta que se va ensuciando y rompiendo (acercándose simbólicamente al traje mítico). Canta, eso sí, cómo va Lara a lo perfectos que van nuestros compañeros. Oigan, un poco de sensatez. Las escenas, realizadas con el motor gráfico, están también muy bien, y el rostro de Lara también destaca. No vamos a decir que se notan quién es secundario y quién no, pero no están tratados con el mismo mimo. Por cierto, que esta Lara Croft, por el tipo de cara que tiene y encima con arco, tiene una pinta a Jennifer Lawrence en Juegos del hambre que tira de espaldas. Luz, efectos climáticos, humo… Sobresaliente. Así sin más.

Desde el punto de vista jugable hay dos partes. La primera parte se basa en una Larita tímida, quejosa y temerosa de todo y de todos (con multitud de sustitos y suspiritos). Dan ganas de darle un abrazo, un beso en la frente y decir: “tranquila, hija, no sufras más, ¡coño!”. Y después está la segunda parte, con una Lara llena de armas y mejoras en combate cercana a un Rambo cualesquiera.

Fuera de controles típicos (salto, cambio de arma, apuntado, escalada, etcétera), hay algunos interesantes aportes a la saga. Para empezar, durante gran parte del juego (aunque después se disuelva como un azucarillo), hay secciones de supervivencia, con búsqueda de fuego, fragmentos de mejora, tesoros, diarios, mapas, caza de animales, etc. Así como un sistema de mejora de armas (arco, metralleta, escopeta, pistola, con más carga, daño, estabilización) y de combate (en plan rol: ataques mejorados, especiales, instinto de supervivencia…). Lo más gracioso es que estas mejoras deben ser llevadas a cabo desde hogueras en plan Dark Souls y, también como en Dark Souls, se graba cuando las tocas o cuando haces casi cualquier cosa. Curioso.

Otra parte importante del gameplay es el combate, que recuerda, por las posturitas, la IA enemiga, las bombas volando y un largo etcétera a Uncharted. Y como este tiene escenas de transición, algún que otro QTE y plataformas. No obstante, en nuestra opinión las plataformas están mejor integradas, con caminos alternativos que te llevan a fases secundarias: las tumbas. Estas tumbas requieren ingenio, no fuerza, en la mejor tradición de la saga. Sin embargo son cortas, muy cortas, echándose en falta más duración y más puzles durante la historia (que los hay). Guarda, como se dice ahora, pese a todo, la esencia. Eso sí, los más puristas se cabrearán con el instinto de Lara que, al estilo Batman: Arkham Asylum o Batman: Arkham City, hace que todo se vuelva en blanco y negro menos los objetos importantes (si tienes la mejora) o te marque el camino, incluido los elementos puzles que hay que usar. En fin: “things of our time”.

El juego en sí no es muy largo ni muy difícil, pues hacer la historia son 8 horas y con todo no supera las 12 en normal. Hay modos más difíciles, así como un multijugador forzado más tópico y típico que un americano con pistolas. Sin embargo su genial acabado de superproducción (con voces, textos, subtítulos en castellano y ediciones coleccionistas para aburrir), lo compensa todo.

¿Lo recomendamos? Sin duda alguna. Lara ha vuelto, distinta en modo de plantear el juego, cierto, pero ha vuelto. Nunca se fue del todo, pues siempre ha vendido a punta pala y sus juegos son, casi todos, notabilísimos, “fale”, pero sí que se puede decir que ha vuelto a primera plana, con visos de salir de nuevo en la generación que ya rozamos con los dedos. Y eso, para cualquier videojugador que se precie, es, siempre, motivo de júbilo.

PD: “Starring: Lara Croft”. No hay nada más mítico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: