Kratos se despide de esta Gen

god_of_war_ascensionBueno, “apigos”, pues más de un mes después de nuestra última entrada sobre algún juego de Playstation 3, hacemos otra más, en este caso, ni más ni menos, que de una novedad reciente, recientísima: God of War: Ascension. ¿Qué os parece, ha merecido la pena esperar? De lo bueno quiero lo mejor, señora.

Kratos es, de facto, la mascota oficial de Sony. Sí, porque los que somos antiguos y peinamos canas “videojueguiles”, lo de consola sin mascota no lo vemos. Y como no lo vemos, todo el mundo coincide: Kratos es a Sony lo que el Jefe Maestro a Microsoft. Así de claro, y aunque Drake se haya atrevido casi a lo contrario, o los pequeños Sacks no estén de acuerdo, creemos que Kratos es la cara visible.

Para ubicarnos, vamos a ver dónde va este juego dentro de la saga: al principio. Sí, así es, nada de sesudas disquisiciones sobre si es después pero antes o tal y cual.  Por tanto, cuenta la historia de Kratos huyendo de la persecución de las Furias, unas mujeronas con muy mala leche. No obstante, no todo lo que debiera contar el guión se cuenta, puesto que la base que aquí se pincela se desarrollará en la trilogía posterior (cronológicamente hablando, claro). Sin embargo, no peca de falta de curiosidad, y mantiene el interés (a lo cual ayuda que no se tire el juego más de 12 horas, porque si no nos faltaría precisamente ese interés citado).

Gráficamente el juego luce espectacular, con cargas rapidísimas que ayudan a enlazar los diferentes elementos: descubrimientos de nuevos lugares, travellings en los que se enfoca, pase de una zona a otra, panorámicas, arranques de videos… Pero claro, esta velocidad, extrapolada a unos fps estables y muy altos, tiene una pega: las texturillas de poca enjundia que de vez en cuando hay que comerse y las cámaras fijas que no permiten rotar la cámara. Pero ambos tienen perdón, ya que lo primero se alterna junto con monstruosas fases, grandes diseños, modelados espectaculares (atención a Kratos), y una puesta en escena increíble; y lo segundo también tiene perdón, ya que a cambio de la cámara fija conseguiremos estéticas estampas, encuadres imposibles y sensación cinematográfica total. La paleta, lejos de los tonos negros y grises de la tercera parte (con unas sombras contrastadas en el cuerpo), han sido, eso sí, sustituidos por unos tonos más pastel, más acordes con los de la primera parte. Sin duda, , en pocas palabras, un acabado top en esta generación que cumple la friolera de 8 años y que todavía da cosas de una brutalidad sorprendente.

El apartado sonoro también destaca, y mucho, con un Dolby Digital 5.1 en varios idiomas (entre ellos el español), todo con una nitidez impecable, omnipresente banda sonora dinámica (hecha por el compositor de la mojonera película 300 pero que aquí está “sembrao”) y multitud de efectos, golpes, gritos, etcétera. Sin duda el juego con unos cascos o unos altavoces 5.1 (o con subwoofer) es una cosa realmente espectacular (sí, estamos repitiendo este adjetivo, pero es sin duda el que mejor define el juego junto a “colosalismo”).

En cuanto a la jugabilidad, que es lo que importa, hay que decir que aquellos que ya hayan jugado a anteriores partes de God of War no va a notar demasiadas novedades. Sí que en cambio van a notar dos cosas graves: la primera, una bajada del armamento considerable. Tenemos las espadas del caos (que pueden subirse de nivel, así como la magia), pero las armas secundarias se limitan a las que encontremos por el camino, que no pueden levearse, y que se sustituyen por otras que encontremos, tales como escudos, lanzas, hondas, mazas o espadas. Lo segundo es una menor velocidad de combate, cosa que es más una apreciación que una realidad, con un Kratos que notamos reacciona más tarde (¿le pesará el culo?). Y por supuesto, nos molesta de este juego el que a veces la escala y el plano es tan grande y tan general, que somos un moco en pantalla, dando hostias sin saber hacia dónde, y lo del salto doble. Por favor ya: no puede ser que ese salto en el aire en plan plataforma antigua siga. Es anti estético e irreal.

La magia son de cuatro tipos: fuego, hielo, electricidad y sombras. Cada uno, con R2, se activa, aunque necesita estar repleto el indicador de magia. El hielo congela, el fuego quema, etc., etc. Algunos darán orbes rojos, otros azules, otros verdes y otros dorados (que recargan una barra que al pulsar L2 y L3 meterán un lechazo como un camión, amén de dar ese elemento a las espadas del caos). Poco más. Eso sí, viene bien para una aglomeración de esas bastas que el juego tiene, para poder despejar un poco el espacio (aparte de que su invocación es realmente espectacular, con un zoom sobre Kratos que despliega ahí un poderío visual digno de contemplar).

Curioso es el amuleto del oráculo. Tiene capacidad de reconstruir (o destruir) elementos del escenario (no cualquiera sino los que nos indiquen). Está muy bien, ya que no es reconstruir por reconstruir. A veces, habrá que dejar algo a medio construir para poder subirnos, atascar una palanca, y un sinfín de ocurrencias. Aporta sin duda alguna lo mejor en cuanto a las novedades jugables, si bien es cierto que esto suena ya de otros juegos (como el recientemente aquí analizado Darksiders II).

La presentación, como siempre, impecable. Edición normal (que incluye 30 días, 90 para los que lo reservaron, de prueba gratis para PSN y la futura demo en exclusiva del esperadísimo The Last of Us), la Edición Especial (lo mismo que la anterior, caja metálica, BSO digital, temas y bonificaciones) y la ya carísima Edición Coleccionista (todo lo de la Especial más figura de Kratos de 8 pulgadas, pack multijugador especial y todos los futuros DLC desbloqueados). Para dar y tomar.

En definitiva, este God of War: Ascencion es el equivalente al futuro Gears of War: Jugdment en cuanto intenta expandir el éxito comercial de su franquicia original contentando la espera de los fans antes de la nueva generación en la que, se supone, sí se atreverán a incluir el número 4 en sus portadas y continuar las sagas. Se supone. Recomendado no: recomendadísimo.

PD: El modo multijugador que incluye (que creemos no le pega nada, como no le pega a Bioshock), lo analizaremos en otra entrada si tenemos ganas y nos sale de los webs. Hasta otra.

Anuncios

0 Responses to “Kratos se despide de esta Gen”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: